domingo, 31 de mayo de 2020

¿Dónde se está mejor que en la Tierra?

Aprovechando que hoy hacía buen día en Pittsburgh, mi esposo y yo decidimos ir a pasear al Three Rivers Park, un lugar de bastante belleza al que besan tres ríos: el Allegheny, el Monongahela y el Ohio. Durante la remontada por una de las orillas del parque, nos extrañó el persistente planeo de un helicóptero, y pensamos que, su presencia, tal vez se debiera a algún accidente de tráfico. Bajo el puente que hay que cruzar para adentrarse en el centro de la ciudad, encontramos un coche patrulla con el motor al ralentí y al policía dentro, con los ojos bien abiertos. Nada de donuts ni café en las manos. Seguimos caminando y observamos una actividad impropia de fin de semana. Trabajadores de la construcción, taladrando, en mitad de la calle, planchas de madera. Y más patrullas y motoristas en la calle, esta vez con esa luz azul, inflamada, abriéndose paso. Una vez taladradas las planchas, entre varios las acoplaban contra los escaparates, preparación característica para la embestida de un huracán.

Un jovencito que debió vernos el pasmo en la cara se nos acercó. Ustedes no son de aquí, ¿verdad? No queríamos dar explicaciones, pero nos dijo que esa noche ni nos acercáramos por Market Square. Por lo visto, la acción comenzó ayer. Y hoy, a la violencia, también se la espera. El toque de queda tiene horario: de 8:30 de la tarde a 6 de la mañana, el refugio de la oscuridad.

Aquí dejo unas fotos tomadas esta tarde: la Sinfónica, tapiada.


Y el Starbucks, tapiándose.


Desde luego, Elon Musk lo tiene claro: a veces, donde mejor se está, es en órbita.         

viernes, 29 de mayo de 2020

Kit de inglés 195: Tall order.

Esta semana nos vamos con la combinación de tall (alto) y order (petición, pedido)El resultado de este feliz encuentro tiene varias traducciones: muy difícil, complicado, prioridad o de suma importancia.

Cortesía de USDA ARS.

La pronunciación para salir del paso: tol order. Consejo: las erres americanas hay que hacerlas como si fuéramos un perro que gruñe. Y aquí la buena con pronunciación inglesa.    

Según el Oxford English Dictionary, parece que esta forma surge a finales del siglo XIX, en 1893, en la voz de Franklin Adams.

Nota: probablemente no fuera el columnista Franklin P. Adams el que sacara el término, ya que, si nos atenemos a la cita que da el Diccionario, esta expresión es de 1893, y Adams nació en 1881.


Frase: Keeping Up With Brain Science Is a Tall Order for Many Teachers.

Estar al día en las ciencias que estudian el cerebro es una prioridad para muchos profesores.  

miércoles, 27 de mayo de 2020

¿Y la némesis de Vidal era?

Y ya que el lunes nos entreteníamos con las agudezas del niño pijo agitador, Gore Vidal,  hoy le calzamos su némesis, el niño pijo biempensante William Frank Buckley Jr. Católico y extremadamente instruido, sabía perfectamente el español y el francés, disfrutaba por igual navegando un velero que tocando el clavecín. En 1955 funda la revista The National Review, con la que logrará, entre otras cosas, unificar a libertarios, republicanos y anticomunistas. Ronald Reagan fue uno de sus más fieles lectores. 

Ninguna de las némesis que tuvo Vidal, casi siempre personajes con un ego a su altura, quizás Norman Mailer fuera la más destacada aunque también tuvo encontronazos con Truman Capote o con el mismísimo Bobby Kennedy, al que no podía ver por intereses políticos, ya que Vidal, al igual que Buckley Jr., metió la cabeza en el foro político y los dos salieron escaldados, pudo compararse en fuerza y esplendor a la figura de Buckley Jr. 

Se conocieron en 1962, pero no fue hasta 1968 cuando su tempestuoso matrimonio se consumó ante las cámaras. La ocasión les vino cuando la cadena ABC, con la audiencia por los suelos, contrata a la pareja para hacer de comentaristas políticos para seguir las convenciones en las que se nomina al candidato presidencial de cada partido. Diez debates y nada mal pagados, 10000 dólares la pieza para cada uno, gran desembolso para ABC pero, no cabe duda, dinero muy bien invertido. El público estaba encandilado con los dardos envenenados que se enviaban sus vitriólicas lenguas. El elitista Buckley, que no podía soportar la depravación moral del ateo Vidal, se lo hacía saber con un lenguaje rimbombante y sentencioso que la prosa augusta no hubiera desdeñado. Myra Breckinridge, novela de Vidal que salió ese mismo año, le resultaba particularmente insidiosa.

Vidal, por su parte, se complacía despertando la animosidad del adversario con calificativos más europeos, llamándolo, entre otras flores, la María Antonieta de la derecha. Fue en el noveno debate cuando Vidal, al salir de una confrontación verbal con Buckley que a punto estuvo de terminar en agresión física, (el acaloramiento se produjo por las divergencias suscitadas por el modo en el que la policía había actuado contra unos manifestantes que ondearon la bandera del Viet Cong en Chicago), finalmente lo aceptó: más que pensador, era actor.  Y lo mismo sucedía con Buckley. De hecho así se lo hizo saber al acabar el programa. Les hemos dado lo que querían.

FCC Commissioners inspect latest in television. Washington, D.C., Dec. 1. The first public demonstration of the new lightweight television equipment was given today before members of the Federal Communications Commission. The new equipment is portable and can be carried in a taxicab as compared to the huge cumbersome truck which has been used until now. The FCC is now considering new renovations for commercial television. Left to right: Commissioners Frederick I. Thompson, T.A.M. Craven, Chairman James L. Fly, Commissioners Thad H. Brown, and Norman S. Case

A Buckley, la aceptación de este descubrimiento le sentó a cuerno quemado, que, sin lugar a dudas, prefería mantener su reputación de luminaria intelectual antes que la de matón, (a Vidal lo llamó ante las cámaras homosexual y lo amenazó con darle un puñetazo que le dejaría la cara plastificada, para gloria de Vidal que había logrado sacarlo de sus casillas), y, aunque Buckley intentara después disculparse por su comportamiento, nunca pudo quitarse de encima la espina. En cambio, a Vidal, el reconocimiento de su vena dramática no le sentó mal, porque, en la vejez, aunque siempre que podía omitía el nombre de Buckley, admitió echarlo de menos. 

Para los interesados, el documental Best of Enemies, (El mejor de los enemigos, 2015), de los directores Morgan Neville y Robert Gordon nos da una buena idea de su fogosa relación. Y para los más guasones, aquí, dos genios de la comedia, Robin Williams y Eddie Murphy, en Saturday Night Life. Williams haciendo de Buckley, y Murphy de invitado en su programa Firing Line.

martes, 26 de mayo de 2020

Con la salud sí se juega.

Esto del capitalismo es una maravilla, ya que, en tiempos de carestía, te permite hacer el agosto. Si no que se lo digan (preguntar no porque no iban a responder) a los proveedores de material hospitalario con contrato de exclusividad en algunos centros. Claro que, en época de pandemia, pueden surgir ciertos problemitas para el hospital y sus trabajadores. Uno de ellos es que el precio de las partidas cueste un riñón, pero más importante aun es que el distribuidor se haya quedado sin existencias y que el centro tenga que esperar a que reponga batas, guantes, mascarillas...

Mientras espera a recibir el material y, para curarse en salud, el hospital afectado siempre puede hacer firmar al personal un papelito eximiéndolo de cualquier responsabilidad y listos. Por ejemplo, si un doctor contrajera el COVID-19 por no llevar mascarilla, la culpa sería suya y nada más que suya. Supongo que traerse mascarillas de casa y un equipo completo a cambiar con cada paciente no hay bolsillo que lo aguante, de ahí que, a veces, más de uno se haya visto obligado a reciclarlo. 

Cortesía de USDA ARS.

Unos cuantos corazones han notado esa carestía y, para aliviar la carga, han enviado sus donaciones de material. Sin embargo, algunos hospitales, más escrupulosos con sus obligaciones contractuales que con otras, sacrificables, han preferido decir no al donativo, no sea que, cuando las aguas vuelvan a su cauce, el proveedor les meta un puro de cuidado.

En época de necesidad sanitaria como la que estamos viviendo, sí se juega con la salud.   

lunes, 25 de mayo de 2020

Provocador de provocadores.

Cortesía de USDA ARS.
Y desempolvamos hoy una apreciación del provocador de provocadores, cantautor de la decadencia americana. Algunos dicen que su genio era más apto para el ensayo que para la novela. Y en Cue The Green God, Ted, Gore Vidal nos deja constancia de que a su pluma no le faltaba filo. La pieza, publicada en agosto de 1989 en The Nation, se recogió luego en la colección de ensayos titulada The Decline and Fall of the American Empire (Declive y caída del imperio americano).  

Aquí el comentario con la tradu.

Aunque podemos decir que el SIDA solo ha golpeado a ciertas minorías, nunca se puede hablar de la verdadera epidemia: el hecho de que uno de cada cuatro americanos vaya a padecer cáncer. Esta catástrofe se oculta al público gracias a las empresas que comercian con el tabaco, las empresas que se dedican a la energía nuclear (con sus políticas chapuceras para la eliminación de residuos) y otras empresas que se dedican a envenenar la Tierra, para que la América corporativa pueda seguir disfrutando de la libertad para ganar dinero sin la menor responsabilidad hacia aquellos que están matando (página 43 de The Decline and Fall of the American Empire). 

Décadas más tarde, en plena pandemia, con el tráfico rodado hasta hace unos días visiblemente mermado, el aire, en muchas zonas del país, sigue siendo irrespirable. El ozono, esa membrana protectora que tenemos agujereada y más gastada que un calcetín, apenas ha podido recuperarse en la cuarentena que llevamos encima. Tres núcleos son los que más se empeñan en contaminar. A saber:


  • Los Ángeles. En plena pandemia, con un 40% menos de coches, la contaminación sigue ahogando a la ciudad. Es cierto que la nube de smog se ha retraído y se puede extender la vista para gratificación de los ojos, pero la salud entra por las narices. Es el tráfico gigante, el de los camiones y autobuses, el que está poniendo en riesgo la vida de sus habitantes. California quiere tomar cartas en el asunto, controlando los criterios de emisión de gases en los coches, pero la administración en el poder se niega. California también quiere colocar cinco millones de coches eléctricos en las carreteras antes de que termine el 2030. 

El estado también quiere moverse hacia una línea más sostenible con los camiones. En junio, los miembros del organismo regulador encargado, decidirán si una parte de los que se vendan en California, no más de un 9% el primer año, deberán funcionar con electricidad o bien mediante pilas de combustible. De aprobarse, esta normativa entraría en vigor en el 2024. Para el 2035, el porcentaje de camiones comprometidos con el medioambiente no podría ser inferior al 40%.

  • Houston, tenemos un problema y de los gordos. En su caso, las industrias petroquímicas. Cantidades refinadas, especialmente óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre, asfixian el aire. La administración actual también se ha declarado en el asunto de las petroleras, dictaminando que, ya que no va a mover un dedo por mitigar el impacto de esos gases, por qué se va a molestar en regular otros contaminantes que salen de las mismas bocas. En abril se despachó una iniciativa para poner límite a la emisión de partículas (12 microgramos por metro cúbico es el máximo permitido), esas que acaban enquistadas en los pulmones, aún más perniciosas que los gases, desoyendo las recomendaciones de la EPA, la Agencia para la Protección del Medioambiente. 
  • Pittsburgh. La producción de acero la tiene a la ciudad más negra que el carbón. Es cierto que hoy en día la atmósfera de Pittsburgh es más respirable que la que tenía hace setenta años, pero aún le queda muchísimo camino que recorrer.

Para los curiosos, aquí dejo una lista con los aires más provechosos en tierras americanas. Y habrá que darse prisa, porque, según Vidal, en América dentro de poco tendremos una dictadura militar, ya que nadie parece ser capaz de mantenernos unidos.    

viernes, 22 de mayo de 2020

Kit de inglés 194: down-to-earth.

Y como llevamos unos días dando la vara con desastres naturales, el kit de hoy nos trae tierra. Down-to-earth, que, literalmente, se traduce por bajo a la tierra, y que equivale a nuestro con los pies en la tierra, práctico o realista.

Cortesía de USDA ARS.
La pronunciación para salir del apuro: dáun tu erz. Y la correcta aquí (2:16-17).

El origen de este adjetivo no se conoce a ciencia cierta, pero se cree que es bastante reciente. El Newark Advocate, un periódico de Nueva Jersey, ya lo utiliza en 1922, aunque, en 1917, tenemos película de Douglas Fairbanks con este título.

Frase:

He [Biden] looks like a down-to-earth person.

Parece una persona con los pies en la tierra.

miércoles, 20 de mayo de 2020

Ideas covídicas

No he podido dejarlo pasar: negocios para zona costera en tiempos covídicos. Flotadores gigantes que hacen las veces de mesa en Maryland. El video no revela si uno tiene que permanecer de pie durante la comida o si, por el contrario, la mesa cuenta con algún tipo de asiento estilo tacatá. También desconozco si el producto es anfibio y si es apto para tirarse al agua. 



Y para los de secano aquí va una idea. Los cochecitos de choque de las ferias. Digo yo que también podrían usarse como mesas de restaurante. Seguro que nadie se atrevería a decirnos que esa comida no es para llevar. Y para los amantes de las alturas, las norias. 

A la cuarta va la vencida.

Como estamos en época, y aún no habían aparecido en el blog, una de tornados. Muchos estados los padecen. El corredor de los tornados (Tornado Alley) cuenta con varias franjas, siendo la denominada Dixie Alley, el corredor sureño, en especial la zona que rodea Memphis, Tennessee, la más peligrosa. Y con el cambio climático se espera que esta peligrosidad vaya en aumento, no solo en Tennessee.

Odd Fellow's Hall, after tornado, Louisville, Ky.

Y aquí una lista, en caso de que se prefiera buscar protección y no salir al encuentro del tornado, con los mejores lugares para refugiarse:

  • Un sótano. Nos mantendremos alejados de ventanas y objetos que puedan caernos encima y nos pondremos un colchón por encima, si puede ser.    
  • Un refugio especial para tornados. Muy buena opción pero me temo que muy cara. 
  • El baño o dentro de un armario.
  •  Una zanja, en caso de que no nos dé tiempo a ponernos a cubierto.

martes, 19 de mayo de 2020

No hay dos sin tres.

digital file from original
No son ganas de ser un cenizo, pero aquí va otra de desastres naturales. Y es que un 18 de mayo, pero de 1980, el monte Santa Helena, en el estado de Washington, entró en erupción, llevándose por delante 57 vidas, entre ellas las de Harry Truman, un hombre de 83 años que se negó a abandonar su cabaña, la de David Johnston, el científico que dirigía la operación y al que debemos que el número de víctimas no fuera superior, ya que no sucumbió a las presiones de algunos habitantes de la zona afectada, que le pedían, sobre todo los comerciantes, que la reabriera y no les obligara al éxodo. Y la del fotógrafo Robert Landsburg, que logró salvar sus instantáneas embuchándolas en una mochila que parapetó con su cuerpo.

Curiosidad: los habitantes de Spokane, ciudad a casi 600 kilómetros del volcán, tuvieron que llevar máscarillas en espacios abiertos durante 9 días.   

Video del Servicio Geológico con subtítulos en inglés. Y, aquí, en español, con la fantástica voz de Jose María del Río, el de los documentales de la 2.

lunes, 18 de mayo de 2020

De fallas y fallos.

Y ya que hablamos de calamidades, y que en la zona de Carson City, Nevada, hace unos días se registró un seísmo de intensidad 6,5, hoy, una de terremotos.

Poag, Hawaii, volcano

Gracias a la magia del celuloide, a muchos nos resulta familiar el famoso terremoto de San Francisco. Sucedió un 18 de abril de 1906 y su magnitud, según los expertos, (la escala de Richter y Gutenberg aparece en 1935 y, por tanto, es difícil dar un valor exacto), se encontraba entre los 7, 7  y los 7,9.

Los movimientos sísmicos del país no solo se quedan en la falla de San Andrés, sino que tocan la otra costa. Y en el centro del país, en el valle del Misisipí, en la denominada zona sísmica de Nuevo Madrid, también se dan movimientos sísmicos de una magnitud considerable. Ocho estados son los más proclives a que sufrir esta furia, siendo Oklahoma, el más vulnerable de la lista. Por lo visto, las temperaturas frías de la zona y el suelo blando del valle favorecen la amplificación de la magnitud de la onda. 

Y el panorama que pintan los investigadores no es nada bonito: a esta zona sísmica puede que en menos de 50 años le pegue un terremoto que supere los 8 grados.  Y lo peor: el gobierno está poco o nada preparado para afrontar un desastre de esta magnitud. En el 2019 a las autoridades se les ofreció simular un seísmo de 7, 7, el Shaken Fury, (La furia sacudidora) y amablemente dijeron no gracias.

Mitiguemos el susto, si es que se puede, con la falla Wasatch, en la zona del valle de Salt Lake, área que solo ocupa los estados de Utah e Idaho. En caso de que un seísmo nos pillara en uno de ellos, la intensidad del horror, dicen, no superaría los 5,7. Aunque hay voces autorizadas que no se quedan tranquilas con este número y también lo suben a 7,5

domingo, 17 de mayo de 2020

¡Al refugio, corramos al refugio!



El jueves pasado revisitaba en dailymotion The Shelter, literalmente el refugio, un episodio de mis series favoritas, The Twilight Zone, y hoy encuentro esto. Capítulo imperdible para los tiempos que corren. Subtitulado en español. 

Y aquí, Duck and Cover, (Agachate y Cúbrete), un breve documental del Departamento de Defensa Civil que salió a la luz en 1951 con el que di ayer sábado. En este, la tortuga Bert demuestra a los niños de la Guerra Fría las técnicas, o mejor dicho la técnica, para evadir explosiones nucleares. Documental solo disponible en inglés pero, con las imágenes, sin duda sabremos lo que hay que hacer. 

jueves, 14 de mayo de 2020

Kit de inglés 193: cold turkey.

Cortesía USDA Agricultural Research Service.
Hace tiempo colgamos una entrada sobre uno de los animales más venerados en Estados Unidos, y hoy, regresamos a él. Al pavo. Esta vez con la expresión cold turkey. Literalmente pavo frío y que puede traducirse por de un día para otro o de buenas a primeras. 

La pronunciación para salir del paso: cóuld térqui. Y la buena aquí, (segundos 48-49) en boca de él, la de John Lennon.

Según los editores del Diccionario Histórico de Slang Americano (Historical Dictionary of American Slang), este adverbio no surge en la era hippy para designar al periodo de abstinencia por el que pasa un paciente adicto a las drogas, sino que, en 1910, ya se registra. Un caballero admitió haber perdido 5000 dólares cold turkey, es decir, de buenas a primeras. 

Para referirnos al síndrome de abstinencia, tendremos que esperar a que el Daily Colonist, periódico canadiense, publique esta expresión en octubre de 1921.

Frase:

Quitting the Internet, Cold Turkey. 

Dejar Internet de buenas a primeras.  

miércoles, 13 de mayo de 2020

Kathy McCord.

Dusolina Giannini, 1902-
Dusolina Giannini
Hoy, miércoles, el día jorobado, término que salió del mundo administrativo estadounidense, una entrada sobre una extraordinaria cantante y compositora para suavizar la indigestión de la semana.

Kathy McCord fue una de esas maravillas musicales que, desgraciadamente, nunca lograron el merecido reconocimiento que se les debía. Quizás la mala gestión de un mánager, poca difusión de la casa de discos o tal vez la imperturbable y antojadiza naturaleza de la suerte se la negaron. Porque a Kathy McCord no le faltaba nada. Uno pudiera pensar que fueron la ausencia de belleza y juventud las que le dieron la espalda, pero no era el caso. Tampoco le faltaba simpatía, y, según su hermano Billy Vera, también cantante, iba sobrada de una cualidad que está muy de moda: la empatía.

McCord, además de ser una fantástica compositora, tenía una voz maravillosa, cristalina, a lo Karen Carpenter. El estilo de Dusty Springfield, Joni Mitchell o Aretha Franklin coloreaban el suyo, aunque tampoco desdeñaba los ecos de la música de Frankie Lymon o Fats Domino, y, por supuesto, los esperados Bob Dylan y los Beatles también le sirvieron de inspiración. Años después, se hace difícil no reconocer su estela en el poeta Jeff Buckley.

Tal era su devoción que se pasó cinco años en Woodstock, conviviendo con artistas como Levon Helm y Richard Manuel, del grupo the Band, igualmente atraídos por las posibilidades musicales del famoso festival. De hecho, durante un tiempo McCord fue novia de Michael Lang, uno de sus fundadores.     

Desgraciadamente solo hizo dos álbumes. El primero lo grabó con diecisiete años en 1969. Y no fue hasta el 2010 cuando, gracias a su hermano, McCord pudo ver, aunque solo fuera por poco tiempo, un resurgir en el interés por su música. Su último álbum, titulado New Jersey to Woodstock (Nueva Jersey a Woodstock), es un recopilatorio que, además del primer álbum, incluye dos canciones que grabó en 1968, aparecidas con la discográfica Rainy Day Records. Dieciséis pistas más, las que grabó entre 1972 y 1979, su época en Woodstock, forman el segundo CD de esta joya. 

Aquí la dejo desde Nueva Jersey, con su etéreo Love Flow.

lunes, 11 de mayo de 2020

La sota, caballo y rey de la pizza.

Cortesía de USDA Agricultural Research Service
Y ya que ayer hablábamos de colas y de Depresión, hoy, una de recetario de la época.

Según el tándem Ziegleman y Coe, autores de A Square Meal, literalmente Una comida cuadrada y que podríamos traducir por Para comer, sota, caballo y rey, durante la Depresión se ignoró el posible casamiento entre alimentos, y se dio prioridad al precio, al valor nutricional y al efecto saciante.

La ciudad de Nueva York, por poner un caso, ferviente devota de la pizza, decidió que en la crisis sus colegiales no probaran dicho manjar. De hecho, se inclinó por una dieta variada.

La comida, que se preparaba en un único local y, desde este, se distribuía por toda la ciudad en camiones provistos de calentadores en la carga para que llegara calentita, contaba con un menú diferente cada día. Así, los martes, por ejemplo, tocaba sopa de guisantes, espaguetis con cebolla y tomate, y pan con mantequilla. De postre pudin de chocolate. Sin coca cola. Y eso que la fórmula llevaba activa desde finales del siglo XIX. Los viernes, sopa de judías y cebada. Sándwich de jamón o pescado con pan integral. Y a elegir: zanahorias, repollo o nabos en puré con crema de leche. De postre pudin de vainilla hecho con fécula de maíz, bañado en salsa de chocolate. Y la coca cola, aunque fuera viernes, tampoco salpicaba la antesala del merecido descanso con sus afamadas burbujas. Pero ya sabemos que los tiempos cambian, y que, la sabiduría del americano de antaño, ha sido de sobra sobrepasada, sobre todo en kilos y en diabetes por la actual, una más moderna, adepta al sota, caballo y rey de la pizza, azúcares, frituras, y otras grasazas, que, en muchos comedores escolares públicos, se salen del plato.

En el 2012, el Congreso estadounidense aprobó que, una cantidad generosa de tomate en la pizza, equivaliera a una ración de verdura. A los dignatarios madrileños, ¿les habrán hecho comer una Telepizza secorra y por eso han cambiado de parecer? Digo yo que, de haber sido este el caso, unas bolsitas extras de ketchup en cada envío, con unas patatas bien frititas, hubieran podido bastar para cubrir unas cuantas dosis de las verduras diarias recomendadas.

domingo, 10 de mayo de 2020

Recuerdos de la Gran Depresión.

b&w film copy neg.
He estado dudando si abrir la semana con los ingeniosos comentarios políticos del padre con acento neoyorquino Isaac Mary Relyea o si arrancar con algo más serio. Pero su agudeza me ha podido: según el padre, los marxistas tienen la culpa de que el COVID-19 nos esté pegando.

El americano, se queja el padre, ha ido cediendo sus libertades, seguramente por la presión de algún marxista, y ahora el país se ve en este estado de postración.

Menos mal que la venta de armas no se ha visto afectada por esas limitaciones marxistas y que, el país más rico del mundo, siempre preparado para cualquier eventualidad, responde, aunque sea con tácticas marxistas, como la entrega de comida a desamparados que esperan, eso sí, en coche, a que les llegue el turno. Recuerdos de la Gran Depresión.

viernes, 8 de mayo de 2020

Kit de inglés 192: shelter in place.

Y esta semana el mismísimo confinamiento. Shelter in place. La traducción literal refugio en el sitio. Pronunciación de andar por casa: shelter in pléis. El grupo sh se pronuncia igual que la onomatopeya que utilizamos para mandar callar. La pronunciación buena aquí (segundos 4-5).

La expresión se registra por primera vez en unos documentos federales desclasificados de 1957. En los periódicos el debut parece ser en los años 70.



Esta expresión también se usa en otros ámbitos. Ni que decir tiene que entraña amenaza externa y requiere buscar refugio en el lugar más cercano. En las escuelas, por ejemplo, es un término nada desconocido. Recuerdo que, las veces que se anunciaba shelter in place por megafonía, los profesores teníamos que apagar luces y cerrar la puerta con llave, además de pedir a los estudiantes que permanecieran en silencio.

Para situaciones en las que la amenaza no sean huracanes, pandemias o vertidos, sino que procedan de la violencia del bípedo implume, contamos con otra forma: lockdown. Pronunciación casera lókdáun. Cerrar a cal y canto.

miércoles, 6 de mayo de 2020

Las mujeres de Biden.

Con el virus encima y las elecciones a tiro de piedra, Biden se anda con ojo. Quiere que, de salir elegido, la vicepresidencia la ocupe una mujer. Eso sí. Indispensable que esta le defienda a capa y espada en lo relacionado con las presuntas elegaciones de acoso sexual que le vayan saliendo. También es deseable que, en caso de que la edad le diera algún sobresalto, la vicepresidenta fuera más joven. Por supuesto, la afinidad de ideas políticas, sería de agradecer.
Front view of White House
Entre las nominadas aparece el nombre de Elizabeth Warren, que, ya vimos, se negó a apoyar a Sanders por dejarse la puerta abierta a un posible cargo. La edad de Warren puede que a Biden le eche para atrás, al igual que su naturaleza protestona, aunque la impresionante capacidad que tiene la excandidata a la presidencia para recaudar fondos quizás le sirva de reclamo. De momento me he pasado por el podcast de Biden, y Warren no ha sido invitada, con lo que no me da muy buena espina, aunque las encuestas la den claramente como vencedora.

No ha sido este el caso de Amy Klobuchar, que además cumple todos los requisitos. Más joven y de ideología centrista. Lo único que pudiera dificultar su elección es que los minesotanos desde los años 70 no han dejado de votar a los demócratas, feudo que Biden ya tiene en el bolsillo, con o sin Klobuchar.

Quizás una vicepresidenta de color, aunque fuera de California, estado tradicionalmente demócrata, pudiera granjearle más votos. Pero recordemos que con Kamala Harris, Biden tuvo un roce durante las primarias, el asunto de la niña de color en el autobús que, tal vez, aún le siga escociendo al candidato.   

Gretchen Withmer, la gobernadora de Michigan, en cambio, sí que pudiera darle a Biden los votos que busca. Michigan es un estado tradicionalmente demócrata pero que en las elecciones pasadas sucumbió a los encantos de Trump. Whitmer también ha sido invitada en Here is the Deal, (Esto es lo que hay), el podcast de Biden. Y otro dato a tener en cuenta. Withmer, que ha sido víctima de acoso sexual, ha salido a defender a Biden en su último asuntillo con las mujeres. El llamado caso Tara Reade. Su apoyo sin duda le daría a Biden una burbuja de credibilidad.

En julio, la elegida.