viernes, 27 de marzo de 2020

Kit de inglés 187: To be all in.

En pleno esfuerzo antivirus, hoy to be all in. Expresión que procede del mundo del juego y que, literalmente, se traduce por estar todo dentro y que debe traducirse por jugárselo todo, ir a por todas, apostarlo todo o ir hasta el final. 

En un principio esta expresión solo se usaba para decir que alguien estaba rendido o exhausto, pero con el póquer comenzó a usarse para referirse al momento en el que el jugador lo arriesga todo a una mano.  

La pronunciación casera es muy fácil: ol in. 

Frase: 

Bernie Sanders is going “all-in on the $15 minimum wage.

En lo que se refiere al salario mínimo de 15 dólares, Bernie Sanders va a por todas.

Y un aviso: desde que comenzó el confinamiento al menos he recibido cinco llamadas de indeseables intentando sacar tajada del virus. Algunos se han hecho pasar por comercializadoras de Endesa y de Iberdrola. Otros operadores me han dicho que tengo aparatos magnéticos defectuosos en casa, qué querrán decir con eso de magnéticos?

En fin, mucho cuidado y, sobre todo, mucha salud. 

miércoles, 25 de marzo de 2020

No más de diez pero pásalo en grande.

Me ha dicho mi esposo que ha llegado a casa una tarjetita con las recomendaciones sanitarias de la administración Trump. Para los que no sepan inglés: se permite que la gente lo pase bien pero con moderación. Siempre en grupos de menos de diez personas. Ya veremos si nos caerá otra tarjetita anulando esta recomendación o si se deja. O si se amplía el grupo.

 

Abierto por coronavirus

La Universidad de la Libertad, en Virginia, una universidad privada evangélica presidida por Jerry Falwell Jr., gran amigo de Trump, abrirá sus puertas esta semana a sus más de 5000 estudiantes.
Según Falwell, ha contraído una deuda con ellos. Se ha quedado con sus dineros y es de rigor devolverles el pago en instrucción académica, deportes y fiestorros.

El virus no se ensaña con los jóvenes, agrega. Eso sí, por si las moscas, ha decretado que las fiestas no sean multitudinarias y que no se superen los diez cuerpos en la misma habitación. Menos mal que tenemos el mejor presidente para lidiar con una crisis como esta, dijo en la emisora perteneciente a Fox, la cadena conocida por la fidedigna información que disemina.

lunes, 23 de marzo de 2020

Socialismo al rescate

A unos 33000 dólares por cabeza sale en Estados Unidos el tratamiento de la corona que tenemos encima y los votantes demócratas, especialmente las mujeres de color, siguen decantándose mayoritariamente por la opción Biden en lugar de una sanidad pública, seguramente por una extraña lealtad al que fuera vicepresidente con Obama. El coronavirus, ¿ les hará cambiar de opinión?

En otro orden de cosas. En el 2009 la administación Bush nos dio un cheque por valor de unos 800 dólares, creo que se llamaba un cheque estímulo para salir de la recesión del 2008 y gastárnoslo en cuanto nos tocara las manos. Esta vez la administración Trump baraja entregar 1200 dólares solo a las familias más necesitadas. Y  eso, ¿no huele a socialismo?

domingo, 22 de marzo de 2020

Un tanto marcado por el presidente.

Hace un mes Trump volvió a traernos otra manzana de la discordia que le sirvió para marcarse un tanto. Esta vez los afectados fueron los componentes del equipo de hockey conocido como el Milagro sobre el hielo, en inglés, The Miracle on Ice. Un 22 de febrero de 1980 el equipo estadounidense, con plantilla universitaria, derrotó en la semifinal de los Juegos Olímpicos celebrados en la localidad de Lago Plácido, en Nueva York, al conjunto soviético que, hasta el momento, era considerado el mejor del mundo.

First American Olympic hockey team

Obvia decir que esta hazaña, enmarcada por las tensiones de la Guerra Fría, Carter acababa de anunciar que boicotearía los Juegos Olímpicos de verano que se iban a celebrar en Moscú como protesta por la invasión de Afganistán, sirvió para calentar los motores americanos.

Trump parece que también quiso repetir hazaña y sobrecalentar motores, al traerse al equipo a una de sus campañas políticas. Sucedió en Las Vegas. Trump les invita a subir al escenario. El organizador, ojo avizor, antes de tocar las tablas, uno a uno les va despachando una gorrita roja. Lleva una inscripción. Es la MAGA. La Make America Great Again. Haz América Grande Otra vez. Diez jugadores se la ciñen sin reparar siquiera en el color. Otros cuatro, más recelosos, deciden no ponérsela. Lo que iba a ser la celebración de una proeza, Trump la ha dejado en maniobra política. Estos veteranos atletas, a los que habría que haber convocado en la Casa Blanca si se les quería honrar de verdad, allí les dio Carter la enhorabuena, ahora tienen que lidiar con la animadversión de demócratas y republicanos.

Un tanto marcado por el presidente.

jueves, 19 de marzo de 2020

Kit de inglés 186: Hold your horses

Esta semana otra de animales: Hold your horses. Literalmente agarra tus caballos y que debería traducirse por nuestro Ten calmaten paciencia, no te precipites ¡Para el carro! 

La expresión la registra por primera vez Picayune, un periódico de Nueva Orleans en 1844. Mencionar que hasta los años 30 del siglo anterior, la forma horses (caballos) se escribía hosses. Y que los caballos siempre se escriben en plural. Horses en lugar de horse.

Pronunciación casera: jould yor jórsis. Y la buena aquí (segundos 8-9 y siguientes).



Frase: Biden leads Democratic race, but hold your horses, politics junkies.  
Biden encabeza la carrera demócrata a la Casa Blanca, pero no tan deprisa, adictos a la política.

martes, 17 de marzo de 2020

¿Quién es más Sociedad John Birch que la mismísima Sociedad John Birch?

Comenzamos con un tironcillo de orejas al presidente estadounidense, que se queja de que le exportamos los virus. Y el martes pasado concierto multitudinario de 40000 personas en el Madison Square Garden para ver a los Allman Brothers.

Y seguimos con los Koch, esta vez con la sociedad a la que pertenecía papá Koch, la John Birch Society, Sociedad John Birch. Esta sociedad se fundó en Indianápolis, Indiana, un 9 de diciembre de 1958. La sociedad estaba integrada por doce hombres, no sé si con piedad o sin ella. La dirección quedó bajo el mando de Robert W. Welch Jr., un empresario jubilado hijo de Massachusetts que se dedicaba al negocio de los caramelos. Welch bautizó a la Sociedad con el nombre de un misionero baptista que también era militar, y que fue asesinado en China a manos de grupos comunistas al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

[Woman, seated on stool, peeling potatoes, at sink in kitchen]

Con la llegada de la Guerra de Vietnam, la organización pierde fuerza, declive que se hace más perceptible con el fallecimiento de Welch en 1985. Como no podía ser menos, Welch era fervoroso creyente de las teorías de la conspiración, en especial de aquellas que atacaran el comunismo. Él y sus partidarios estaban empecinados con la idea de que los comunistas habían conseguido añadir flúor al agua para poder controlar la mente del que la bebiera.

Aunque no se tienen cifras, la Sociedad parece que está volviendo a coger carrerilla, sobre todo en Tejas. Seguramente la elección de Trump haya aumentado el amor. Los comunistas ya no son su prioridad. Ahora luchan por sacar a Estados Unidos de la NAFTA, volver a los valores cristianos, cargarse las Naciones Unidas, quitarse del medio las carteras de educación y energía y dejar el gobierno federal a la mínima expresión. En cuanto a la injerencia rusa de las elecciones del 2016, esa no molesta.

Entre los miembros más conocidos de dicha organización parece que contamos con otro papá, esta vez papá Trump. Según Roger Stone, consejero del presidente, Fred Trump era amigo íntimo de Welch y aportaba sus dineros a la causa. El Jefe de Personal, Mick Mulvaney, el senador Rand Paul y su padre también pertenecen o han pertenecido a la Sociedad. Pero, sin lugar a dudas, el que es más Sociedad John Birch que la misma Sociedad John Birch es Trump. Y no es que lo diga yo, lo dice el presentador de ideología ultraconservadora, Alex Jones.

domingo, 15 de marzo de 2020

Los cocimientos de los Koch

b&w film copy neg.
Ya es hora de que conozcamos a los hermanos Koch, uno de los grupos de presión de mayor influencia en Estados Unidos y que, a fecha de 2017, con una caja de cien mil millones de dólares, hacía a su conglomerado empresarial el segundo más rico del país. El tándem, del que solo queda Charles, es experto, por nombrar algunos, en los negocios del crudo, de la tecnología química, el de la pulpa y el del papel. Con este historial, lógicamente la hermandad es de los negacionistas, de los que piensan qué va a haber cambio climático, el de bajar a sueldos rastreros el salario mínimo y el de cargarse la seguridad social.

Según Sanders, ellos le escriben la carta al Rey Mago y este, desde su presidencia, se encarga de hacer el pedido. A cambio, dan sus buenos dineros a la causa libertaria y republicana. Por si se quiere ver, ahora que estamos todos metidos en casa, el activista Robert Greenwald recoge en su documental, Koch Brothers Exposed (Los hermanos Koch al descubierto), de 2012, los empujones y los cocimientos de esta pareja.

viernes, 13 de marzo de 2020

Kit de inglés 185: Joe Six-Pack

Y ya que estamos de elecciones y Biden se llama Joe, una forma que se utiliza para referirse al votante de a pie o al ciudadano común. Joe Six-Pack. Literalmente Joe, seis latas de cerveza. Así, lógicamente, no hay por donde coger la expresión, aunque gracias a lo gráfico de la imagen, nos podemos imaginar a un hombre cualquiera, llamémoslo Joe, (Pepe), apurando una cerveza tras otra.

¿Y quién inventó la forma?

Al periodista Martin F. Nolan, colaborador del Boston Globe, se le atribuye su creación en el verano de 1970.

La pronunciación para salir del paso: yóu siks pak. Y la buena aquí.

Frase: Wow, This Sounds Exactly Like What Joe Sixpack Wants.
¡Guau! No podía parecerse más a lo que el votante de a pie quiere.

jueves, 12 de marzo de 2020

Lo que tenemos delante, ¿de qué color es?

La presencia de candidatos como Bloomberg, un hombre con una fortuna personal de más de 600 mil millones de dólares y que se ha gastado unos 500 en solo cien días para poner anuncios a diestro y siniestro, siempre me hace dudar de la volatilidad del votante pero especialmente de lo democrático del proceso electoral. ¿Cómo es posible que, un individuo que quiera hacer su contribución a un candidato, solo pueda entregar 2800 dólares (esta cantidad varía anualmente según la tasa de inflación) y que Bloomberg se haya agasajado con esa millonada?

Sí, ya sabemos que uno puede hacer con su dinero lo que quiera, pero igual que esta cantidad es ajustada en el contribuyente también debería serlo para el candidato que se paga su actuación electoral.

Meterse en las tumultuosas aguas de la financión de los candidatos es un misterio que ni los más avezados saben vadear. Desde el 2010, año en el que el Tribunal Supremo autorizara la presencia de las SuperPAC, (parece que con las PAC no era suficiente), el proceso se hizo más enrevesado. 

Para los que sepan inglés aquí va un cursito rápido sobre el funcionamiento de la financiación política. Un contribuyente este año puede dar al partido 35500 dólares para que el partido decida a quién se entrega el dinero. Una manera para evitar que parezca un soborno. Un individuo también puede dar a un comité de acción política, los famosos PAC, hasta 5000 dólares. Los PACs y cualquiera que quiera dedicar su dinero a echar pestes de un determinado candidato pueden contribuir sin restricciones en un grupo libre de impuestos amparado bajo la cláusula 527 del Código de Servicios de Impuestos Internos.

Y luego tenemos a los SuperPACs, que, con sus dineros, apoyarán o se opondrán a un candidato determinado. La única condición que se les impone a estos SuperPACs es que su actuación debe ser independiente de la campaña y del candidato al que pretende favorecer o perjudicar. Las donaciones a los SuperPACs son de carácter ilimitado. Y serán, probablemente, las fortunas de grandes compañías, esas que pueden permitirse una espléndida contribución, las que decidarán la suerte de un candidato. Eso sí. La Comisión Electoral quiere saber quiénes son esos donantes.

Washington, D.C.--the Electoral Commission holding a secret session by candle-light, on the Louisiana question, February 16th

Por si esto fuera poco, la financiación puede proceder de lo que se denomina dinero suave y dinero duro. (Soft money, hard money). Y cómo no, también contamos con el oscuro (dark money). El suave es el dinero destinado a los PACs, comités de acción política, y a los Super PACs. No hay límite en las contribuciones suaves cuando se usan para apoyar una idea, no a un candidato. El dinero duro es la donación directa al candidato, mientras que al oscuro, como nos imaginamos, no hay quien le pueda seguir el rastro. Aunque, por lo que parece, no hay mucha diferencia entre el suave y el oscuro, ya que el suave parece atravesar un túnel de blanqueo. El oscuro parece venir de las organizaciones sin ánimo de lucro, que no tienen techo en las aportaciones que puedan hacer, y que tampoco están obligadas a dar detalles de su financiación ni a revelar la identidad de los donantes. 

Lo que tenemos delante, una infinita oscuridad.

martes, 10 de marzo de 2020

Lo que me estoy perdiendo.

Lo que, de momento, he visto en Madrid desde que salí el día 8 de Pittsburgh.


  • Dos vuelos y los dos casi llenos. Y no es temporada alta.
  • La envidia de Walmart. Colas en el Mercadona: tipo metro en hora punta. 
  • Escuelas canceladas dos semanas.
  • En el hospital solo se permite un acompañante y un cambio de acompañante por turno.
  • Viajes del Inserso cancelados.

Lo que me estoy perdiendo. 


  • La Bolsa estadounidense desenchufada.
  • Los twitters de Trump, desperdigando virus con la supuesta senilidad de Biden.
  • Los haceres del dirtbag left, (basura izquierdista), una izquierda energúmena que, a Sanders, gracias a su inestimable ayuda, lo está hundiendo con amenazas e insultos a los que, mejor dicho a las que, (las víctimas son casi todas mujeres), se atrevieron a apoyar a Warren. 
  • El minmartes de hoy, con Idaho, Michigan, Misisipi, Misuri, Dakota del Norte y Washington a votar. Michigan es la joya de la corona, con 125 delegados, aunque, según las encuestas, no pinta muy bien para Sanders. Los otros estados ofrecen 352 delegados en total. Y casi todos se casan con Biden.

domingo, 8 de marzo de 2020

Cien años de béisbol

Aunque ya no estamos en el Mes de la Herencia Negra, pero vivo muy cerca de Homestead, una de béisbol de color.

Los Homestead Grays fue un equipo de béisbol profesional para jugadores de color e hispanos. Pittsburgh también tenía el suyo, los Pittsburgh Crawfords. Uno de los mánagers de los Crawfords fue el fotógrafo Teenie Harris. Los Homestead Grays comenzaron su andadura en 1912 y fue en 1950 cuando deciden desmantelarlo. El equipo de Pittsburgh corrió peor suerte. Más tardío, surge en 1930, se vio obligado a cerrar en 1939, debilitado por la fuga de figuras. 

Ni que decir tiene que a estos jugadores, en medio de las leyes segregacionistas, solo se les permitía competir en lo que se llamaba la Liga negra. No importaba que a muchos de estos jugadores les sobrara categoría para participar en las Grandes Ligas de Béisbol o que fueran mejores que otros jugadores blancos. 

Los Josh Gibson, probablemente uno de los mejores bateadores que ha dado este país o los Satchel Paige, que, en 1948, fuera fichado por los Cleveland Indians a los 42 años y se mantuviera en las Grandes Ligas diecisiete años más, (debía de ser bastante bueno cuando Joe DiMaggio dijo que Paige había sido el mejor lanzador, también el más rápido al que se había enfrentado), nunca consiguieron el reconocimiento que se les debía. La ignominia se cebó especialmente con Gibson.   

First colored world series, opening game Oct. 11, 1924, Kansas City, Mo.

Con el fichaje de Jackie Robinson en los Brooklyn Dodgers en 1947, los clubs de las grandes ligas comenzaron a animarse y a contratar jugadores de color. Robinson no lo tuvo nada fácil. En el terreno de juego hinchas y seguidores del adversario le escupían y le tiraban cosas por igual. En los vestuarios muchos de sus compañeros también le hacían la vida imposible. Pero no tenía más remedio que aguantar pues su contrato llevaba una cláusula que decía que, si se quejaba, a la calle

En el video brevísima entrevista al nieto de Gibson.

Por cierto que, el 13 de febrero, se conmemoraron los 100 años de la creación de la Liga para jugadores de color e hispanos. El evento tuvo lugar en Kansas City, Misuri. Ocho equipos formaron parte de la iniciativa lanzada por el padre del béisbol de color, Andrew "Rube" Foster, mánager y también jugador, de los Chicago American Giants.

sábado, 7 de marzo de 2020

Kit de inglés 184: My way or the highway.

Y ya que hace días nos echábamos a la carretera en el autobús electoral, hoy nos volvemos a ella con My way or the highway. Literalmente mi camino o la carretera, y que debería traducirse por si no te gusta ya sabes por dónde se va o si no te gusta, ¡allí tienes la puerta! 


La pronunciación casera: mai güei or de jaigüei. Y la buena aquí, en la voz del coach (instructor) Shane.

De origen incierto, se piensa que esta expresión pudo haber salido del mundo de los negocios o del deporte, probablemente del fútbol americano. Fue a finales de los años 60 cuando despierta. En 2005, según Google Ngram, alcanzó el mayor número de usuarios. Parece que está en claro retroceso, aunque, con las modas, ya se sabe.

viernes, 6 de marzo de 2020

Presentación de Tanto para esto en Fuenlabrada

Y aunque no soy Woody Allen y aún no he lanzado unas disputadas memorias, espero veros en el Centro Cultural Tomás y Valiente de Fuenlabrada, el viernes 3 de abril a las 7 de la tarde, para la presentación de Tanto para esto. 


jueves, 5 de marzo de 2020

El autobús en las distancias cortas

Y mientras Warren deshoja la margarita con el me quedo, no me quedo y Sanders busca con desesperación el voto del electorado de color, en Nueva York será donde más caso le hagan, nos vamos con ellos de excursión en los autocares electorales. Aquí, un breve recorrido, en inglés, de su historia

Y para los que no sepan inglés. Según la revista The New Republic, fue en 1948 cuando, Thomas E. Dewey, republicano moderado y látigo de la mafia, se subió por primera vez al autobús para buscar el voto. En el autobús está la prensa, con lo que los candidatos y sus leales acompañantes deben ciudar muy mucho lo que les sale por la boca. Sin ir más lejos, la campaña del senador demócrata Ed Muskiewas terminó en 1972, cuando a su esposa Jane se le ocurrió decirle a los periodistas que le narraran historias picaronas. 

Atlantic City bus
Pero el que no corre, vuela. Sobre todo cuando las distancias a cubrir son muy grandes y no se tiene tiempo para ir admirando el paisaje ni saludar al público. En la carrera demócrata a 31 de diciembre del año pasado los candidatos gastaron más de 4000 millones de dólares en vuelos privados. En el caso de Biden, por cada veinticinco dólares que gasta, uno y pico lo destina a fletar un avión privado. Sanders, por su parte, reserva uno de cuarenta. Sanders utiliza los aviones de Apollo Jets LLC, una compañía de aviones privados de lujo afincada en Nueva York. El trimestre pasado se dejó mil doscientos millones. Para deshacer el daño al medioambiente hizo una aportación voluntaria de 23, 200 dólares para compensar por las emisiones de CO2. Biden le pisa los talones, con 924000 dólares gastados entre el uno de julio y el treinta de septiembre en 2019. Biden también compensó al medioambiente. Warren va detrás con su donación correspondiente para mitigar los efectos del CO2. Bloomberg es cuarto con 646000 dólares, aunque esta cifra solo cubre unos cuantos días de noviembre y todo el mes de diciembre. El gasto de Klobuchar fue modesto, mientras que Buttigieg también hizo su donativo a la causa medioambiental, redujo las partidas destinadas a los vuelos privados y se subió a más aviones comerciales. 

Aunque claro, estos gastos aún quedan lejos del millón o millones que paga el contribuyente cada vez que el presidente se va a patear a su club privado, Mar-a-Lago. Y me parece que, de donativo para reducir los efectos del CO2, nada de nada.

lunes, 2 de marzo de 2020

¿Qué prefieres Warren?

Hace unas horas me preguntaba qué estaba haciendo Klobuchar en la carrera demócrata y ya lo ha confirmado: quitarse de la carrera a la Casa Blanca y respaldar la candidatura de Biden. Con esta decisión, Klobuchar, al igual que Buttgieg, le entrega a Biden casi todos sus votos. Quizás Bloomberg pueda raspar algunos.

Ahora le toca a Warren pensarse si hará lo mismo por Sanders o si prefiere una de Biden. ¿Qué prefieres Warren?

Y mañana martes, redobles

Y mañana, redobles: Mil trescientos cuarenta y cuatro delegados en lid, un 33.8% del total de votos de todo el país. Catorce estados. Alabama, Arkansas, Colorado, Maine, Massachusetts, Minesota, Carolina del Norte, Tennessee, Utah, Vermont, Oklahoma, Virginia, California y Tejas, siendo los dos últimos, los estados estrella.

California parece que se decanta por Sanders, mientras que en Tejas la contienda será más reñida. Los Bloombergianos aquí pueden dar la campanada. Minesota parece que la retiene Klobuchar, aunque por los pelos. La situación de Warren en su propio estado, Massachusetts, es peor. Según las encuestas, Sanders parte como favorito. Los estados más húmedos, Alabama y Tennesse, seguramente se los lleve Biden. Oklahoma dio la sorpresa en las primarias del 2016 al concederle a Sanders la victoria, pero creo que, esta vez, Biden se llevará el Sooner State, (El Estado tempranero), uno de los sobrenombres por los que se conoce a Oklahoma. Me parece que en aquella ocasión, los oklahomeses prefirieron a Sanders antes que darle la victoria a un Clinton. En Vermont el resultado no tiene ningún misterio. En Utah Biden no gusta. ¿Quizás Bloomberg? Las encuestas dan a Sanders como ganador. Virgina es de Biden. Como también parece que lo será Carolina del Norte. En Colorado seguramente gane Sanders. En Arkansas, claramente Biden, y Maine para Sanders.

Para Warren y Klobuchar el Supermartes es la prueba del algodón. Una derrota en Massachusetts debería sacar del ruedo a Warren. En cuanto a Klobuchar, francamente no sé qué motivaciones tiene para seguir adelante. Gasto de dinero... A menos que esté buscando una oportunidad para convencer a Biden de que no sería una mala vicepresidenta...   

A tener en cuenta: solo los candidatos que consigan más de un 15% de los votos obtendrán la parte proporcional de delegados que les corresponda. En caso de que Biden, por ejemplo, fuera el único candidato que superara la barrera del 15%, se llevaría todos los delegados de ese estado, independientemente del número de votos que hubiera obtenido.

Y aquí dejo a Steyer pasándoselo en grande a ritmo de rap, con una cancioncita bastante estimulante.

sábado, 29 de febrero de 2020

Se ve venir

Resumen: Biden se lleva Carolina del Sur. Sanders es el que se llevará más delegados en la carrera a la Casa Blanca, (ganará por lo que se llama pluralidad, no por mayoría, es decir, conseguirá menos de los 1991 delegados necesarios para salir nominado). Entran los 771 superdelegados a escena, nominan a Biden, y Biden cae derrotado frente a Trump. Con la nominación de Sanders también pudiera suceder lo mismo, no cabe duda, pero, al menos, se respeta la pluralidad.

Desde 1972 los superdelegados han venido acatando la voluntad de los votantes aunque, esta vez, se les ve un poco nerviosos. Uno de ellos, William Owen, miembro del Comité Democrático Nacional que no le hace ascos entregar donaciones a la causa republicana, ya está dando coces para evitar la nominación de Sanders. Si de alguna manera Sanders lograra la nominación, Owens propone al expresidente Obama para la vicepresidencia. Si este la rechazara, el ofrecimiento iría a Michelle Obama.

Bloomberg, que tiene mucho dinero, ya se ha hecho amigo para el Supermartes (previo pago, naturalmente) de dos superdelegados. Ni más ni menos que de los vicepresidentes del partido demócrata de California y del de Tejas.

La cantinela es que, de salir Sanders, los demócratas nunca recuperarán el Senado. Pero con los otros candidatos, a excepción de Warren, la cosa cambia. Los demócratas no se dan cuenta de que, a la causa republicana, le da igual la cara del demócrata, aunque seguramente la prefieran dura.

jueves, 27 de febrero de 2020

Kit de inglés 183: Open a can of worms.

Esta semana nos vamos de pesca con open a can of worms. Literalmente esta expresión se traduce por abrir una lata de gusanos y equivaldría a nuestro meterse en un berenjenal, meterse en una buena o abrir la caja de Pandora.

La pronunciación casera: óupen a can of worms. Y la buena aquí (segundos 19-20).

Se cree que esta expresión sale del mundo de la pesca en la década de los años 50 del siglo pasado. El gusano, que se despachaba en latas de metal, era el cebo más usado en la pesca recreativa. Al retirar la tapa desprendible, había que andarse con cuidado de que no escapara y el pescador se quedara sin sus carnes.

El primer registro escrito que tenemos de esta forma es de 1951, cuando aparece en el periódico Edwardswille Intelligencer de Illinois.

Frase:

Trump’s Diet Coke habit a can of worms.

La dieta de Trump a base de coca cola. La Caja de Pandora.

miércoles, 26 de febrero de 2020

Una contribución lunática.

En el Mes de la Herencia Negra, rendimos honores a la recientemente desaparecida Katherine Johnson, la matemática afroamericana de la NASA en la que está basada Hidden Figures, (Figuras Ocultas), película del 2016.


A su cargo estuvo comprobar, (Johnson hizo los cálculos a mano), que las ecuaciones realizadas por las computadoras que pusieron a John Glenn en el espacio en 1962 con el Friendship 7 eran correctas. La confianza que Glenn tenía depositada en la capacidad de Johnson para cuadrar los números era ciega. Tanto es así, que él mismo pidió que esta hiciera las comprobaciones: si Johnson dice que [los cálculos] están bien, entonces estoy listo para marcharme, dijo

Quizás el proyecto más importante en el que trabajara Johnson fuera la misión de la nave Apolo 11. Se le encomendó trabajar con los ingenieros de la NASA para calcular el lugar y el momento idóneos para el lanzamiento.

En el 2015 el presidente Obama reconoció su labor, otorgándole la Medalla Presidencial de la Libertad. Una vida de ciento un años, treinta y tres en la NASA. Una lunática y envidiable contribución.   

martes, 25 de febrero de 2020

Porque es Carnaval

Y mientras la ciudad de Nueva Orleans lo pasa en grande con el Martes grasiento, (Martes de Carnaval), los candidatos demócratas también preparan su jolgorio personal para sacar pecho en el debate de hoy. Trump, que acaba de concluir su viaje a la India, se trae un acuerdo de compra valorado en unos tres mil millones de dólares bajo el brazo. Material militar y helicópteros de ataque se comen la mayor parte del pedido.

El presidente prometió volverse con un acuerdo comercial increíble, pero me parece que su gozo en un pozo. Quizás si se hubiera encomendado a su consejera espiritual, la telepredicadora Paula White-Cain, otro gallo le hubiera cantado. Desde octubre del 2020 White-Cain, una mujer excepcionalmente dotada para los negocios, devota de la teología de la prosperidad, creencia religiosa que, básicamente, se puede resumir en un principio: cuanto más dinero le des al pastor, más bendiciones financieras del Todopoderoso te llevarás, es consejera de la Casa Blanca en los asuntos relacionados con la Faith and Opportunity Initiative (Centro dedicado a la Fe y a la Iniciativa sobre Oportunidades) creado por Trump en 2018. Desconozco si las Oportunidades son de carácter religioso, económico, una combinación de ambas o si las Oportunidades son de otro tipo. 

White-Cain, primera pastora que ha participado en la invocación religiosa de la ceremonia de investidura de un presidente, además de asesorar a Trump en los asuntos de la fe, decir que no cobra sueldo por las consultas y que se ha hecho un cursillo de ética que la acredita para trabajar en la Casa Blanca, también tiene tiempo para seguir escribiendo y salir en televisión. Y debe ser una mujer todoterreno para poder sacar a las ondas su Paula Today de lunes a viernes y atender las necesidades de su megaiglesia en Florida. 

Me pregunto si hoy Trump tirará de teléfono para pedirle a su asesora espiritual que la sangre todopoderosa de Dios derrote a los demócratas retransmitidos esta noche, a partir de las 8, hora de Pittsburgh.  

Porque es Carnaval.

domingo, 23 de febrero de 2020

¿Vuelta a Kennedy?

[William Jennings Bryan, Democratic party presidential candidate, three-quarter length view standing on stage next to American flag]
Según las encuestas parece que la victoria de Sanders, de producirse el 29 de febrero en Carolina del Sur, será más ajustada. Razones principales: los territorios sureños suelen ser más moderados electoralmente hablando. Además, en Carolina del Sur, Biden también cuenta con el efecto Obama.

A tener en cuenta: 63, 5% de votantes blancos, un 26, 5% de electores africanoamericanos y un 5, 79% de población hispana o latina. Sanders está movilizando el voto latino, pero Biden cuenta con mayor apoyo entre la población afroamericana, aunque según un estudio de NBC News y el Wall Street Journal, el margen se está reduciendo a nivel nacional.

Ya veremos si el Medicare para todos convence y si la propuesta de Sanders de hacer que los que ganen más de diez milloncejos de dólares al año paguen un 50% les da grima a los surcarolinos. Por cierto que, en 1963, los que ganaban más de 100000 dólares (unos 770000 dólares en 2015), le dejaban a Hacienda un 91% del salario y las empresas un 52%. Poco antes de su asesinato, Kennedy, asistido por el economista keynesiano Walter Heller, propuso reducir estas tasas. Johnson consiguió aprobar esta reducción. El 91% pasó a un 70% y el 52% se quedó en un 48%.

Desde el 2017, las grandes empresas teóricamente pagan en impuestos un 21%. Y digo teóricamente porque 379 lograron una rebajita en la tributación del 2018 y se quedaron en un 11,3% y otras, más piratillas, consiguieron quedarse con todo.

Kennedy, ¿aprobaría el plan Sanders?   

sábado, 22 de febrero de 2020

El show de hoy.

Y dentro de unas horas, a las 12, hora de Nevada, se lo toman con tranquilidad, comienza el espectáculo. Las chicas han decidido, deprisa y corriendo, aceptar donaciones de las super PAC (organizaciones destinadas al apoyo de un candidato político). Persist PAC ayudará a Warren mientras que Kitchen Table Conversations apoyará la campaña presidencial de Klobuchar.

Bloomberg parece que perdió un poco de credibilidad el otro día con la preguntita de Warren y Biden no perdió comba y se unió al nervio de esta, aunque, con el historial que a Biden se le ha achacado en cuestión de mujeres, quizás hubiera sido mejor que no hubiera participado en el careo. Sanders, acertadamente, prefirió no meterse en las imputaciones contra Bloomberg. Es obvio que a Sanders sus compañeros demócratas lo temen. Y mucho. A todos los candidatos se les preguntó si, en caso de que no hubiera un ganador claro, se debía entregar la carrera a la Casa Blanca al que tuviera mayor número de delegados, aunque no llegase al mínimo requerido (1990 delegados). Todos dijeron lo mismo: todos menos Sanders, claro, que dijo que, efectivamente, el candidato elegido debería ser el que tuviera el mayor número aunque no llegara a ese cupo. 

Vamos a ver si los PAC y la paliza a Bloomberg le sirvió a Warren de algo. 

viernes, 21 de febrero de 2020

Kit de inglés 182: Can't carry a tune.

Y esta semana una de música y de cantos: Can't carry a tune. Expresión que equivaldría a nuestro cantar fatalLa pronunciación de andar po casa cant cárri a tíun. Y la buena aquí, con Jerry Lewis, (minuto 1:02-1:07 y siguientes). 

La expresión parece que surge en Nueva York. La publicación semanal The Richmond County Mirror la recoge por primera vez en 1837. Algunas veces la podemos encontrar con el añadido in a bucket (en un cubo) para hacer la expresión más exagerada. Una especie de cantar peor que un grillo mojado. 

Eleven musicians posed with their musical instruments, in the Washington, D.C. area
Como era de esperar el calendario estadounidense tiene su semana dedicada al saber cantar, que siempre se celebra alrededor de la onomástica del bostoniano William Billings, nacido un 7 de octubre de 1746, y al que se considera el padre de la música coral americana. Decir que, desgraciadamente, Billings murió en la pobreza, sin un copyright que llevarse a la boca. No patentó sus composiciones, por aquel tiempo los derechos de autor no se estilaban, y otros las hicieron suyas. 

Frase:

I can't carry a tune, but my father sings very well. 
Canto fatal, pero mi padre canta muy bien.

miércoles, 19 de febrero de 2020

La Guía Verde me lleva de veraneo a...

[Men and woman playing croquet]
Y nos vamos con la guía verde hasta Idlewild, en Michigan, uno de los pocos lugares en los que estaba permitido el acceso a veraneantes de color. La idea de hacer de Idlewild un paraíso para la gente de color con pudientes no salió de la comunidad de color, sino de unos cuantos especuladores blancos a los que se les hicieron los ojos chiribitas con la posibilidad de hacerse de oro. En 1912 compraron el terrenito que luego vendieron en parcelitas a acaudaladas familias. Madam C.J. Walker, una mujer que labró su fortuna en el negocio de los cosméticos y los productos capilares y a la que se considera la primera mujer de color que se hizo millonaria en Estados Unidos, adquirió una de esas parcelas.

A este paraíso no le faltaba de nada, de hecho se le conocía con el nombre del Edén negro de Michigan. Lagos para pescar, remar y nadar, zonas para ir de acampada y hacer sus barbacoas, montar a caballo o patinar. Por la noche, clubs nocturnos, los más famosos quizás fueran el Flamingo y el Paradise Club, para entretener a la clientela. Por la escena nocturna de Idlewild pasaron personalidades como Jackie Wilson, Sarah Vaughan, Louis Armstrong, Dinah Washington o Aretha Franklin.

Como le sucediera al libro de Green, la escena de Idlewild perdió su luz con la Ley de Derechos Civiles de 1964. Más información sobre Idlewild en el Canal Smithsonian.

Curiosidad: Antes que Idlewild, estuvo Highland Beach, en Maryland. En 1893 Charles Douglass, veterano de la Guerra de Secesión e hijo de Frederick Douglass, el famoso abolicionista, harto de que Maryland le negara la entrada en las zonas playeras, decidió adquirir la suya.

Y otra curiosidad: Hacia 1900 parece que el juego que más se practicaba en las playas era el croquet. No confundirlo con el cricket.

martes, 18 de febrero de 2020

Si soy negro, ¿dónde puedo pasar la noche?

Y seguimos con más homenajes al Mes de la Herencia Negra. Esta vez con la guía de viajes de Victor Hugo Green, veterano de la Primera Guerra Mundial y empleado de correos en Harlem, Nueva York, que en 1936 logró que le publicaran The Negro Motorist Green Book, (El libro Green para el automovilista de color), un instrumento indispensable para vadear las carreteras bajo las imposiciones Jim Crow (leyes segregacionistas) hasta su desaparición en 1964 durante la administración de Johnson. (La última edición salió en 1966).   

El libro parece que surgió de una conversación con un amigo suyo que era judío. El amigo le dijo que los judíos contaban con un libro en el que se indicaban los lugares de la región de los Catskills, el Cinturón Borsch, en los que podían poner los pies y eso le encendió la bombilla a Green. Esta guía indicaba a los viajeros los lugares en los que serían bien recibidos en el territorio americano. La guía no solo daba un listado de hoteles y restaurantes, sino que también cubría otro tipo de servicios: peluquerías, gasolineras en las que repostar, librerías, bancos, farmacias... Y las ciudades que evitar cuando llegara el atardecer, ya que, en algunas, no se les permitía pernoctar.

En definitiva, el libro, que en poco simplemente pasó a llamarse el Libro Green, hacía un listado de los lugares en los que los conductores y sus familias pudieran dar esquinazo al racismo y evitarse humillaciones. Personalidades famosas como el escritor Langston Hughes, el boxeador Joe Lewis o el doctor Luther King Jr. utilizaron la guía.

Para los interesados hay bastante metraje cinematográfico sobre la guía de viajes. En el 2018 salió The Green Book, con Mahershala Ali y Viggo Mortensen, película basada en la relación de un pianista y su chófer-guardaespaldas. Si se pretende algo más elaborado The Green Book: Guide To Freedom (El Libro Green: Guía a la libertad). Disponible en el Smithsonian Channel.

Curiosidades: la guía comenzó con 10 páginas. En 1949 ya contaba con más de 80. Con más de 9500 lugares registrados, hoy solo quedan en pie un tercio.

lunes, 17 de febrero de 2020

Fuera de aquí.

The black laborer
Aún estamos en el Mes de la Herencia Negra, termina el 29, y hoy traigo dos infamias de Pensilvania. En septiembre de 1923, la ciudad de Johnstown, a unos 100 kilómetros de Pittsburgh, obligó a su población negra a abandonar la ciudad.

El asesinato de cuatro policías a manos de Robert Young, un hombre de color, fue el detonante para que el alcalde de Johnstown, Joseph Cauffiel, decidiera tomarse la justicia por su mano y obligar al éxodo a todas aquellas personas de color que llevaran menos de siete años viviendo en la ciudad. La mayoría llegó a Johnstown con la Primera Gran Migración para trabajar en las fábricas de acero. 

Unas 2000 personas se vieron afectadas por esta medida. Y, ya que estaba puesto, el alcalde también decidió añadir al bote a los mejicanos que residían en la ciudad. Como era de esperar la reacción del KKK (Ku Klux Klan) fue inmediata, participando en la quema nocturna de doce cruces y garantizando así unos cuantos votos para el alcalde que estaba en época de primarias. Los que fueron obligados a abandonar su ciudad parece que se refugiaron en Pittsburgh y en las inmediaciones.

Las gentes de Pittsburgh y las ciudades colindantes, que, sin duda, sabrían por los periódicos o por el boca a boca de las técnicas aplicadas en Johnstown, decidieron no perder el tiempo y ponerlas en práctica semanas después. La oportunidad saltó cuando un hombre de color asesinó a Thomas Rowland, un hombre de setenta y tres años y dejó malherida a su nieta de once. Fue Stowe Township la ciudad que esta vez obligara a la población de color, unas doscientas cincuenta personas, a dejar la ciudad.

Para abortar las directrices del comité de vigilancia que surgió a raíz de las fechorías cometidas un 9 de octubre y evitar que la expulsión no se llevara a cabo, las fuerzas del orden, encabezadas por el detective Robert H. Braun, patrullaban la ciudad. Sin embargo no parece que consiguieran hacer un buen trabajo ya que el éxodo fue en masa. De los doscientos cincuenta habitantes de color que tenía la ciudad, solo se quedaron unos cincuenta, a los que, como era previsible, se les hizo la vida imposible.

Mientras tanto, los estados del sur de la época, un condescendiente abuelete para sus descarriados nietos, se frotaba las manos y les animaba a que volvieran a casa, a que metieran sus trastos en la maleta y dejaran atrás el desprecio norteño para encontrar el solaz que merecían entre los bucólicos algodonales que se habían quedado sin mano de obra. 

Curiosidad: entre estos dos incidentes, también hubo otro éxodo en South Bend, Indiana, ciudad del excalde Buttigieg. En esta ocasión fueron unas dos mil personas las que tuvieron que dejarlo todo por una amenaza del KKK.

Y hoy, lunes, para algunos ya martes, Día del Presidente en Estados Unidos. O del No Presidente. Según quien lo mire. Y otra curiosidad. Iowa no tiene el Día del Presidente pero celebra el cumpleaños de George Washington.

Los interesados en estos episodios podrán encontrar más información en Banished from Johnstown, (Expulsado de Johnstown), un libro de Cody McDevitt. Solo en inglés.

domingo, 16 de febrero de 2020

Aló la pasta.

Y con las primarias a las puertas de Nevada unos datitos del estado: Poco más de tres millones de habitantes. Casi la mitad de la población, un 48,8%, blanca. Hispanos o latinos un 29% y un 8, 78% africanoamericana. Asiáticos, un 8, 06%. Casi un 31% de la población no habla inglés en casa. Un 90, 6% son ciudadanos. 

Parece que, esta vez, Buttigieg y Klobuchar pueden correr peor suerte que en Nuevo Hampshire. Buttigieg cuenta con el apoyo de los veteranos, pero entre los votantes de color solo consigue un apoyo del 4%. Aunque Klobuchar lo tiene peor, con un 0 pelao y mondaó. El problema de Klobuchar es claro: la población afroamericana apenas la conoce. Con Buttigieg la cosa cambia: los votantes de color le tienen reservada una pregunta: por qué bajo su alcaldía aumentó el número de arrestos de residentes de color acusados por posesión de marihuana. 

Biden no me parece que esté mal situado en Nevada: Aunque Kamala Harris le sacara los colores con el tema del autobús y lo llamara públicamente racista, esa sentencia ya permanece en el olvido. Además, Biden sí que se ha dejado muchos cuartos para ganar la confianza del votante de color. Otro factor que juega a su favor es que, al haber sido vicepresidente con Obama, puede que se le mire con mejor ojo. 

Election night crows at star

En cuanto a Sanders, me parece que es el que más tracción tendrá en Nevada. También entre la población LGBT (Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transgénero). Creo que muchos miembros de esta comunidad consideran a Buttigieg un niño pijo blanco y prefieren las propuestas económicas y sociales de Sanders.

En cuanto a Warren, me parece que tendrá que volver a conformarse con un tercer o cuarto puesto. Si eso sucede, corre el peligro de tener que bajarse de la competición por falta de recursos económicos, en la que, no lo olvidemos, queda Bloomberg. Y a este no le falta dinero para pagarse los anuncios. Sanders tampoco anda mal de dineros y a Buttigieg el apoyo económico le sale por las orejas.  Por cierto que, entre la población de color, de momento, Bloomberg cuenta en los estados del super martes con un apoyo del 22 por ciento. 

Aló la pasta.

sábado, 15 de febrero de 2020

La nueva Murcia americana es...

Acabamos de salir de Iowa y parece que un proyecto de ley que se presentó hace poco y que está amparado por trece representantes republicanos avanza a toda máquina: el pin parental.

De ser aprobado, el distrito escolar se verá en la obligación de advertir anualmente a los padres sobre cualquier material escolar y eventos relacionados con las orientaciones sexuales y cuestiones de género que se traten en el centro. ¡Para que te fastidies, Pete!  

jueves, 13 de febrero de 2020

Kit de inglés 181: Pork barrel

Con tanto gasto propio de campaña electoral, hoy traemos una expresión cargada de comida con el cerdo asomando el morro. Pork barrel. La traducción literal es barril porcino y que se traduce por clientelismo o uso innecesario de fondos estatales para conseguir votos o apoyo ecomómico de un determinado sector.  

Es en junio de 1909, cuando la prestigiosa revista londinense Westminster Gazette recoge por primera vez de manera escrita el barril porcino en el coso político, aunque, parece ser que, esta práctica, es de tiempos anteriores y hasta el mismísimo Abraham Lincoln ya la usaba.

Algunos consideran que el aspecto político de la expresión surge con The Children of the Public, (Los niños de la gente), una narración de Edward Everett Hale escrita en 1863. 



Otros defienden que su origen se sitúa en los años anteriores a la Guerra de Secesión, cuando los esclavistas entregaban a sus esclavos un barril de cerdo en salmuera para que se pegaran por él. 

La pronunciación de andar por casa no presenta muchas dificultades: pork bárel. Y la buena aquí.

Frase:

Trump endorses return to pork-barrel spending projects as means to create unity.

Trump apoya la vuelta al clientelismo para crear unidad.  

Curiosidades: normalmente es el Departamento de Defensa el que más casos porcinos registra.

Fue bajo la administación Bush, en el 2006, cuando el dinero destinado a la partida porcina alcanzó un máximo histórico de 30000 millones de millones repartidos en 14000 proyectos.

miércoles, 12 de febrero de 2020

Nos lo echamos a las cartas en ...

Y ya estamos con los ojos puestos en Nevada con otro empujón primario de los demócratas el 22 de febrero. Y esperemos que no volvamos a tener problemitas tipo Iowa, porque el recuento de votos puede volver a ser espinoso ya que, como allí, también se va a incluir, por primera vez, una primera ronda de votos individuales, una segunda que permita un nuevo conteo con los votos que los candidatos que han obtenido el menor porcentaje de votos (normalmente se establece en un 15%) han donado a otro candidato de su elección. Finalmente la tercera lista da el vencedor con los delegados obtenidos.

[Three unidentified soldiers playing cards, smoking, and drinking in front of American flag]

Los de Nevada, para evitarse el apretujón del día 22, han sido un poco más avispados y han permitido el voto anticipado que será del 15 al 18 de febrero. Y también, como suponíamos, han dicho que no van a contar con Shadow Inc., la infame aplicación que se utilizó en Iowa, aunque, de momento, los demócratas parece que no tienen un plan B para sustituirla, con lo que, peligro, nos plantamos con un échale mano a lo que puedas y nuevo desastre que desencajará de risa las mandíbulas republicanas y razón no les faltará.     

En caso de que haya empate, como no iba a ser menos, en tierra de juegos, lo echarán a las cartas. Y tiene su método. Se barajan siete veces, tiene que hacerlo el presidente de la mesa, no sé si por alguna superstición. Después, los grupos que apoyan a su candidato, sacarán una carta (solo se permite una carta por candidato). Gana el grupo que haya sacado para su candidato picas. Le siguen los corazones, diamantes y tréboles. Los ases son los que más valen y los comodines se sacan de la baraja. 

Para los amantes de los datos: en el 2016 Sanders obtuvo 15 delegados, un 47, 29% de los votos, frente a los 20 delegados de Clinton. Veremos si es capaz de superarse.

martes, 11 de febrero de 2020

Llevárselo de calle con la ...

No sé si la teoría del dobladillo (el indicador hemline) se asentará este año, o si la venta de pintalabios y de medias se disparará, (algunos los consideran posibles indicadores del estado de la economía), pero si los demócratas quieren llevarse la presidencia y llevarse el Senado, el cuerpo que lleva la voz cantante, hay dos cosas que el partido demócrata ya tendría que estar haciendo:

  • enviar mensajes machacones a los pensionistas, a los que estén cercanos a la jubilación y a los que tengan a cargo personas con discapacidades, que, de salir Trump, se quedan con un medicare privatizado, que, por supuesto, solo busca el beneficio de sus clientes. 
  • La otra es no perder el tiempo intentando captar votantes que no van a cambiar de idea en ciertos asuntos. El derecho al aborto es uno de ellos. Estos votantes, que muy bien pudieran estar a favor de una cobertura médica estatal, incluso condenen las políticas migratorias de Trump y que a lo mejor también crean que el cambio climático es una realidad, sin embargo, someten estas creencias a sus convicciones religiosas. En una palabra, la mentalidad de estos votantes es inamovible. Lógicamente siempre existirán excepciones.
Para llevarse al votante de calle, hay que trabajarse la sanidad.

Al Estado de Granito

Con la política a cuestas. Hoy, en el Estado de Granito, uno de los cuatro apodos de Nuevo Hampshire. Los otros tres son Madre de Ríos, el Estado de la Montaña Blanca y la Suiza de América.

Sanders parte como favorito y Buttigieg a seis puntos. Los premios de consolación están bastante reñidos. Warren un punto por delante de Biden y de Klobuchar, que están empatados en intención de voto. Las urnas se abrieron entre las 7 y las 8 de la mañana (cada municipio señala la hora que le venga bien) y se cerrarán entre las 7 y las 8 de la tarde, hora de Pittsburgh. Para Biden, después de la debacle en Iowa, repetir derrota le dejaría muy tocado, y a Warren, un tercer puesto otra vez, le pondría muy nerviosa.

Dos estados más, Nevada y Carolina del Sur, antes del Supermartes (3 de marzo), cuando votarán catorce estados.

Dada la cercanía de Vermont, es probable que Sanders recoja el efecto afectivo y se haga con el primer puesto. Esperemos que, esta vez, el conteo, que se hará a la antigua usanza, no falle.

domingo, 9 de febrero de 2020

Con la pelambrera no se juega

Está claro que a nuestro presidente le molesta que le retoquen el pelo. Era allá por diciembre del 2015 cuando Trump le echaba la culpa a Obama de que, en algunos lugares a los que iba, no se pudiera lavar el pelo en condiciones. El chorreón de agua que salía de las duchas era un desastre, según él, y esta semana, seguimos con la pelambrera a cuestas. Esta vez no ha sido culpa de Obama, sino de algún degenerado que le ha pillado desmelenado, aunque esta vez el corte lo ha achacado al viento, y con un bronceado que parece que acaba de salir de una cabina de centro de estética. Noticias falsas, les dijo a los curiosos y a sus seguidores en Twitter.

Curiosamente hace un par de días estuve viendo The brainwashing of my dad, (El lavado de cerebro de mi padre), un documental del 2016 que no tocaba ni los pelos ni la cara de Trump, sino la impresionante capacidad que ha desplegado la derecha para captar mentes. Los intentos de la izquierda, como este photoshop que le han hecho al presidente, a la altura del betún.

Ya mencioné la impagable labor de Rush Limbaugh, presentador de radio que acaba de salir condecorado por los servicios prestados a la causa con la Medalla Presidencial a la Libertad. Un hombre que, como nuestro presidente, no para mientes en repartir piropos: una poderosa artillería es su repertorio para sacar adelante el programa.

Tampoco podía faltar Roger Ailes, presidente de la FOX fallecido en el 2017. Consultor de medios para algunos presidentes republicanos desgraciadamente tuvo que salir por la puerta de atrás acusado por veintitrés víctimas de acoso sexual.

Grover Norquist es otro peso pesado de la obra republicana, incansable en su labor por calentar los ánimos de la grey. A su iniciativa de reunirse los miércoles, (actividad que vienen haciendo desde 1993), solo se accede previa invitación, se la ha denominado la estación Gran Central del movimiento republicano.

In "barbers' row." There are forty of these crude, improvised barber's chairs in a row along the quay in the Piraeus, the sea port of Athens This victim is being shaved. Is [i.e. when] his hair were being cut the wind would blow his shorn locks down the quay.

También tuvimos otros jugadores, como Bob Grantque pusieron su granito de arena en esto de jugar a meter miedo en el cuerpo y extender la duda. Hoy en día los twittazos con la palabra mentiroso y sus derivados, mejor si se escriben en mayúsculas, he observado que, al menos en Estados Unidos, parecen ser muy efectivos. Frases cortas, sin duda, que nos lleguen bien a todos y que retumben mejor en las neuronas.

Ha debido ser un niño o un demócrata muy torpe el que haya manipulado el pelazo y la cara de Trump.

jueves, 6 de febrero de 2020

Kit de inglés 180: a snowball's chance in hell

Con el esperado desimpichamiento del presidente, qué menos que una de política. A snowball's chance in hell. Literalmente oportunidad de una bola de nieve en el infierno y que debería traducirse por no tener ninguna posibilidad de que algo salga adelante o por nuestro ni de broma o cuando las ranas críen pelo, pues es evidente que la nieve, con el calorcillo infernal, no aguantaría ni un asalto en terreno tan inhóspito. Aunque, con un poco de ayudita, como se puede ver en el experimento de GE (ver vínculo que aparece a continuación), hasta una bola de nieve se puede salvar de la quema.

La pronunciación para salir del apuro: a sssnóubols chans in jel. Y la buena en este experimento con explicación de la expresión. (Segundos 14-25).

Y parece que la forma sale de Detroit en 1880, con el periódico Detroit Free Press. La expresión denostaba a George Congdon Gorham, candidato a gobernador de California en 1867, y crítico con la administración del presidente republicano Rutherford Birchard Hayes.  

Frase: 

Team Trump Laughs at Mayor Pete: He’s Got a ‘Snowball’s Chance in Hell.
El equipo de Trump se ríe del alcalde Pete: no tiene ninguna posibilidad. 

miércoles, 5 de febrero de 2020

Economía pura y dura

La sorpresita sanitaria del estado de la Unión: Trump anima al Congreso a que aprube normativa que contemple la bajada de los precios de algunos medicamentos. La propuesta la trajo al Senado el representante republicano Chuck Grassley, pero, héteme aquí que, sorpresa otra vez, Mitch McConnell, la voz cantante de la mayoría republicana del Senado, ha dicho que ni harto de sopas, y lo que es voluntad de senador que no la borre presidente.

Los demócratas ya habían propuesto la HR3, la Elijah E. Cummungs Lower Drug Costs Now Act, una propuesta aprobada por el Congreso pero que no pasará la criba del Senado. Con la HR3, el gobierno tendría que negociar directamente con las farmacéuticas, y es práctica prohibida desde el 2003. Dosciento cincuenta medicamentos en la propuesta, también la insulina, y por ahí, con eso del cuasi monopolio de tres farmacéuticas, sale un dineral.

También otro grande de las líneas republicanas fue condecorado anoche con la Medalla Presidencial a la Libertad: Rush Limbaugh. El presentador de radio con una misión que atrapa semanalmente más de trece millones de mentes, su programa es el de mayor audiencia en Estados Unidos. Aunque sus filas sin duda andan más flojas en orejas de color. Para contrarrestar el momentáneo mal sabor de boca que este reconocimiento pudiera dejar, el presidente, que no consigue que la población de color lo quiera más, las encuestas dicen que 8 de cada 10 lo consideran racista, les ha prometido que les dará más puestos de trabajo y que aflojará la presión fiscal para los inversores que quieran o puedan reavivar áreas mortecinas.

Y el discurso de la gobernadora: atacar el estado de la economía. Y la pastilla obligada de que el gobierno trabaja duro por nosotros. 

Y en menos de cinco horas más teatro. Mitt Romney, uno de los dos republicanos que votó junto a los demócratas a favor de traer testigos al procesamiento de Trump, hablará a las 2 de la tarde de aquí, 8 en España.

martes, 4 de febrero de 2020

¿Cómo está la Unión?

Anda que no hay apretujones en la agenda de esta semana. Aún no tenemos los resultados de los caucus, se esperan a partir de las 8 de esta tarde hora de aquí, y el presidente va a dar su tercer estado de la Unión a las 9 de la noche, y al día siguiente el Senado votará los dos artículos del impeachment a Trump, abuso de poder y obstrucción al Congreso, que, seguramente, no saldrán adelante, y mucho menos culminen con su sustitución. No veo muy probable que veinte senadores republicanos le den calabazas a su líder. Los demócratas acabarán tirándose de los pelos y con la reputación más mermada con esta maniobra.

Algo más gordo y que no pudiera ocultarse, capaz de ofender al votante republicano y que le afectara directamente, no unos ucranianos, esos están muy lejos, me parece a mí, tendría que ser, para que Trump se viera obligado a dejar el cargo. Unas declaraciones grabadas impichatorias a lo Watergate con la voz del presidente me parece a mí que tampoco surtirían el efecto deseado. A menos que, su locura por probar su inocencia en el caso impeachatorio, sacara a relucir una ignominia contra el pueblo y las instituciones americanas.     

¿Y de qué va a hablar el presidente? Del gran resurgimiento americano. La economía sin lugar a dudas será su adalid. Motivado por las propuestas demócratas quizás mencione una sorpresa que nos tiene preparada en el tema sanitario. Con la inmigración y la seguridad nacional se llevará de calle a sus votantes y pescará unos cuantos (o unos muchos) indecisos y otros tantos demócratas, que, convenientemente adoctrinados por los haceres, entre otros, de la Fox, acabarán convencidos de los males de la inmigración.

Dos invitados a la Casa Blanca. Tony Rankins, veterano de guerra de Afganistán y Raúl Ortiz, subdirector de la vigilancia fronteriza estadounidense. Y dos mujeres  para responder al discurso de Trump: Gretchen Whitmer, gobernadora de Michigan, y en español, Verónica Escobar, diputada por Tejas.

Sorpresa...

El día 2 de febrero habló Phil, la marmota, confirmando que ya tenemos la primavera encima y no se ha equivocado, porque hoy lunes, hemos llegado a 15 grados en Pittsburgh. Phil no es el único que ha abierto la boca: también lo han hecho las asambleas ciudadanas de Iowa. Y han declarado (a las 12:33 de la noche) que Biden no es el que más gusta. Y, con Dana Remus, su consejera, ya está en la carretera de camino a Nuevo Hampshire. Sanders en cabeza, seguido de Warren y, muy cerca, Pete Buttigieg. Pero estas posiciones pueden variar porque, por lo visto, el recuento de votos va para largo. Problemas técnicos. La aplicación móvil no se deja descargar y les está haciendo trabajar duro. Y no, no son los rusos.

domingo, 2 de febrero de 2020

De quita y pon

En Estados Unidos hay una obsesión (a veces necesaria) con emparedar. Ahí tenemos al pobre del yerno de Trump, que, además de vérselas con la seguridad en el Medio Oriente, en Estados Unidos tiene que lidiar con la reforma del sistema de la justicia penal y el paredón que le ha encargado el suegro para separarlos de México. Mientras tanto, el nivel del mar sigue subiendo y Trump, aconsejado por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, se está pensando si levantar una barrera marina. Y quiere empezar por Nueva York. Y en la más modesta Pittsburgh, otra de paredes gracias al movimiento tiny houses, casas pequeñas.



En Pittsburgh, que anda sobrada de casas, es cierto que en muchas hay que entrar con piqueta, pero en otras solo hace falta una pequeña reforma, una empresa, basándose en el modelo de las viviendas incrementales del arquitecto chileno Alejandro Aravena, que a su vez bebe del proyecto de la vivienda de autoconstrucción PREVI en Lima de los años 60, indiscutiblemente nutridos por las ideas del davincesco Buckminster Fuller, te monta una casa en dos días. Tejado plano y reciclable, al igual que las paredes. Casa prácticamente hermética, los recursos no salen por la ventana. Apenas hay clavos y las paredes se hacen a medida. El único punto que no trata Module, así se llama la empresa dedicada a estas casas prefabricadas, es el carácter social de la vivienda. Lógicamente, el despacho de arquitectos está para ganar dinero y puede poner los precios que le dé la gana, pero cuando en Garfield, una especie de Carabanchel, se piden 435000 dólares cuando por 178000 se puede encontrar algo bastante decente en la misma zona, no hay otra manera de llamarlo: pasada.

La compañía reconoce que hay una crisis inmobiliaria nacional, supongo que se referirá a la incapacidad de un habitante potencial para comprar una casa con su mermada nómina. Es cierto que las facilidades de pago de las viviendas sociales que da el método Aravena, el -cuando la economía lo permita hago un ensanche o quito una habitación- concepto de “vivienda progresiva”, la casa crece o disminuye según las necesidades de los habitantes, las retoma esta empresa, aunque claro, con los 435000 que le piden a uno por el proyecto inicial, no sé a quién le iban a quedar ganas para meterse en obras sucesivas.

Aquí dejo un ejemplo de una colonia, project lo llaman, de casas pequeñas subvencionadas en Oregón. Los inquilinos son personas que han salido de la cárcel y no encuentran casero que se arriesgue al arrendamiento. Esa es nueva construcción para todos. El modelo que Module nos trae a Pittsburgh, una de las ciudades más debilitadas por la economía, es para los que ya están arriba. Y bien arriba.

jueves, 30 de enero de 2020

Kit de inglés 179: Comstockery

Esta semana una de quema de libros y eliminación del vicio. Comstockery. La traducción al español: censura.

La pronunciación de andar por casa tiene dos formas: cámstaqueri o camstáqueri. Y la buena aquí.

Fue al dramaturgo irlandés George Bernard Shaw al que debemos la creación del término. En 1905, con motivo de la puesta en escena en Estados Unidos de su obra Mrs. Warren's Profession, (La profesión de la señora Warren), nos hacemos una idea de la profesión, Shaw respondió a los ataques verbales del señor Anthony Comstock (1844-1915) acuñando, en su honor, la forma que nos ocupa.

St. Anthony Comstock, the Village nuisance

El señor Anthony Comstock, fundador de la Sociedad neoyorquina para la supresión del vicio (New York Society for the Suppression of Vice) a Bernard Shaw le tenía una especial inquina, aunque Comstock no le hacía ascos a cualquier libro que considerara indecente. Desde su cargo, (fue nombrado inspector postal), logró interceptar libros, postales y todo tipo de material que considerara obsceno. Su odio hacia lo depravado era tan mayúsculo que los libros de anatomía y los maniquíes en los escaparates le ponían los pelos de punta. Comstock, tan celoso, se jactaba de haber metido tres mil almas en chirona y de haber sido el causante de quince suicidios. Con el presidente Grant, en 1873, se aprobaron las leyes que llevan su apellido.

Frase: 

Setback for Comstockery.
Revés para la censura.

miércoles, 29 de enero de 2020

¿Heredero de Tiziano en Estados Unidos?

Hoy una entrada con el genio del speed painting o pintura rápida. Denny Dent no sabía nada de pinceles digitales. Eran sus pinceles, normalmente tres en cada mano, los que, frenéticamante, se afanaban por dar forma y cuerpo al enorme lienzo que lo miraba. Sus trazos, a veces gruesas salpicaduras, daban la impresión de que nunca llegarían a encontrar la figura deseada. Pero en menos que cantaba un gallo, Dent nos dejaba atónitos, al descubrirnos la personalidad sobre el muro.

Dent era especialista en figuras del mundo de la música, aunque también retrató a políticos, (en Las Vegas, a Ford lo pintó en 1995 en menos de ocho minutos). También pintó al Papa Juan Pablo II a toda prisa y a numerosos deportistas de las décadas de los 80 y 90.

Aquí lo dejo con Jimi Hendrix en el Festival Pop de Monterey de 1967. Decir que, mientras trabajaba, Dent siempre se acompañaba de música pop o rock. La que se oye en el video que incluyo no es la original. El copyright lo impide. La pieza original era Can You See Me de Jimi Hendrix y la que se oye es Suspicious del saxofonista Lonnie Youngblood, un gran conocedor de la obra de Hendrix ya que, a veces, formó parte de su plantilla de músicos.

Y otra curiosidad: Dent no tenía mal gusto en esto de pintar ya que se consideraba emparentado por vía materna con Tiziano. De momento, dicha afirmación no se ha podido probar.

lunes, 27 de enero de 2020

¿Es el Producto Interior Bruto el mejor indicador para medir la riqueza de un país?

Bank of New York Bldg. 48 Wall St. cor. William St.
En el discurso que Robert Kennedy dio en la Universidad de Kansas el 18 de marzo de 1968, días antes del asesinato del doctor Martin Luther King Jr., Kennedy dice que "Nuestro Producto Interior Bruto está por encima de los 800 millones de millones de dólares [...]. Ese PIB contabiliza la contaminación, las campañas publicitarias para alentar el uso del tabaco y las ambulancias para retirar los cuerpos de las carreteras. También cuenta las cerraduras en nuestras puertas y las cárceles para los que han roto esas cerraduras [...]. Pero el PIB no dice nada sobre la salud de nuestros hijos, ni sobre la calidad de la educación [...]. Tampoco dice nada sobre la belleza de nuestra poesía, ni sobre la estabilidad de nuestro matrimonio, ni sobre el estado intelectual de nuestros debates públicos o sobre la integridad de nuestros funcionarios [...].  En resumidas cuentas: cuantifica todo, menos aquello que hace que una vida merezca la pena ser vivida".

¿Es el Producto Interior Bruto el mejor indicador para medir la riqueza de un país?

De momento, dos estados, Maryland y Vermont, (Ohio, Utah, Colorado, Hawái, Oregón y Washington se lo están pensando), son los únicos que se han tomado en serio las palabras de Kennedy, y han incluido el Índice de Progreso Real en sus cálculos. Este índice tiene en cuenta 26 variables basadas en aspectos económicos, sociales y medioambientales. Redefining Progress fue el instituto de investigacion del que salió, en 1995, la idea del Índice de Progreso Real.

La convivencia entre estos dos indicadores, ¿es necesaria? ¿Veintiséis factores. No parecen muchos? ¿Sería conveniente, tal vez, tratar los factores sociales y medioambientales por separado? Porque un año la contaminación puede mejorar, pero los alquileres puede que estén por las nubes...

De momento, Bernie Sanders ya ha dicho que pretende poner el IPR a nivel federal.

domingo, 26 de enero de 2020

Sangre fresca... Cristiana

Ya mencionamos en una entrada anterior que el cristianismo iba a la baja. Para evitar la pérdida de fieles, algunas congregaciones se están sacando de la manga truquitos poco cristianos. Como el de la United Methodist Church (Iglesia Unida Metodista) en Minnesota, que acaba de echar a sus fieles más entraditos en años para traer sangre fresca. El portavoz de la congregación dice que van a cerrar por obras y que, mientras dure el cierre y se lleve a cabo la reestructuración, (incluye llegada de un nuevo pastor de 32 años), que los mayores se busquen otra congregación. 

23.  Historic American Buildings Survey PHOTO TAKEN ABOUT 1928 - San Carlos Presidio Church, 550 Church Street, Monterey, Monterey County, CA

En la circular que enviaron a los más venerables, parece que se les dejaba caer un "que allí que no pusieran los pies". Esta cristiana congregación está en busca y captura de familias más jóvenes que puedan sacar adelante, además de con rezos y cantos, las altas empresas que esta Iglesia les tiene destinada. Del bolsillo del pensionista americano, ya se sabe que no se puede sacar mucho. Nada comparable con los que gasta la sangre fresca.        

viernes, 24 de enero de 2020

Kit de inglés 178: bummer

Y la expresión de hoy va de decepciones. Bummer, una palabra que parece ser alemana del siglo XVII. Fue durante la Guerra de Secesión cuando recobra fuerza y comienza a utilizarse para referirse a soldados de conducta reprobable. Sus sinónimos eran: prostituta y rezagado que se dedica al saqueo.

The inaugural charity ball
Pero es en 1968, con la locura hippy y con los viajes marihuaneros que no surten el efecto deseado, cuando surge la expresión idiomática bummer. Su traducción equivaldría a nuestro ¡qué lata! o ¡vaya mierda!  

La pronunciación casera: bámer. Y la buena aquí, con el magnífico grupo Sparks. (Segundos 36-37, minuto 2:04 y siguientes).

The party was a bummer.
La fiesta fue una decepción.

jueves, 23 de enero de 2020

Ese niño es mío

Y aprovechando que el pin parental está on por las Españas y que en la Carnegie Library, la biblioteca pública de Pittsburgh, también tenemos meneíto con la Drag Queen Story Hour (Hora del cuentacuentos infantil de la mano de una artista Drag Queen), marchando una de aniversario del Caso Roe contra Wade, o lo que es lo mismo, el derecho a decidir si se quiere seguir adelante con un embarazo o no. Cuarenta y siete años hace, un 22 de enero de 1973, que entró en vigor este derecho en Estados Unidos y sigue amenazado.

Group of mothers and babies on Hilo, Hawaii, who come regularly to the A.R.C. baby welfare conferences. Left to right: Japanese, Chinese

Un problemita que, según la profesora de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, Leslie J. Reagan, autora del que es, probablemente hasta la fecha, el mejor libro sobre la historia del aborto en Estados Unidos, When Abortion Was a Crime (Cuando abortar era un delito), comenzó en 1880, ya que antes, abortar era una práctica bastante común que no se consideraba delito, siempre y cuando la mujer abortara antes de cruzar la barrera de los cuatro meses, momento en el que el feto ya da sus pataditas. Pero fue, una vez más, gracias a la inestimable ayuda de los doctores, la que impuso mayores restricciones a la capacidad de decisión de la mujer. En esta ocasión no fue la religión, no, la que tiraría de ese carro, aunque a nadie le amarga un dulce. 

Fue la American Medical Association (Asociación médica americana) la que comenzó a menear la cola en 1857, pero el que más latigazos daba sin duda fue el doctor Horatio Storer, ginecólogo y obstetra licenciado en Harvard y fallecido en 1922. A él le debemos el éxito de su dominadora cruzada en este país. Una vez más, el negocio. Y las ganas de fastidiar, claro. A las mujeres, se entiende. Primero, porque el doctor veía como las matronas y los homeópatas le estaban quitando clientela y había que asegurar el filón fuese como fuese. Además, los hospitales estaban en sus comienzos y la abortona traía a toda la parentela, esposo, hijos, suegros, primos, amigos y conocidos, y no era plan de estar tirando el dinero por la ventana. (Estas mujeres solían ser de clase media alta). Y digo lo de ganas de fastidiar porque, por aquellos años, las mujeres ya estaban pidiendo que les dejaran entrar en las aulas de Harvard para estudiar ginecología y obstetricia y no querían permitir semejante descaro. 

Storer por lo visto era un buen patriota: había que incentivar que las blancas tuvieran más hijos. Si no lo hacía, el país caería en manos de los negros, los católicos, los mejicanos, los chinos o los indios. Pero aunque esta práctica se hizo ilegal, muchas mujeres se vieron obligadas a llevarla a cabo. Durante la Depresión, por temor a perder el empleo, (a las mujeres que trabajaban no se les permitía estar casadas y mucho menos tener hijos), el número de fallecimientos por abortos clandestinos subió considerablemente. En las dos décadas siguientes se calcula que el número de abortos osciló entre los 200000 y el 1, 2 millones anuales. Y en los 60 nos plantamos con el movimiento hippy y las burguesas liberadas que buscan apropiarse de sus derechos reproductores.

El entusiasmo del doctor Storer nos ha traído, a uno de septiembre de 2019, veintinueve estados que rechazan el Caso Roe contra Wade, catorce estados que lo apoyan y siete que no lo miran con muy buenos ojos y que, en cuanto puedan, le meten mano. La siguiente arremetida puede que llegue en marzo de este año, cuando el Tribunal Supremo tendrá que pronunciarse sobre una ley de Louisiana que afecta a los doctores que ofrecen aborto quirúrgico en clínicas particulares. La intención de la ley es, básicamente, eliminar clínicas. Y así, de cuña en cuña.