domingo, 9 de diciembre de 2018

kit de inglés 123: to bite the bullet

Demonstrator of bullet-proof vest

Esta semana una de ajo y agua. Es decir, a fastidiarse y a aguantarse y tragar con lo que sea. En una palabra, apechugar. 

Literalmente significa morder la bala. Muchos piensan que to bite the bullet surgió durante la Guerra de Secesión, sin embargo en 1796 el inglés Francis Grose ya la recoge en su Classical Dictionary of the Vulgar Tongue (Diccionario clásico del habla común). Señalar que Grose utiliza la palabra chew, masticar, en lugar de bite, morder.

La pronunciación para salir del paso: tu báit de búlet. Y la buena.

Frase: Bite the bullet and get out. Apechuga y déjalo.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

¿A quién le gustaba el pan y el queso?

The Baker
Y ya que tenemos al pobre Fenimore Cooper agarrado de los pelos, no lo dejamos escapar. Marchando una del círculo de los Knickerbocker. Nueva York. De 1807 a los años 30 del mismo siglo. La escuela literaria estadounidense más importante antes de que aparecieran las voces trascendentalistas de Massachusetts.

Salmagundi, la revista satírica que fundaran Washington Irving, su hermano William, y el amigo común de ambos, también cuñado, James Kirke Paulding, solo duró un año, diferencias con el editor, aunque fue lo suficiente como para que el estilo de estos, especialmente el de Irving, calara en la sociedad neoyorquina y dejara al público con ganas de leer más las crónicas de estos tarados.
El nombre de dicha escuela procede de una obra de Irving. Knickerbocker’s History of New York, (Historia de Nueva York por Knickerbocker), de 1809. A los neoyorquinos se les conoce con el nombre de Knickerbocker, de ahí la elección. En esta novela Irving también construye un personaje inexistente, un tal Dietrich Knickerbocker de profesión historiador, que probablemente fuera el que catapultara el éxito literario de Irving. De hecho, este mismo historiador (voz que satiriza los modos holandeses en el Nuevo Mundo) es el que narra lo que le aconteciera a Rip Van Winkle. Para lanzar el interés del posible lector por la obra, Irving publicó varios anuncios en distintos periódicos con el comunicado de que el joven historiador había desaparecido del hotel en el que se alojaba. El propietario amenazaba con publicar el manuscrito que no se llevó con él, si no pagaba la factura adeudada. Ni que decir tiene que el público siguió con gusto la extraña desaparición del historiador.

Cuando Irving comenzó su periplo europeo pocos años después, el grupo de los Knickerbockers comenzó a desmoronarse. Miembros como Fenimore Cooper dieron vida a otras organizaciones donde dejar su impronta. El Club del pan y el queso (The Bread and Cheese Club) es uno de ellos. La hija de Fenimore Cooper, Susan, no tenía muy claro por qué lo del pan y el queso, pero parece que, en la ceremonia de aceptación del candidato, si quedaba algo de queso del almuerzo deliberador, el aspirante era rechazado. A Fenimore le pasó lo mismo que a Irving. Que al venirse a hacer las Europas, el club se fue diluyendo, aunque aguantara como jabato unos quince años. Decir que el club perdía lustre con la ausencia de mujeres, mientras que, en el círculo de los Knickerbockers, sí que se les daba acogida. Lo que no tengo muy claro es si los Knickerbockers también se ponían a pan y queso o si se limitaban a otras delicias gustativas. O a ninguna.

martes, 4 de diciembre de 2018

Los tíos somos muy ...

Ryū ko niban

Hace unos días leí en que el humorista David Suárez se había metido en Tinder y, retocándose un poco, había logrado hacerse pasar por una joven. El experimento le ha proporcionado unos cuantos superlikes en menos que canta un gallo y unas cuantas alabanzas a su dotación frontal. Según él, este ensayo demuestra que "los tíos somos muy primarios".

Hace ya años, del 2004-2007, Chris Hansen elevó a la enésima potencia esta afirmación con su programa de telerrealidad To catch a predator. (Cazar a un depredador). Así funcionaba. Una supuesta víctima, una joven compinchada, actuaba de señuelo para atraer depredadores sexuales. El contacto inicial se hacía a través de internet. Cuando el depredador acudía a la cita con la joven, Hansen les abría la puerta. Era entonces cuando los depredadores se daban cuenta de que habían caído en una trampa. Algunos huían. A los que se quedaban y hablaban con Hansen, se les grababa con cámaras ocultas. Tras unos minutos Hansen les descubría que su declaración saldría a las ondas y si querían añadir algo más. Algunos incluso estrecharon la mano de Hansen, y hubo uno que admitió ser un seguidor de su programa. Lo que este nativo, creo recordar que de Nueva Jersey, no podía imaginarse, era que lo seguiría tan de cerca.

MSNBC, la cadena que albergaba el programa, nunca dejó de recibir críticas por la metodología que se empleaba en el programa. Sensacionalismo, era la acusación más común. Pero el puñetazo que le dio la puntilla fue el suicidio de uno de los depredadores.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Festividades escolares

[Design drawing for stained glass memorial window showing kneeling young man, menorah, and Ten Commandments with text "Samuel, Samuel: Speak, Lord For Thy Servant Heareth"]
Ayer, día 2, comenzó Hanukkah, la festividad judía que durará una semana. No sé si los siete millones de judíos que hay en Estados Unidos lo celebrarán, pero en los colegios públicos, por lo menos en el que estoy, la festividad se respeta. Y no es que se cierre el centro, las clases no se suspenden, pero los exámenes y controles no pueden hacerse en fechas que tengan un cariz religioso. Se trata de respetar al máximo todas las fes representadas en nuestra querida Tierra y minimizar así las posibilidades de que alguien se sienta herido.

Este año académico, las fiestas a respetar se dan en todos los meses menos en enero. Lo sé porque ahora mismo estoy mirando la lista que nos entregan a principio de curso con unas cuantas carpetitas surtidas con información a tener en cuenta. Veo que el 5 de febrero toca el Nuevo Año Lunar, en abril Viernes Santo, Pascua Judía y Pascua. Ramadán del 5 de mayo al 4 de junio y Eid-al-Fitr el 3 y 4 de junio. Este calendario lo aprueba el Comité Directivo y se lleva a rajatabla. De no ser así, la escuela pudiera estar en aprietos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Las 115 formas de hacerlo fatal

Last of the Mohicans, 11/17/20
Hace unas semanas mencionaba a James Kirke Paulding, y no sé porqué, pero me ha traído a la memoria el que sea probablemente el ensayo más desternillante que Mark Twain nunca escribiera. Se trata de una sátira del estilo de otro Jaime. El de James Fenimore Cooper, creador de El último mohicano. Para ponerlo a caldo se ensaña con dos novelas, The Deerslayer (1841) y The Pathfinder (1840), incluidas en Historias de las medias de cuero y que probablemente tuvieran en Daniel Boone su fuente de inspiración. ¿Y qué era lo que Twain despreciaba sobremanera? La ñoñería con la que, según él, Fenimore Cooper trataba el encuentro entre el pionero y el hombre nativo, en su mayoría iroqueses.

Twain fue capaz de detectar en la obra de Cooper una lista de 115 infracciones que, según él, un buen escritor nunca comete. La lista son 6 páginas bien surtidas de un análisis ingenioso y concienzudo, llagado de pullas hilarantes con las que el lector no puede evitar la risa inducida por este ojo de halcón.

He aquí, en inglés, una selección de las joyas de las que hablamos. Y la traducción a continuación.


  1. En una historia se tiene que conseguir algo y llegar a algo.
  2. Los episodios de un relato son partes necesarias de este y deben contribuir a su desarrollo.
  3. Los personajes en un relato deben estar vivos, excepto cuando se trate de muertos, en cuyo caso el lector siempre debe ser capaz de distinguir los muertos de los que no lo están.
  4. Los personajes de un relato, tanto los muertos como los vivos, tienen que tener una excusa para estar ahí.
  5. Cuando los personajes de un relato entablan una conversación, lo que dicen debe sonar a una conversación entre humanos, sus palabras deben ser adecuadas para las circunstancias del momento, tener un significado reconocible, además de un propósito, ser relevantes, y no deben salirse del asunto tratado, deben ser interesantes para el lector, ayudar a la narración y hay que dejar de hablar cuando a los participantes no se les ocurre nada más que decir.
  6. Cuando el autor describe el carácter de un personaje, su conducta y su habla deberán justificar dicha descripción.
  7. Cuando un personaje habla como un prepotente, un estirado, un sentencioso, un regalo de navidad que ha costado 7 dólares al comenzar un párrafo, no debe hablar como un juglar negro al finalizar este.
  8. Los sucesos deben ser creíbles, los personajes de la historia deberán limitarse a las posibilidades con las que cuentan y dejarse de milagros. Y en caso de decidirse por el milagro, el autor debe hacerlo creíble, de tal manera que resulte posible y razonable.
  9. Se intentará ahorrar al lector las vulgares estupideces en las que tanto el escritor como sus personajes hayan podido incurrir.
  10. El autor hará que el lector sienta un interés genuino por los personajes de la historia y su destino. También hará que el lector ame a los buenos de la historia y odie a los malos.
  11. Los personajes de la historia estarán tan claramente definidos que el lector será capaz de adivinar lo que cada uno haría en situación de emergencia. 
Un kit valiosísimo sin duda para escritores y para desempolvar a estos dos autores.