jueves, 9 de julio de 2020

Kit de inglés 201: Across the aisle.

Y esta semana vamos a pedir el no va más con across the asile. Literalmente "a través del pasillo" y que deberá traducirse por conseguir el consenso entre los grupos políticos.

La pronunciación de andar por casa: acrós de áil. Y la buena aquí. 

Esta expresión no se sabe de dónde sale. Algunos sugieren que tiene su origen en las iglesias, ya que es en las iglesias donde se sabe quién es quién y el lugar, en este caso el banco, que ocupa cada uno. Desde finales del siglo XVIII en Estados Unidos era práctica común pagar una cuantía mensual por el alquiler del banco, práctica que, en las iglesias católicas al menos, siguió hasta finales de los años 40, cuando se reemplazó con otra. Pasar un sobre cada domingo.

Otros dicen que la forma probablemente salga del Congreso de los Estados Unidos. El Senado, un hemiciclo, está separado por un pasillo central. Visto desde el estrado de la presidencia, los demócratas se sientan a la derecha y los republicanos a la izquierda. En la Cámara de Representantes se sigue el mismo orden.

Al Jennings, reformed outlaw, now evangelist, who told the Senate Committee investigating the oil leases, that the late Jake Hamon told him he paid $1,000,000 for promise of cabinet seat in return for support at 1920 convention

Tampoco sabemos cuándo fue creada esta expresión. Según Google, ya se recoge en 1800.

Frase: The Republican senator reached across the aisle to the Democratic senator. 
El senador republicano se comprometió a trabajar codo con codo con el senador democrático. 

martes, 7 de julio de 2020

La guerra de las Pe.

Walmart, que no quiere perder fuelle y dejar que el bueno de Bezos se quede con todo, total, solo les separan unos milloncejos, (Amazon está valorada en un millón y medio de billones de dólares y Walmart solo llega a los 337 millardos de dólares), a finales de mes lanzará su Walmart+ (En inglés Walmart Plus) para competir con la otra Pe, Amazon Prime. La subscripción costará 98 dólares al año. (Amazon Prime cuesta 119 dólares). A cambio, Walmart ofrecerá reparto de productos de alimentación de sus supercentros en el día, descuentos de gasolina en sus estaciones de servicio, pago preferente con su sistema Scan & Go que permitrá al cliente no tener que esperar colas y acceso prioritario a ofertas. También incluirá su propio programa de entretenimiento. CAMP, se llama.
Con el tiempo, habrá tarjeta de crédito asociada al programa.

Cortesía de USDA ARS.

Ya veremos si Walmart llega tarde y la Pe de Amazon se queda con todos nosotros.

lunes, 6 de julio de 2020

Gutzon no gusta mucho.

Sitting Bull by W. Winans
Y ya que ayer hablábamos del Monte Rushmore, hoy más información sobre el monumento y su creador. Gutzon Borglum comenzó su construcción en 1927. Siete meses después de su fallecimiento, en marzo de 1941, fue concluido por su hijo Lincoln. Las cuatro caras famosas: Washington, Jefferson, Theodore Roosevelt, íntimo amigo del escultor, y Abraham Lincoln.

En 1927: Un verano que cambió el mundo, la amena obra de Bill Bryson, nos enteramos de que Borglum padre, era un hombre al que le gustaba la oscuridad. Y no lo digo por su amor a las cuevas u otras formaciones geológicas, sino por su afán por esconder, tergiversar e incluso cambiar detalles de su vida para acomodarlos a sus necesidades.

La primera alteración se produjo en su árbol genealógico. Borglum decía tener dos madres, aunque esta falta de claridad se debía a un motivo: su padre era mormón y estaba casado con dos hermanas. La que fuera su madre biológica abandonó la familia y fue criado por la tía.

Otra de sus manías era la de cambiar constantemente su fecha de nacimiento, o decir que había nacido en California cuando en realidad había nacido en Idaho. En lo profesional decía ser ingeniero aeronáutico cuando no era el caso.

Borglum creció en Nebraska. Allí trabajó de maquinista y como aprendiz en un taller de litografía. De este taller saldrá su gusto por el arte. Con Lisa Putnam, una mujer dieciocho años mayor que él con la que luego se casaría para después partir peras, tomó clases de arte en Los Ángeles. Y de Los Ángeles a París, donde Borglum estudió escultura. (Rodin fue uno de sus profesores). Once años en Europa antes de volverse a las Américas.

A raíz de la Primera Guerra Mundial, Borglum desarrolla una obsesión por las deficiencias de la industria aeronáutica que le empujan, sin encomendarse a nadie y sin ningún tipo de autorización previa, a inspeccionar unas cuantas fábricas de aviones. Y no debió hacerlo mal porque dio con unos cuantos fallos. El presidente Woodrow Wilson se enteró de sus pesquisas y le pidió que redactara un informe. Pero el presidente pronto lo despacha, incapaz de soportar la agresividad del genio.

Incluso las pacientes Hijas Unidas de la Confederación, (United Daughters of the Confederacy), que le contrataron para hacer un busto del general Lee en 1915, aprovechando la presentación del Nacimiento de una nación, película de D.W. Griffith que exaltaba los valores del KKK, tenían problemas para lidiar con su carácter. Tanto era así, que Borglum tuvo que salir por piernas, acusado de robo, al poco de presentarse la obra en Stone Mountain, parque cerca de Atlanta. Sus amigos del clan, (Borglum negaba pertenecer a dicho grupo, aunque existen pruebas escritas de su afiliación emocional a este), patrocinadores del proyecto, seguramente se llevaron un buen chasco cuando este se marchó con sus dineros.

Tras este incidente, llega a Dakota del Sur, donde da con Doane Robinson, el historiador del estado. Robinson, que como suele suceder en estos casos, había concebido la idea para atraer el turismo, tenía un espíritu conciliatorio, ya que era su intención incluir en el magnífico conjunto, a levantarse en las montañas sagradas de los nativos americanos, Black Hills, Colinas negras, la figura de Caballo Loco. Sin embargo Borglum desestimó lugar y personalidad. Ya sin la figura de Caballo Loco fue mucho más fácil encontrar apoyo económico por parte del gobierno.

Curiosidades: las caras tienen una altura de más de 60 pies. Las bocas tienen más de dieciocho pies de anchura. Las narices, unos veinte pies. En la cuenca de un ojo cabe un coche. El presidente de entonces, Coolidge, no se perdió la ceremonia de inauguración y, aunque fue embuchado en un traje, lo acompañó de botas y sombrero al mejor estilo cowboy. Borglum, también amigo del espectáculo, se descolgó por una cuerda ante 1500 espectadores.   

En cuanto al nombre del Monte, se trata del apellido de Charles Rushmore, un hombre de negocios que, tras entregar 5000 dólares para la construcción del monumento, consiguió que su nombre quedara para la posteridad.

En 1939 el jefe sioux Henry Standing Bear le pidió al escultor Korczak Ziolkowski que levantara un monumento de Caballo Loco en Black Hills. Ziolkowski, que consiguía dinero para la financiación del proyecto cobrando entrada a la zona de trabajo, nunca aceptó ayuda estatal ni federal. Ziolkowski falleció en 1982 dejando el monumento sin terminar. En 1998 se completó el rostro, aunque la construcción del descomunal monumento aún continúa.


domingo, 5 de julio de 2020

¿Dónde va a subir la curva?

No sé si el homenaje que el presidente hizo el viernes a los presidentes del Monte Rushmore logrará convencer a los votantes indecisos de los desmanes y desatinos de la izquierda, discurso que, dicho sea de paso, me pareció daba de lleno en la fibra sensible de muchos americanos, y no necesariamente republicanos. Pero lo que sí me parece es que la curva covídica en unos días subirá en Dakota del Sur. A 4 de julio a las 7 de la mañana teníamos 6,978 afectados en el estado. Cifra contabilizada a partir de enero.

Y el 11 de julio a las 8 que se preparen los de Nuevo Hampshire, (aunque la semana pasada solo tuvieran veintidós casos de la enfermedad), ya que en el Portsmouth International Airport se reunirá el presidente con sus seguidores. Eso sí. Ha prometido abundante desinfectante de manos y mascarillas para todos. 

Cortesía de  USDA ARS.

viernes, 3 de julio de 2020

Kit de inglés 200: To have a chip on your shoulder.

Y hoy, ya que hacemos puente aquí, mañana, 4 de Julio, es fiesta nacional, una de tacos. To have a chip on your shoulder. Estos tacos, a menos que seamos una termita, no son de los que se comen. Literalmente la expresión equivaldría a "tener un taco de madera en el hombro" y deberíamos traducirla por ser un resentido o estar buscando gresca.

La pronunciación de andar por casa: tu jav a chip on yor shóulder. El grupo sh sigue la pronunciación andaluza de chocolate. Shocolate. Y la buena aquí con magnífica explicación.

Esta expresión parece que surge de una práctica del siglo XIX. Por lo visto, algunos valientes con un toque camorrista, supongo que en su mayoría hombres, se colocaban un tarugo de madera precisamente en el hombro para retar a otros a que lo derribaran. De este modo, se aseguraban haber dado con uno a la altura de su machitud y de sus neuronas.  

Frank G. Carpenter on woodpile

James Kirke Paulding, que ya apareció en el kit con una expresión de su propia factura, recoge en sus Letters from the SouthCartas desde el Sur, de 1817, la práctica de ponerse el taco en el hombro. Sin embargo, no es hasta noviembre de 1952, cuando se registra su uso figurado. Es el periódico The North Star, La Estrella del Norte, del estado de Vermont, el que lo recoge.

Frase:

He has a chip on his shoulder.

Es un resentido.

martes, 30 de junio de 2020

El viento, ¿se lo llevó?

Pues otra de efemérides. Esta vez nos vamos a la publicación de un libro que, últimamente, ha estado dando de que hablar por sus prejuicios raciales. Se trata del best-seller, un millón de copias en seis meses, Lo que el viento se llevó, de la reportera y escritora Margaret Mitchell, que, tal día como hoy, un 30 de junio de 1936, vio la luz. La obra le dejaría un Pulitzer en 1937 y una película que saldría dos años después del galardón.

Mitchell, que en 1926 tuvo que dejar su trabajo en el Atlanta Journal para recuperarse de una rotura de tobillo que derivaría en artritis, se pasó la convalecencia rodeada de libros que le traía su esposo de la biblioteca, leyendo los artículos que su padre y su hermano publicaron en la revista de la Sociedad Histórica de Atlanta, revisitando la correspondencia de sus abuelos y recordando conversaciones de los veteranos confederados que oyó de niña. Terminó la novela en 1929, aunque hasta 1935 estuvo haciendo cambios.

Mitchell era de los escritores que componían la obra por el final. De hecho, siempre supo que a Rhett (nombre que en inglés evoca la palabra red, en español rojo), le importaba un comino lo que Scarlett hiciera. Los capítulos entre medias los retenía en su cabeza y luego los escupía en su máquina de escribir Remington, un regalo de su segundo marido, John Robert Marsh. Cuando terminaba de mecanografiar, archivaba lo que había escrito ese día en una carpetilla de cartulina, de esas color crema. Una carpeta para cada capítulo. Mitchell no seguía un orden, sino que atacaba la escritura del libro por la sección que se le antojara.

Mitchell, que llevaba el libro muy en secreto, se lo entregó, aún sin terminar, a Harold Latham, un editor de MacMillan para que le diera su veredicto. Evidentemente a Latham le gustó, aunque puso la condición de que el nombre de la heroína, que por entonces se llamaba Pansy, se cambiara. Probablemente porque Pansy le pareciera infantil y dotado de poca fuerza. Mitchell atinó con Scarlet, el color escarlata, palabra que, sin duda denota más garra. Su sonido casi que evoca la palabra harlot, en español ramera. Y ni que decir tiene que en el Apocalipsis, ya contamos con información sobre la gran ramera que, como no podía ser de otro modo, iba vestida de púrpura y escarlata.

Influencias más recientes en la elección del nombre de la heroína quizás fueran la novela histórica la Pimpinela Escarlata, de la baronesa Orczy, o, tal vez, la Letra escarlata, de Hawthorne. En un principio el nombre de la joven protagonista solo llevaba una t y Mitchell tuvo que pagar 50 céntimos a la hora a una mecanógrafa para que le corrrigiera los errores. Por lo visto Mitchell descubrió que Scarlet era un apellido de origen irlandés y quería convertirlo en nombre de pila, de ahí que añadiera otra t

En cuanto al título del libro, Mitchell lo tomó de un verso del poema Non sum qualis eram bonae sub regno Cynarae (No soy el que solía bajo el imperio de la hermosa Cínara) del infortunado escritor victoriano Ernest Dowson, título que este sacó a su vez de las Odas de Horacio, (Libro 4). Dowson es autor también de otro verso igualmente famoso, the days of wine and roses, Días de vino y rosas, perteneciente al poema Vitae summa brevis spem nos vetat incohare longam, Nuestra breve vida nos impide tener grandes esperanzas, título también sacado de las Odas de Horacio, en esta ocasión del Libro 1. Dowson, además de apreciar a Horacio, también reverenciaba a Poe, en especial este verso tan sonoro y perfumado: "The viol, the violet and the vine". ("La viola, la violeta y el vino") del poema La ciudad en el mar.

Rebel fortifications, Atlanta, Ga.


De momento, el viento no se ha podido llevar ni de las estanterías ni de las pantallas la obra de Mitchell. Quizás el pobre reconocimiento que se hiciera en su día a la extraordinaria Hattie McDaniel, primera mujer de color que se llevó un Óscar y que, por cierto, también participó en Song of the South, Canción del surla adaptación cinematográfica que hiciera Walt Disney en 1946 de las historias de Uncle Remushaya tenido algo que ver con que el viento, de momento, no se lo lleve.

lunes, 29 de junio de 2020

Se libró del Club de los 27.

[Spanish booth group at Army Relief Bazaar, Albany, N.Y.]
Aunque el mundo no está para muchas celebraciones, hoy traemos música. La del brillantísimo y malhadado Lowell George, que, me he dado cuenta leyendo su biografía, tal día como hoy, un 29 de junio, pero de 1979, aquí aún es 29, perdería la vida a manos de las drogas y atracones de comida. Siete años le libraron a George de entrar a formar parte en el Club de los 27.

George era uno de esos genios imposibles de encasillar lo que, probablemente, le dificultara alcanzar el reconocimiento que merecía. Niño prodigio, comenzó tocando la armónica, aunque sabía tocar cualquier instrumento que se le pusiera por delante. George era maestro de la guitarra con slide, pequeño círculo, normalmente metálico, que se desliza por las cuerdas del instrumento para darle un determinado sabor. Y George captaba, con especial pericia, el blues, la música country, el rock, la música folk y el jazz en una sola canción. Solo hay que escucharlo en Willin', una canción de 1971 con su grupo Little Feat, probablemente su canción estrella, para darnos cuenta de su talento. Una fantástica voz y unas letras, casi siempre suyas, igualmente sensacionales, muy visuales y a veces con cierto toque zappatiano, una especie de lúdico absurdo, acompañan su extraordinaria habilidad con la guitarra. Por cierto que, la inimitable Linda Ronstadt, sacará años después su versión de Willin',  y la verdad es que no sé por cuál decidirme.

George era admirador de la música minoritaria, de esa música de calidad que apenas tendrá difusión en el mercado. De Latinoamérica, por ejemplo, le intrigaba el arpa paraguaya. De vuelta a casa, el jazz fusión del guitarrista Larry Coryell, por ejemplo, también reclamaba su atención.

Aquí más información sobre las maravillas de este casi olvidado artista.     

domingo, 28 de junio de 2020

Fiestas durante el COVID. ¿Niño o niña?

Según DeSantis, gobernador de Florida, el comportamiento de los jovencitos ha forzado su decisión de cerrar las playas, así que, del 4 de julio, fiesta nacional, al 7, habrá que buscarse alternativas para pasarlo bien. Después de hincarle el diente a los perritos calientes y ponerse morado a pastel de manzana, ¿qué tal una gender reveal party?, la fiesta en la que se nos revelará el sexo biológico de la criatura que se lleva en el vientre.

La feliz ocurrencia no es nueva. Algunos dicen que salió del blog de Jenna Karvunidis en el 2008. Una revista de Chicago la sacó en sus páginas y lo demás, es historia. Para los que busquen ideas,  Youtube es el cofre de las sorpresas. No cabe duda de que algunas de las mejores perlas son las que en el 2017 nos dejara la familia Dickey. El esposo, un agente fronterizo de Arizona, utilizó un explosivo para determinar el sexo del bebé y calcinó, de manera involuntaria, 47000 acres. Ocho millones de dólares a pagar por la broma. 

También guardamos un recuerdo especial para la familia de Florida que, con papá y mamá, nueve hijos más otro en camino, en el 2019 nos revelaron con la inestimable ayuda de su mascota caimán, que la criatura sería hembra.

Y, por si aún quedan ganas y dinero y nos han invitado, uno siempre se puede enganchar a una baby shower, literalmente ducha de bebé, una fiesta para la recogida de regalos. En esta ocasión, no nos harán adivinar el sexo biológico de la criatura y se nos esperará con ropita de niño o niña o enseres que ambos sexos biológicos puedan usar indistintamente. Básicamente pañales o comida. 

Como se ve, ocasiones no faltan para pasarlo bien.

jueves, 25 de junio de 2020

Kit de inglés 199: Off the record.

Esta semana una de registros. Off the record, literalmente "fuera de registro" y que debe traducirse por extraoficialmente. La pronunciación casera no es difícil. Of de récord. Y la buena aquí (segundos 18-19).

Esta forma es de cuño reciente. Aparece por primera vez de manera escrita en noviembre de 1932 en el periódico norcarolino The Daily Times-News. El periodista atribuye la creación de off the record al presidente Roosevelt.

[Eleanor Roosevelt, Mrs. James (Betsy Cushing) Roosevelt, Franklin D. Roosevelt, James Roosevelt, and Franklin Roosevelt's mother, Mrs. James (Sara) Roosevelt, posed standing under big guns on the cruiser USS Indianapolis (CA-35), during a fleet review off New York City, May 31, 1934]

He aquí el texto en el que apareció publicada la forma off the record:

"He [Roosevelt] said that he was going to talk 'off the record', that it was mighty nice to be able to talk 'off the record' for a change..." 

"Él [Roosevelt] dijo que iba a hablar extraoficialmente y que la posibilidad de hablar así era de agradecer". 

martes, 23 de junio de 2020

Buscando a Nina.

b&w film copy neg.
Esta semana hubiéramos celebrado los 117 años del nacimiento de Al Hirschfeld, el caricaturista que retrató el mundo del arte americano en sus casi 80 años de trayectoria profesional.

Hirschfeld era hijo de una pareja poco convencional para la época. El padre, estadounidense, se quedaba en casa cuidando de los tres hijos, mientras que la madre, inmigrante rusa, hablaba ruso y yidis pero escaso inglés, regentaba una tienda de chuches.

Con diecisiete años Hirschfeld se colocó de director artístico en los estudios de Selznick. Allí estuvo cuatro años, hasta 1924, cuando, con el dinero que le dio un tío suyo, se marchó a París a compartir estudio y penalidades propias de la vida bohemia con otros dos artistas. Para sacarse un dinerillo extra, Hirschfeld bailaba claqué y tocaba el ukelele en los clubs nocturnos parisinos, (aunque también era diestro con el piano, su madre le enseñó a tocar, y con los instrumentos de percusión). En París tendrá ocasión de caricaturizar a figuras como Hemingway, Dos Passos, Picasso, Maurice Chevalier o Josephine Baker. Este gusto por el mundo de la farándula también se le coló por los esfuerzos de su madre, que, de pequeño, lo llevaba a ver los vodeviles.

Tras la aventura francesa, el teatro ruso capta la atención del joven Al. Así que, en 1927, lo tenemos en la Unión Soviética. Sus caricaturas se tornan un tanto comunistas, aunque esta tendencia ideológica pronto se borrará. Más viajes y experimentación de los que saldrán sus maravillosas acuarelas. Bagdad, Yalta, Teherán... Nadie, con la excepción de Charlie Chaplin, mostrará interés por su adquisición.

En 1931 lo tenemos dos meses en Tahiti, pero no le gustó. Su amigo, el caricaturista mexicano Miguel Covarrubias, lo invitó a que fuera a vivir con él a Bali, y allí se quedó un año hasta que Chaplin le compró las acuarelas. Con el dinero, Hirschfeld pudo adquirir el pasaje de vuelta a los Estados Unidos.

Para entonces el arte de Hirschfeld ya estaba bastante pulido: los grabados en madera japonés de Utamaro, Hokusai e Hiroshige, el trazo fino de Covarrubias y la influencia de los caricaturistas ingleses Max Beerbohm y Aubrey Beardsley y del americano John Held Jr., impregnaron su caraceterístico trazo, el arte de la línea imprescindible, capaz de revelar la psicología del retratado con excepcional maestría.

El nacimiento de su hija Nina en 1945 le trajo a Hirschfeld más fama. En los dibujos que entregaba al New York Times, se le ocurrió esconder el nombre de su hija, (siempre incluía el número de veces que aparecía la palabra NINA para alertar al curioso). Era una especie de buscando a Wally del que luego renegó. Hirschfeld trató de dejar esta práctica, pero las quejas le llovieron al periódico y tuvo que volver a retomar la ocurrencia. 

Y para los amantes de la rutina de los artistas: aquí dejo la de Hirschfeld.

Sobre las 10 de la mañana se subía a su silla de barbero (que se conserva en la Biblioteca Pública de Nueva York para las Artes Escénicas), para comenzar con su jornada laboral. A las 12 parada y sobre las 12:45 vuelta a la silla. A las 4 de la tarde receso para té y galletas y así hasta las 5 más o menos, cuando echaba el cierre a su escritorio. La noche, para la cena y otros menesteres, en especial salidas al teatro. Y este sistema no debió dañar su constitución, ya que casi vivió cien años. Aunque, probablemente, la genética tampoco estuviera en su contra. Su madre alcanzó los 91 y el padre los 93.

Y para los que quieran y puedan, magnífico recorrido de su vida en The Line King, El Rey de la línea. 

lunes, 22 de junio de 2020

Pelillos a la mar.

La retirada de Amy Klobuchar sin duda le está poniendo las cosas difíciles a Elizabeth Warren para alcanzar la nominación a la ansiada vicepresidencia. En cambio, quien sí parece que está viendo el cielo abierto, es la senadora de California, Kamala Harris.

De no presentarse Michelle Obama, con la que está cayendo, Biden y su comité probablemente se decidirán por una candidata con experiencia en política interior, con lo que decimos bye bye a Susan Rice.

Harris, por su parte, cuenta con amplia experiencia en asuntos internos y, además, mantiene una muy buena relación con Biden. Seguro que el candidato presidencial ya ha olvidado las acusaciones de aquella niña con coletas que iba en autobús. Pelillos a la mar. 

domingo, 21 de junio de 2020

De la Tierra al espacio.

A ponernos al día:

El presidente no llenó. El auditorio, conocido como BOK Center y diseñado por César Pelli, el creador de las Torres Petronas, solo vio unas 6000 personas de las 19000 que admite.

Había toque de queda en la zona pero el presidente insiste en que los radicales se dedicaron a taponar los detectores de metal con el fin de intimidar a sus seguidores, y de ahí, el vacío. Algunos han dejado caer en las redes que el escaso aforo hay que agradecérselo a las bromitas de los TikTokers y los K-pop, que se dedicaron a comprar cientos de entradas que luego no se ocuparon. Fuere lo que fuere, el seguimiento del mitin parece que tuvo bastante más éxito a través de los medios.

Por cierto que, a eso de las 10 de la noche, según acababa de terminar el mitin épico, movimiento sísmico de importancia que se dejó notar en todo el estado. Algunos creen que la culpa de tanta actividad sísmica hay que echársela al fracking, la extracción de gas de esquisto mediante fracturación hidráulica.


Y decepción también para los que miran al cielo, en especial para los ufólogos y aficionados a los OVNIS, ya que un 24 de junio de 1997, las Fuerzas Aéreas estadounidenses sacan un informe de 231 páginas que invalida la presencia alienígena en Roswell. Eso sí, si se desprecian las explicaciones de las Fuerzas y se quiere tener una experiencia de primera mano, siempre se puede ir al festival que Roswell celebra cada julio, aunque habrá que esperar hasta el año que viene para participar.     

jueves, 18 de junio de 2020

Kit de inglés 198: To be in the pipeline.

Cortesía de USDA ARS.
Hoy, una de fontanería con To be in the pipeline. Literalmente "estar en la cañería", pero que debería traducirse por estar trabajando en ello o estar en vías de desarrollo. Se piensa que el origen de esta forma no sale de las profundidades de las tuberías, sino que se crea a partir de la forma supply line, "línea de abastecimiento", "cadena logística" o "cadena de distribución", expresión que ya se usaba en la Primera Guerra Mundial.

Hacia 1922, ya encontramos ejemplos donde supply line es reemplazada por la forma pipeline. No se sabe con exactitud si esta sale de Inglaterra o de Estados Unidos, aunque los expertos parecen inclinarse más por el origen estadounidense. Es durante la Segunda Guerra Mundial, en 1942, cuando aparece in the pipeline con el sentido que nos ocupa.

Pronunciación macarrónica: tu bi in de páiplain.
Y la buena aquí.     

Frase: The projects have been in the pipeline for a while now.
Se lleva trabajando un tiempo en los proyectos. 

martes, 16 de junio de 2020

¡Qué va pasar aquí!

Ya es hora de traer al padre Charles Edward Coughlin, radiopredicador católico, envidia en exitazo mediático para la FOX o los Rush Limbaugh, que, con su intransigencia, consiguió unos 30 millones de radio oyentes en los años 30.

Coughlin, hijo de estadounidense y canadiense, casi toda su obra la hizo desde Detroit. Hombre de contradicciones, primero fue un sí te apoyo al New Deal de Roosevelt y luego una crítica feroz que, con tiempo, la Iglesia Católica logró quitarse del medio, poco después del ataque japonés de Pearl Harbor. Desde su conglomerado radiofónico, la Radio League of the Little Flower (Liga de la pequeña flor), Coughlin llamaba al aislacionismo en su ratransmisión semanal, que, en 1936, se escuchaba en 36 emisoras. Estados Unidos debía mantenerse alejado de lo que viniera de fuera y no jugar a hacer pactos ni alianzas, en especial con la malévola Europa, si no quería que sus males contaminaran también a América.

El padrecito odiaba los extremos: rechazaba el comunismo y al nazismo por igual, y criticaba, con voz de hierro, al capitalismo feroz. Según él, existía una conspiración internacional de banqueros y comunistas, empeñados en destruir la inocencia de la República. Eso sí, reconocía que el capitalismo no había hecho una distribución justa de sus frutos (curiosamente, la Liga de la pequeña flor aceptaba donativos, un dólar diario por retransmisión en la que se nos recordara, dos dólares si queríamos incluir a nuestra madre en el recordatorio a través de las ondas), y que, por eso, la queja de los comunistas tenía razón de ser. Solo la vuelta a las enseñanzas del Señor podría sacar a Estados Unidos del atolladero. Y así, sus dieciséis principios de justicia social, centrados en la libertad de conciencia y de educación para la clase trabajadora, los inmigrantes no entraban en el bombo, salen a la luz.


Pero con tantos -anti, anticomunista, antinazi, antifascista, (Coughlin decía estar en contra del fascismo, aunque en Alemania, Italia y Japón era vitoreado), y anti KKK, a Coughlin se lo llevaron los demonios cuando a Roosevelt se le ocurrió nominar para la Corte Suprema a Hugo Black, un anticatólico que, hasta 1925, fue miembro del KKK en Alabama, tampoco era de extrañar que añadiera a su colección personal la de antisemita. El capital financiero internacional, en su mayoría judío, según el padre, era el causante de la Gran Depresión. Y todo por las ideas del ateo de Marx. En marzo de 1936, para proclamar su verdad, sacará su revista Social Justice, Justicia Social, con una tirada de doscientos mil ejemplares semanales. Y no será hasta que Roosevelt la prohíba, por cierto, bastante inconstitucional por parte del presidente, (las oficinas de correos prohibieron su distribución), que dejará de imprimirse.

Solo cuando las críticas y la audiencia comenzaron a echársele encima, Coughlin aflojó su ira. "No es mi propósito destruir el New Deal, sino perfeccionarlo", adjudicó. Aquí, un videoadulador de Coughlin, quizás la primera figura religiosa en esto de la predicación a través de los medios, para lanzar mensajes que nada tenían que ver con lo religioso.

Menos mal que con personajes como el padre siempre se puede sacar tajada artística. Y la lista es larga. Woody Guthrie lo menciona en su canción Lindbergh, el Doctor Seuss se burla de él en unas viñetas humorísticas. También lo usan Cole Porter, Arthur Miller, Philip Roth, Sax Rohmer o Sinclair Lewis. Por cierto que Lewis nos lo encarna en el obispo Prang, (un prang es una torre de un santuario aunque también significa accidente o choque) en su novela satírica It Can't Happen Here, (Eso no puede pasar aquí), título que años después tomará Frank Zappa para una de sus canciones. La novela, escrita en 1935, nos presenta el ascenso y la caída de Berzelius "Buzz" Windrip, un demagogo con buena labia que llega a ser presidente de Estados Unidos. Windrip es un personaje bastante totalitario, que pretende recobrar los antiguos valores, entre ellos el patriotismo, lo que requiere, claro esta, acción contra el inmigrante. Algunos han querido ver cierto parecido con otra personalidad política del momento. La verdad es que ahora mismo no caigo. 

lunes, 15 de junio de 2020

¿RoboCop a patrullar?

El año pasado SRI International ya sacó un prototipo de su RoboCop. Aquí el video del oficial de policía. ¿Buen momento para ponerlo a funcionar? Lo que impone ese casco...

domingo, 14 de junio de 2020

¿Buena idea, señor presidente?

Tras el el asesinato de un hombre de color ocurrido el viernes en un Wendy's de Atlanta, la alcaldesa, Keisha Lance Bottoms, una de las candidatas a la vicepresidencia, ha aceptado la dimisión de su jefa de policía, Erika Shields.

Little Africa on fire, Tulsa, Okla. Race riot, June 1st, 1921

Por su parte, Trump, según él aconsejado por amigos afroamericanos, ha pasado el Juneteenth que iba a celebrar en Tulsa, al día 20, a celebrar también en Tulsa. No queda muy claro por qué Trump ha elegido Tulsa, feudo republicano, para celebrar el fin de la esclavitud. Las malas lenguas dicen que su elección es un corte de manga a la población de color, y que no viene a apaciguar, sino a celebrar los disturbios raciales que tuvieron lugar en 1921, que dieron con la destrucción, entre otras, de la llamada Wall Street negra, la comunidad afroamericana más próspera del momento en Estados Unidos.

El discurso que dará el presidente, por lo visto es obra del ultraconservador Stephen Miller, su asesor político.

¿Buena idea, señor presidente?

jueves, 11 de junio de 2020

Kit de inglés 197: Between a rock and a hard place.

Con el panorama que tenemos, esta semana una de opciones. Between a rock and a hard place. Literalmente "entre una roca y un lugar duro" y que pudiera traducirse por nuestro entre la espada y la pared. Dificultad a la hora de escoger, cuando todas las opciones son igualmente espantosas.   

La pronunciación para salir del paso: bitúin a rok and a jard pléis. Y la buena aquí, con los Rolling Stones (segundos 44-58).

La frase es de creación relativamente reciente, de principios del siglo XX. El primer registro que tenemos de esta forma es de 1921, cuando aparece publicada en la revista Dialect Notes, volumen 5, de la American Dialect Society (Sociedad Dialectal Americana).

Cortesía de USDA ARS.
Se cree que su creación fue motivada por un conflicto que tuvo lugar entre las empresas del cobre y sus mineros en Bisbee, Arizona, en 1917. El dilema de los mineros: elegir la pobreza o morir excavando en la mina.

Frase:

Mary is caught between a rock and a hard place.
María está (atrapada) entre la espada y la pared. 

miércoles, 10 de junio de 2020

Evolución del virus americano.

Mientras el presidente se prepara para echarse a la carretera, el 19 de junio, para conmemorar el Juneteenth, se le podrá ver en Tulsa, Oklahoma, el coronavirus ha vuelto a repuntar en Florida, Tejas, Arizona, Kentucky, Utah, Arkansas... En Utah, uno de los subidones se ha dado en una empresa de envasados cárnicos. Casi 300 personas, de una plantilla de 1400, han dado positivo. La fábrica no se puede cerrrar ya que, por orden ejecutiva, las envasadoras se consideran negocios de primera necesidad. Casi todos los que trabajan en la fábrica son inmigrantes.

Dr.s Wheeler, Shackelford, and King

En Florida, mientras tanto, el principal temor es el coronacane. Virus aderezado con huracanes otoñales. El cane procede de hurricane. Aquí, un rastreador con los estados que llevan una trayectoria peor, los que van un poco mejor y los que manifiestan una tendencia más positiva hacia la recuperación en lo referente al virus. Tres colores, rojo, amarillo y verde, para indicar esa gradación, siendo el rojo el que peor va. Alaska el farolillo rojo. Illinois, el más verde.

lunes, 8 de junio de 2020

Las mujeres de Biden II.

[Portrait of Harriet Tubman]
El asunto George Floyd se lo está poniendo difícil a Biden a la hora de elegir a su segunda de a bordo. Warren no ha quedado descartada, aunque se la miraría con mejores ojos si las aguas estuvieran más calmadas.

Klobuchar, por su parte, sí que lo tiene más crudo. Fiscal jefe de Mineápolis de 1996 a 2006, durante su mandato se negó a procesar al policía acusado de asesinar a Christopher Burns, un hombre afroamericano, de ahí que no cuente con mucha aceptación en la comunidad de color.

El color de la piel no parece que vaya a ser determinante, ya que a Kamala Harris, exfiscal general del estado de California de 2011 a 2017, se le achaca que no se apretara a conciencia en los asuntos de la ley y el orden. Val Demings, también afroamericana, tiene estigma parecido al de Harris, aunque el suyo no es tan profundo. Demings fue jefe del departamento de policía de Orlando de 2007 a 2011, un departamento que tiene cierta fama por su uso de la fuerza. Su esposo también tiene experiencia en fuerzas del orden ya que fue sheriff del condado.

Quien de momento parece que se está llevando a Biden de calle es la alcaldesa Keisha Lance Bottoms. La alcaldesa nunca ha dejado de estar a su lado e incluso le ha defendido de los ataques de Harris. Recordemos el debate televisivo en el que Harris acusaba a Biden de oponerse a que los autobuses públicos escolares fueran mixtos.

Una de las paredes que se levanta en contra de Demings y Bottoms es su poca experiencia en asuntos internacionales. Susan Rice, exconsejera de Seguridad Nacional bajo la administración Obama y también exembajadora de Estados Unidos en la ONU, con amplia experiencia en cuestiones africanas, seguramente también esté siendo escrutada.

Eso sí, decida lo que decida Biden, deberá andarse con mucho ojo a la hora de escoger, no fuera a terminar con una pareja de baile a lo Sarah Palin.

domingo, 7 de junio de 2020

¡Escribe, no pienses!

Thurston the great magician
Hace poco que ha caído en mis manos un libro de Madeleine L'Engle, la autora del magnífico libro El pliegue en el tiempo que Disney se encargó de destrozar.

El libro, que lleva por título The Moment of Tenderness, El momento de ternuraes una selección de diociocho relatos escritos entre los años 40 y 50 que, su nieta, ha rescatado para deleite del lector. Y digo deleite porque las historias de L'Engle son de notable calidad. L'Engle es especialmente habilidosa con el humor, sus descripciones son vivísimas y maneja los diálogos con brío y elegancia. Y aunque el humor templa las páginas del libro, todo él parece estar difuminado con una pátina de nostalgia y soledad que corteja la barrera de lo sensiblero pero sin caer en la noñería. A veces, se echa en falta que la historia no esté más desarrollada y que casi se quede en estampa, pero esa percepción pronto se olvida gracias a la calidad de su escritura. En cuanto a los personajes, estos tampoco se resisten a su pluma, ya sea hombre o mujer, niño o adulto, aunque hay que decir que son los de clase media alta los que más le ocupan.

Los relatos de esta colección pertenecen a la época en la que L’Engle quería ser dramaturga y son en su mayoría de corte autobiográfico. Por ejemplo, en uno de ellos, el titulado "The Foreigners", "Los extranjeros", la narradora también se llama Madeleine.

Los temas que recogen los relatos son variados: maternidad, cuidado de padres mayores, ambición, rivalidad, el fracaso de la amistad o las apariencias engañosas. De hecho, este es el tema de "The Fact of the Matter", "Lo cierto es que", sería la traducción, un relato que combina la fantasía con el realismo mágico. En "Poor Little Saturday", L’Engle mezcla fantasía con magia, al estilo de las Crónicas de Narnia. 

Por cierto, mencionar que la autora tuvo muchísimos problemas para publicar su El pliegue en el tiempo. Los conservadores evangélicos, que la veían con malos ojos por creer en la salvación universal y seguramente también por dejar ver las ideas de Einstein en su obra, aprovecharon la ocasión para acusar a la autora de fomentar la brujería, y pidieron que el libro y las partes que lo siguieron fueran retirados de bibliotecas y librerías.

L’Engle, como se hace patente en esta colección, también practicó la ciencia ficción con bastante atino. En “A Sign for a Sparrow,” "Una señal para un gorrión", la escritora nos presenta un mundo postapocalíptico. El planeta Tierra, plagado de guerras y otras pestes, se ha vuelto inhabitable. Es con este relato con el que se cierra la colección.

Aquí una charla, en inglés, de la escritora, con su recomendación para ser un buen escritor: ¡Escribe, no pienses!

jueves, 4 de junio de 2020

Kit de inglés 196: Back to the drawing board.

digital file from original
La tormenta que se avecina de Kirby Rollin.
Si en el Kit de la semana pasada traímos las prioridades, esta semana nos vamos a la mesa de diseño a buscar alternativas con la expresión back to the drawing board. Literalmente "de vuelta al tablero de dibujo" y que podríamos traducir por buscar otra alternativa cuando la que se ha puesto en marcha no ha funcionado, volver al punto de partida o empezar de nuevo.  

La pronunciación para salir del paso: bak tu de dróin boooord. Y la buena aquí.

Esta forma es bastante reciente y se remonta a la Segunda Guerra Mundial. De hecho, esta expresión tiene fecha. Y es el 1 de marzo de 1941. Apareció a pie de página de una viñeta de Peter Arno, el mejor humorista gráfico de la revista New Yorker.

En la viñeta se ve a un ingeniero y a varios militares que van corriendo hacia un avión que se acaba de estrellar. El ingeniero, bien pertrechado con sus planos bajo el brazo, dice: "Bueno, supongo que es hora de volver a empezar". La frase en inglés: "Well, back to the old drawing board".

miércoles, 3 de junio de 2020

La gran Gilda Radner.

Sweethearts, roses, moonlig[ht]
Hace ya tiempo que quiero escribir unas líneas sobre esa gran cómica que fue Gilda Radner, pero he seguido haciéndole el feo y hoy, por fin, me decido.

Radner, a pesar de la temible enfermedad que nos la arrancara a los 42 años, era la celebración pura de la vida. En la década de los 70, fue una de las pocas mujeres comediantes que lograron hacerse un hueco en el programa SNL (Saturday Night Live). Con su gran amigo John Belushi, el de Granujas a todo ritmo, y Bill Murray, el de la marmota, compartió programa.

Con los personajes de Roseanne Roseannadanna y Baba Wawa, una parodia de Barbara Walters, famosa periodista estadounidense, quizás consiguiera sus momentos más memorables. Radner, que era de la opinión de que el éxito y la fama estaban reñidos con ser buen comediante, nunca quedó eclipsada por la fama del esposo, el también comediante Gene Wilder.

En 1989, meses antes de su fallecimiento, salió a la luz It's Always Something (Siempre hay algo), un libro que recoge su vida, incluidos los años que tuvo que convivir con la enfermedad. En el 2018, Lisa D’Apolito sacó un magnífico documental titulado Love, Gilda, (Con Amor, Gilda) con grabaciones y documentos inéditos de la artista. 

En el video la dejo haciendo de Roseannadanna, una periodista especializada en salud. La periodista,  acaba de dejar de fumar, nos habla de los síntomas de abstinencia que está experimentando.

martes, 2 de junio de 2020

¿Quién es el Tío Remus?

Hace unos días escuchaba una de mis canciones favoritas de Frank Zappa, Uncle Remus. El video incluido es un homenaje musical que Dweezil Zappa hizo a su padre. El sensacional George Duke, voz y teclado.

Uncle Remus, aunque nombre ficticio, se piensa que está basado en un personaje de carne y hueso, Uncle George Terrell, un esclavo de la plantación de Joseph Addison Turner. Turner, también propietario del periódico The Countryman, (El Paisano), puso de aprendiz en su imprenta al joven Joel Chandler Harris, a cambio de comida, techo y ropa. El jovencito, siempre con la espina clavada de ser hijo ilegítimo, pronto se hizo amigo de los mas desfavorecidos, los esclavos que trabajaban las tierras de Turner. En los escasos momentos de ocio que unos y otros pudieran tener, no es difícil imaginarse al muchacho pidiéndoles con admiración que le contaran historias de sus ancestros.

Cuatro años estuvo con el propietario, hasta 1866. Después pasó a formar parte de otro periódico, también en Atlanta. El Atlanta Constitution, pero sus oídos nunca olvidaron las narraciones del Tío George Terrel, ni las del Viejo Harbert o las de la Tía Crissy. Así, en 1880, sale su primera colección con la saga del Tío Remus, un narrador afroamericano que contará las aventuras de distintos animales. Hermano Conejo,  hermano Zorro, hermano Lobo o hermana Tortuga visitan con asiduidad sus páginas.

Harris, consciente de que se estaba adentrando en terrenos farragosos al intentar capturar, entre otras cosas, el dialecto de estos esclavos, dijo que su labor recopilatoria era una especie de homenaje a la tradición afroamericana, a la que, sin duda, veía amenazada. La polaridad se extendió como la pólvora. Las escritoras Alice Walker, Toni Morrison y el criticón de Mencken, que lo eleva a la categoría de poco más que amanuense, se encuentran entre los detractores.


Del otro bando, figuras como Mark Twain, y si es palabra de Mark Twain parece difícil refutarla, llegaron a considerarlo "el único maestro que este país ha dado" en lo que se refiere a la captura del dialecto afroamericano. Rudyard Kipling escribió a Harris para hacerle saber que los estudiantes ingleses devoraban sus historias en las aulas. Y James Joyce, aunque no le mandó niguna carta, en Finnegans Wake le hace un guiño con su "Romunculus Remus".

Independientemente del efecto Harris, hay que agradecerle esa labor recopilataria, aunque solo sea para disfrutar del Uncle Remus de Zappa y Duke. Aquí, una tesis doctoral en español sobre lo fabuloso de Harris.

domingo, 31 de mayo de 2020

¿Dónde se está mejor que en la Tierra?

Aprovechando que hoy hacía buen día en Pittsburgh, mi esposo y yo decidimos ir a pasear al Three Rivers Park, un lugar de bastante belleza al que besan tres ríos: el Allegheny, el Monongahela y el Ohio. Durante la remontada por una de las orillas del parque, nos extrañó el persistente planeo de un helicóptero, y pensamos que, su presencia, tal vez se debiera a algún accidente de tráfico. Bajo el puente que hay que cruzar para adentrarse en el centro de la ciudad, encontramos un coche patrulla con el motor al ralentí y al policía dentro, con los ojos bien abiertos. Nada de donuts ni café en las manos. Seguimos caminando y observamos una actividad impropia de fin de semana. Trabajadores de la construcción, taladrando, en mitad de la calle, planchas de madera. Y más patrullas y motoristas en la calle, esta vez con esa luz azul, inflamada, abriéndose paso. Una vez taladradas las planchas, entre varios las acoplaban contra los escaparates, preparación característica para la embestida de un huracán.

Un jovencito que debió vernos el pasmo en la cara se nos acercó. Ustedes no son de aquí, ¿verdad? No queríamos dar explicaciones, pero nos dijo que esa noche ni nos acercáramos por Market Square. Por lo visto, la acción comenzó ayer. Y hoy, a la violencia, también se la espera. El toque de queda tiene horario: de 8:30 de la tarde a 6 de la mañana, el refugio de la oscuridad.

Aquí dejo unas fotos tomadas esta tarde: la Sinfónica, tapiada.


Y el Starbucks, tapiándose.


Desde luego, Elon Musk lo tiene claro: a veces, donde mejor se está, es en órbita.         

viernes, 29 de mayo de 2020

Kit de inglés 195: Tall order.

Esta semana nos vamos con la combinación de tall (alto) y order (petición, pedido)El resultado de este feliz encuentro tiene varias traducciones: muy difícil, complicado, prioridad o de suma importancia.

Cortesía de USDA ARS.

La pronunciación para salir del paso: tol order. Consejo: las erres americanas hay que hacerlas como si fuéramos un perro que gruñe. Y aquí la buena con pronunciación inglesa.    

Según el Oxford English Dictionary, parece que esta forma surge a finales del siglo XIX, en 1893, en la voz de Franklin Adams.

Nota: probablemente no fuera el columnista Franklin P. Adams el que sacara el término, ya que, si nos atenemos a la cita que da el Diccionario, esta expresión es de 1893, y Adams nació en 1881.


Frase: Keeping Up With Brain Science Is a Tall Order for Many Teachers.

Estar al día en las ciencias que estudian el cerebro es una prioridad para muchos profesores.  

miércoles, 27 de mayo de 2020

¿Y la némesis de Vidal era?

Y ya que el lunes nos entreteníamos con las agudezas del niño pijo agitador, Gore Vidal,  hoy le calzamos su némesis, el niño pijo biempensante William Frank Buckley Jr. Católico y extremadamente instruido, sabía perfectamente el español y el francés, disfrutaba por igual navegando un velero que tocando el clavecín. En 1955 funda la revista The National Review, con la que logrará, entre otras cosas, unificar a libertarios, republicanos y anticomunistas. Ronald Reagan fue uno de sus más fieles lectores. 

Ninguna de las némesis que tuvo Vidal, casi siempre personajes con un ego a su altura, quizás Norman Mailer fuera la más destacada aunque también tuvo encontronazos con Truman Capote o con el mismísimo Bobby Kennedy, al que no podía ver por intereses políticos, ya que Vidal, al igual que Buckley Jr., metió la cabeza en el foro político y los dos salieron escaldados, pudo compararse en fuerza y esplendor a la figura de Buckley Jr. 

Se conocieron en 1962, pero no fue hasta 1968 cuando su tempestuoso matrimonio se consumó ante las cámaras. La ocasión les vino cuando la cadena ABC, con la audiencia por los suelos, contrata a la pareja para hacer de comentaristas políticos para seguir las convenciones en las que se nomina al candidato presidencial de cada partido. Diez debates y nada mal pagados, 10000 dólares la pieza para cada uno, gran desembolso para ABC pero, no cabe duda, dinero muy bien invertido. El público estaba encandilado con los dardos envenenados que se enviaban sus vitriólicas lenguas. El elitista Buckley, que no podía soportar la depravación moral del ateo Vidal, se lo hacía saber con un lenguaje rimbombante y sentencioso que la prosa augusta no hubiera desdeñado. Myra Breckinridge, novela de Vidal que salió ese mismo año, le resultaba particularmente insidiosa.

Vidal, por su parte, se complacía despertando la animosidad del adversario con calificativos más europeos, llamándolo, entre otras flores, la María Antonieta de la derecha. Fue en el noveno debate cuando Vidal, al salir de una confrontación verbal con Buckley que a punto estuvo de terminar en agresión física, (el acaloramiento se produjo por las divergencias suscitadas por el modo en el que la policía había actuado contra unos manifestantes que ondearon la bandera del Viet Cong en Chicago), finalmente lo aceptó: más que pensador, era actor.  Y lo mismo sucedía con Buckley. De hecho así se lo hizo saber al acabar el programa. Les hemos dado lo que querían.

FCC Commissioners inspect latest in television. Washington, D.C., Dec. 1. The first public demonstration of the new lightweight television equipment was given today before members of the Federal Communications Commission. The new equipment is portable and can be carried in a taxicab as compared to the huge cumbersome truck which has been used until now. The FCC is now considering new renovations for commercial television. Left to right: Commissioners Frederick I. Thompson, T.A.M. Craven, Chairman James L. Fly, Commissioners Thad H. Brown, and Norman S. Case

A Buckley, la aceptación de este descubrimiento le sentó a cuerno quemado, que, sin lugar a dudas, prefería mantener su reputación de luminaria intelectual antes que la de matón, (a Vidal lo llamó ante las cámaras homosexual y lo amenazó con darle un puñetazo que le dejaría la cara plastificada, para gloria de Vidal que había logrado sacarlo de sus casillas), y, aunque Buckley intentara después disculparse por su comportamiento, nunca pudo quitarse de encima la espina. En cambio, a Vidal, el reconocimiento de su vena dramática no le sentó mal, porque, en la vejez, aunque siempre que podía omitía el nombre de Buckley, admitió echarlo de menos. 

Para los interesados, el documental Best of Enemies, (El mejor de los enemigos, 2015), de los directores Morgan Neville y Robert Gordon nos da una buena idea de su fogosa relación. Y para los más guasones, aquí, dos genios de la comedia, Robin Williams y Eddie Murphy, en Saturday Night Life. Williams haciendo de Buckley, y Murphy de invitado en su programa Firing Line.

martes, 26 de mayo de 2020

Con la salud sí se juega.

Esto del capitalismo es una maravilla, ya que, en tiempos de carestía, te permite hacer el agosto. Si no que se lo digan (preguntar no porque no iban a responder) a los proveedores de material hospitalario con contrato de exclusividad en algunos centros. Claro que, en época de pandemia, pueden surgir ciertos problemitas para el hospital y sus trabajadores. Uno de ellos es que el precio de las partidas cueste un riñón, pero más importante aun es que el distribuidor se haya quedado sin existencias y que el centro tenga que esperar a que reponga batas, guantes, mascarillas...

Mientras espera a recibir el material y, para curarse en salud, el hospital afectado siempre puede hacer firmar al personal un papelito eximiéndolo de cualquier responsabilidad y listos. Por ejemplo, si un doctor contrajera el COVID-19 por no llevar mascarilla, la culpa sería suya y nada más que suya. Supongo que traerse mascarillas de casa y un equipo completo a cambiar con cada paciente no hay bolsillo que lo aguante, de ahí que, a veces, más de uno se haya visto obligado a reciclarlo. 

Cortesía de USDA ARS.

Unos cuantos corazones han notado esa carestía y, para aliviar la carga, han enviado sus donaciones de material. Sin embargo, algunos hospitales, más escrupulosos con sus obligaciones contractuales que con otras, sacrificables, han preferido decir no al donativo, no sea que, cuando las aguas vuelvan a su cauce, el proveedor les meta un puro de cuidado.

En época de necesidad sanitaria como la que estamos viviendo, sí se juega con la salud.   

lunes, 25 de mayo de 2020

Provocador de provocadores.

Cortesía de USDA ARS.
Y desempolvamos hoy una apreciación del provocador de provocadores, cantautor de la decadencia americana. Algunos dicen que su genio era más apto para el ensayo que para la novela. Y en Cue The Green God, Ted, Gore Vidal nos deja constancia de que a su pluma no le faltaba filo. La pieza, publicada en agosto de 1989 en The Nation, se recogió luego en la colección de ensayos titulada The Decline and Fall of the American Empire (Declive y caída del imperio americano).  

Aquí el comentario con la tradu.

Aunque podemos decir que el SIDA solo ha golpeado a ciertas minorías, nunca se puede hablar de la verdadera epidemia: el hecho de que uno de cada cuatro americanos vaya a padecer cáncer. Esta catástrofe se oculta al público gracias a las empresas que comercian con el tabaco, las empresas que se dedican a la energía nuclear (con sus políticas chapuceras para la eliminación de residuos) y otras empresas que se dedican a envenenar la Tierra, para que la América corporativa pueda seguir disfrutando de la libertad para ganar dinero sin la menor responsabilidad hacia aquellos que están matando (página 43 de The Decline and Fall of the American Empire). 

Décadas más tarde, en plena pandemia, con el tráfico rodado hasta hace unos días visiblemente mermado, el aire, en muchas zonas del país, sigue siendo irrespirable. El ozono, esa membrana protectora que tenemos agujereada y más gastada que un calcetín, apenas ha podido recuperarse en la cuarentena que llevamos encima. Tres núcleos son los que más se empeñan en contaminar. A saber:


  • Los Ángeles. En plena pandemia, con un 40% menos de coches, la contaminación sigue ahogando a la ciudad. Es cierto que la nube de smog se ha retraído y se puede extender la vista para gratificación de los ojos, pero la salud entra por las narices. Es el tráfico gigante, el de los camiones y autobuses, el que está poniendo en riesgo la vida de sus habitantes. California quiere tomar cartas en el asunto, controlando los criterios de emisión de gases en los coches, pero la administración en el poder se niega. California también quiere colocar cinco millones de coches eléctricos en las carreteras antes de que termine el 2030. 

El estado también quiere moverse hacia una línea más sostenible con los camiones. En junio, los miembros del organismo regulador encargado, decidirán si una parte de los que se vendan en California, no más de un 9% el primer año, deberán funcionar con electricidad o bien mediante pilas de combustible. De aprobarse, esta normativa entraría en vigor en el 2024. Para el 2035, el porcentaje de camiones comprometidos con el medioambiente no podría ser inferior al 40%.

  • Houston, tenemos un problema y de los gordos. En su caso, las industrias petroquímicas. Cantidades refinadas, especialmente óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre, asfixian el aire. La administración actual también se ha declarado en el asunto de las petroleras, dictaminando que, ya que no va a mover un dedo por mitigar el impacto de esos gases, por qué se va a molestar en regular otros contaminantes que salen de las mismas bocas. En abril se despachó una iniciativa para poner límite a la emisión de partículas (12 microgramos por metro cúbico es el máximo permitido), esas que acaban enquistadas en los pulmones, aún más perniciosas que los gases, desoyendo las recomendaciones de la EPA, la Agencia para la Protección del Medioambiente. 
  • Pittsburgh. La producción de acero la tiene a la ciudad más negra que el carbón. Es cierto que hoy en día la atmósfera de Pittsburgh es más respirable que la que tenía hace setenta años, pero aún le queda muchísimo camino que recorrer.

Para los curiosos, aquí dejo una lista con los aires más provechosos en tierras americanas. Y habrá que darse prisa, porque, según Vidal, en América dentro de poco tendremos una dictadura militar, ya que nadie parece ser capaz de mantenernos unidos.    

viernes, 22 de mayo de 2020

Kit de inglés 194: down-to-earth.

Y como llevamos unos días dando la vara con desastres naturales, el kit de hoy nos trae tierra. Down-to-earth, que, literalmente, se traduce por bajo a la tierra, y que equivale a nuestro con los pies en la tierra, práctico o realista.

Cortesía de USDA ARS.
La pronunciación para salir del apuro: dáun tu erz. Y la correcta aquí (2:16-17).

El origen de este adjetivo no se conoce a ciencia cierta, pero se cree que es bastante reciente. El Newark Advocate, un periódico de Nueva Jersey, ya lo utiliza en 1922, aunque, en 1917, tenemos película de Douglas Fairbanks con este título.

Frase:

He [Biden] looks like a down-to-earth person.

Parece una persona con los pies en la tierra.

miércoles, 20 de mayo de 2020

Ideas covídicas

No he podido dejarlo pasar: negocios para zona costera en tiempos covídicos. Flotadores gigantes que hacen las veces de mesa en Maryland. El video no revela si uno tiene que permanecer de pie durante la comida o si, por el contrario, la mesa cuenta con algún tipo de asiento estilo tacatá. También desconozco si el producto es anfibio y si es apto para tirarse al agua. 



Y para los de secano aquí va una idea. Los cochecitos de choque de las ferias. Digo yo que también podrían usarse como mesas de restaurante. Seguro que nadie se atrevería a decirnos que esa comida no es para llevar. Y para los amantes de las alturas, las norias. 

A la cuarta va la vencida.

Como estamos en época, y aún no habían aparecido en el blog, una de tornados. Muchos estados los padecen. El corredor de los tornados (Tornado Alley) cuenta con varias franjas, siendo la denominada Dixie Alley, el corredor sureño, en especial la zona que rodea Memphis, Tennessee, la más peligrosa. Y con el cambio climático se espera que esta peligrosidad vaya en aumento, no solo en Tennessee.

Odd Fellow's Hall, after tornado, Louisville, Ky.

Y aquí una lista, en caso de que se prefiera buscar protección y no salir al encuentro del tornado, con los mejores lugares para refugiarse:

  • Un sótano. Nos mantendremos alejados de ventanas y objetos que puedan caernos encima y nos pondremos un colchón por encima, si puede ser.    
  • Un refugio especial para tornados. Muy buena opción pero me temo que muy cara. 
  • El baño o dentro de un armario.
  •  Una zanja, en caso de que no nos dé tiempo a ponernos a cubierto.

martes, 19 de mayo de 2020

No hay dos sin tres.

digital file from original
No son ganas de ser un cenizo, pero aquí va otra de desastres naturales. Y es que un 18 de mayo, pero de 1980, el monte Santa Helena, en el estado de Washington, entró en erupción, llevándose por delante 57 vidas, entre ellas las de Harry Truman, un hombre de 83 años que se negó a abandonar su cabaña, la de David Johnston, el científico que dirigía la operación y al que debemos que el número de víctimas no fuera superior, ya que no sucumbió a las presiones de algunos habitantes de la zona afectada, que le pedían, sobre todo los comerciantes, que la reabriera y no les obligara al éxodo. Y la del fotógrafo Robert Landsburg, que logró salvar sus instantáneas embuchándolas en una mochila que parapetó con su cuerpo.

Curiosidad: los habitantes de Spokane, ciudad a casi 600 kilómetros del volcán, tuvieron que llevar máscarillas en espacios abiertos durante 9 días.   

Video del Servicio Geológico con subtítulos en inglés. Y, aquí, en español, con la fantástica voz de Jose María del Río, el de los documentales de la 2.

lunes, 18 de mayo de 2020

De fallas y fallos.

Y ya que hablamos de calamidades, y que en la zona de Carson City, Nevada, hace unos días se registró un seísmo de intensidad 6,5, hoy, una de terremotos.

Poag, Hawaii, volcano

Gracias a la magia del celuloide, a muchos nos resulta familiar el famoso terremoto de San Francisco. Sucedió un 18 de abril de 1906 y su magnitud, según los expertos, (la escala de Richter y Gutenberg aparece en 1935 y, por tanto, es difícil dar un valor exacto), se encontraba entre los 7, 7  y los 7,9.

Los movimientos sísmicos del país no solo se quedan en la falla de San Andrés, sino que tocan la otra costa. Y en el centro del país, en el valle del Misisipí, en la denominada zona sísmica de Nuevo Madrid, también se dan movimientos sísmicos de una magnitud considerable. Ocho estados son los más proclives a que sufrir esta furia, siendo Oklahoma, el más vulnerable de la lista. Por lo visto, las temperaturas frías de la zona y el suelo blando del valle favorecen la amplificación de la magnitud de la onda. 

Y el panorama que pintan los investigadores no es nada bonito: a esta zona sísmica puede que en menos de 50 años le pegue un terremoto que supere los 8 grados.  Y lo peor: el gobierno está poco o nada preparado para afrontar un desastre de esta magnitud. En el 2019 a las autoridades se les ofreció simular un seísmo de 7, 7, el Shaken Fury, (La furia sacudidora) y amablemente dijeron no gracias.

Mitiguemos el susto, si es que se puede, con la falla Wasatch, en la zona del valle de Salt Lake, área que solo ocupa los estados de Utah e Idaho. En caso de que un seísmo nos pillara en uno de ellos, la intensidad del horror, dicen, no superaría los 5,7. Aunque hay voces autorizadas que no se quedan tranquilas con este número y también lo suben a 7,5

domingo, 17 de mayo de 2020

¡Al refugio, corramos al refugio!



El jueves pasado revisitaba en dailymotion The Shelter, literalmente el refugio, un episodio de mis series favoritas, The Twilight Zone, y hoy encuentro esto. Capítulo imperdible para los tiempos que corren. Subtitulado en español. 

Y aquí, Duck and Cover, (Agachate y Cúbrete), un breve documental del Departamento de Defensa Civil que salió a la luz en 1951 con el que di ayer sábado. En este, la tortuga Bert demuestra a los niños de la Guerra Fría las técnicas, o mejor dicho la técnica, para evadir explosiones nucleares. Documental solo disponible en inglés pero, con las imágenes, sin duda sabremos lo que hay que hacer. 

jueves, 14 de mayo de 2020

Kit de inglés 193: cold turkey.

Cortesía USDA Agricultural Research Service.
Hace tiempo colgamos una entrada sobre uno de los animales más venerados en Estados Unidos, y hoy, regresamos a él. Al pavo. Esta vez con la expresión cold turkey. Literalmente pavo frío y que puede traducirse por de un día para otro o de buenas a primeras. 

La pronunciación para salir del paso: cóuld térqui. Y la buena aquí, (segundos 48-49) en boca de él, la de John Lennon.

Según los editores del Diccionario Histórico de Slang Americano (Historical Dictionary of American Slang), este adverbio no surge en la era hippy para designar al periodo de abstinencia por el que pasa un paciente adicto a las drogas, sino que, en 1910, ya se registra. Un caballero admitió haber perdido 5000 dólares cold turkey, es decir, de buenas a primeras. 

Para referirnos al síndrome de abstinencia, tendremos que esperar a que el Daily Colonist, periódico canadiense, publique esta expresión en octubre de 1921.

Frase:

Quitting the Internet, Cold Turkey. 

Dejar Internet de buenas a primeras.  

miércoles, 13 de mayo de 2020

Kathy McCord.

Dusolina Giannini, 1902-
Dusolina Giannini
Hoy, miércoles, el día jorobado, término que salió del mundo administrativo estadounidense, una entrada sobre una extraordinaria cantante y compositora para suavizar la indigestión de la semana.

Kathy McCord fue una de esas maravillas musicales que, desgraciadamente, nunca lograron el merecido reconocimiento que se les debía. Quizás la mala gestión de un mánager, poca difusión de la casa de discos o tal vez la imperturbable y antojadiza naturaleza de la suerte se la negaron. Porque a Kathy McCord no le faltaba nada. Uno pudiera pensar que fueron la ausencia de belleza y juventud las que le dieron la espalda, pero no era el caso. Tampoco le faltaba simpatía, y, según su hermano Billy Vera, también cantante, iba sobrada de una cualidad que está muy de moda: la empatía.

McCord, además de ser una fantástica compositora, tenía una voz maravillosa, cristalina, a lo Karen Carpenter. El estilo de Dusty Springfield, Joni Mitchell o Aretha Franklin coloreaban el suyo, aunque tampoco desdeñaba los ecos de la música de Frankie Lymon o Fats Domino, y, por supuesto, los esperados Bob Dylan y los Beatles también le sirvieron de inspiración. Años después, se hace difícil no reconocer su estela en el poeta Jeff Buckley.

Tal era su devoción que se pasó cinco años en Woodstock, conviviendo con artistas como Levon Helm y Richard Manuel, del grupo the Band, igualmente atraídos por las posibilidades musicales del famoso festival. De hecho, durante un tiempo McCord fue novia de Michael Lang, uno de sus fundadores.     

Desgraciadamente solo hizo dos álbumes. El primero lo grabó con diecisiete años en 1969. Y no fue hasta el 2010 cuando, gracias a su hermano, McCord pudo ver, aunque solo fuera por poco tiempo, un resurgir en el interés por su música. Su último álbum, titulado New Jersey to Woodstock (Nueva Jersey a Woodstock), es un recopilatorio que, además del primer álbum, incluye dos canciones que grabó en 1968, aparecidas con la discográfica Rainy Day Records. Dieciséis pistas más, las que grabó entre 1972 y 1979, su época en Woodstock, forman el segundo CD de esta joya. 

Aquí la dejo desde Nueva Jersey, con su etéreo Love Flow.

lunes, 11 de mayo de 2020

La sota, caballo y rey de la pizza.

Cortesía de USDA Agricultural Research Service
Y ya que ayer hablábamos de colas y de Depresión, hoy, una de recetario de la época.

Según el tándem Ziegleman y Coe, autores de A Square Meal, literalmente Una comida cuadrada y que podríamos traducir por Para comer, sota, caballo y rey, durante la Depresión se ignoró el posible casamiento entre alimentos, y se dio prioridad al precio, al valor nutricional y al efecto saciante.

La ciudad de Nueva York, por poner un caso, ferviente devota de la pizza, decidió que en la crisis sus colegiales no probaran dicho manjar. De hecho, se inclinó por una dieta variada.

La comida, que se preparaba en un único local y, desde este, se distribuía por toda la ciudad en camiones provistos de calentadores en la carga para que llegara calentita, contaba con un menú diferente cada día. Así, los martes, por ejemplo, tocaba sopa de guisantes, espaguetis con cebolla y tomate, y pan con mantequilla. De postre pudin de chocolate. Sin coca cola. Y eso que la fórmula llevaba activa desde finales del siglo XIX. Los viernes, sopa de judías y cebada. Sándwich de jamón o pescado con pan integral. Y a elegir: zanahorias, repollo o nabos en puré con crema de leche. De postre pudin de vainilla hecho con fécula de maíz, bañado en salsa de chocolate. Y la coca cola, aunque fuera viernes, tampoco salpicaba la antesala del merecido descanso con sus afamadas burbujas. Pero ya sabemos que los tiempos cambian, y que, la sabiduría del americano de antaño, ha sido de sobra sobrepasada, sobre todo en kilos y en diabetes por la actual, una más moderna, adepta al sota, caballo y rey de la pizza, azúcares, frituras, y otras grasazas, que, en muchos comedores escolares públicos, se salen del plato.

En el 2012, el Congreso estadounidense aprobó que, una cantidad generosa de tomate en la pizza, equivaliera a una ración de verdura. A los dignatarios madrileños, ¿les habrán hecho comer una Telepizza secorra y por eso han cambiado de parecer? Digo yo que, de haber sido este el caso, unas bolsitas extras de ketchup en cada envío, con unas patatas bien frititas, hubieran podido bastar para cubrir unas cuantas dosis de las verduras diarias recomendadas.

domingo, 10 de mayo de 2020

Recuerdos de la Gran Depresión.

b&w film copy neg.
He estado dudando si abrir la semana con los ingeniosos comentarios políticos del padre con acento neoyorquino Isaac Mary Relyea o si arrancar con algo más serio. Pero su agudeza me ha podido: según el padre, los marxistas tienen la culpa de que el COVID-19 nos esté pegando.

El americano, se queja el padre, ha ido cediendo sus libertades, seguramente por la presión de algún marxista, y ahora el país se ve en este estado de postración.

Menos mal que la venta de armas no se ha visto afectada por esas limitaciones marxistas y que, el país más rico del mundo, siempre preparado para cualquier eventualidad, responde, aunque sea con tácticas marxistas, como la entrega de comida a desamparados que esperan, eso sí, en coche, a que les llegue el turno. Recuerdos de la Gran Depresión.

viernes, 8 de mayo de 2020

Kit de inglés 192: shelter in place.

Y esta semana el mismísimo confinamiento. Shelter in place. La traducción literal refugio en el sitio. Pronunciación de andar por casa: shelter in pléis. El grupo sh se pronuncia igual que la onomatopeya que utilizamos para mandar callar. La pronunciación buena aquí (segundos 4-5).

La expresión se registra por primera vez en unos documentos federales desclasificados de 1957. En los periódicos el debut parece ser en los años 70.



Esta expresión también se usa en otros ámbitos. Ni que decir tiene que entraña amenaza externa y requiere buscar refugio en el lugar más cercano. En las escuelas, por ejemplo, es un término nada desconocido. Recuerdo que, las veces que se anunciaba shelter in place por megafonía, los profesores teníamos que apagar luces y cerrar la puerta con llave, además de pedir a los estudiantes que permanecieran en silencio.

Para situaciones en las que la amenaza no sean huracanes, pandemias o vertidos, sino que procedan de la violencia del bípedo implume, contamos con otra forma: lockdown. Pronunciación casera lókdáun. Cerrar a cal y canto.

miércoles, 6 de mayo de 2020

Las mujeres de Biden.

Con el virus encima y las elecciones a tiro de piedra, Biden se anda con ojo. Quiere que, de salir elegido, la vicepresidencia la ocupe una mujer. Eso sí. Indispensable que esta le defienda a capa y espada en lo relacionado con las presuntas elegaciones de acoso sexual que le vayan saliendo. También es deseable que, en caso de que la edad le diera algún sobresalto, la vicepresidenta fuera más joven. Por supuesto, la afinidad de ideas políticas, sería de agradecer.
Front view of White House
Entre las nominadas aparece el nombre de Elizabeth Warren, que, ya vimos, se negó a apoyar a Sanders por dejarse la puerta abierta a un posible cargo. La edad de Warren puede que a Biden le eche para atrás, al igual que su naturaleza protestona, aunque la impresionante capacidad que tiene la excandidata a la presidencia para recaudar fondos quizás le sirva de reclamo. De momento me he pasado por el podcast de Biden, y Warren no ha sido invitada, con lo que no me da muy buena espina, aunque las encuestas la den claramente como vencedora.

No ha sido este el caso de Amy Klobuchar, que además cumple todos los requisitos. Más joven y de ideología centrista. Lo único que pudiera dificultar su elección es que los minesotanos desde los años 70 no han dejado de votar a los demócratas, feudo que Biden ya tiene en el bolsillo, con o sin Klobuchar.

Quizás una vicepresidenta de color, aunque fuera de California, estado tradicionalmente demócrata, pudiera granjearle más votos. Pero recordemos que con Kamala Harris, Biden tuvo un roce durante las primarias, el asunto de la niña de color en el autobús que, tal vez, aún le siga escociendo al candidato.   

Gretchen Withmer, la gobernadora de Michigan, en cambio, sí que pudiera darle a Biden los votos que busca. Michigan es un estado tradicionalmente demócrata pero que en las elecciones pasadas sucumbió a los encantos de Trump. Whitmer también ha sido invitada en Here is the Deal, (Esto es lo que hay), el podcast de Biden. Y otro dato a tener en cuenta. Withmer, que ha sido víctima de acoso sexual, ha salido a defender a Biden en su último asuntillo con las mujeres. El llamado caso Tara Reade. Su apoyo sin duda le daría a Biden una burbuja de credibilidad.

En julio, la elegida.

jueves, 30 de abril de 2020

Kit de inglés 191: call it a day.

Literalmente llámalo día y que debe traducirse por nuestro dar el día por terminado o dejarlo por hoy. Esta forma surge del mundo laboral, a partir de otra, call it half a day, (literalmente llámalo medio día), y que se refiere a las horas que el trabajador había acumulado para poder salir antes.  

La pronunciación casera: col it a déi. Y la buena aquí. 
En 1838 se registra call it half a day, mientras que la forma que nos ha llegado hoy, call it a day, es de principios del siglo XX. También tenemos call it a night (llámalo noche) y que sale en los años 30.

Esta forma se creó para referirse al mundo de los juerguistas, cuando, agotados de tanto fiestorro y actividad social, se iban a casa a descansar. Aunque uno también se podía ir a casa porque la fiesta o la compañía le resultaban aburridas. 

Esperemos que pronto podamos call it a night porque lo estamos pasando en grande. Por cierto, que, para los forofos del cine, hay película. De 1937. Una comedia que, para pasar el rato, siempre se puede sacar de Youtube.

Frase: She called it a day at noon. 

Ella dejó de trabajar a las doce.