jueves, 28 de febrero de 2019

Kit de inglés 135: throttlebottom

Puck's valentines

Y como hace unos días celebrábamos el Día de los presidentes, hoy, una de política. Throttlebottom. Un incompetente sin maldad con cargo oficial. 

La pronunciación chapucera. Zrótelbotom. Y la buena aquí.

Esta palabra procede de Alexander Throttlebottom. Un personaje de la comedia musical Of Thee I Sing (De ti canto). Esta obra fue escrita en 1931 y cuenta con libreto de George Kaufman y Morris Ryskind, música de George Gershwin y letra de Ira Gershwin. Fue la primera opereta a la que se entregó el Pulitzer. 

Alexander Throttlebottom, vicepresidente de su partido, se ve en un atolladero gracias al presidente del mismo, que también se presenta como candidato a la presidencia del gobierno. A John P. Wintergreen, así se llama el presidente, se le ocurre patrocinar un concurso de belleza. El premio a la ganadora: casarse con él. Pero el azar quiere que se enamore de una secretaria que trabaja para el concurso. La ganadora, Diana Devereaux, ofendida, lo demanda. Mientras tanto, llegan a oídos de Francia el desaire a la Devereaux. Furioso, el país decide apoyar las demandas de esta americana de sangre francesa y amenaza con ir a la guerra si no se respeta la promesa de matrimonio. El Congreso le planta al presidente un impichamiento. Wintergreen se sacude el muerto acudiendo a la Constitución con la intención de obligar a Throttlebottom a que tome el mando. El conflicto se resuelve con el matrimonio del vicepresidente con la Devereaux. 

Aquí una de las canciones de esta obra tan moderna. 

Frase:

Should we follow Throttelbottom?

¿Le seguimos a Throttelbottom?

miércoles, 27 de febrero de 2019

A preparar alforjas

Parece que, cuanto peor es el servicio que se ofrece, hay más ganas de subir precios. Por lo menos es lo que pasa con el metro de Boston. El abono semanal subirá a finales de abril de 32 a 33 dólares y el mensual de 121 a 127. El cercanías también sube: un 3,85 por cientoCon esta medida se espera recaudar 30 millioncejos para seguir ofreciendo un servicio renqueante. Con las carreteras con peaje se dan más prisa y a finales de marzo los peajes suben unos 35 centavos. Si se opta por la comodidad del pago por correo cascarán un dólar. También suben los peajes en Nueva York. Toca preparar alforjas. 

[Hauling coal]

martes, 26 de febrero de 2019

Todo sea por la lechuga

 Amazon, de momento, no se deshace de sus viejetes. Pueden coger más de 25 libras y aguantar de pie las horas que les echen. Y, a malas, siempre se pueden reponer con otros. En cambio Walmart, como no fue tan avispado y le dio por contratar a personal con discapacidades, ahora se ve así. Despidiéndolo. La tiene cogida con sus people greeters (trabajadores contratados para dar la bienvenida al cliente). Pretende que estos empleados, además de coger pesos, limpiar suelos, juntar carritos y ayudar al cliente a meter sus lechugas en bolsas también corra por los pasillos si alguien se lleva sin pagar un tomate. Supongo que estos trabajadores harían este cuatro o cinco o seis por uno de buen grado, lo malo es la silla de ruedas en la que muchos están confinados, la edad, o tal vez la parálisis cerebral que arrastran. Todo sea por la lechuga. Cuanto más verde, mejor.

A public city market from the outside

lunes, 25 de febrero de 2019

De cajón

Casualidades. Ayer hablando de lúcidos y nos enteramos de que un 38% de los 1002 españoles encuestados consideran científicas las técnicas del doctor Palmer. A poca distancia le sigue la acupuntura y por detrás se sitúan la reflexología, la homeopatía y el biomagnetismo. Un 40% de estos encuestados estaría a favor de eliminar la práctica de estas terapias en los centros sanitarios, mientras que el 60% restante no se moja. Quizás por falta de información. O tal vez prefiera no enterarse. Mejor no ponerse a pensar que el agua tiene memoria, en esto se basa la homeopatía. En la capacidad del agua para recordar ingredientes. De cajón. 

19.  1925 Main Factory building, interior, view of second floor's permutit room, view looking east showing water treatment tanks - North Star Woolen Mill, 109 Portland Avenue South, Minneapolis, Hennepin County, MN

Lúcidos iluminados

Portraict des of de l'oyseau
Tengo una conocida que iba, y digo iba porque hace años que  dejó de hacerlo, al quiropráctico: Prescripción facultativa. A causa de un accidente de moto esta mujer sufría de fuertes dolores en la espalda. Cada vez que iba a visitar a su quiropráctico, me contaba que salía con las vértebras nuevas.

Desconozco la razón por la que el traumatólogo le desaconsejara estas citas. Quizás al examinar la radiografía y tras unos minutos de conversación en la que seguramente saldría a relucir el famoso quiropráctico, bastaran al doctor para animarla a que dejara ese hábito y se arrojase en su lugar en manos de la ciencia.


La conocida lo dejó. Rabiando y pateando pero lo dejó. Nunca supe si seguir sus recomendaciones le sentaron mejor o peor, pero por lo que se ve, la quiropráctica, como la religión, tiene muchos adeptos que creen a pies juntillas en sus ungidos y parece bastante difícil convencerlos de que su santidad no tiene fundamento científico. 

A raíz de esta creencia, me dio por pensar en el inventor de la quiropráctica. Y canadiense fue. Aunque afincado en Estados Unidos. Daniel David Palmer. Un hombre, cuando menos, extraño. Decía que un tal Jim Atkinson, doctor fallecido, lo llamaba desde el otro mundo. Con él coincidió en una sesión de espiritismo. Palmer también creía en la curación por medios magnéticos y estaba en contra de las vacunas. Según él, la quiropráctica era una cuestión de obligación moral y deber religioso. En asuntos caseros, dicen que uno de sus hijos trató de atropellarlo en un desfile. Según él, pegaba a tres de los hermanos con correa y solo mostraba interés por el trabajo.

No cabe duda de que el mundo está lleno de lúcidos iluminados. Espero que, el momento de lucidez de esta conocida, le haya hecho desaparecer, o al menos mitagado, el dolor.

viernes, 22 de febrero de 2019

Kit de inglés 134: getting on my nerves

Y esta semana una de ponerse de los nervios. Getting on my nerves. Literalmente llegándome a los nervios y que es nuestro sacarme de mis casillas o sacarme de quicio. La pronunciación para salir del paso guétin on mái nerfs y la buena aquí. (segundos 12-14).

Sec. Wallace & Dr. W. Thurnheer of Swiss legation at Beltsville, [Md.], farm with goats, [8/18/24]

La primera vez que se registra esta voz es en el libro de Charles Eustace Merriman publicado en 1903 en Nuevo Hampshire. El libro lleva por título Letters from a Son to His Self-Made Father. Cartas de un hijo a un padre hecho a sí mismo. 

Frase:

Men have been getting on my nerves lately
Últimamente los hombres me cabrean

miércoles, 20 de febrero de 2019

De cacería con Tom

[Lion hunt]

Y sigo con la música. Hoy, otro olvidado, otro grandísimo, que, a diferencia de Ochs, optó por tomárselo todo a guasa. El Woody Allen de la música. Y, como este, también hijo de la tribu de Israel. El incomparable Tom Lehrer. Este matemático de noventa años que dejó las aulas y los laboratorios más prestigiosos durante un tiempo para arrimarse al piano y adornar con su genial verbosidad cada nota, también estaba enfadado y enrabietado: a la cultura de su época la miraba sorna y los políticos eran un saco sin fondo para su producción musical. Y cómo no, la educación. Sus letras son prácticamente imposibles de retener, una cascada de ideas y palabras escupidas a velocidad vertiginosa que apenas conocen repetición. Títulos como George MurphyWho's Next? (Quién es el siguiente), Pollution (Contaminación) o Whatever Became of Hubert (Qué fue de Hubert [Humphrey])? dan una idea de su implicación política y social. 

A veces me pregunto si Ochs y Lehrer llegaron a conocerse. A Lehrer, que vive en California, me encantaría preguntarle si cree que la sociedad de hoy es merecedora de alguno de sus cantes. Por cierto que Lehrer se apartó del mundo musical a finales de los 60. Demasiados sobresaltos, supongo. Aquí lo dejo con The Hunting Song (La canción de la cacería), un referente para los defensores de los derechos de los animales.   

lunes, 18 de febrero de 2019

Palabra de Dylan

Gen. Pershing at microphone, [9/13/24]

No hay nada mejor que un espléndido avituallamiento de CDs cuando se pretende atravesar el tráfico horripilante de Nueva York. Mi repertorio abarca de todo, desde rap, antiguo claro, hasta joyas clásicas. Una vez que pasado los trancazos de los túneles y mi esposo y yo vemos los carteles que anuncian Sleepy Hollow nos da por poner a un grande olvidado: Phil Ochs.

Mi esposo tuvo el placer de conocer en persona a su hermana, Sonny, que es la que se encarga de mantener viva el talento innegable de este gran músico. Su hermano, Michael, bien conocido también en el circuito musical, todo músico de rock 'n', roll de fama y sin ella ha pasado por su cámara, también hace lo suyo diseminando la colección de fotografías que posee de su hermano.

Aunque nació en El Paso, Tejas, pasó unos cuantos años en Ohio y otros en Nueva York. Ochs es el trovador de la canción protesta. Y conocía a los grandes como él. Con Víctor Jara tenía una amistad especial. Cuando a Jara ya se lo habían quitado del medio, Ochs organizó Una Noche con Salvador Allende, un concierto en el Madison Garden para protestar contra el golpe militar. Dicen que, con el asesinato de su amigo, comenzó el declive de Ochs. Para los que estén interesados, There But Fortune, (Podía haber sido yo o Podía haberme tocado a mí), es, además de ser una canción de Ochs que Joan Baez hiciera famosa, de momento, el único documental sobre su vida. Sus letras son feroces, cautivadoras, sagaces. Su voz un gemido que suena casi como el clarinete del que era virtuoso. Pero Phil se cansó. De los Johnsons, los Nixons, los Vietnams y del asco que sentía por la apatía de la sociedad que le había tocado en desgracia. Ochs sufría porque, como suele pasar en estos casos, era capaz de ver la grandeza estadounidense triturada en manos inmundas. Ochs cerró su asco con No More Songs (Se acabaron las canciones), la última que grabó en un estudio.

Pasar una tarde con Phil, no cabe duda de que le deja a uno con un nudo en la garganta. Mi esposo y yo, que intentamos ser respetuosos con el talento, apagamos el reproductor unos minutos en cuanto Phil se va, exhalamos una bocanada de aire y nos miramos brevemente a los ojos. Luego, nos ponemos a hablar de él y de sus letras, y siempre terminamos por concluir que es mejor, lo siento señor Zimmerman, que el de Minnesota. Palabra de Dylan.

jueves, 14 de febrero de 2019

Kit de inglés 133: blow one's mind

5.  DETAIL EXTERIOR VIEW OF CUPOLA AND WEATHER VANE ON TOP OF THE FISH HATCHERY BUILDING. - Bonneville Project, Fish Hatchery, On Columbia River bordered on South by Union Pacific, Bonneville, Multnomah County, OR
Y esta semana una de soplidos. Blow one's mind. Literalmente soplar (probablemente con vientos huracanados) la mente de uno. La expresión podríamos traducirla por impactar, sorprender o dejar sin habla. La pronunciación irreverente. Blóu guans máind. Y la buena en esta clase (segundos 43-44 y 1:45-1:47).

La expresión comenzó en los años sesenta del siglo pasado, coincidiendo con el uso del LSD. Supongo que, en un principio, el viaje alucinatorio dejaría maravillados y sin habla a algunos exploradores. Aunque esta forma también puede usarse para expresar sorpresa ante una circunstancia negativa.

Frase:

25 books that will stick with you and blow your mind
Veinticinco libros que se quedarán en tu memoria y que te sorprenderán.

miércoles, 13 de febrero de 2019

General Sherman, sin novedad en el frente.

El año que dejamos atrás libró del fuego californiano al General Sherman. El General es una sequoya que luce el palmito de contar con la mayor cantidad de biomasa de nuestro planeta. No es la secuoya más alta pero su tronco tiene un perímetro bastante abultado, 31 metros, y un volumen de casi 1500 metros cúbicos. Dos mil años tiene la criatura, lo que, en edad secuoya, la convierte en un adulto en la cincuentena (las secuoyas gigantes pueden vivir unos 3500 años). Como está en edad de crecer, al año, un metro y medio más de circunferencia. Larga vida al General.

martes, 12 de febrero de 2019

Pan duro nuestro de cada día


G.W. Mundelein, Archbishop of Chicago
Leo en El País que "La Iglesia mexicana ha suspendido a 152 sacerdotes en los últimos nueve años por abusos a menores". Ayer también le tocó a otra congregación. A la Southern Baptist Convention, la agrupación evangélica más numerosa en Estados Unidos. Unas 300 personas involucradas en abusos a mujeres y niños.

El mismo pan duro nuestro de cada día.

De Markina a Florida

Hace unos días estuve viendo la historia de la cesta punta en este país. Porque este país, hasta hace unas décadas, tenía bastante seguidores, sobre todo en Miami y en Hartford, Connecticut, del deporte más rápido del mundo. Hasta 300 km puede alcanzar la bolita. Fueron los 70 y los 80 sus años locos, aunque fue en la década de los veinte, cuando los jugadores vascos y franceses profesionales se pasaban seis meses en Europa y los seis restantes en Cuba, que el deporte tomó carrerilla en Estados Unidos.

Jai Alai Hall, Havana, Cuba

Pero como pasa muchas veces: la buchaca casi que acabó con él. Una huelga de casi cuatro años, seguramente la más larga en la historia de cualquier deporte, lo dejó tiritando. Los propietarios de la liga de cesta punta querían quedarse con el dinero de las apuestas sin repartirlo con los jugadores. Las pistas vacías y los aficionados, cansados de tanto esperar, escaparon al baloncesto, el béisbol, los rascas de lotería y, sobre todo, a los casinos. Y es en los casinos precisamente donde se pueden encontrar las canchas de frontón. Una manera de asegurarse su supervivencia. En Florida se puede ver una cubierta con cristal de Markina.

Seis frontones quedan, uno se abrió en Tejas en el 2009. El de Dallas tiene capacidad para que 12000 espectadores vean a cuarenta y cinco pelotaris lanzar la bola que, en Miami por lo menos, hasta hace bien poco, un cubano con su habano, confeccionaba a mano. Aquí dejo el video con el documental.

domingo, 10 de febrero de 2019

¿Y Ahab era?

Cutting up a blue whale

En agosto celebraremos el bicentenario del nacimiento de Herman Melville. En Arrowhead, la granja en la que escribiera la vida de Ahab y la ballena, una casa de campo rodeada de tierra que él una vez labrara, este año se podrá ver el festival de cine Moby Dick. Las películas son gratuitas. El ciclo que comenzó el 17 de enero se clausurará a finales de este mes. Y no. La película con Gregory Peck no se verá. Quizás por ser sobradamente conocida o tal vez como un acto de compasión hacia el capitán al que, en la película, no cabe duda de que se le representa casi como un desequilibrado mental.

Y es que el pobre capitán en el que basara Melville su libro tiene nombre y apellidos. Se trata del malhadado George Pollard Jr. Noviembre de 1820. A bordo del ballenero Essex, un cachalote de casi tres metros embistió el barco, haciéndole naufragar. Veinte hombres sobrevivieron a bordo de distintos botes. Uno de los que iban en el del capitán era un joven de dieciocho años, Owen Coffin, (Owen Féretro, ese era su apellido), y que daba la casualidad de que también era su primo. Sin nada que llevarse a la boca y tras dos meses y medio a la deriva, lo echaron a suertes: el que sacara la pajita más pequeña sería devorado por el resto. Fue el joven Coffin el desafortunado. Pollard se ofreció a sustituirlo, pero el joven rechazó la propuesta.

Pollard nunca se recuperó de aquel horror, sobre todo porque había prometido a la madre del muchacho que se lo devolvería sano y salvo. Parece que la tragedia siempre lo persiguiera, ya que volvió a acontecerle un segundo naufragio del que también sobrevivió, aunque este le puso el punto y final a su vida en alta mar, condenándolo a vigía nocturno en los muelles.

Cuando Pollard contaba sesenta años y Melville acababa de dar carpetazo a su magnum opus fue a visitarlo. Encontró un hombre de pocas palabras, atormentado de espanto y agonía. Tal efecto causó en Melville, que el autor le incluyó en su poema épico Clarel, el poema más largo de la literatura estadounidense.

jueves, 7 de febrero de 2019

kit de inglés 132: throw your hat in the ring

Dempsey through the ropes
Y ahora que tenemos a los demócratas afilándose los dientes para ver quién será el elegido, marchando una de lanzarse al ruedo. To throw your hat in the ring. Literalmente arrojar el sombrero al cuadrilátero y que podríamos traducir por nuestro entrar en la carrera política o proponerse como candidato.

Pronunciación sin miramientos: tu zróu yor jat in de ring. Y la buena aquí. (Minuto 1:01 y siguientes). 

El primer presidente que usó esta expresión fue Theodore Roosevelt, allá por 1912, aunque esta forma ya aparece registrada a principios del siglo diecinueve en Inglaterra. Sin embargo, fue especialmente entre los pioneros americanos donde cuajó. En el ámbito pugilístico, una vez más, parece estar su origen. Aquellos que quisieran retar al boxeador ganador tenían la oportunidad de indicar su intención arrojando el sombrero al ring. Una especie de lanzar el guante de épocas anteriores.

Frase de Teddy Roosevelt:

My hat's in the ring. 
Mi sombrero está en el cuadrilátero. En su caso. Me presento a la carrera presidencial. 

miércoles, 6 de febrero de 2019

Que no te escapas

[Woodrow Wilson speaking at his first inauguration on the east portico of the U.S. Capitol, March 4, 1913, with the Great Seal of the United States hanging below him]
Y para hoy jueves el que fuera abogado de Trump, Michael Cohen, a testificar en el Capitolio. También lo hará el fiscal general en funciones, Matthew Whitaker, pero en su caso será el viernes. 

Las preguntitas para Cohen: mujeres, mujeres, mujeres. Quiénes recibieron buenos dineros para ocultar sus relaciones extramatrimoniales con el presidente. También le tocará responder sobre los asuntos económicos que supuestamente tiene el dirigente en Rusia. A Whitaker le reservan una cuestión de ética profesional. Por qué se está haciendo el sueco con la cuestión rusa. 

Lo mismo esa buena voluntad unificadora que mostró el presidente el martes se le agria. 

martes, 5 de febrero de 2019

¿Qué sale a la pantalla el Día de los Santos Inocentes?

Con la presentación en sociedad de Trump hoy en el Congreso otra de situaciones extrañas. Esta vez de la mano de The Twilight Zone. La serie de brochazos surrealistas que sacara adelante el magnífico Rod Serling en 1959 volverá a tomar las pantallas el día 1 de abril, coincidiendo precisamente con el Día de los Santos Inocentes en este país. CBS se encargará de su difusión. ¿Y cómo lo sé?

Gracias al Supertazonazo y a las cuñas publicitarias. Para anunciar la serie se eligió el estadio de fútbol americano Mercedes-Benz de Atlanta. El estadio en el que se celebró el partido que el domingo diera la victoria a los Patriotas de Nueva Inglaterra y la derrota a los Carneros de Los Ángeles. En el anuncio se ve a Jordan Peele, el valiente que hará las veces de Serling, atravesando una puerta situada en un campo sin espectadores. Como vacías, por cierto, quedaron hoy las aulas de mi instituto. El buen tiempo, 20 grados centígrados, y la celebración de la victoria de los Patriots en el centro de Boston, las ha dejado pelonas. Y los transportes hasta la bandera. Aquí dejo el video de la presentación de la serie.

[Football team at stadium]

lunes, 4 de febrero de 2019

El Nixon que hay en Trump

Y el discurso sobre el estado de la nación mañana a las 9 de la noche hora de Boston. Muchos demócratas han dicho que van a hacer pellas pero la Pelosi le estará respirando en el cogote. Creo que del muro ni se hablará. En su lugar, Trump intentará apelar al americano filtrando las palabras que nos dejara Nixon en su discurso de investidura del 73. No nos preguntemos qué es lo que cada uno puede hacer por el gobierno, sino qué puedo hacer yo que me beneficie. 

110.  Photocopied August 1978. REPAIRED SIDE WALL, NORTH SIDE, EAST OF RAILROAD BRIDGE, SEPTEMBER 27, 1917, SHOWING THE POURED CONCRETE WALL WHICH REPLACED THE EARLIER MASONRY AND STONE WALLS. MUCH OF THE MATERIAL WHICH HAD SLID INTO THE CANAL WAS NOT REMOVED UNTIL 1926. (839) - Michigan Lake Superior Power Company, Portage Street, Sault Ste. Marie, Chippewa County, MI

domingo, 3 de febrero de 2019

No se quieren enterar

"Our nation will be great -- it cannot shirk its duties" -- President Roosevelt, San Antonio, Texas

Me he estado paseando por entrevistas y algún que otro video promocional para apoyar a los candidatos demócratas y me ha dado por eliminar de un plumazo a Warren y Harris. No porque sean mujeres, aunque desgraciadamente me parece que esta circunstancia no les dé puntos, sino porque se han atrevido a decir lo innombrable: la frasecita prohibida que, creo recordar, Al Gore puso de moda. Aquí va. Pelearé por ti. 

A los americanos no les gusta que peleen por ellos. Son ellos los que se sienten orgullosos de sacar adelante al país. Pensar en la idea de un gobierno, un poder, a muchos les pone los pelos de punta. Kennedy, Clinton y Obama entendieron esto como nadie. El famoso discurso inaugural de Kennedy. Ask not what your country can do for you – ask what you can do for your country. No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por él, lo dice todo. Por si las moscas, he visitado el discurso en el que Kennedy anunciaba su candidatura a la presidencia, y, efectivamente, en este tampoco suelta la frase aniquiladora. 

Cory Booker me ha convencido más. En lugar de usar la ominosa sentencia, se ha decantado por un nosotros, los americanos, tenemos un objetivo común, que me parece más efectivo, aunque a Booker, de momento, y a decir por las cámaras, parece que le faltan la seguridad y el aplomo de los tres magníficos mencionados anteriormente. 

El que más me ha gustado: Julián Castro. Prácticamente un desconocido. Tejano. En la cuarentena. Casado y con hijos. De San Antonio. Seguro de sí mismo, magnífico orador, voz redonda, envolvente, no se anda por las ramas. Y ha dicho lo que tenía que decir: it doesn't matter what their politics are. No importa a quién voten. Integrador. Sabe lo que se hace. Una especie de Kennedy latino. Ahora solo necesita dinero que lo respalde. Y mucho. ¿Algún dinosaurio demócrata forrado que lo apoye? Hillary, ¿estás ahí? 

viernes, 1 de febrero de 2019

kit de inglés 131: let the chips fall where they may

Con tanto mareo presidencial, hoy let the chips fall where they may o lo que sería lo mismo: que pase lo que tenga que pasar, aceptar lo que venga. 

La pronunciación chapucera: let de chips fol guéa dei mei. Y la buena en el video de este joven imitador de REO Speedwagon (1:32 y siguientes). 

La expresión se remonta a finales del siglo diecinueve y salta del mundo de la carpintería. Para ser más exactos de la tala de árboles y del corte de la leña. El leñador hace su trabajo, que es fijarse en el corte en lugar de concentrarse en las virutas.  

[Two men building a log house, Kolhoz (collective farm), near Gorky, Russia]
Frase: Trump, Comey and Russia: Let the chips fall where they may
Trump, Comey y Rusia: que pase lo que tenga que pasar