lunes, 31 de diciembre de 2018

De Roma a Chicago

Y para darle la bienvenida al Año y despedir al que se ha marchado con cajas destempladas, nada mejor que una de exorcismos. Y es que, en América por lo menos, está al alza. El espíritu maligno al que mi tocaya, Mercedes McCambridge, insuflara vida en la memorable película del 73, el malo malísimo del Innombrable, ha vuelto a habitar entre nosotros. Males como las drogas, el descreimiento y las llamadas a la vida de ultratumba han atraído las fuerzas del mal. Por eso, el Vaticano no da abasto y ya ha sacado a la calle un regimiento de religiosos autorizados para lidiar con ellas. En la archidiócesis de Chicago ya se imparten cursos de exorcismo y la Universidad Norteamericana de Roma también ofrece este tipo de sesiones. 

Interior view of church, San Pedro Macati

Los que más acuden a estas purgas son los que han sido víctima de abusos sexuales. Desconozco si los que han sido víctimas de la Iglesia también acuden a ellas. Un 80% de los casos. Para asegurarse de que están tratando un caso de posesión verdadera los padres han aunado esfuerzos con profesionales de la salud, especialmente psicólogos y psiquiatras, ya que en bastantes ocasiones han metido la pata y resulta que estaban tratando a una víctima de desorden bipolar o a una persona aquejada de esquizofrenia. A veces, el poseído, después de darse cabezazos contra la pared, es capaz de calmarse, aunque la calma no es eterna y desgraciadamente le sobreviene la posesión. 

domingo, 30 de diciembre de 2018

Condiciones leoninas

Prudential, la compañía de seguros, no lo admite, pero tiene miedo. Hace unos días que en Nueva Jersey se anuncia lo siguiente: Dicen que los de la generación del milenio son perezosos. Jubílate y dales la razón. Supongo que, cuando han colgado estas pancartas mastodonte a pie de autovía, será porque ven peligrar sus anualidades, sus planes de pensión con condiciones leoninas.

Corrección tardía: el anuncio anima a los muchachos del milenio a jubilarse para que abran sus planes de pensión con Prudential.

Dawn on the Matoppos

viernes, 28 de diciembre de 2018

Kit de inglés 126: A good man is hard to find

Hoy, A good man is hard to find. Es difícil encontrar un hombre bueno. Pronunciación casera. A gud man is jard tu fáind. Y la buena en voz del Chairman of the Board. (Segundos 57 y siguientes).

[Woman at piano with music "I didn't raise my boy to be a slacker"]

Al actor, director y compositor afroamericano Eddie Green se le debe el origen de esta expresión. Se trata de una canción. Data de 1918. Apareció por primera vez en la revista Fort Wayne Journal Gazette, donde salía a la venta en forma de rollo para pianola, de esos antiguos que están perforados y que se leen por métodos mecánicos. La canción se lanzó el 12 de diciembre de ese mismo año, lista para las Navidades. El precio: 90 centavos.

A good man is hard to find
You always get the other kind
Just when you think that he is your pal
You look for him and find him fooling 
'round some other gal

Un buen hombre es difícil de encontrar
Siempre das con el que no lo es
Justo cuando crees que es tu amigo
Lo buscas y está liado con una chica

Parece que en la Biblia, en la versión del rey Jacobo, (King James), aparece un pensamiento similar en Miqueas 7:2. Ha desaparecido el bondadoso de la tierra y no hay ninguno recto entre los hombres. 

Esperemos que Eddie Green se equivoque este año y los que nos siguen.

martes, 25 de diciembre de 2018

Me lo llevo todo si soy..

Free groceries for poor Jews, N.Y. City
Hoy, uno breve. Otro estudio de la Universidad de Boston nos dice que las personas religiosas y las que están expuestas a creencias religiosas gastan menos en la cesta de la compra que las que no profesan religión alguna o la respiran. Los descreídos que se anden con cuidado si no quieren acabar en números rojos.

lunes, 24 de diciembre de 2018

Semillas filantrópicas

Menudo sorpresón. Algunas corporaciones se están valiendo de fundaciones caritativas para ejercer presión política del sesgo que se apoye. El profesor de Economía de la Universidad de Boston, Raymond Fisman, así lo confirma en su estudio Tax-Exempt Lobbying: Corporate Philanthropy as a Tool for Political Influence (Presión política exenta de impuestos: la filantropía como herramienta para ejercer influencia política). Y uno de los ejemplitos que nos ofrece procede del santo Monsanto, la multinacional amiga de la tierra.

[Men with bags: American Tree Seed, Douglas Fir [...] presented to Great Britain by Charles Lathrop Pack, President, American Tree Association, Washington, D.C.]

Eso si qué no me lo esperaba, la verdad. Aunque lo que desde luego me ha pillado con la guardia por los suelos es el fastuoso donativo que Monsanto entrega a las buenas causas. Nada más ni nada menos que la incomparable suma de 1350 dólares del ala que se ha llevado una organización sin ánimo de lucro de la Universidad de Iowa del Norte para que disfruten de ese dineral. 

El senador republicano Charles Grassley, resulta que es uno de los fiduciarios de dicha organización sin ánimo de lucro. Francamente, si yo fuera Grassley me hubiera enfadado muchísimo. Los 1350 dólares se agradecen, pero las semillas dan para mucho y seguro que, escarbando un poquito en el bolsillo, algo más que patentes y polvillo de semillita hubieran salido. Monsanto habrá pensado que, como la organización se ahorra el pago de los impuestos que, lógicamente, pagamos el resto, le basta y sobra. Además, desde el puesto, también se le ha brindado la ocasión de hacer de vocero de las bondades del semillero republicano. ¡Qué más se puede pedir! Si acaso unas semillitas para el jardín.

domingo, 23 de diciembre de 2018

¿Quién trajo el pavo?

Y ya que se respira el ambiente navideño, una de celebraciones. La América de mediados del siglo diecinueve, cuando en las mesas de la clase media no podía faltar el pavo bañado en una salsa marrón hecha con la sustancia del animal. Tampoco se echaba en falta el famoso relleno, básicamente unas migas de pan con especias, patatas, y un pudding de ciruela. Pero la presencia del pavo y demás guarniciones no las puso en la mesa ningún americano, sino que fuera Charles Dickens el que, con su Cuento de Navidad, allá por 1843, los impusiera. Un pavo y no un ganso era el pájaro a desplumar. Fue en Nueva Inglaterra donde la historia de Ebenezer Scrooge y la familia Cratchit debió calar más hondo, quizás por la presencia de Dickens en esta zona el año anterior.

A Christmas joke with a point to it

Tras la Guerra de Secesión, el pobre pavo comenzó a usarse como aglutinante para reconstruir la maltrecha sociedad estadounidense. Había que encontrar una zona neutral en cada casa. Qué mejor que una tradición inglesa que llevarse a la boca. El pavo también prestó servicios con la llegada de inmigrantes, recordándoles que la americanidad estaba en sus adentros. 

Hoy por hoy, muchos no saben que hacer con el pavo, y las mesas, sobre todo las más acomodadas, lo han embuchado en la festividad de Acción de Gracias, tratando de diferenciarse de las mesas con menor despliegue culinario con presupuesto más ajustado. Pero para el tradicional, el pavo y el pastel de ciruela, de rigor.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Kit de inglés 125: to go Dutch

Con las fiestas encima, a compartir. To go Dutch. Literalmente ir de holandés.  Expresión que podríamos traducir por nuestro pagar a escote, sistema por el cual cada uno paga lo que ha consumido. La pronunciación sería algo parecido a esto. Tu gou dach. Y la buena en partes.

Esta forma apareció por primera vez en el periódico Baltimore American en 1873. La frase, por lo visto, surge del orgullo de los inmigrantes alemanes, que no pedían cerveza que no podían pagar.

Frase: We went Dutch on a meal. Pagamos la comida a escote.

[Group at dinner; includes John W. Weeks, near left, and Henry Cabot Lodge, Sr., center right]

jueves, 20 de diciembre de 2018

Amazon en casa


Packages for prisoners of war and internees. A Red Cross Canteen worker, Miss Mary Dougherty, inspects a Red Cross food package going to an American prisoner of war. Packages like this are sent regularly from International Red Cross headquarters in Geneva to American prisoners of war and interned civilians held by Germany and Italy. One a week goes to each American prisoner of war whose capture and location have been reported and one every two weeks to each interned civilian. Twenty thousand such packages were sent to the Far East on the neutral diplomatic exchange ship Gripsholm last June, together with one million cigarettes and other supplies for American prisoners and internees in Japan, occupied China and the Philippines. Much larger quantities are now on the Gripsholm pending final clearance with the Japanese for her sailing on a second trip
Y como estamos con las fiestas encima, una de consumismo. Según datos del 2015, veintitrés millones y medio de personas han sido víctimas de un saqueador de porches. En el 2017, casi veintiséis. Parece que la cifra va en alza y los chorizos de porche se dedican a robar lo que los servicios postales y, especialmente Amazon, dejan en casa de los clientes.

Algunos hogares cuentan con cámaras y pillan al ladrón en el ajo, pero la policía no puede hacer nada. Algunos servicios ya ofrecen una especie de jaula con un código que solo el repartidor del furgón es capaz de abrir.

Amazon, por su parte, también ofrece el suyo. Dejar el paquete dentro de la casa. La broma sale o salía por unos 250 dólares. El repartidor escanea un código de barras que Amazon reconoce y que es capaz de desbloquear la puerta. El repartidor solo tiene que dejar el paquete en casa. Dentro de la casa. Un video haciendo la entrega asegurará que el envío ha salido a la perfección. De momento, la gente no quiere dejar entrar a un extraño en casa, pero con Amazon, todo se andará.

martes, 18 de diciembre de 2018

El precio justo

[Farm. Harvesting vegetables]
Pocos lo saben, pero la Agencia del Consumidor de Massachusetts regula que si un producto se oferta a un precio, y al ir a pagar te piden otro, el objeto, siempre y cuando cueste menos de diez dólares, te lo llevas gratis. También cabe otra opción. Que te descuenten diez dólares si el precio supera esa cantidad.

Me he acordado de esta normativa porque varias veces he ido a comprar verduras, me suele pasar con la verdura, y estaba en oferta. En el mostrador aparecía un precio y al pasar por caja me cobraban otro. Hoy me ha vuelto a pasar. Como ya me conozco la técnica, una vez efectuado el pago he esperado pacientemente en la cola en la que, además de adquirirse rascas de lotería y tabaco, también se puede hacer reclamaciones. Le he enseñado el justificante de compra a la mujer tras la barra de atención al cliente del supermercado. Me quería abonar la diferencia. Le he dicho que en ocasiones previas siempre me habían dado el producto de manera gratuita. Ellos no hacen eso, me ha dicho. Le he apuntado la primera normativa, en letras doradas, sobre una placa negra que parecía de mármol, colgada de la pared. A la vista. Tiene que estar a la vista. Así obliga la ley. OK, me dicho la defensora de los intereses de la tienda.

Me da por pensar en la cantidad de personas, seguro que muchos mayores, que no habrán apuntado hacia la tablilla y se habrán quedado con menos dinero en el bolsillo, dinero que, tal vez, les urgiera para cubrir el mes, y me ha dejado con mal cuerpo.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Pinturas del Hudson


[George Inness, half-length portrait, facing right]
Y otra de Nueva York. Hoy pintura. La escuela del grupo de pintura paisajista del Río Hudson (The Hudson River School). Iniciada en esta zona allá por los años 20 del siglo diecinueve, sobreviviría unos sesenta años más, antes de ser arrumbada por anticuada y provinciana.

Washington Irving y Fenimore Cooper también se refugiarían allí. Los mayores exponentes de dicha escuela paisajista fueron Thomas Cole, que, aunque inglés, sintió la llamada del Hudson y Durand, de Nueva Jersey. Otro artista bastante conocido por sus retratos fue Samuel F. B. Morse, el mismo que inventó el telégrafo eléctrico.

En 1826 Morse fue el primer presidente de la Academia Nacional de Diseño (National Academy of Design), cargo que ocupó hasta 1862 con varias interrupciones.

Para estos artistas ni que decir tiene que la naturaleza era lo que se veía. Ni más ni menos. Nada de intermediarios ni de interpretaciones para concluir que un árbol era un árbol. La naturaleza no se andaba con tapujos y se presentaba tal cual era. Nada de la frívola afectación a la que los europeos, según Cole y Durand, eran tan dados.

El jovencito George Inness que se unió a la Escuela del Río Hudson a los catorce, tal vez fuera el mejor de ellos. Sus varias escapadas a Europa para estudiar a los italianos y holandeses, y más tarde, para recibir lo que se hacía en la Barbizon, le sirvieron para pulir su arte. Aunque también le valieran que, a su vuelta, la escuela americana le diera la espalda. La Escuela se sintió traicionada con su aceptación de los modos europeos, acusándolo de falsedad del color y de la composición. Y le costó que le volvieran a readmitir. Quince años tuvieron que pasar para que lo nombraran académico. Y luego decimos que estas cosas solo pasan en España. En América también pasan.

domingo, 16 de diciembre de 2018

Betomanía o resignarse

Pres. Coolidge votes by mail
Los sondeos que se han hecho en las Asambleas Demócratas de Iowa dan como favoritos a Joe Biden y a Bernie Sanders para hacerle frente a Trump. Asumen que la experiencia política y la seriedad derrotarán al presidente en el cargo en las elecciones del 2020. Pues me parece a mí que, de ser ellos los candidatos, a Trump no hay quien lo quite, a menos que se le venga encima el tsunami ruso.

Y no hay quien lo despegue por la famosa salamandra: Trump, con la ayuda de jueces, se la sigue llevando de calle. Añadamos también que los presidentes en el cargo parten como favoritos, como si el electorado estuviera empeñado en dejarles finiquitar lo que comenzaran, por malo que fuere. Y si la economía va bien, apaga y vámonos.

Biden, que ya ha probado las mieles de un cargo y se sabe cómo se las gasta, no es carne fresca. A Sanders, por su parte, se le ve pelín rojete, lo que le haría perder el apoyo de los más moderados, aunque cuente con el de los jóvenes que, como se sabe, no suelen salir a las urnas. Tampoco debemos olvidar que, en el 2020, tanto Biden como Sanders se plantarán en los setenta y ocho. Trump es cinco años más joven.

En cambio, una voz más joven, masculina, faltaba más, dígase una como la de Beto O'Rourke, con su 1,93 de altura, hombre de familia y de negocios, con inmensa capacidad de recaudación y, lo más importante, de Tejas, el Ross Perot demócrata, no solo sería capaz de arrancar votos en este estado, sino también de los feudos tradicionalmente republicanos que lo verían con curiosidad y hasta cierta admiración. Este milagro bien pudiera darse en un Michigan, una Carolina del Norte, un Wisconsin, una Florida, un Ohio y una Pensilvania, estados en los que la redistribución de las fronteras se ha visto especialmente atacada por la presión republicana. Sin lugar a dudas las asambleas demócratas debería darle una oportunidad a la Betomanía. O resignarse.

jueves, 13 de diciembre de 2018

Kit de inglés 124: off the cuff

[Houdini makes spirit hands]
Hoy casi que una de magia. Sacarse de la manga. En este caso, lo que sale, sale por los puños. Off the cuff. Con pronunciación para sacarnos de un apuro of de cáf y la buena aquí.
Off the cuff equivaldría a nuestro improvisado o sacarse algo de la manga para salir del paso.

Parece que la forma surge en 1938 del mundo del teatro. Los actores, para recordar frases rebeldes, a veces se las anotaban en los puños de las camisas.

Frase: Trump’s comments were off-the-cuff. Los comentarios de Trump fueron improvisados.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

En qué se han puesto de acuerdo el Congreso y el Senado


Members of Congress leaving the U.S. Capitol after the closing of Congress

El Congreso y el Senado se han puesto de acuerdo en algo: que ya está bien de pagar con el dinero de los contribuyentes las acusaciones de acoso sexual. Eso sí,  solo en caso de que se llegue a un acuerdo amistoso entre la víctima y el miembro de la Cámara correspondiente. Si no se llega a dicho acuerdo y si el jurado determina que se causaron daños, entonces pagamos todos, aunque la cuantía tenga un techo que todavía no se ha revelado. Cortesía del Senado, que no quiere que los pobrecitos representantes se queden con el culo al aire.  

martes, 11 de diciembre de 2018

Peor que con Reagan

[A polar bear seated on snow and another polar bear walking in background]
Por si no nos bastaba con las intenciones de la industria farmacéutica y de las farmacias que nos despachan la medicina a precio de riñón y medio, la Agencia de Protección del Medioambiente estadounidense (la EPA) les va a hacer un favor. A contaminar las aguas para que así estemos tirando de mostrador para cortar diarreas y otras afecciones. Y todo por los lobbies, como no podía ser de otra manera, de los agricultores, los señores ganaderos y las promotoras inmobiliarias. Menos agua protegida y más bacterias a diseminar. Hay que volver a los tiempos de Reagan para recordar medidas parecidas. Y no solo se mete mano a las aguas. La semana pasada la EPA, con Andrew Wheeler de imagen de la Agencia, propuso que se relajara la normativa para las centrales termoeléctricas de nueva construcción que van con carbón. Curiosamente Wheeler pertenecía al grupo de presión de la industria carbonera.

El Departamento de Interior tampoco pierde comba y en cuatro días, la entrada está prevista para enero o febrero, se presenta en Alaska con el taladro a sacar oro negro. Para los 900 osos que quedan, amenazados ya por el hambre de la población nativa de Alaska, eso he dicho, 900, habrán pensado que les den morcilla. Que dejen paso a los nuevos habitantes del Ártico. Treinta toneladas de esto, camiones con capacidad para abrir el hielo a golpes y provocar movimientos sísmicos. Y si los osos se caen en los socavones o resultan heridos pues que la próxima vez se fijen por dónde van. Impacto cero. No hay más que oírlo. 

lunes, 10 de diciembre de 2018

Tres Juan Palomo y unas cuantas farmacias

[U.S. Army medical officer vaccinating soldier with arm injection, San Antonio, Texas]
Los costos médicos en este país deberían alcanzar el nivel de vergüenza nacional, pero el saque es el saque. Esta vez parece que las aseguradoras y las farmacéuticas se están ensañando con los diabéticos tipo 1. Hale. El que quiera insulina que la pague. A doce dólares con noventa y dos estaba el mililitro en 2013, y desde entonces, se ha vuelto a duplicar. Algunos, para poder seguir viviendo, han tenido que mudarse a otros estados con opciones más generosas porque, entre la francesa Sanofi, la danesa Novo Nordisk y la estadounidense Eli Lilly y Compañía, Juan Palomo. Las farmacias que despachan la insulina y otros medicamentos tampoco es que pierdan comba en esto de llevarse tajada. Unas cuantas negociaciones con las farmacéuticas y el gerente de la farmacia sale con las alforjas a reventar.

domingo, 9 de diciembre de 2018

El celo de Kelly

That South Carolina cyclone, or the terrible tantrums of the untamable Tillman
El jefe de Gabinete de la Casa Blanca, el bostoniano John Kelly que sustituyera a Reince Priebus, también se las pira, Vladimiro. Digo yo que el asunto Rusia y la inmigración algo tendrán que ver. Eso sí. Trump no ha escatimado los elogios con su habitual desparpajo: es un tipo genial. Y eso que va a durar menos que Priebus que, con 189 días, se jubiló. Kelly se retirará el 2 de enero del 2019, cuando haya cubierto poco más de cinco meses.

Parece ser que Trump no comulgaba muy bien con el celo de Kelly. Y es que eso de que le dijeran al presi que pensara un poco antes de echarse un twitter le debía sentar a cuerno quemado. Candidato de momento uno: Mick Mulvaney, director de la oficina de Administración y Presupuesto. Le había ofrecido el cargo al joven Nick Ayers, jefe de Gabinete del vicepresidente, pero le ha dicho que solo podía hasta la primavera del 2019, y Trump busca a alguien que lo siga por lo menos hasta las elecciones del 2020. Tanto trasiego quizás le ha debido parecer que no es bueno para su imagen y que pudiera perjudicar sus opciones a la presidencia.

kit de inglés 123: to bite the bullet

Demonstrator of bullet-proof vest

Esta semana una de ajo y agua. Es decir, a fastidiarse y a aguantarse y tragar con lo que sea. En una palabra, apechugar. 

Literalmente significa morder la bala. Muchos piensan que to bite the bullet surgió durante la Guerra de Secesión, sin embargo en 1796 el inglés Francis Grose ya la recoge en su Classical Dictionary of the Vulgar Tongue (Diccionario clásico del habla común). Señalar que Grose utiliza la palabra chew, masticar, en lugar de bite, morder.

La pronunciación para salir del paso: tu báit de búlet. Y la buena.

Frase: Bite the bullet and get out. Apechuga y déjalo.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

¿A quién le gustaba el pan y el queso?

The Baker
Y ya que tenemos al pobre Fenimore Cooper agarrado de los pelos, no lo dejamos escapar. Marchando una del círculo de los Knickerbocker. Nueva York. De 1807 a los años 30 del mismo siglo. La escuela literaria estadounidense más importante antes de que aparecieran las voces trascendentalistas de Massachusetts.

Salmagundi, la revista satírica que fundaran Washington Irving, su hermano William, y el amigo común de ambos, también cuñado, James Kirke Paulding, solo duró un año, diferencias con el editor, aunque fue lo suficiente como para que el estilo de estos, especialmente el de Irving, calara en la sociedad neoyorquina y dejara al público con ganas de leer más las crónicas de estos tarados.
El nombre de dicha escuela procede de una obra de Irving. Knickerbocker’s History of New York, (Historia de Nueva York por Knickerbocker), de 1809. A los neoyorquinos se les conoce con el nombre de Knickerbocker, de ahí la elección. En esta novela Irving también construye un personaje inexistente, un tal Dietrich Knickerbocker de profesión historiador, que probablemente fuera el que catapultara el éxito literario de Irving. De hecho, este mismo historiador (voz que satiriza los modos holandeses en el Nuevo Mundo) es el que narra lo que le aconteciera a Rip Van Winkle. Para lanzar el interés del posible lector por la obra, Irving publicó varios anuncios en distintos periódicos con el comunicado de que el joven historiador había desaparecido del hotel en el que se alojaba. El propietario amenazaba con publicar el manuscrito que no se llevó con él, si no pagaba la factura adeudada. Ni que decir tiene que el público siguió con gusto la extraña desaparición del historiador.

Cuando Irving comenzó su periplo europeo pocos años después, el grupo de los Knickerbockers comenzó a desmoronarse. Miembros como Fenimore Cooper dieron vida a otras organizaciones donde dejar su impronta. El Club del pan y el queso (The Bread and Cheese Club) es uno de ellos. La hija de Fenimore Cooper, Susan, no tenía muy claro por qué lo del pan y el queso, pero parece que, en la ceremonia de aceptación del candidato, si quedaba algo de queso del almuerzo deliberador, el aspirante era rechazado. A Fenimore le pasó lo mismo que a Irving. Que al venirse a hacer las Europas, el club se fue diluyendo, aunque aguantara como jabato unos quince años. Decir que el club perdía lustre con la ausencia de mujeres, mientras que, en el círculo de los Knickerbockers, sí que se les daba acogida. Lo que no tengo muy claro es si los Knickerbockers también se ponían a pan y queso o si se limitaban a otras delicias gustativas. O a ninguna.

martes, 4 de diciembre de 2018

Los tíos somos muy ...

Ryū ko niban

Hace unos días leí en que el humorista David Suárez se había metido en Tinder y, retocándose un poco, había logrado hacerse pasar por una joven. El experimento le ha proporcionado unos cuantos superlikes en menos que canta un gallo y unas cuantas alabanzas a su dotación frontal. Según él, este ensayo demuestra que "los tíos somos muy primarios".

Hace ya años, del 2004-2007, Chris Hansen elevó a la enésima potencia esta afirmación con su programa de telerrealidad To catch a predator. (Cazar a un depredador). Así funcionaba. Una supuesta víctima, una joven compinchada, actuaba de señuelo para atraer depredadores sexuales. El contacto inicial se hacía a través de internet. Cuando el depredador acudía a la cita con la joven, Hansen les abría la puerta. Era entonces cuando los depredadores se daban cuenta de que habían caído en una trampa. Algunos huían. A los que se quedaban y hablaban con Hansen, se les grababa con cámaras ocultas. Tras unos minutos Hansen les descubría que su declaración saldría a las ondas y si querían añadir algo más. Algunos incluso estrecharon la mano de Hansen, y hubo uno que admitió ser un seguidor de su programa. Lo que este nativo, creo recordar que de Nueva Jersey, no podía imaginarse, era que lo seguiría tan de cerca.

MSNBC, la cadena que albergaba el programa, nunca dejó de recibir críticas por la metodología que se empleaba en el programa. Sensacionalismo, era la acusación más común. Pero el puñetazo que le dio la puntilla fue el suicidio de uno de los depredadores.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Festividades escolares

[Design drawing for stained glass memorial window showing kneeling young man, menorah, and Ten Commandments with text "Samuel, Samuel: Speak, Lord For Thy Servant Heareth"]
Ayer, día 2, comenzó Hanukkah, la festividad judía que durará una semana. No sé si los siete millones de judíos que hay en Estados Unidos lo celebrarán, pero en los colegios públicos, por lo menos en el que estoy, la festividad se respeta. Y no es que se cierre el centro, las clases no se suspenden, pero los exámenes y controles no pueden hacerse en fechas que tengan un cariz religioso. Se trata de respetar al máximo todas las fes representadas en nuestra querida Tierra y minimizar así las posibilidades de que alguien se sienta herido.

Este año académico, las fiestas a respetar se dan en todos los meses menos en enero. Lo sé porque ahora mismo estoy mirando la lista que nos entregan a principio de curso con unas cuantas carpetitas surtidas con información a tener en cuenta. Veo que el 5 de febrero toca el Nuevo Año Lunar, en abril Viernes Santo, Pascua Judía y Pascua. Ramadán del 5 de mayo al 4 de junio y Eid-al-Fitr el 3 y 4 de junio. Este calendario lo aprueba el Comité Directivo y se lleva a rajatabla. De no ser así, la escuela pudiera estar en aprietos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

Las 115 formas de hacerlo fatal

Last of the Mohicans, 11/17/20
Hace unas semanas mencionaba a James Kirke Paulding, y no sé porqué, pero me ha traído a la memoria el que sea probablemente el ensayo más desternillante que Mark Twain nunca escribiera. Se trata de una sátira del estilo de otro Jaime. El de James Fenimore Cooper, creador de El último mohicano. Para ponerlo a caldo se ensaña con dos novelas, The Deerslayer (1841) y The Pathfinder (1840), incluidas en Historias de las medias de cuero y que probablemente tuvieran en Daniel Boone su fuente de inspiración. ¿Y qué era lo que Twain despreciaba sobremanera? La ñoñería con la que, según él, Fenimore Cooper trataba el encuentro entre el pionero y el hombre nativo, en su mayoría iroqueses.

Twain fue capaz de detectar en la obra de Cooper una lista de 115 infracciones que, según él, un buen escritor nunca comete. La lista son 6 páginas bien surtidas de un análisis ingenioso y concienzudo, llagado de pullas hilarantes con las que el lector no puede evitar la risa inducida por este ojo de halcón.

He aquí, en inglés, una selección de las joyas de las que hablamos. Y la traducción a continuación.


  1. En una historia se tiene que conseguir algo y llegar a algo.
  2. Los episodios de un relato son partes necesarias de este y deben contribuir a su desarrollo.
  3. Los personajes en un relato deben estar vivos, excepto cuando se trate de muertos, en cuyo caso el lector siempre debe ser capaz de distinguir los muertos de los que no lo están.
  4. Los personajes de un relato, tanto los muertos como los vivos, tienen que tener una excusa para estar ahí.
  5. Cuando los personajes de un relato entablan una conversación, lo que dicen debe sonar a una conversación entre humanos, sus palabras deben ser adecuadas para las circunstancias del momento, tener un significado reconocible, además de un propósito, ser relevantes, y no deben salirse del asunto tratado, deben ser interesantes para el lector, ayudar a la narración y hay que dejar de hablar cuando a los participantes no se les ocurre nada más que decir.
  6. Cuando el autor describe el carácter de un personaje, su conducta y su habla deberán justificar dicha descripción.
  7. Cuando un personaje habla como un prepotente, un estirado, un sentencioso, un regalo de navidad que ha costado 7 dólares al comenzar un párrafo, no debe hablar como un juglar negro al finalizar este.
  8. Los sucesos deben ser creíbles, los personajes de la historia deberán limitarse a las posibilidades con las que cuentan y dejarse de milagros. Y en caso de decidirse por el milagro, el autor debe hacerlo creíble, de tal manera que resulte posible y razonable.
  9. Se intentará ahorrar al lector las vulgares estupideces en las que tanto el escritor como sus personajes hayan podido incurrir.
  10. El autor hará que el lector sienta un interés genuino por los personajes de la historia y su destino. También hará que el lector ame a los buenos de la historia y odie a los malos.
  11. Los personajes de la historia estarán tan claramente definidos que el lector será capaz de adivinar lo que cada uno haría en situación de emergencia. 
Un kit valiosísimo sin duda para escritores y para desempolvar a estos dos autores.