lunes, 11 de diciembre de 2017

Fanny Campbell, ¿en scrimshaw?

He aquí uno de los causantes de que las mujeres americanas se buscaran las mañas para alistarse en las filas de la Unión o de la Confederación. Un Bill Gates de la época, (no lo digo por el dinero, aunque parece que no le faltaba, sino porque también le dio calabazas a Harvard), fue el primer editor del periódico Boston Daily Globe. Maturin Murray Ballou. Experto en libros de viaje, con su novela Fanny Campbell, the Female Pirate Captain: A Tale of the Revolution (Fanny Campbell, la Capitana Pirata: Una Historia de la Revolucion) bien se puede decir que revolucionó las entrañas de algunas lectoras, animándolas a servir a la causa. Quizás algunas de ellas tuvieran en mente a las Agustinas de Aragón o a las Juanas de Arco de épocas anteriores, pero sin lugar a dudas, esta pirata lanzada por amor a surcar los mares en 1844 tuvo mucho que ver con el arrojo de unas cuantas soldados poco tiempo después.


El libro se vendió tan bien que, a su estela, se montaron otras lineas con éxito parejo. Como el Scrimshaw. Famosas y valiosas obras de arte que utilizan marfil, dientes o huesos para grabar, pintar o esculpir figuras. Los balleneros estadounidenses del siglo XVIII, entre ballena y ballena mataban las horas hundiendo las manos en las mandíbulas de los cachalotes inertes que luego, en tierra, vendían. 

Por cierto, que la tal Fanny Campbell alcanzó tales dimensiones, que la gente pensaba que se trataba de un personaje de carne y hueso. ¿Tendrá su scrimshaw?      

domingo, 10 de diciembre de 2017

Dónde estará la gracia

La Sociedad de Boston de Críticos de Cine (Boston Society of Film Critics) ha elegido hoy domingo a Alliso Janney como mejor actriz de reparto en I, Tonya, (Yo, Tonya), película presentada en el Festival Internacional de Cine de Toronto hace unos meses y que acaba de desembarcar en los Usas. La cinta por lo visto combina el horror americano (la acostumbrada violencia) con la comedia. De hecho, en enero a Yo, Tonya, seguramente le caerá el Premio de la Crítica a la mejor comedia. 

El australiano afincado en Nueva York, Craig Gillespie, es el encargado de refrescarnos la desastrosa vida de la patinadora artística Tonya Harding. 6 de enero de 1994. Detroit. Nancy Kerrigan, otra competidora, queda fuera de combate. Un hombre le da un golpe en la pierna que la saca de la competición. Investigación pertinente del FBI que revela que Harding estaba detrás del ataque. 

De familia rota, pobre, vapuleada física y mentalmente, un grano más de los desafortunados de los que llamamos basura blanca, a la Harding de la pantalla, según su creador, le sobra humor para franquear un terreno que pisa a diario: el de la violencia. 

Así contado, me cuesta encontrarle la gracia.  

sábado, 9 de diciembre de 2017

kit de inglés 70: come hell or high water

Hoy no nos han caído los infiernos encima, aunque sí lo han hecho unos cuantos centímetros de nieve.  Esta semana, una expresión idiomática con desastres naturales. Come hell or high water se puede traducir literalmente por ya vengan fuegos o mareas, y equivaldría a nuestro a cualquier precio.

De 1915 data este uso aunque parece que ya se estilaba antes.

Pronunciación callejera.  Kam jel or jái uóter.

Y la buena en la frase.

She didn´t want this come hell or high water (Ella no queria esto a cualquier precio)

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Ir a por más

Ya se cuenta la jugada republicana. En cuanto se apruebe bajada de impuestos, lo primero de todo metida de mano al medicaid y al medicare, medida que afectará especialmente a los estados de Nueva York, Nuevo Jersey, Massachuetts y California. Vamos, los estados más respondones. Dirán que no hay dineros y llevarán razón. Así cualquier seguridad social se queda pelada.

Y los que tienen préstamos de estudios, esos que no se condonan ni con el paso a mejor vida, que se preparen. Eso sí. Como hay que sacar cuartos de debajo de las piedras, de hielo en este caso, al Ártico a taladrar. Y tampoco hay que olvidarse de las iglesias. Las que apoyen a un candidado político que digo que tendrá que ser republicano han visto la luz. Y premio para las mujeres que piensen en tener hijos, mientras que los alienígenas que sí que los tienen, perderán sus deducciones fiscales. Para que luego digan que tomarse las cosas con calma no da beneficios.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Zappadom por Parsons

Hoy se abre el Zappadom, la temporada para recordar las piezas del inclasificable Frank Zappa. Y para hacer honor a su memoria, nada mejor que hablar de otro músico, brillantísimo, del que casi nadie se acuerda. Gram Parsons nos dejó antes de entrar a formar parte del famoso club de los 27. No eran veintisiete los componentes de tan distinguida asociación, sino la edad con la que se marcharon. Joplin, Jimi Hendrix o Jim Morrison, por ejemplo, son algunos de sus miembros.

A Parsons le gustaba experimentar con todo tipo de música, y era un virtuoso en su combinación. El country parece dominar, aunque también bebe del pop, el rock, los blues o la música folk. Su ideario era crear una especie de "Música Cósmica Americana" capaz de reflejar el alma del habitante estadounidense.

Fue en 1956, en un concierto del Rey, cuando Parsons sintió la llamada de la música. A finales de los 60, ya tiene su primer álbum con la banda que formara en 1966, los International Submarine Band, aunque la aventura con el grupo dura poco y funda otro. The Flying Burrito (El Burrito Volador). Entre medias, trabajó con los The Byrds, aunque el sello discográfico de este grupo nunca le dio el reconocimiento que merecía.

Quizás una visita al documental del 2004. Gram Parsons: Fallen Angel (Gram Parsons: Ángel Caído), nos ponga al día de su trayectoria vital. De momento, aquí dejo una de sus piezas con una artista, Emmylou Harris, a la que sin duda le debemos que la voz de Parsons aún perdure.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Un mamón al minuto

Hace años que Norman Cousins nos dejó, pero de estar con nosotros, no creo que se hubiera opuesto a la feliz idea del editor y poeta, Kevin Young, de publicar un libro que tuviera por misión dar a conocer la credulidad de algunos y la facilidad de otros para engañar al personal. 

Cousins, gran humanitario y receptor de múltiples premios por su defensa de la paz mundial, ya apuntó que "había una gran demanda de escritores que fueran capaces de devolver a la escritura su fuerte tradición y liderazgo en tiempos de crisis". No sé si Cousins se refería a la ineptitud de los periodistas con la palabra escrita o a la posibilidad de que se hubieran vuelto unos blandengues acomodaticios a los que la veracidad de los hechos les importaba menos que un rábano, únicamente alentados por la publicación en serie, el susto sensacionalista o una combinación de lo dicho. 



Fuere lo que fuere, en estas casi 600 páginas de Bunk (Mentira) que le han llevado al poeta unos seis años, Young nos acerca a todo tipo de engañifas creadas por el hombre y para el hombre. Uno de los personajes que visita en su libro es el de Joice Heth, la esclava que trabajaba en el circo Barnum y a la que se presentaba como la nodriza que amamantó al presidente George Washington. De ser cierto, la nodriza tendría unos 161 años, atracción que probablemente le asegurara al señor Barnum 1500 dólares semanales allá por 1835. 

Por cierto, que al dueño del circo se le atribuye la famosa frase cada minuto nace un mamón. 
Y parece que va para largo.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Kit de inglés 69: to go ballistic

Con tanta compra esta semana, una de locura. Go ballistic. El término tiene raíces bélicas. Literalmente se traduce por ir balístico, pero en sentido figurado esta expresión quiere decir perder los papeles o irritarse sobremanera.


Con este uso aparece a mediados de los 80 cuando parece ser que no hubo manera de controlar cierto misil. Aquí la pronunciación que saca del apuro: tu góu balístik. Y la buena.

Frase:

Will Trump go ballistic over Iranian missile test?

Trump, ¿montará en cólera por las pruebas de un misil iraní?