jueves, 16 de mayo de 2019

Kit de inglés 146: Catch 22

Hoy, 17 de mayo, una de Catch-22. Pescadilla que se muerde la colaCallejón sin salida, círculo vicioso, bloqueo o trampa pudieran ser posibles traducciones para esta expresión que el escritor de ciencia-ficción Joseph Heller creara para titular su novela. Publicada en 1961, Heller comenzó a redactarla en los 50. Seguramente McCarthy le diera alas.

Our ambassador of the air - Col. Lindbergh and plane Spirit of St. Louis

Yossarian, piloto en la Segunda Guerra Mundial, acepta el sinsentido de la guerra. Quiere dejar de combatir y para ello se hace pasar por loco. ¿Conseguirá su propósito? Antonio Martínez Ron nos lo explica muy bien en su blog.

La pronunciación casera: kach-tuénti tu y la buena aquí (segundos 11-12) en el tráiler de la serie que se estrena hoy en Hulu. Por cierto, producida por George Clooney y Grant Heslov.

Frase: Donald Trump’s Brain Is a Catch-22
La mente de Donald Trump es una trampa.  

miércoles, 15 de mayo de 2019

martes, 14 de mayo de 2019

Rhode Island también los tiene

El fin de semana pasado estuve en Rhode Island. En coche, visitamos varios puntos de su geografía. Rhode Island no está lejos de Massachusetts, a una hora se planta uno allí si el tráfico lo permite. Uno de los destinos elegidos fue East Greenwich. Esta pequeña población, tiene unos 13000 mil habitantes, da en ser la más rica del estado de Rhode Island. Y la verdad es que no parecía irle nada mal. Unos cuantos restaurantes italianizados, un par de cafés, un centro de yoga, heladerías, tiendas de regalo y sobre todo muchos viandantes paseando a sus fifíes, canes de tamaño microscópico a los que si uno no se andaba con cuidado, corría el riesgo de pisar. Para que recobraran el resuello, estos perros miniatura tenían a su disposición, en casi todos los establecimientos, un tazón lleno de agua. 

The Confederate States of America : 22 February 1862 - deo vindice

Pero, por lo que se ve, entre las gentes de este pueblo bien, también están ellos. Me refiero a los apasionados de los camiones y de las banderas confederadas. A la de este vehículo, hinchada por la velocidad del conductor que atravesó la calle mayor a toda pastilla, le acompañaba otro accesorio: uno musical. Cuando se activaba el claxon, salía Dixie, canción que se convertiría en el himno nacional de los estados proesclavistas sureños y que se enfrentaron a la Unión.

Me pregunto si por la antigua Confederación también se pasearán los conductores con la bandera de la Unión y sus 36 estados a ritmo de Yankee Doodle.

lunes, 13 de mayo de 2019

¿Y el presidente más listo es...?

Hay distintos tipos de inteligencia, nos dice Howard Gardner, profesor de Psicología en Harvard. Pero si seguimos el algoritmo que Dean Keith Simonton, profesor en la Universidad de Davis en California lanzara en el 2006, y que mide, entre otras cosas, la brillantez intelectual, se llega a la conclusión de que los presidentes demócratas son más espabilados.

President Wilson addressing Congress on questions of international peace and imminent danger of war with Germany

Los estudios parecen indicar que Quincy Adams era una verdadera lumbrera con un coeficiente intelectual de 169. A continuación, Jefferson, y después Madison, Kennedy y Clinton. Los Bush casi al final de la lista. ¿Y el coeficiente de Trump? Desconocido porque no ha hecho el test. Aunque él sostiene que sí y que alcanza los 170. Vaya que no es listo.

domingo, 12 de mayo de 2019

Aquí, el Día de la Madre

En Estados Unidos hoy, domingo, es el Día de la Madre. Este invento apareció unos años antes de la Guerra de Secesión, aunque fue durante su transcurso cuando cobró más fuerza. Con él se pretendía encomiar las tareas de la mujer en el campo de batalla, y se debe a los esfuerzos de Ann Jarvis. La hija, Anna, tomaría su testigo, embarcándose en una cruzada no solo para que se reconociera dicho evento, sino para parar la vena comercial que algunos negocios habían reconocido en dicho evento, en especial, uno particularmente oloroso: el de las floristerías.

Y es que Jarvis hija aceptó los donativos en forma de tiesto que le enviaban desde el sector florero. Con cada presentación, un tiesto. En cada convención, un clavel, la flor preferida de la madre Jarvis, en la solapa. La hija, sofocada con tanto clavel y con las noticias que le devolvían los periódicos de floristerías haciendo el agosto a costa del celo de la madre, se llenó de ira. Tras las flores, Jarvis arremetería contra las tarjetas de felicitación: solo un vago las usaría para escribir al ser que lo había dado todo por él. El resultado ya lo conocemos.

Trece floristas a domicilio, miembros de la Florist Telegraph Delivery, (Envíos florales por telégrafo), la moderna Interflora, intentaron comprar su alianza. Jarvis les estaba haciendo la competencia enviando a escuelas, asociaciones de mujeres e iglesias claveles de papel que ella misma elaboraba. Pero ella en sus trece. De una reunión la policía tuvo que sacarla por alterar el orden público. A Eleanor Roosevelt la tenía frita con sus notas en las que le acusaba de utilizar dicho Día para recaudar dinero. Un sello de 1934 con la madre de Whistler le dio el Día. A los pies de esta, un jarrón de flores. Lo tomó por campaña publicitaria. Acabó en un psiquiátrico. Eso sí. Agradecer a estos floristas que, casi todas las facturas para su tratamiento, salieran de su bolsillo. Afortunadamente, Jarvis nunca lo supo.

jueves, 9 de mayo de 2019

Kit de inglés 145: roaching


Y esta semana otra palabra de la era Z: roaching. En pronunciación casera róuchin y la buena aquí.

Roaching es el hermano mayor del ghosting y del breadcrumbing. Has encontrado pareja. Todo marcha bien hasta que averiguas que se ha estado paseando por otras páginas en busca de calor humano. Es entonces cuando te toca lidiar con un no sabía que le pegabas a la monogamia o un no pensaba que lo nuestro fuera tan en serio. Esta expresión parece que sale en el 2017 del foro AskMen, dirigido por mentes canadienses.

Roaching procede de la palabra roach, cucaracha. Lógicamente alude al comportamiento rastrero y vil del autor.

Frase: Mary was roaching me.
María me estaba traicionando.  

miércoles, 8 de mayo de 2019

¿Se puede caer más bajo?

Rosalie Jones as an auto salesman
El año pasado ocho taxistas con licencia para recoger pasajeros por las calles de Nueva York se suicidaron. El medallón, una placa de aluminio por la que pagaron a la City más de un millón de dólares para permitirles circular, resultó ser una losa. No es raro que estos conductores, muchas veces inmigrantes de primera generación, hubieran tenido que hipotecar sus propiedades para poder costeárselo. Pero desde que los grandes como Uber y Lyft se abrieron paso, la vida de los taxistas con medallón se hizo aún más penosa.

Aunque los conductores de Lyft tampoco escapan a las desgracias. En marzo de este año esta infame lista de fallecimientos en la Gran Manzana superaba a la de los taxistas con medallón. Se desconoce si los suicidios fueron motivados por los honorarios percibidos o si se debieron a otras razones.

Hoy los conductores de Uber en huelga. Apenas les da para cubrir gastos. Piden un 10% de comisión y una subida que alcance los 17 dólares a la hora para los que tengan su aplicación. Es la segunda huelga en dos meses. Y no les van a faltar si siguen recortando. La milla, que estaba a 80 centavos, consiguieron bajarla a 60.

Estos grandes están tanteando el terreno, a ver lo bajo que pueden caer. Los precios, se entiende.