jueves, 30 de noviembre de 2017

Kit de inglés 69: to go ballistic

Con tanta compra esta semana, una de locura. Go ballistic. El término tiene raíces bélicas. Literalmente se traduce por ir balístico, pero en sentido figurado esta expresión quiere decir perder los papeles o irritarse sobremanera.


Con este uso aparece a mediados de los 80 cuando parece ser que no hubo manera de controlar cierto misil. Aquí la pronunciación que saca del apuro: tu góu balístik. Y la buena.

Frase:

Will Trump go ballistic over Iranian missile test?

Trump, ¿montará en cólera por las pruebas de un misil iraní?

martes, 28 de noviembre de 2017

Las abuelas del punk

Hoy una de música. Patti Smith no es la única a la que se considera la abuela del punk. También están Dot, Betty y Helen Wiggin, tres hermanas que, por mandato paterno y para darle gusto a la madre, sacaron un disco en 1969. Pero el caso es que a las Shaggs, así se llamaba el grupo, no les faltaba talento o, al menos, un talento bastante difícil de encasillar. Algunos tildaban a sus creaciones de basura. Frank Zappa, por ejemplo, parece que figuraba entre los que abrazaban su estética.

Desde luego que, escuchar sus piezas, requiere un oído bien abierto a lo chocante y lo nuevo. Sus composiciones no son para blandengues musicalmente hablando. Aparentemente inarmónicas, cuando se las presta atención, sin embargo, se intuyen múltiples melodías de cierta complejidad. Y lo que más sorprende es que la hermana Dot se marcó las canciones en pentagrama a tiernísima edad.

En junio artistas reconocidos les dieron una oportunidad a las Shaggs, ahora con solo dos miembros ya que una de las hermanas falleció, para desquitarse y mostrar que su Filosofía del Mundo, así se llamaba su único álbum, sigue presente. 

My Pal Foot Foot, (Mi amigo Foot Foot) aquí.       

lunes, 27 de noviembre de 2017

Reseña de Perro verde

Aquí dejo una reseña de Perro verde que acaba de salir publicada en 365 días de libros, el blog de la biblioteca de la Universidad Carlos III de Madrid.

http://biblioteca2.uc3m.es/365diasdelibros/

domingo, 26 de noviembre de 2017

Como él, no hay otro

En América parece que es imposible escapar a la figura de Lincoln. Hace unas semanas estuve en el Museo de Concord, visitando una exposición en la que se exhibían objetos que pertenecieron a Emerson y Thoreau. Y en la segunda o tercera plata allí estaba la réplica del Lincoln Memorial que se encuentra en Washington y que hiciera Daniel Chester French. Los más de 16000 libros que se han escrito sobre él lo mantienen en el número uno de los best sellers. Los estudiosos no se han dejado nada en el tintero. Han cubierto asuntos de lo más variopinto. Qué escondía bajo la barba, sus humildes orígenes o su homoeroticismo y su relación con William Herndon, su compañero de despacho, son asuntos que se han tratado con la misma seriedad e insistencia.


Las masas también le tienen en gran estima. Según un estudio realizado por The Harris Poll® con 2319 adultos a principios de año, Lincoln se lleva la palma con un 19% del aprecio del personal. Obama se colocó en segundo puesto con un 15%. Washington, Reagan y Kennedy a la cola. 

Aún nadie ha sido capaz de responder por qué el presidente tiene tanto tirón. Tal vez sus conciudadanos encontraran en él la figura de un redentor, alguien que viniera a rescatarlos de tanta vileza e irracionalidad. A veces me da por pensar que la pureza de su obra aún evoca añoranza. O tal vez se debiera a su apariencia desaliñada y desgarbada, su figura imponente, su capacidad para la ironía, su triste final, la dureza de sus inicios, la encarnación del famoso sueño, los infortunios de su vida, su excepcional capacidad para vadear el temporal de la esclavitud y contentar a muchos o a su majestuosa habilidad con la palabra y la pluma lo que lo encumbrara al asiento preferente entre sus conciudadanos.

Sí. Por aquel entonces en el buen manejo de la pluma residía la capacidad de uno para conmover y convencer a las masas. A Ulysses Grant también se le considera un magnífico escritor, aunque a diferencia del kentuckiano, el general era más sobrio y le faltaba la musicalidad, que, si acaso, derrochaba marcialidad.

Lincoln era, básicamente, redondo en su faceta como escritor. Aunque no recibió una instrucción reglada, fue a la escuela a salto de mata, con el tiempo y más estudios desarrolló la habilidad para crear discursos en los que a veces se valía del pentámetro yámbico. (Sirva de ejemplo el conocido To Be or Not To Be). Humor, sátira y agudeza envolvían sus escritos.

Con el ataque al corazón que sufrió Woodrow Wilson en 1920 los presidentes dejaron de elaborar sus discursos cediendo su voz y su mano a la de un segundo. En los tiempos twitteros que corren, ya sabemos que Dan Scavino Jr. se ha dejado ver como uno de los mecanógrafos tras la pantalla, aunque dicen las malas lenguas que el presidente compone los mensas más encrespados. ¿Para cuándo uno rimado, señores presidentes?

viernes, 24 de noviembre de 2017

kit de inglés 68: zinger

Ya que estamos en época festiva, palabra para la ocasión: zinger. Marcarse una ocurrencia, nuestro "una puntada". También quiere decir algo o alguien que nos deja con la boca abierta. Pronunciación irreverente. Zínguer¨. Y la correcta.

Parece ser que su uso comenzó con el béisbol a mediados del siglo XIX para referirse a un lanzamiento rápido de la bola que pilla a los contrincantes con los pantalones bajados.

En la arenas calenturientas de la política, esta palabra cobró vitalidad allá por la década de los 70 del siglo pasado, momento en el que los profesionales de este campo, comenzaron a soltarse el pelo y a lanzar comentarios cargados de ironía y mala uva.

Aquí va una frase comentando un zinger de nuestro actual presidente. El homenajeado era Chris Christie, el gobernador de Nueva Jersey, al que se le advertía que no comiera más galletitas Oreo ante la decisión de Nabisco de sacar puestos de trabajo del país.

Being Trump, he couldn’t resist a zinger at the governor’s expense.

Siendo el que es, Trump no pudo quedarse con las ganas y se mofó del gobernador.  

jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Quién le pone la sábana a la Piedra?

Hoy para muchos es el Día del Pavo, mientras que para otros es el Día Nacional del Luto (National Day of Mourning), acontecimiento que los primeros pueblos americanos de Nueva Inglaterra vienen celebrando desde 1970 para dar voz a sus más de quinientos años de resistencia y honrar a sus ancestros. En la costa opuesta también se conmemora un acto parecido en lo que llaman el Unthanksgiving Day, (El Día de No Dar Gracias), también conocido como The Indigenous Peoples Sunrise Ceremony, (La Ceremonia del Amanecer de los Pueblos Indígenas), y cuyo marco es la Isla de Alcatraz, territorio de los costanos.  


Fue el puerto de Provincetown el lugar al que arribaron los primeros peregrinos en el Mayflower en 1620, aunque la primera colonia se estableció en Plymouth, bajo el mandato de William Bradford. El acto tendrá lugar a las 12 en Cole's Hill, cerca de Plymouth. Se espera que, como en pasadas ediciones, los participantes, a parte de contribuir con una aportación calórica y económica, también se entierre la famosa Plymouth Rock (Piedra Plymouth), una piedra en la que se inscribió la fecha del desembarco aunque parece ser que no es de la época, se asalte la réplica del Mayflower y la estatua de William Bradford se cubra con sábanas a lo ku klux klan.

Este año, la ceremonia está dedicada a los hermanos de Puerto Rico, el Caribe y México, asolados por tanto desastre. Se contará con la aparición, desde la cárcel, de Leonard Peltier, y con marcha protesta por el centro ciudad de Plymouth. Y sí, habrá pavo. 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Un par de pavos

Abrimos la sesión del martes con el perdón a un par de pavos. De los que se comen. Los afortunados llevan nombre. Drumstick (Muslo) y Wishbone (Hueso de los deseos). La Federación Nacional de dicho animal lleva setenta años donando sus carnes a la Presidencia, que celebrará los indultos en el Rose Garden.

Aunque ya algunos presidentes comenzaron esta tradición de indultar a un pavo, con Kennedy empezó el escándalo, el perdón se hizo oficial con George H.W. Bush en 1989. Los condonados se envían a un santuario en Virginia, el Departamento de Ciencias de Animales y Aves en Virginia Tech. Supongo que en Virginia los pavos se sentirán como en casa, ya que de Virginia Tech han salido numerosos estudios que han tenido fuerte repercusión en la industria pava.

A los elegidos se los lleva, supongo que con todos los gastos pagados, a un hotel cercano a la Casa Blanca, en el que esperan hasta que se les presente en sociedad. Desconozco cuántos inquilinos tan alados y tan insignes conviven en Virginia Tech, pero no creo que sean muchos, ya que su esperanza de vida, con esas gorduras inducidas, no se lo permiten. Y admiten visitas una vez colocados en Virginia Tech. Esperemos que esta vez Trump tenga mejor mano con los pavos que con los Haliaeetus leucocephalus

domingo, 19 de noviembre de 2017

Malla uno a saber

La jugada de Cartas Contra la Humanidad (Cards Against Humanity) de agenciarse una parcela en la zona sobre la que Trump pretende alzar su muro no es que valga de mucho. Si acaso para recordarnos que el muro sigue ahí. Eso sí. Trump tendrá que desembolsarse unos cuantos dólares y unos cuantos meses para reclamar, acogiéndose a la Quinta Enmienda, el parche que le han quitado a 15 dólares por tahúr en edición limitada 150000 bromistas, cifra que rápidamente se alcanzó, y parchearlo con sus ladrillos o mallas. Malla uno a saber.   

Baalbec. The three great stones

viernes, 17 de noviembre de 2017

kit de inglés 67: crockpot

Ahora que se acercan el frío y las panzadas de Acción de Gracias, un artículo muy común en la cocina estadounidense es el crockpot. También conocido como slow cooker. 


¿Y qué es el crockpot? Una olla de cocción lenta que va por electricidad y una marca registrada de 1971 que saltó al mercado para hacer la vida de la mujer que trabajaba fuera de casa más llevadera. Funciona con electricidad. Las de los 70, que es la que tengo yo, cuentan con tres posiciones. Apagado, lento y más rapidito. La posición lenta requiere más horas de cocción, claro está. Unas ocho. El crock es nuestro pote, y suele está hecho de cerámica. Otro recipiente de metal lo recubre. La tapadera es de plástico o de cristal. La pronunciación es bastante sencilla.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Al servicio de la humanidad

Las maravillas de la tecnología. La FDA, La Agencia que se encarga de regular los medicamentos y los alimentos, va a permitir que una compañía saque al mercado una pastilla que nos avisa de que nos la hemos tomado. La pastilla en cuestión es un medicamento que servirá para tratar ciertos tipos de trastornos mentales.


Cómo funciona. 

El aviso no es instantáneo. La pastillita tarda como mínimo media hora en hacer notar su presencia. Tiene un sensor del tamaño de un grano de arena que se comunica con un parche que lleva la persona que se la ha tomado. Una aplicación hará el resto.

No se sabe si esto servirá para animar al  paciente a que se acuerde de tomarla, pero por lo menos, los médicos que hacen el seguimiento contarán con más información a la hora de recetar. Esperemos que la pastilla también sirva para dar mayor tranquilidad a sus allegados. 

martes, 14 de noviembre de 2017

De una patada de la vaca sale

Para los amantes de la arquitectura y de la madera. Un rascacielos hecho a base de madera en Chicago, con vistas al río. La broma, si se lleva a cabo, alcanzará una altura de casi 244 metros, unos 80 pisos. Y digo si se lleva a cabo porque los arquitectos y los ingenieros tienen que ponerse de acuerdo en cómo levantar este experimento. De momento, no hay en Estados Unidos ningún edificio de madera que tenga esa altura. El T3, en Mineápolis, en el estado de Minnesota, con sus siete pisos, es la estructura más alta hecha en madera.   

Cuenta la leyenda que fue la vaca de la señora O´Leary la que causó El Gran Incendio de Chicago allá por 1871. Las llamas, además de llevarse un buen número de vidas por delante, unas 300 personas, también calcinó unos 9 kilómetros cuadrados de terreno. El fuego se extendió como la pólvora ya que muchos edificios eran de mala calidad y otros de madera. De la patadita de la vaca salió el afán de modernización que hoy en día nos trae la Ciudad del Viento. 

La madera lógicamente está tratada. Es una madera tan dura que en el acero ve a su igual. Y es más maleable. Y, por supuesto, tampoco podemos olvidarnos del medioambiente. Por lo visto la madera es capaz de atrapar el dióxido de carbono que sobre en el aire. Desconozco si esta propiedad no pudiera resultar dañina para los moradores de la torre. Para el final lo de siempre. Los cuartos por los que saldrá la broma. Esperemos que, si se hace, no salga ninguna vaca. 

lunes, 13 de noviembre de 2017

Janesville con Roger & Me

Nada mejor que publicar un libro contra la economía para que el establishment lo haga suyo. Esto es lo que le ha sucedido a Amy Goldstein, ganadora del premio al mejor libro sobre negocios y finanzas del año. La pieza merecedora de dicho premio lleva por título Janesville: An American Story (Janesville: Una Historia Americana). 


Creo que ya anuncié que la palabra americana y sus derivados, resaltados en las solapas de un libro o en cualquier otro despliegue visual, me parece que tienen más tirón que el chocolate. Supongo que el tribunal tampoco habrá podido resistirse a la llamada de lo americano, sin desmerecer, por supuesto, las virtudes de la obra de esta periodista que también cuenta con el Pulitzer. Tampoco debe perjudicar que un hijo de la villa sea Paul Ryan y que el tema tratado sean los efectos post General Motors que sufren los que viven de esta factoría. Quizás sea esta una nueva visita al Flint de Roger & Me, pero en papel. 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Con el mismo traje no se puede ir

Aunque aún el calendario estadounidense no lo recoge, los meses de octubre y noviembre bien pudieran figurar como los meses del destape.

Kevin Spacey y Louis C.K. han reconocido su culpa. Pero cuando ya nos metemos en las arenas movedizas de la política, los supuestos acusados tienen más posibilidades de evitar que el nudo se los trague, aunque eso sí, del esfuerzo salgan medio magullados y con la ropa húmeda, arrugada y llena de mugre. Pero eso no importa porque enseguida se la sacude uno o la lleva al tinte, o simplemente la tira y la cambia por un traje a estrenar que le permitirá limar los incómodos recuerdos de lo que sucedió cuando era un mozo de treinta y dos, soltero, eso sí, y le daba por salir con menores. 


Con estas acusaciones está lidiando Roy S. Moore, el candidato republicano por Alabama al Senado. El 12 de diciembre supuestamente se iban a celebrar unas elecciones especiales para ocupar el asiento que dejara Jeff Sessions, pero con el escándalo quizás hayan considerado que sería conveniente darle un respiro al candidato para que coja fuerzas y le dé tiempo a sacudirse el barro que le quedaba encima. Por lo visto no había tenido tiempo de cambiarse.   

Y lo que son las cosas. Noviembre es el mes nacional de las figuras a imitar. 

viernes, 10 de noviembre de 2017

Kit de inglés 66: to be on the lam

Y aprovechando que tenemos foragidos en Bélgica, una expresión de origen desconocido. On the lam, nuestro querido por patas. Pronunciación irreverente. Tu bii on de lam. Y la que hay que seguir.


Algunos sitúan su origen en el año 1887. Según estos estaría relacionada con una expresión de la madre patria que se remonta a 1590 y que ya por aquel entonces quería decir darse el piro. Otros la relacionan con el nombre del barco el Lam, en el que un grupo de cuáqueros, huyendo de la Iglesia de Inglaterra, zarpó para las Américas en 1682. El barco pertenecía a la flota de William Penn. Otros asocian el origen a Herman Lamm, el ladrón de bancos de principios del siglo XX, al que se lo considera el padre de todos los atracadores de nuestros días.

Ejemplito: She is on the lam, wanted for fraud. 

Ella se ha dado a la fuga, y se la busca por fraude.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Más respeto, por favor.

De tenernos tanto en los ojos y en la boca, solo nos queda fuerza para seguir mirándonos al ombligo y para exigir respeto. Eso sí, respeto para el mirón, porque al objeto que se contempla, que lo zurzan. Tanto es así, que Charlie Baker, el gobernador de Massachusetts, ha considerado necesario rompernos el espejo encima para proteger al objeto. 

Los delitos de corte antisemita han aumentado este año con respecto a los del año anterior de manera alarmante, con lo que se piensa que el gobernador en breve firmará una orden ejecutiva para reactivar un equipo de trabajo que se remonta a 1991. A ver si con un poco de suerte la orden también nos priva del abuso del ombliguismo. 

martes, 7 de noviembre de 2017

Con la burocracia hemos topado

Mientras Estados Unidos anima a Japón a que le compre armas que le permitan quitarse del medio cualquier misil norcoreano, Betsy DeVos, Secretaria de Educación, parece que también está con un pie en el aire. Esta mujer recomendada por Jeb Bush levanta pasiones. Se la quiere tanto, que hay que gastarse un dineral, millones de dólares, para protegerla tanto en vivo y en directo como a través de las redes.

Dicen las malas lenguas que quería recortar personal de algunos departamentillos de su cartera y ahí ya es cuando ha saltado la alarma. Otros dice que la cartera le viene grande. Con la burocracia ha ido a dar.

Dar el golpe

Con Puigdemont en Bruselas me he acordado de Herman Lamm.  A este personaje, de nacimiento alemán pero de adopción estadounidense, se lo conoce por habernos traído las técnicas más modernas en lo que se refiere al mundo de los atracadores a sucursales bancarias. Las técnicas del Barón, ese era su título honorario, eran tan rompedoras, que incluso los chorizos de hoy, los más refinados, seguro que se han leído o han oído hablar de su Método. Él trajo profesionalidad a la práctica. Y es que los asaltabancos del momento antes de que irrumpiera él, eran un atajo de principiantes de mucho músculo pero poca sesera y, por tanto, con muchas posibilidades de fracasar en su intento.

Pero el ojo del Barón, entrenado en la Primera Guerra Mundial, se dio cuenta enseguida. Disciplina y una correcta preparación para dar el golpe. Nada de improvisar. En un cuerpo bien organizado, que estudiara de cerca los movimientos y costumbres del objetivo, residía la clave del éxito. Eso de dibujar en el suelo el plano del edificio a expoliar que tantas veces hemos visto en las pelis, ya lo gastaba Lamm.

La escapada también se pensaba a conciencia. Le gustaba contar con conductores de coches de carreras a los que obligaba a practicar rutas alternativas en caso de que la ruta seleccionada por algún motivo no fuera viable. Dígase el típico corte de carretera o la obra inoportuna. Y memorizar la carretera. También les obligaba a sus conductores a que llevaran consigo un cronómetro y los mapas que les dibujaba. Los coches eran el último grito, igual que las armas con las que entraban a la sucursal. Una lanza en su nombre: era de los que preferían evitar la violencia, pero si se daba el caso, sus hombres actuaban pertrechados bajo chalecos antibalas de la época, hechos a base de sedas. Más de un millón de dólares de la época (1930) se llevaron él y su banda. Pero tantas veces fue el cántaro a la fuente (en varias ocasiones degustó las rejas) que al final, como él mismo reconoció, "con la ley de la probabilidad a uno le toca perder". Al final la inevitable rueda pinchada le entregó a los brazos del suicidio. Afortunadamente, desde el exilio, uno siempre puede confiar en los taxis.
 

domingo, 5 de noviembre de 2017

Un poquito más de claridad,¡por favor!

El fin de semana que nos acaba de dejar cambiamos la hora. En los pueblos de los alrededores de Boston, que ya son oscuros de por sí, los ayuntamientos gastan muy poco en el alumbrado, porque la tarea de iluminar, como muchas otras, la dejan en manos del contribuyente. Sobra decir que el camino al meollo a las 6 de la mañana es una especie de peregrinación de ánimas al purgatorio. Algunos de los penitentes se abren paso con sus linternitas o sus mecheros y el resto seguimos su estela.

Con el ahorro lumínico las mañanas se aclaran, quizás no haga falta la linterna, pero las tardes achican. Ya el avispado de Benjamín Franklin, en comisión de servicios en Francia, anotó que la luz que atravesaba el ventanal de su dormitorio a eso de las 6 de la mañana se le desparramaba encima. Con su reconocido espíritu ahorrador, enseguida pensó en la cantidad de aceite que podría ahorrarse con que se corriera la aguja una horita.

Las ideas de Franklin y las de otros pensadores que vinieron después, como los británicos George Vernon Hudson o William Willettno se pusieron en marcha hasta que otro país, Alemania, también conocido por su espíritu práctico y ahorrador, aprobara el cambio. La Primera Guerra Mundial fue la gran pantalla sobre la que se imprimiera. Poco a poco, país por país, fuimos sincronizándonos con las primigenias necesidades alemanas de ahorrarse carbón en las casas para poder emplearlo en la Guerra al tiempo que se permitía a los trabajadores rendir más. A Alemania le siguió Estados Unidos en 1918. Con la crisis del petróleo en 1974 España se aunó al cambio.

El supuesto ahorro no es concluyente en Estados Unidos, debido a la gran variación térmica con la que cuenta el país. Lógicamente no es lo mismo vivir en California, donde las temperaturas son más benignas, que en un Maine. En algunos estados parece que con la modorra nocturna dan más ganas de quedarse en casa y usar más calefacciones. Y con el horario de verano a tirar de aire acondicionado. Algunos estados, como Arizona, ignoran el cambio, aunque la Nación Navajo lo sigue. Y Massachusetts también quiere cambio. En su caso aunarse a la franja horaria, la del Atlántico, que siguen algunas provincias de Canadá, las Bermudas o Puerto Rico, por ejemplo. El miércoles precisamente se admitió la propuesta de hacer el cambio, con lo cual, si al final cuaja, habría cinco franjas horarias en Estados Unidos. La propuesta, amparándose en razones económicas (se ahorraría energía) y de salud pública, aboga por que el horario de verano permanezca todo el año. Parece ser que los accidentes de tráfico, las depresiones, la violencia en las calles y los accidentes laborales son menores.

El cambio no sería automático, porque hay varios pasos de por medio. Transportes y la Legislatura Estatal tienen que dar el visto bueno, y probablemente se necesite el respaldo de otros pesos pesados, como Nueva York, el rey de las ventas. Para los enamorados de la estadística aquí dejo un análisis de lo que supondría el cambio. 

jueves, 2 de noviembre de 2017

Kit de inglés 65: one-horse town

Esta semana una de caballos. One-horse town. Literalmente una ciudad con un solo caballo, que sería el equivalente a nuestro pueblo de mala muerte. 



Esta expresión se remonta a 1850, cuando los mineros hacían parada y fonda en un pueblo de California llamado precisamente así. Cuenta la historia que solo había un caballo, por lo visto una vieja yegua que pertenecía a un tal Jack Spencer. Aquí va la versión para unas prisas: wan jors táun. Y aquí la buena.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Meterle mano a los genéricos

Las malas noticias siempre jarrean. A la desgracia de hoy añadimos una nota de mal gusto a la que unos cuantos estados unidos de América están intentando pararle los pies: según estos, ha existido una conspiración entre varios gigantes de las industrias farmacéuticas. Por lo visto, son dieciocho las compañías que acordaron ponerle el mismo precio a los genéricos.

Conclusión: el mundo que tenemos ahora se divide, esencialmente, entre los que viven de engañarnos y los aplicadores de mundos fantásticos. Peces gordos, generalmente talluditos, contra imberbes. Trabajo de verdad, como bajarse a las tripas de las alcantarillas o meterse en las aulas con adolescentes, ya queda poco. Ni siquiera los médicos son capaces de resistir los cantos de sirena de las grandes farmacéuticas, que con sus maletines de vendedores ambulantes y crecepelos de postín, nos quieren seguir metiendo gato por liebre.