martes, 24 de noviembre de 2020

De gabinetes y pavos.

Mientras el presidente indulta a dos americanazos, Corn y Cob, en español Maíz y Mazorca, los dos superpavos que han logrado dar esquinazo a su destino, el presidente electo nos va revelando más miembros para su equipo de gobierno. Y, de momento, parece que Biden está vadeando la furia progresista. Aunque Ocasio-Cortez no está muy contenta con un nombre que se ha llevado a la mesa, el del excalde de Chicago, Rahm Israel Emanuel. A Emanuel se le achaca su falta de transparencia en un incidente en el que, un menor, perdió la vida a manos de la policía. 

En caso de que Biden decida contar con Emanuel para su línea comercial, es en Comercio donde quiere colocarlo, y ya que Warren se ha quedado sin la Tesorería, quizás conceda con Sanders, aunque no con la Secretaría de Trabajo, sino con un premio de consolación. Sanders tiene muchos forofos, sobre todo entre los más jóvenes, y quizás sería buena estrategia nominarlo para esta cartera. Otra cosa será que McConnell dé el visto bueno.  

domingo, 22 de noviembre de 2020

¿Para qué sirve un vicepresidente?

Prácticamente para nada. Ya se quejó el primer vicepresidente, John Adams, cuando le tocó ocupar la vicepresidencia en 1791, de la insignificancia del cargo. Además de tener que estar siempre con la maleta hecha, asesorar al presidente cuando este se lo pida o la de ocupar la segunda plaza en la línea sucesoria presidencial, la principal tarea con la que se reconoce al vicepresidente es con la presidencia del Senado. 


Pero la Noche de Reyes en Georgia puede darle una sorpresa a Harris, y tal vez pudiera acogerse al acertijo, respondido, que nos dejara Adams. Soy vicepresidente. Con este cargo soy nada, pero puedo ser todo. Y es que en caso de que los candidatos demócratas de Georgia se lleven los dos escaños en juego, (hay que votar de nuevo ya que en las elecciones del 3 de noviembre ningún candidato alcanzó el 50% requerido para asegurarse el asiento), Kamala Harris entrará en acción para romper el empate del Senado. 

De ser así, regalo de Reyes para los demócratas...

viernes, 20 de noviembre de 2020

Kit de inglés 220: Sockdolager.

 Y, hoy viernes, 20 de noviembre, cumpleaños de Biden, palabra presidencial. Sockdolager comenzó a usarse para designar algo enorme, significado que aún mantiene. James Fenimore Cooper ya la utiliza en 1838 pero con una grafía distinta. Parece que sockdolager también se utilizaba para definir un tipo de anzuelo. El uso que nos ocupa y que podríamos traducir por golpe de gracia, golpe decisivo o remate también despierta en esa misma década. 

La pronunciación casera: "sakdoloyer". Y la buena aquí


Pertenencias de John Wilkes Booth.

He mencionado que sockdolager es presidencial porque esta fue la palabra de la que John Wilkes Booth, el asesino del presidente Lincoln, se guiara, para reconocer el momento en el que debía disparar a su víctima. 

Wilkes Booth, que era actor y conocía a la perfección Our American Cousin, Nuestro primo americano, la obra teatral que en esos momentos se representaba, esperó a que llegara la frase "Well, I guess I know enough to turn you inside out, you sockdologising old man-trap". Aquí va mi tradu. (Pues bien, sé lo suficiente como para darte la vuelta como un calcetín, viejo tramposo y trapisonda), frase que siempre provocaba la risa entre los asistentes y que, sin duda, Wilkes Booth sabía enmudecería los disparos.

domingo, 15 de noviembre de 2020

El Día del retorno.

Me preguntaba si, el Día del retorno (Return Day), habría tenido lugar, aunque fuese de manera virtual, pero, entre la covid y, ¿tal vez la negativa del presidente con el pie fuera a aceptar los resultados?, no se ha llevado a cabo. 

Este día no es una fiesta nacional, ya que solo se celebra en Delaware. En 1791 la localidad de Georgetown se convirtió en el centro administrativo del condado de Sussex, y es de aquí de donde salió el Día del retorno. Este día, los ganadores de las elecciones se dan un vuelta por la ciudad en carruaje tirado por caballos, (aunque algunos han hecho hueco para que también entren los derrotados), mientras que los perdedores, acompañados por altos cargos de cada partido, proceden a enterrar el hacha de guerra (un tomahawk) en arena traída de Lewes, la ciudad que, hasta 1791, fuera cabeza administrativa.     


La tradición, que se celebra cada dos años, parece que comenzó en 1792. Se llama Día del retorno porque los votantes del condado de Sussex, si querían participar en las elecciones, estaban obligados a desplazarse hasta Georgetown para votar. Dos días después, si querían saber los resultados, tenían que regresar a la ciudad, de ahí el Día del retorno. 

Curiosidades: esta tradición solo se ha suspendido varias veces. Entre 1942 y 1946, con la Segunda Guerra Mundial, y este año. 

jueves, 12 de noviembre de 2020

Kit de inglés 219: Gimmick.

Hoy nos vamos con una de trucos de magia. Gimmick. Palabra que podemos traducir por eso mismo, truco para llamar la atención y darse publicidad

La pronunciación casera: "guímik". Y la buena aquí

El origen de esta palabra se desconoce, aunque se la da por un americanismo surgido entre 1910 y 1920. Algunos piensan que fue del mundo del timo y de la magia de donde salió. Otros dicen que se trata de una palabra derivada de la palabra magic, en español mágico. Otros sitúan su origen en la misma mesa sobre la que se efectuaba el truco, ya que piensan que este era el nombre del dispositivo que el jugador activaba para amañar la partida. 

Frase: It is a gimmick to gain votes.

Es un truco para llevarse votos.

miércoles, 11 de noviembre de 2020

¿Secretario de Trabajo? ¿Secretaria del Tesoro?

Bernie Sanders le ha confiado a Biden que le gustaría ser su secretario de Trabajo, pero me parece que ni él ni Elizabeth Warren, que, a su vez pretende ser secretaria del Tesoro, van a conseguir el cargo de sus sueños con esta administración. El estrecho margen con el que se han quedado los demócratas en la Cámara de Representantes y el aún más ajustado en el Senado prácticamente les saca de la lista de los aspirantes al cargo. Hay dos asientos que todavía están en juego en el Senado pero el partido republicano de momento cuenta con 50 y el demócrata con 48. Recordemos que el grupo mayoritario en el Senado, el que consiga más de cincuenta y un votos, tiene derecho a vetar a los candidatos presentados. No veo yo a McConnell muy por la labor de dejar que los secretarios sean unos....unos... progres. A un centrista seguramente no lo vetarían, sobre todo si fuera una cara conocida que ya hubiera ocupado un cargo con Obama. Pero Sanders, que ya ha pedido ayuda a sus amigos los sindicatos para que lo avalen... 


Además, Biden también tiene que prestar atención a las opiniones de los grandes pensadores, a voces como la de Steven Pinker, que le han pedido que, si teme por la supervivencia del partido demócrata, que se aleje de la palabra socialismo. Y el tío Bernie exuda socialismo. 

Desde luego Biden no lo va a tener nada fácil a la hora de elegir, no ya por la presión para que se aparte de la endemoniada palabra, ni por la gran cantidad de aspirantes en su lista, sino porque Sanders, sin lugar a dudas, ha sido la estrella del voto joven, especialmente del latino. Y en Nevada, para más señas. Uno de los estados pendulares de estas elecciones. De llevarse los escaños que andan sueltos, quizás nos llevemos una sorpresa, aunque improbable.       

domingo, 8 de noviembre de 2020

La hora de Trump.

Como me quedé corta con las predicciones, aquí algunas más. En cuanto la silla quede vacante, tendremos la Hora de Trump, un show televisivo o podcastero desde el que el exmandatario pondrá a hoja de perejil a aquellos que le han querido mal. Y sus memorias, que lo mismo ya están escritas, requetecompradas y magníficamente remuneradas por una poderosísisima editorial, caen por Navidades.

Y sigo: Eric Trump, por lo visto al mayor el padre no puede verlo ni en pintura, se presentará a la presidencia en el 2024. Kamala Harris tendrá que vérselas con él. De ser así, doy por ganador al muchacho. En caso de que Ivanka, la favorita de papá, fuera la candidata, me parece que la victoria le costaría menos a Harris, ya que al electorado republicano parece que le cuesta más marcar la casilla con la opción mujer para la presidencia. 



Una pena que la diversión a la que nos tenía acostumbrados el presidente toque a su fin. Menos mal que, gracias a la magia de las ondas, aún podremos disfrutar de su desparpajo habitual.