lunes, 8 de marzo de 2021

Música, maestro.

Y para amenizar el Día Internacional de la Mujer, música de la poco conocida compositora Florence Beatrice Price. Aquí, su Sinfonía n.º 1 en mi menor.  

viernes, 5 de marzo de 2021

Kit de inglés 234: Hit the hay.

Y esta semana descansamos con hit the hay. Literalmente "golpear el heno", esta expresión equivale a nuestro irse a la cama a descansar.  

Pronunciación de andar por casa: "jit de jéi". Y la buena aquí, con NRBQ. 

Fue el periódico The Oakland Tribune, en 1903, el primero en registrar esta forma de manera escrita. Esta era la frase: 



Sam' Berger, the Olympic heavyweight [...] was sleepy and he announced that 'he was going to hit the hay.' 

Sam' Berger, el peso pesado olímpico,  [...] tenía sueño y anunció que se iba a la cama.

miércoles, 3 de marzo de 2021

Jim Crow, ¿existió?

Mañana jueves, hoy ya para algunos, la Cámara de Representantes iba a presentar a votación la Ley George Floyd de justicia policial (presentación de momento cancelada por las amenazas al Capitolio), y he recordado que no hemos hablado del famoso Jim Crow. ¿Y quién era este tipo? Parece ser que el personaje pertenece al mundo de la ficción. Thomas Dartmouth, más conocido por “Daddy” Rice, fue un actor blanco que, a principios de la década de los años 30 del siglo XIX, alcanzó la fama interpretando, de manera grotesca y jocosa, a un esclavo al que dio en llamar Jim Crow. Para que nos hagamos una idea, era una especie de Al Jolson en el Cantor de jazz pero anterior. Según Rice, la idea le vino en Louisville, Kentucky, mientras escuchaba a un hombre afroamericano cantar la pieza titulada Jump Jim Crow (Salta, Jim Crow). 

La interpretación de Rice fue un número bastante aplaudido que cosechó grandes éxitos tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña. Con el éxito, el personaje Jim Crow se fue afianzando hasta convertirse en un nombre utilizado para identificar a las personas afroamericanas. Fue en 1896, con el caso Plessy contra Ferguson, en el que el Tribunal Supremo decidió que el estado de Luisiana tenía derecho a separar vagones para blancos y vagones para pasajeros africanoamericanos, cuando a Jim Crow se le da un buen empujón. Y ese empujón no nos abandonó hasta los años 70 del siglo pasado, cuando al bueno de Jim se le adjudicó un paquete de leyes que, desgraciadamente, fueron las infames leyes Jim Crow, creadas para justificar la segregación racial.    

lunes, 1 de marzo de 2021

Rodilla Herida...

Y salto al pasado. Volvemos a los años de Nixon. Esta vez para recordar el enfrentamiento que tuvo lugar en Wounded Knee un 27 de febrero de 1973. Unas doscientas personas del pueblo siux, acaudilladas por miembros del American Indian Movement (AIM), Movimiento de los pueblos nativos de Estados Unidos, (Russell Means y Dennis Banks fueron dos de sus líderes más conocidos), ocupan Wounded Knee, en la reserva Pine Ridge en Dakota del Sur, lugar desgraciadamente conocido por la masacre de 1890, en la que, 300 personas del mismo pueblo, perdieron la vida a manos del no menos conocido Séptimo de Caballería.  

No fue el segundo episodio de Wounded Knee el primer conflicto con los pueblos nativos americanos al que tuviera que hacer frente la administración de Nixon. Un fuego provocado en un centro para nativos americanos en San Francisco en 1969 fue el que activara las protestas. Ese mismo año, Walter J. Hickel, secretario de interior, tuvo la feliz ocurrencia de proponer que Alcatraz se convirtiera en parque nacional. Es cuando el AIM entra en acción y, el 20 de noviembre, cincuenta nativos americanos invaden la isla con la esperanza de que les sea cedida. Y allí están entrando y saliendo hasta junio del 1971, cuando los agentes federales los dispersan. Pero el malestar no se disipa. Es más, sigue creciendo. En noviembre de 1972, miembros del AIM toman la Oficina federal que lleva los asuntos de los nativos americanos. Y Nixon, al que algunos (como el influyente Peter MacDonald, presidente de la tribu navajo) llegaron a colgar el apelativo de "el Abraham Lincoln de los pueblos nativos americanos", se sintió estafado con esta muestra de ingratitud. Nixon nunca volvió a recuperar su optimismo, aunque siguió adelante, tratando de encontrar soluciones a la cuestión de los pueblos nativos. Así, hasta llegar al incidente de 1973 en Wounded Knee, una de las comunidades más pobres del país.      

Nixon, curiosamente, era partidario del Indian New Deal de Roosevelt de 1934, y prefería eliminar la política de asimilación, aquí lo llaman política de terminación india, que despegó en la década de los años 40. Esta motivación respondía a distintos motivos. Y uno era de carácter humano. Nixon sentía un gran aprecio por el jefe cheroqui Wallace Newman, su entrenador de fútbol americano en la universidad. Nixon sin duda era consciente de que estos pueblos seguían siendo los grandes olvidados. Quizás le pareciera que, al no llegar al millón de habitantes, le resultaría más fácil alcanzar un acuerdo con ellos que resolver el problema afroamericano. En 1970, Nixon pide al Congreso que apruebe leyes para abrir el camino a su autodeterminación, decisión por otro lado perfectamente calibrada, ya que esta prepara el terreno a su Nuevo Federalismo, su política para desmantelar el poder federal y ponerlo en manos de las autoridades locales. 

La ocupación de Wounded Knee duró 71 días, aunque la violencia no se apagó. En 1981, después de que el AIM se desintegrara porque casi todos sus dirigentes estaban encarcelados, todavía hubo más ocupaciones, como la de Black Hills en Dakota del Sur. Como el Congreso no se decidía a respetar los tratados indios que se rompieron, muchos pueblos nativos tuvieron que aflojarse el bolsillo y pagar para que su caso se oyera ante los tribunales. 

Nixon, que por entonces ya había dejado el cargo, tuvo la suerte de ver cómo el Congreso finalmente aprobaba en 1975 la Indian Self-Determination Act, Ley de autodeterminación de los nativos americanos.

viernes, 26 de febrero de 2021

Kit de inglés 234: On a dime.

Esta semana, una de monedas con On a dime. Literalmente equivaldría a "en la moneda de diez centavos". Esta forma puede tener varias traducciones, dependiendo del verbo al que acompañe, pero hoy solo nos detendremos en dos significados porque salieron juntos. Uno es de repente y el otro con exactitud. Esto es así porque a mediados del siglo XIX se utilizaba la moneda de diez centavos, la de menor tamaño, para indicar que una acción estaba tan milimetrada, que se podía llevar a cabo en la superficie de esta moneda. 

Pronunciación casera: on a dáim. Y la buena aquí

Frase: Things changed on a dime. 

Todo cambió de repente.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Peregrina Verdad.

Según los conservadores de arte que han evaluado los destrozos en el Capitolio, las reparaciones van a costar unos 25000 mil dólares. Las personalidades que requerirán, como mínimo, una manita de pintura, son los presidentes Madison y Quincy Adams. En piedra los destrozos han sido más notables. En mármol y granito tenemos los bustos de Joe Cannon, Be shekee, Champ Clark, Joe Martin y Thomas Brackett Reed y una estatua de Jefferson. Sojourner Truth, que también tiene busto desde 2009, se libró de esta furia. La cara de Sojourner Truth, obra de la afamada artista Artis Lane, fue la primera talla con rostro de mujer afroamericana que puso los pies en el Capitolio. ¿Y quién fue Sojourner Truth? Entre otras cosas, una de las primeras mujeres afroamericanas que consiguiera ganarle una batalla judicial a un hombre blanco, aunque, desgraciadamente, la acción legal no le devolviera el hijo robado. 

Sojourner Truth (literalmente Peregrina Verdad) nació con el nombre de Isabella Baumfree, pero lo cambió por una llamada divina. Su vida, como la de cualquier persona nacida en la esclavitud, no fue fácil. Según Harriet Beecher Stowe, se conocieron en  1853, Truth era una mujer de magnética presencia, que, aunque no sabía leer, predicaba con una habilidad conmovedora. Por lo visto, también era una excelente cantante. Truth dedicó toda su vida a combatir la esclavitud y a defender los derechos de las mujeres. 

Por cierto que el Capitolio, terminado en 1800, aún guarda entre sus paredes testimonios de actos de brutalidad cometidos durante su historia. Allí están los impactos de bala del ataque del 1 de marzo de 1954, cuando unos nacionalistas puertorriqueños hirieron a cinco miembros de la Cámara de Representantes. O más atrás en el tiempo, en plena Guerra de Secesión, cuando soldados de la Unión grabaron a bayoneta la mesa del senador Jefferson Davis. Y un poco antes, durante la construcción del mismísimo Capitolio, cuando las personas esclavizadas que lo levantaron dejaron su paso marcado a cincel sobre las columnas de la cripta que nunca ocupó el hombre para el que iba destinada. El presidente Washington.     

Y un dato menos sombrío y ya que el Perseverancia está en Marte. En 1997 el rover que llegó al planeta se llamaba "Sojourner". 

domingo, 21 de febrero de 2021

Un 21 de febrero...

El 3 de abril de 1964, en Cleveland, Ohio, un día y cuatro años antes de que Martin Luther Jr. fuera asesinado, el pastor de la Nación del Islam, Malcolm X, El-Hajj Malik El-Shabazz, pronunció su famoso discurso The Ballot or the Bullet, Voto o bala. Con este discurso, Malcolm X, que sería asesinado un 21 de febrero del año siguiente, hacía global su preocupación por el racismo y el imperialismo que sufrían las personas negras. Para recordarlo, aquí dejo algunas de sus reflexiones.


No soy americano. Soy uno de los 22 millones de personas negras que son víctimas del americanismo. Uno de los 22 millones de negros que son víctimas de la democracia. Nada más que hipocresía disfrazada. [...] Necesitamos ampliar la lucha por los derechos civiles llevándola a niveles más altos: al nivel de los derechos humanos. Mientras estén enfrascados en una lucha por los derechos civiles, sépanlo, se estarán limitando a la jurisdicción del Tío Sam. Nadie del mundo exterior puede manifestarse en favor de ustedes mientras su lucha sea una lucha por los derechos civiles. Los derechos civiles son parte de los asuntos internos de este país.