jueves, 18 de abril de 2019

Kit de inglés 143: Ghosting

Totem poles with one carved figure of spirit, Alaska

Esta semana, una de la era digital. Un término que se utiliza en la internet y que, para los que pasamos de la cuarentena, probablemente nos resulte desconocido. Ghosting. Literalmente fantasmear o hacer que alguien se sienta como un fantasma. La traducción podría ser un equivalente a ignorar los mensajes de texto que una antigua cita o pareja te envía. En una palabra. Pasar olímpicamente de alguien dando la callada por respuesta. La pronunciación casera: góstin. Y la buena aquí

Allá por el 2004 ya se registra esta forma aunque es en el 2018 cuando empieza a cobrar fuerza. Y según GoogleTrends, hay muchos amantes del ghosting en Massachusetts.

Frase: I got ghosted. 

Me ignoraron.

miércoles, 17 de abril de 2019

Y luego, ¿dónde?



El lunes hablábamos de camioneros y de Tuppers, y me ha recordado varias cosas: que estos plásticos salieron de aquí, precisamente de Massachusetts. De Leominster, una ciudad que, como Brockton, está en el top ten de las menos aconsejables para vivir dado su elevado índice de peligrosidad. Los tupper fueron un invento del señor Earl Silas Tupper, que patentó su marca en 1947. Mr. Tupper sabía mucho de plásticos porque trabajó para DuPont, el propietario de la patente del nylon. Y también de negocios, porque gracias a la señora Brownie Wise, genio de la venta directa, Tupper consiguió colocar su línea valiéndose de las famosas reunioncitas tipo Avon llama a su puerta. Como sabemos, el método para colocar el plástico era el siguiente. La dueña de la casa organizaba una fiesta con comilona, imagino, en la que, además de hablarse de la vida de los demás, también se aprovecharía para ensalzar las bondades del plástico. Con ella, los tupper se sacaron de las estanterías de los establecimientos, ya que además de venderse menos, también le quitaba al producto lo que lo hacía especial.

En 1958 Tupper, que nombró a Wise vicepresidenta de las fiestas en casa en 1951, la despidió. Un movimiento nada Wise (sabio). Se piensa que por presiones de Rexall, la compañía a la que vendiera los plásticos, que no veía con buenos ojos que una mujer llevara la voz cantante. De ahí, el señor Tupper en picado. Con el dinero que le quedó tras el divorcio de su esposa se compró una isla cerca de Costa Rica. Como el pobre andaba tan ajustado de dinero, cedió la ciudadanía estadounidense para no tener que pagar impuestos. 

El otro dato que me han recordado los camioneros es que China ha dicho que naranjas de allí mismo. Que de mandarle más plásticos para reciclar que no. Que ya no los quiere. Si acaso algún metal... Proteger la salud de sus habitantes y respetar el medio ambiente son sus prioridades. Y no se les puede culpar por intentar protegerse de toneladas de plástico. Entre 1988 y el 2016 Estados Unidos envió 26, 7 millones. Y ahora a hacerse hueco en otros países, como Vietnam, Méjico o Tailandia, hasta que se plantenY luego, ¿dónde?

martes, 16 de abril de 2019

El Vaticano responde

[St. Peter's Basilica, Vatican City]

Cuando ocurren desgracias en las que el Vaticano se ve involucrado siempre me acuerdo de Buddy Hackett. Hackett, judío y comediante, tenía una lengua afilada que a muchos les repugnaba por la vulgaridad y la irreverencia de sus actuaciones. Pero tras esa irreverencia y vulgaridad el talento centelleaba, igual que la verdad.

Hackett tenía un número en el que iba al Vaticano. Advierto que el final no es apropiado para el público menudo. Una vez allí lograba entrevistarse con un cardenal al que, con humildad, se atrevía a sugerirle la venta de unas cuantas piezas de arte de su colección. Con el dinero recaudado se podría ayudar a los más necesitados, le dijo al cardenal. He intentado pescar el número por internet, pero no ha habido suerte ya que solo se puede conseguir previo pago. Pero terminaba con algo parecido a esto.

Exete, obeseri illegitimo, dice que le soltó el cardenal.

Y a continuación, por si no entendíamos su latín, Hackett nos ofrecía la traducción. Vete de aquí, gordo cabrón. 

Afortunadamente Notre Dame no tiene por qué preocuparse. Se la quiere mucho y cuenta con muchos patrocinadores y amigos.

Por cierto, para los que sepan inglés, aquí dejo una de sus transparentes burlas. El destinatario es un tal Donald Trump.

lunes, 15 de abril de 2019

A piñón fijo en la maratón

Los corredores de la maratón estuvieron de suerte este 15 de abril, Día del Patriota. Una hora antes de que se diera el pistoletazo de salida, a eso de las 9, los participantes se libraron del agua, que no de la humedad bostoniana. Los ganadores en la categoría de silla de ruedas fueron Daniel Romanchuck, estadounidense, y Manuela Schar, suiza. En la categoría masculina de élite el keniata Lawrence Cherono se hizo con el primer puesto. La etíope Workhesh Defega se llevó la misma plaza en la competición femenina.

Otros, como es mi caso, aunque estemos de vacaciones escolares y hoy precisamente conmemoremos las hazañas de los patriotas americanos que lucharon en las batallas de Lexington y Concord allá por 1775, también nos sentimos como corredores de maratón, y es que, el miércoles, es el último día para presentar la declaración de la renta y, a estas alturas, seguimos haciendo números. Seguro que el teléfono de la Agencia Tributaria será una llamarada. Y eso que la Administración Trump parece haber dado un respiro a los contribuyentes, especialmente a los matrimonios. Los que de seguro no van a estar de suerte este año con las devoluciones, ya sean casados, solteros, divorciados o viudos, y tendrán que rascarse el bolsillo, son los camioneros de largas distancias. Me refiero a los que trabajan para las empresas y no tienen camión propio, porque a las grandes compañías, como sabemos, a esas, los impuestos apenas las tocan.

[Truck load of beef being delivered to Central Market, Washington, D.C.; black driver]

A los camioneros que venían haciéndose deducciones diarias por dietas, es de comprender ya que se pasan entre 250 y 300 días en la carretera, prácticamente les han quitado los 63 dólares diarios a los que les permitían acogerse. Haste el año pasado, podían descontarse un 80% de esa cantidad. Ahora a muchos no les ha quedado más remedio que empezar a tirar de congelados al tupperware. 

Y esos son muchos millones de tupperwares. Cerca de tres millones. Dos millones setecientos mil, para ser exactos. Esa es la cantidad de camioneros no propietarios, en su mayoría hombres y votantes republicanos, que este año, por primera vez, tendrán que sacar de debajo de las piedras unos cuantos miles de dólares para pagar al Tío Sam.

En veintinueve estados la ocupación que da más trabajo es la de camionero. En las elecciones del 2016, Donald Trump se llevó los votos de veintiséis. Pero este hecho seguramente dará igual, porque a estos camioneros, como a muchos otros que no lo son, con tal de que les prometan que se levantarán muros contra el socialismo, el tema gay, el aborto, los inmigrantes y otros males y no les toquen sus queridas armas ni su libertad, pues a piñón fijo en su maratón.

sábado, 13 de abril de 2019

Kit de inglés 142: Blow up someone's phone

[Government official seated at his desk wearing head phones and tuning small radio]

Esta semana una de telefonía. Blow up someone's phone. Literalmente reventarle el teléfono a alguienUna traducción cercana: freírle a uno a llamadas o a mensajes de texto. No dejar vivir, en una palabra. La pronunciación para salir del paso: blóu ap sámguans fóun. Y la buena aquí. Esta expresión salió en el 2014 y de momento solo se oye por estos lares. 

Frase: He was blowing up my phone with calls.

Me estaba friendo a llamadas.

miércoles, 10 de abril de 2019

Unas medias y adiós al cannabis



Y otra de la maría en este artículo. William Randolph Hearst no perdía comba. Por cierto, que los Padres Patrios también se dedicaban al cultivo de la planta. Y la Declaración de la Independencia escrita con papelito de marihuana.

Parece que al señor DuPont, dueño de las medias de nylon, a William Randolph Hearst y Harry Jacob Anslinger, casado con la sobrina del banquero Andrew William Mellon, y nombrado primer inspector de la Agencia federal de narcóticos por el tiito, las fibras del cáñamo se les atragantaban.

martes, 9 de abril de 2019

Viaje a pedir de boca

Aquí, en Massachusetts, la posesión de marihuana con fines recreativos no es punible siempre y cuando no supere cierto límite. Y el límite es una onza de la plantita. En otros nueve estados y en el Distrito de Columbia tampoco se castiga al consumidor que la utilice para su uso personal.

A 6 de abril, el gramo de calidad media andaba por los 10 dólares en la zona. Y ya que estaba con ánimo investigador, me ha dado por preguntarme qué cantidad sería necesaria para ponerse a divagar. De una onza salen aproximadamente 84 porros. El efecto de uno dura unas cuatro horas.

Y luego me ha dado por pensar qué sería más efectivo. Si la marihuana en masticables, (chicles, caramelos y repostería), o fumado. Pues dependerá del efecto que se busque: más rapidez y menos duración o que la oleada tarde más en llegar pero con un subidón más prolongado y potente. Cinco miligramos en un pastelito parece que nos sobran, sobre todo si somos principiantes, para colocarnos. Aquí esta tablilla, en inglés, con recomendaciones para que el viaje salga a pedir de boca.

lunes, 8 de abril de 2019

Biden también

Democratic nominees for president William J. Bryan of Nebraska [and] Arthur Sewall of Maine for vice president Nominated at Chicago, Illinois, Friday, July 10th 1896.

Biden también ha dicho que se presenta a la presidencia del 2020. El miniescándalo que le siguiera hace unas semanas con la candidata a vicegobernadora por el estado de Nevada, Lucy Flores, no le ha mellado el espíritu y se lanza al ruedo.

Y según RealClearPolitics parece que es el mejor situado en estos momentos entre los candidatos demócratas. Biden contaría con casi un 30% del apoyo caucúsico, la asamblea de partidos, seguido de Sanders con un 21%. Kamala Harris se distancia con un 10% mientras que O'Rourke y Warren se llevan menos de un 10%.

domingo, 7 de abril de 2019

Marty, el robot, ha encontrado trabajo

The Detroit news timely topics.  Monsters in the making

Damos paso a la semana con una de robots. El otro día fui a hacer unas compras a un establecimiento de la cadena de supermercados Stop & Shops y me encontré con Marty. Marty es una torre grisácea, un robot que me saca unas cuantas cabezas. No tiene brazos, por pelo lleva un aro de luz y sus ojos, de plástico, son redondos y de enorme pupila negra. Marty por lo visto habla. Mejor dicho: grita. Y tiene voz de mujer. Y esa es la tarea de Marty en el supermercado. Patrullar los pasillos y ponerse a dar gritos en cuanto encuentra un producto derramado por el suelo. Marty lleva cámara, aunque, de momento, no nos han informado si Marty ya hace (o hará) las veces de policía.    

Walmart también ha metido sus robots. Estos son más hacendosos y no alertan del punto sucio, sino que, sin preguntar, directamente se encargan de fregarlo. Ya se han ahorrado unos cuantos limpiadores. Tampoco sabemos si esta inteligencia artificial, entre pasada y pasada de mocho, se dedica al espionaje. Y, para terminar, la grande. Amazon. Que también se ha deshecho de colas y de cajeros en algunas de sus tiendas Amazon Go. A estas se accede escaneando una aplicación con el smartphone y listo. Cámaras y sensores activados nos siguen hasta la salida con nuestro carrito de compra virtual. 

jueves, 4 de abril de 2019

Kit de inglés 140: in the ballpark

b&w film copy neg.
Hoy una de las Fuerzas Aéreas y de la NASA: In the ballpark. Pronunciación casera in de bólpark y la buena aquí.

La expresión sale, una vez más, del béisbol. Se trata de una combinación de las palabras pelota y parque, que juntas se podrían traducir por estadio de béisbol.

Fue en 1960 cuando aparece con sentido figurado: Más o menos o dentro de los parámetros sería nuestro equivalente. La expresión sale de la NASA y de las Fuerzas Aéreas que la utilizaban para referirse a la zona óptima de aproximación. Esto es, el área que se quería alcanzar con misiles y cápsulas espaciales. Esa zona óptima de aproximación era bastante amplia y permitía un margen de error de varios cientos de millas. Si el misil no llegaba al objetivo, la operación seguía considerándose un éxito siempre y cuando estuviera en el radio de acción de esa zona óptima.

Frase:

The number was in the ballpark. 
La cifra andaba por ahí (se aproximaba)

miércoles, 3 de abril de 2019

El Mar-a-Lago, ¿con virus?

Congressmen snapped on the golf links at Chevy Chase Club today. Left to right: Rep. Herbert W. Taylor of N.J., Rep. Albert H. Vestal of Indiana, the Republican Whip of the House, and Rep. Wm. R. Coyle of Pa.

Nos acabamos de enterar que, el 30 de marzo, una mujer de origen chino, Yujing Zhang es su nombre, se coló en el club del presidente sin autorización. Cuando la cazaron llevaba consigo cuatro móviles, un ordenador, una unidad externa y una unidad USB llenita de virus.

La mujer parece que no tuvo muchos problemas para pasearse por el Mar-a-Lago como Pedro por su casa. Por lo visto la habían tomado por familiar de uno de los asiduos del club. La mujer parece que quería pasar desapercibida en una gala que organizaba una empresa también china. GY US Investments. Por cierto que la invitada de honor para dar un discurso en la ceremonia era la hermana de Trump.

Esta incursión a Mar-a-Lago, ¿no tendrá algo de fake news? ¿Una pizca de hechos alternativos, tal vez?

martes, 2 de abril de 2019

En tierras de Indiana, un Kennedy

23.  A black and white photograph 7 1/4" x 8 3/4 on glossy paper. Date, mid September, 1925. The print has a slight sepia tone and shows faint surface cracking. The original is in a cabinet mount, framed in glass, located at the Indiana Gas Company Office, Terre Haute. - John T. Beasley Building, 632 Cherry Street (between Sixth & Seventh Streets), Terre Haute, Vigo County, IN
Y hoy un poco de política con un candidato demócrata a la presidencia. Pete Buttigieg. Un hijo de los millenials, veterano de la guerra de Afganistán, inteligente, educado, joven, tiene 37 años, de magnífica presencia, y alcalde de la ciudad de South Bend, en Indiana, el feudo de Pence. Pete Buttigieg también ha reconocido su homosexualidad. La situación de Buttigieg me recuerda in poco a la de Evan McMullin, candidato republicano que trató de derrotar a Trump en las elecciones anteriores.

La inteligencia de McMullin, que trabajó para la CIA unos cuantos años y tiene un máster en negocios por la Escuela Wharton, probablemente la institución líder de este campo a nivel mundial, lo que no pudo derrotar fue la virilidad trumpiana y su ruda fortaleza ante las cámaras. Además, el hecho de que McMullin estuviera soltero, que no tuviera familia y que fuera mormón de Utah seguramente también contribuyeran a sacarlo del ring. Es cierto que McMullin quedó por detrás de la Clinton, pero a esta muchos casi que la veían en versión masculina, y los seguidores demócratas, como era de esperar, no iban a buscar refugio en un candidato independiente de ideas republicanas.

Hay una sola cosa en la que Buttigieg le lleva la delantera a McMullin. Y es que no se presenta como candidato independiente, sino que el aro demócrata lo ampara. Pero no creo que Buttigieg, (se pronuncia bútechech)devoto de Kennedy y respetuoso con el doctor Martin Luther King, cercano a las ideas de Sanders, apesar de su preparación (estudió en Harvard y en Oxford), su saber estar, su inteligencia y su veteranía, salga por delante de un O'Rourke. No me parece que los votantes de Estados Unidos, y mucho menos los rancios de Indiana, estén preparados para dejar pasar la homosexualidad de un listillo universitario casado con un maestro de escuela, habiendo tanto macho por ahí suelto.

Por cierto, happy birthday señor McMullin.

lunes, 1 de abril de 2019

La que nos hemos quitado de encima



Y seguimos con la salud a cuestas. Bayer tendrá que comerse el marrón que le ha dejado en herencia el gigante químico Monsanto con su productito Roundup, un pesticida para matar hierbas que lleva en su composición glifosato, aparentemente cancerígeno. En junio del año pasado Bayer se hizo con la multinacional y, lógicamente, con las demandas judiciales que Monsanto, oportunamente, olvidó mencionar. Unas mil seiscientas. Y ahora a Bayer le toca pagar 81 millones de dólares a un hombre que sostiene que el matahierbas le causara el linfoma que padece. Y este caso no es el único. El 18 de marzo el jardinero-portero de un colegio también ganó su demanda y se llevó una indemnización de 78 millones.

Bayer dice que apelará. La compañía dice que el glifosato no causa cáncer. Es el usuario el que está haciendo un mal uso del producto. Bayer no está para perder reputación y mucho menos tanto dinero en indemnizaciones. Desde que se hizo con Monsanto ha perdido unos cuarenta millones de millones en bolsa. Y desde entonces las demandas han ido en aumento. A Bayer todavía le queda por lidiar con 11200 afectados, en su mayoría granjeros y jardineros. Con solo pagar a 750 de los damnificados esas cantidades astronómicas, unos 60 millones de millones de dólares, Bayer se vería obligada a cerrar el chiringuito. Jugadón la que nos hemos quitado de encima de Monsanto. Aunque nunca se sabe. Con la impugnación lo mismo los afectados tienen que devolver el dinero y correr con los costos.