jueves, 29 de septiembre de 2016

Kit de inglés 10: Bulls, bears and pigs.

Hoy veremos tres palabras. Por sí solas son fácilmente reconocibles. Los bulls son toros, los bears son los osos, y los pigs son cerdos. 

Ahora bien, cuando las tres se usan conjuntamente, a menos que estemos hablando de una granja o de un zoo, lo más posible es que nos estemos refiriendo a Wall Street. Y es que los bulls recogen el comportamiento alcista del parqué, mientras que los bears lo contrario. Los pigs es un añadido moderno de autoría desconocida, y se utiliza para definir al pequeño inversor que siempre pierde dinero por su deseo incontrolado de hacerse rico al momento. En una palabra, el pig es el avaricioso.

El origen de estas voces para referirse al pesimismo y optimismo del mercado es bastante borroso.
  • Una de las teorías defiende que fue durante la Guerra de Crimea, gracias a una viñeta humorística de corte político en la que se identificaba a Gran Bretaña bajo un tal John Bull y a Rusia con un oso, cuando apareció por primera vez. 
  • Otros apuntan a Thomas Nast, ver mi entrada del 15 de agosto, como difusor de esta tendencia, al dibujar toros y osos en su tira humorística para referirse al crash bursátil de 1869. 
  • Una más, parece ser que la más plausible, se remonta al parqué londinense del siglo XVII. Parece que era habitual colgar las ofertas en un boletín. Así, cuando estaba rebosante, se decía que había muchos bulls, abreviatura de bulletins, mientras que si apenas había bulls, estaba bare (vacío), grafía que luego evolucionó a bear, probablemente para mantener esa referencia animal.  
Aquí dejo unos ejemplos:
The start of a bull market is marked by pessimism (El comienzo de un mercado alcista está marcado por el pesimismo).  
A bear market is really bad news (Un mercado bajista son noticias francamente malas). 
Curiosidades, por lo visto en el parqué también hay ovejas, perros y avestruces.

Hoy, café gratis o casi casi

Hoy jueves, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Cervantes, aunque me temo muy mucho que Cervantes no tiene nada que ver con este acontecimiento, también es el Día Nacional del Café.

Para celebrar el gusto cafetero de la nación, algunas cadenas ofrecerán café gratis o (casi). Seguramente el sabor estrella será el de calabaza. Los establecimientos participantes son Wawa, Pilot Flying, Peet's Coffee, Cumberland Farms, Sheetz, McDonald's, Krispy Kream y Dunkin Donuts.

Eso sí, en algunos solo se podrá acceder al precioso brebaje descargándose un cupón o mediante la compra de un artículo. Un gigante al que se echa de menos. Starbucks.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pokeweed, ¿la ensalada favorita de Elvis?

La Phytocalacca americana puede llegar a los 3 metros de altura
Hace pocos meses que he descubierto el nombre, que no la presencia, de las plantas que se ven en la foto que tomé ayer. Y no es que me haya descargado una aplicación que, al ponerla junto al arbusto, me adivine lo que es, sino que fue un viandante el que me advirtió que estaba mirando a la Phytocalacca americana, más conocida como pokeweed. Se trata de una planta altamente venenosa que se puede domesticar para el consumo humano.
Cuando los frutos están maduros se vuelven de color púrpura.


Tiene muchos nombres en español, la hierba carmín o las uvas de América, por ejemplo, y, aunque no es autóctona, también se encuentra en España.

Su toxicidad no la hace muy apetitosa, sin embargo hay gente que se atreve con ella, sobre todo entre los que tienen menos. Pero su preparación requiere extremada pericia. Para empezar, a las partes comestibles, todas, menos la raíz, hay que cocerlas y cambiarles el agua tres veces antes de que puedan ser ingeridas, aunque las tribus nativas por supuesto la conocían y también la utilizaban para hacer cataplasmas y otros preparados.

Pero la hierba carmín no se ha quedado solo en la cocina. Su fuerza y resistencia también han sido reconocidas en el mundo de la canción. Tony Joe White, por ejemplo, nos la trajo en Polk Salad Annie. Elvis, que se moría por los sándwiches de mantequilla de cacahuete con bacon frito detrás del telón, en la cámara también se rendía ante el pokeweed. Aquí dejo su versión.

martes, 27 de septiembre de 2016

El punto muerto del Tribunal Supremo

En febrero murió Antonin Scalia, uno de los nueve jueces que forman el Tribunal Supremo de Estados Unidos. Los otros miembros son el presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts, y los jueces Anthony M. Kennedy, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor, Stephen G. Breyer, Samuel A. Alito, Jr., Elena Kagan y Clarence Thomas.

Tras un tiempo prudencial, el presidente nominó, porque es responsabilidad competente del presidente proponer miembros para esta institución que, entre otras cosas, se encarga de cuestiones como el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo, al magistrado Merrick Brian Garland para ocupar la silla. Pero, a estas alturas, sigue vacía. Y no es porque Obama no haya tocado a las puertas del Senado para que tome una decisión, sino que, su decisión, simplemente, es esperar a que lleguen y pasen las elecciones, para así poder actuar en consecuencia. Obama necesita el consentimiento del Senado para proceder a la designación del cargo pero el Senado, de mayoría republicana y con el senador Mitch McConnell a la cabeza, se niega a ello aduciendo que "hay que dar una oportunidad al que salga elegido".

Con esta estrategia la sección republicana intenta bloquear un posible predominio demócrata. No olvidemos que, en estos momentos, la Corte Suprema está ocupada por cuatro jueces que fueron elegidos por presidentes demócratas (Bill Clinton y Obama), mientras que los presidentes republicanos (Ronald Reagan y George W. Bush) seleccionaron a los otros cuatro. El fallecido también fue propuesto por Reagan. Un quinto podría inclinar la balanza hacia uno u otro lado. Si Trump saliera elegido, tanto que se llevan los republicanos, y en caso de que fuera Clinton, McConnell cree que podría convencerla para que nominara a alguien de ideología más moderada, aunque también corre el riesgo de que Clinton no solo rechace su propuesta sino que se radicalice. De hecho, Clinton ha anunciado que si llega a la Casa Blanca, dará prioridad a jueces comprometidos con el derecho al aborto.

Aunque Obama puede actuar sin el consentimiento del Senado, ha dicho que no lo hará. Es natural que no quiera despedirse con ese amargor, aunque más cierto es, que tampoco quiera mermar las oportunidades de su partido eligiendo a Garland. Obama es consciente de que esta decisión podría traerle acusaciones de tiranía con tintes fascistoides, haciéndole perder credibilidad y apoyo en las urnas.

Ya han pasado más de 190 días desde que Obama propusiera a Garland y el Senado sigue en sus trece. Este cerco, ¿saldrá reflejado en las urnas? Y el Tribunal, ¿retendrá su credibilidad?

Curiosidad: para los amantes del cine en abril HBO sacó una película titulada Confirmation. Está basada en las acusaciones de acoso sexual que Anita Hill hizo contra Clarence Thomas, uno de los magistrados. Por cierto, ¿Carlos Dívar también tendrá película?

Dedicado a las gentes de buena voluntad, es el mensaje de Clinton

Si crees que Trump quiere hacer América grande, te digo que no paga impuestos, si crees que no es racista, te cuento cómo desahució a familias afroamericanas, si quieres saber de terrorismo, te digo que apoyó la guerra en Irak, si crees que no es sexista, ve y lee lo que cuenta de Rosie O'Donnell.

A estas y otras cosas más se ha agarrado Clinton para intentar arañar votos a su adversario. Y es que, a Clinton, los suyos no se le van. La cuestión era traerse a los indecisos, llegar al alma de los que, por mucho menos, tienen que vérselas con Hacienda, han perdido un ser querido en un cruce de disparos, y sí, da la casualidad de que era negro, o simplemente sienten simpatía por la chica homosexual del supermercado que siempre les sonríe. A ellos, les dedica este mensaje.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Primer debate presidencial

Dentro de unas horas tendrá lugar el primer asalto presidencial. Clinton parte con un escaso margen de ventaja del que Trump podría apoderarse si consigue descentrar a la candidata demócrata.

Parte de esta estratagema de derribo, nos hemos enterado, era invitar a Geniffer Flowers, uno de los escarceos que tuvo Bill Clinton allá por los setenta, a que presenciara el debate, en primera fila, faltaba más, aunque parece ser que, alguien de su partido, ha considerado que la genialidad de este showman no iba a gustar mucho, especialmente entre las mujeres.

Ahora solo falta saber qué tendrá más tirón. Si el fútbol americano de los lunes o el debate de los candidatos con o sin la aparición estelar de Flowers.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Los Premios Ig Nobel

Hace unos días, siempre tienen lugar en septiembre en la Universidad de Harvard, se entregaron los premios Ig Nobel, una deformación jocosa de los Nobel. Annals of Improbable Research, (Anales de Investigaciones Improbables), una revista dedicada al humor científico, es la encargada de su convocatoria. Sus objetivos, dicen sus creadores, son hacer reír a la vez que despertar el interés por la ciencia, la medicina y la tecnología.

Los galardonados son científicos a los que se les reconoce, mediante la entrega de un premio que varía anualmente, la inutilidad de su hallazgo. Por supuesto, existen distintas categorías, así, el Premio de Economía ha recaído en un estudio sobre la personalidad de las rocas.

  • Psicología en la naturaleza del mentiroso por naturaleza, 
  • Paz por las sandeces que aparentan ser reales, 
  • Literatura por recoger el placer que da coleccionar moscas muertas y moribundas,
  • Reproducción, esta es la primera vez que se da con carácter póstumo, se ha concedido por vestir a ratas con ropa interior hecha a partir de distintos tejidos y llegar a la conclusión de que las fibras naturales aumentaban la frecuencia de la copulación. 
  • Biología es compartido. A uno se le ha concedido por sus méritos por haber vivido en el bosque, disfrazado de nutria, tejón, ciervo, zorro y pájaro, y al otro por convivir, con prótesis en brazos y piernas, paciendo con las cabras. 
  • Medicina se lo llevaron por demostrar que, si se tiene un picor en un lado y un espejo a mano, si nos arrascamos la parte que no nos pica frente al espejo, el picor también desaparece.
  • Física también se repartió: un equipo húngaro se llevó el gato al agua concluyendo que las libélulas no son capaces de distinguir entre una lápida negra bien pulida y una charca, mientras que el otro grupo demostró que los caballos blancos son los que mejor hechos están a prueba de mosca.
  • Percepción por investigar si las cosas parecían distintas cuando se metía la cabeza entre las piernas. Este premio se fue hasta Japón. 
  • Finalmente el de Química se lo llevó Volkswagen, por ser capaz de disminuir la emisión de gases en sus vehículos mientras pasaban la inspección. Nadie fue a recogerlo.

Conclusión: A Volkswagen no le gustan las bromas, sobre todo, si tienen que ver con el mundo de la tecnología.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Kit de inglés 9: lame duck

Con las presidenciales encima, y los lances de los dos candidatos, he caído en la cuenta de que no he mencionado que, al todavía presidente, muchos lo consideran un lame duck. Literalmente pato cojo, esta expresión equivaldría a nuestro hombre de paja. Su pronunciación, españolizada, sería algo así como léim dak.


Fue utilizada por primera vez en el siglo XVIII en Gran Bretaña, sin embargo carecía del sentido político que adquirió después en Estados Unidos. Según el profesor de la Ohio State University, David Stebenne, originariamente esta expresión surgió para definir a los inversores que dejaban de pagar sus deudas. Al senador Lazarus Powell, representante demócrata de Kentucky, se le debe el primer uso registrado en Estados Unidos, allá por 1863. Pero la expresión no cobró el sentido con el que ha llegado hasta nuestros días hasta 1910, cuando la revista The Nation, la dotó de este significado.

Un lame duck es un político que está a punto de terminar su mandato y sabe que no tiene opciones a ser reelegido, con lo que no le importa tomar decisiones controvertidas o de dudosa aceptación. También puede suceder lo contrario. Que el equipo que trabaja para el político a punto de abandonar el cargo se sienta menos motivado a apoyarlo, probablemente con los ojos puestos en su propia transición, abortando así sus intenciones.  

Aquí dejo un ejemplo.

Calvin Coolidge was the first president to be called a lame duck (Calvin Coolidge fue el primer presidente al que se le llamó hombre de paja).

Massachusetts, ¿acorta la brecha salarial?

¿Cuántos años tiene?, ¿está casado?, ¿piensa tener hijos?, ¿tiene alguna enfermedad? son preguntas que, como sucede en España, pertenecen al catálogo de preguntas que se consideran ilegales en una entrevista de trabajo. El mes pasado Massachusetts añadió una más, a nivel estatal, claro, aunque la ley no entrará en vigor hasta julio del 2018. De iniciativa republicana, sin embargo ha sido bien recibida entre los demócratas. La pregunta es ¿cuánto percibía en sus anteriores empleos? 

La decisión ha sido aprobada en un intento por hacer desaparecer la brecha salarial entre hombres y mujeres. Pongamos que hay dos candidatos, una mujer y un hombre para el mismo puesto. En su último empleo la mujer ganaba 50000 dólares y el hombre 60000. Si la empresa conoce el historial salarial de estos candidatos, probablemente tenderá a mantener esa diferencia, ofreciéndole, por ejemplo, 70000 al hombre 60000 a la mujer.  

Maryland, California y Nueva York ya aprobaron leyes prohibiendo la discriminación salarial por razones de sexo o identidad de género, pero la de Massachusetts, sin duda, va más allá. Pero me parece que esta ley va a dar de qué hablar. Ya se han levantado voces alertando de que la razón por la que los hombres ganen más es porque hacen los trabajos más peligrosos. Otras, más socarronas, aducen que, si se contrata a una mujer, ya se habrán aplicado los descuentos pertinentes, mientras que otras vaticinan que las doce semanas de baja por maternidad dejarán de ser consideradas parte de su remuneración y de que los empresarios contratarán a menos mujeres con el fin de evitar demandas. 


¿Y quién sale ganando? El cuerpo letrado. Por cierto que ¿bebe cuando queda con los amigos? también se considera ilegal. No sé si esta pregunta cuajaría en España. 

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Error en la escala de Darwin

Últimamente le he estado dando vueltas a la idea de mudarme a un pueblo, pero a un pueblo vacío de verdad, que no interese a nadie, tal vez a un pueblo de los muchos que hay en la América Profunda, quizás en Georgia o en las Carolinas, una retirada, lo reconozco, poco heróica pero profiláctica, pero pronto me he dado cuenta de la futilidad del empeño, pues seguro que alguien, en cuanto le llegara la noticia de mi mudanza, enseguida vendría a reclamarlo, dispuesto a hacerme el favor de quemarme dentro en caso de que me negara a cumplir con su exigencia. Ni siquiera agitar el título de propiedad me serviría de salvoconducto. A la hoguera con ella. También hay algo de miedo, lo reconozco. Debe ser cosa de la sugestión o tal vez la dichosa influencia de las películas. ¿Se acuerdan de la magnífica Deliverance, Defensa en español, basada en la novela homónima de James Dickey, cuando a una panda de amigos les da por adentrarse en los Apalaches y lo que comenzó como una aventura se vuelve tragedia? 

Pero no hace falta que nos lo confirme la ficción. El corazón del hombre es así. Podrido, aunque en el transcurso de la vida, el de muchos, afortunadamente, se oxigena. La cuestión es qué hacer con los que llevan gas venenoso. ¿Se les podrá pinchar como a los globos?

Nadie mejor que el Mark Twain de todos, el mayor de los desencantados estadounidenses, me atrevo a decir, para ofrecernos esta transparencia humana de la que hablo. En sus Cartas desde la Tierra, obra terminada en 1909 pero que no fue publicada hasta 1962, años después de su muerte, quizás temiendo que sus lectores no pudieran soportar su dureza, abjura de la teoría de Darwin que determina que el hombre es un ser superior para abrazar lo contrario. "Indecencia, vulgaridad, obscenidad. [El hombre] las inventó", nos dice. Y todo, porque contamos con un defecto de fábrica. El sentido de la moralidad. "Permanente, indestructible, imposible de erradicar". Es una enfermedad que permite al hombre actuar de mala fe. En una palabra, ser un degenerado.

Entre las noticias de la última remesa vuelve a asaltarme la de los payasos acosando a niños en las escuelas, seres que van arrastrando su máscara, de momento solo se han dejado ver en los estados sureños y cuya sombra, lógicamente, se multiplica, inspirada, allá donde la lleven, porque el hombre no puede dejar de ser el que es, de abandonar ese instinto natural a esperar a ser parte de la rapiña.

Twain se quedó corto. Las piedras, un peldaño más alto en la escala evolutiva.

martes, 20 de septiembre de 2016

Norman Borlaug, dador de esperanza

Norman Borlaug es un gran desconocido al que únicamente se le atribuye salvar mil millones de vidas. Una heroicidad a la que, me parece, no se le ha dado mucho bombo y platillo, porque, al fin y al cabo, su descabellada conducta supone una amenaza a la descontrolada deforestación que nos acosa, ¿y quién quiere parar eso?

Y es que Borlaug, este biólogo y filántropo nacido en Iowa y reconocido con el Nobel de la Paz en 1970, dio con variedades de trigo que fueran de alto rendimiento y resistentes a las plagas. Muchos lo consideran el padre de la agricultura moderna y de la Revolución Verde. Fue en México, Pakistán y La India donde sus resultados tuvieron mayor alcance, aunque sus métodos para aumentar la producción, también dieron frutos en Asia y en África. Pero su conquista aún continúa, porque, apesar de esta hazaña, es imposible acallar las voces, igualmente bienintencionadas, que alertan contra los peligros que supone el aumento indiscriminado de la población.

Pero a Borlaug no se le puede quitar lo que se le debe, de otro modo se estaría incurriendo en una flagrante injusticia. Lo que necesitamos es más gente como él. Más héroes y heroínas, pero de los buenos, porque de los otros, desgraciadamente, vamos sobrados.

¿Hay alguien ahí que pueda salvarnos?

lunes, 19 de septiembre de 2016

El birtherismo de Trump

Trump no ha tirado la toalla pero la lleva a rastrasNo me refiero a la campaña presidencial, sino a su campaña personal contra el presidente Obama.

Socio y promotor del birtherism, movimiento que defiende que el actual presidente no es estadounidense, Trump, al mejor estilo de Paco Martínez Soria en Don Erre que Erre, no ha dejado de cuestionar, incluso después de que Obama hiciera público su certificado de nacimiento allá por el 2011, su validez. Incluso llegó a decir que lo había falsificado. Eso sí, Trump no solo no aparca los bulos de que Obama pueda ser simpatizante del islamismo, sino que achaca a Clinton la expansión del birtherism. El dos por uno.

"Quizás", "ha llegado a mis oídos", "tengo dudas" es la retórica de la que se vale el candidato para desprestigiar a Obama, y ya, de paso, perpetuar un perenne miedo y repudio hacia la otredad. ¿Por qué esta decisión? La comunidad de color, a menos la de Detroit, apenas lo apoya.

Pero Trump lo sabe. Sabe que el daño ya está hecho. Retirando parcialmente una acusación, por lo menos aún puede beneficiarse de la otra y, no olvidemos, de la sombra de la sospecha ya plantada. Jugada maestra descorazonadoramente familiar.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Kit de inglés 8: Drinking the Kool-Aid

Debe ser por la elecciones que vuelvo a la carga con una expresión de temperamento borreguil, aunque a la de esta semana le acompañan tintes de fanatismo y locura. Se trata de to drink the Kool-Aid, literalmente beberse el Kool-Aid. La pronunciación, más o menos, sería algo así como tu drink de Kúuuuuleid. 


Aquí dejo un ejemplo recién sacado de Internet:

There's rehab for you and all the other Kool aid-drinking Trump followers. (Hay rehabilitación par ti y para los que se tragan lo que dice Trump). Vamos, que al anónimo receptor aún le quedan posibilidades de salvación. 

Kool-Aid son unos polvos con sabor que se utilizan en la elaboración de refrescos. Quizás se acuerden del famoso Tang, un preparado similar. Inventado por el químico Edwin Perkins, Kool-Aid es reconocida como la bebida oficial de Nebraska, estado en el que dio con el hallazgo, que no en el que nació Perkins, que era de Iowa.

Desgraciadamente este término se acuñó a raíz del suicidio en masa de la secta religiosa fundada por Jim Jones. Peoples Temple Full Gospel Church (La Iglesia del Templo del Pueblo) abandonó California para asentarse en Guyana. De ideología marxista en sus inicios, Jones pronto le incorporó un apocalipsis nuclear que, según sus cálculos, irrumpiría el 15 de julio de 1967.

Por su carácter comunista y por su miedo a la intervención fiscal, Jones decidió trasladar sus operaciones a Suramérica, fundando allí Peoples Temple Agricultural Project (el Proyecto Agrario de la Iglesia del Pueblo), más conocido por Jonestown, (Ciudad Jones), apellido del fundador. En 1978, el congresista demócrata Leo Ryan, fue enviado al Proyecto en una comisión para investigar posibles violaciones de los derechos humanos. Ryan y otros miembros de la delegación que lo acompañaban acabaron siendo asesinados. 

Jones, consciente de las repercusiones, dio a sus acólitos varias posibilidades: quedarse y luchar contra el invasor, huir a Rusia, adentrarse en la selva de la Guyana o suicidarse. Dada la elevada cifra de muertos, más de 900, no cabe duda de que Jones logró convencerlos de que optaran por la última. 

Tras la barbarie, Jones mandó a sus fieles que prepararan un brebaje con cianuro, valiums y sedantes, y que los disolvieran en Flavor Aid, una bebida con sabor a uva parecida a Kool-Aid. Entonces, si en realidad era Flavor Aid la bebida que se encontró en el asentamiento, ¿cómo es que se extendió la otra?

Parece ser que por holgazanería. Kool-Aid, bastante más conocida que Flavor Aid, seguramente venía a la mente antes que su competidor, de ahí que Kool-Aid haya quedado con este estigma o con esta fortuna, según quien lo mire. Por si a alguien le interesa, hay un documental sobre este suceso en Youtube. Jonestown: The Life and Death of Peoples Temple. Eso sí, está en inglés.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Uber y el conductor fantasma

Para los amantes del automovilismo: hoy han comenzado las primeras prácticas autodirigidas de Uber, la compañía tecnológica dedicada al transporte. Para los que no estén muy familiarizados con Uber, esta empresa proporciona una aplicación mediante la cual un usuario conecta con un conductor privado, no se trata de un servicio de taxi, para ir al sitio que precise. Uber tiene representación a nivel mundial, aunque, creo recordar que en España, esta compañía fue prohibida, a raíz de la petición de la Asociación Madrileña del Taxi, la cual solicitaba que se considerara a Uber como competencia desleal.

Pittsburgh, una ciudad que conozco bastante bien, ha sido la ciudad elegida. Y no me ha extrañado la elección, pues es una ciudad de difícil navegación. Entre otras cosas, cuenta con elevadas pendientes y un sinfín de puentes, la friolera de 446, teniendo así en su palmarés la distinción de ser la ciudad con más puentes del mundo, además de contar con el habla más denostado de todo Estados Unidos, tema que, quizás, trate en otro momento.

Uber ha invitado a sus clientes pitsburgueses más leales, unos mil, a que se suban gratuitamente a esta experiencia. Eso sí, para curarse en salud y supongo que pisar el freno en caso de que el robot se salga por peteneras, han colocado a dos ingenieros en los asientos delanteros. Uno vigila el volante mientras que el otro se asegura de que el ordenador portátil registra la información con los movimientos del vehículo. Los clientes también compartirán habitáculo con una pantalla táctil que se encargará de reproducir lo que ve el coche. En los ensayos previos por la ciudad, se comprobó, como era de esperar, que el coche automatizado respondía peor en los puentes, obligando varias veces al ingeniero a que se hiciera con el volante.

Para apoyar su campaña, Uber se basa en la alta siniestralidad de las carreteras y en la necesidad de desahogar las vías (los aparcamientos serán uno de los sectores más vulnerables si Uber consigue su objetivo), además del ahorro que supondrá a los bolsillos de los consumidores. Uber, consciente de las voces que ven en esta tecnología una amenaza a su profesión, ha intentado suavizar la noticia, destacando que esta conducción autónoma también abrirá las puertas a otras ocupaciones, especialmente a los mecánicos, los cuales se encargarán del mantenimiento de la flota automatizada que estará en carretera las veinticuatro horas del día.

No cabe duda de que el futuro ya lo tenemos encima. Esperemos que no nos arrolle.

martes, 13 de septiembre de 2016

Las tesis doctorales, ¿obligan a mentir?

De vez en cuando, el tiempo nos obsequia con personajes sacados de novelas de misterio. Joseph Olander es uno de ellos. Este hombre que ocupó durante cinco años el rectorado de Evergreen College en el estado de Washington, fue obligado a dimitir, aun a pesar de que le fuera renovado el contrato. ¿El motivo? Se descubrió que había falsificado sus credenciales académicas. Una de las piedras de toque era el tema de su tesis. Dijo que escribió sobre el escritor afroamericano James Baldwin, cuando en realidad el campo de especialización había sido el efecto del comunismo en las familias chinas. Esto sucedió en 1990.

En el 2006, nos encontramos con el caso de Marilee Jones, decana del Departamento de Admisiones, nada menos que en MIT, El Instituto Tecnológico en Massachusetts. Su crimen: incluir en su currículum títulos de universidades a las que nunca asistió. Como en el caso de Olander, se la consideraba muy competente y brillante en sus tareas.

Más cerca aún, en el 2014, tenemos el caso de David Broxterman, profesor en Polk State College, en Florida. A Broxterman se le acusa de incluir servicio militar inexistente. Una presencia en Somalia y condecoraciones por actos de heroísmo que nunca se dieron forman parte de su hoja de vida. Académicamente hablando, también se le acusa de fingir estar en posesión de un doctorado. De nuevo, a Broxterman se le consideraba muy apto en la impartición de sus clases.

Pero el caso que más me ha impactado es, sin duda, el de Rachel Dolezal. Elegida en 2014 presidente de la NAACP en la demarcación de Spokane, una ciudad en el estado de Washington, de su breve periodo destacan su buena gestión. Para los que no lo sepan, la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) se encarga de asuntos de interés para la comunidad afroamericana. Lógicamente, el cargo requiere una persona de color. Y Rachel Dolezal es blanca por los cuatro costados. Supongo que, como portavoz, entre otras cosas no tuvo más remedio que someterse a largas sesiones de maquillaje y horas de entrenamiento vocal.

Dolezal no da muestras de arrepentimiento y declara identificarse plenamente con esta identidad. Olander se tomó a guasa el asunto de su destitución. "¿Nos estamos divirtiendo?" mientras que Broxterman, rizando el rizo, aludió que él también había sido víctima de un fraude: Le habían expedido un doctorado que no existía. Jones, la más discreta, se disculpó ante la comunidad admitiendo que "no tuvo valor para hacer las correcciones necesarias en su currículum", aunque no sé si tuvo que hacer de tripas corazón cuando en su libro Less Stress, More Success (Menos estrés, más éxito), incluyó en sus consejos al estudiante que "no inventara información para pretender ser alguien que no era", además de un "siempre ser absolutamente sinceros con la identidad".

Independientemente del fraude, no cabe duda de que su idoneidad para el cargo, aunque su persona sea ficticia, los une. Quizás el perenne miedo a ser descubiertos era lo que les llevaba a desempeñar las funciones exigidas con mayor esmero. Fuere lo que fuere, la pregunta es inevitable. ¿Se necesita un título para el correcto ejercicio de ciertas funciones? ¿Nos engaña la vista?

lunes, 12 de septiembre de 2016

Autores recuperan manuscritos

De vez en cuando, el mundo de las letras se viste de enhorabuena con la aparición de un manuscrito. Por ejemplo, me viene a la cabeza la alegría que debió sentir la nieta del señor Gluck, al levantar, en 1991, la tapa del baúl que, lógicamente dormía en el ático, y que custodiaba la primera mitad de Las aventuras de Huckleberry Finn (Adventures of Huckleberry Finn), obra de Mark Twain. Sesenta años fueron los que tuvieron que pasar para el glorioso rescate. 

Con Go Set a Watchman (Ve y pon un centinela) de Harper Lee, publicada el pasado año, solo pasaron cincuenta y ocho para que el borrador de lo que fuera Matar a un ruiseñor (To Kill a Mockingbird) saliera a la luz. Con el libro de Beatrix Potter, The Tale off Kitty-in-Boots que salió la semana pasada, tuvimos que esperar bastante más, ciento dos años, mientras que el de Scott Fitzgerald, cuyo lanzamiento está previsto para abril del 2017, con ochenta, se encuentra a caballo.

Las circunstancias en las que joyas como estas desaparecieron en su día son prácticamente imposibles de rastrear. Del señor Gluck, bibliotecario de la Young Men's Association de Búfalo, sabemos que le llegó un paquete desde Hartford, Connecticut, residencia de Mark Twain. Probablemente no lo almacenó pensando en su encuadernación. Pero la muerte le sobrevino dejando al manuscrito a merced de otras voluntades.

En el caso de Beatrix Potter, la escritora, ilustradora y científica de nacionalidad inglesa, es inevitable pensar que el estallido de la Primera Guerra Mundial tuviera algo que ver con la desaparición del manuscrito, pero también parece ser que su matrimonio y su enfermedad compartían culpabilidad.

Con Harper Lee, más cercana a nosotros en el tiempo, resulta mucho más fácil seguirle la pista al manuscrito, aunque este ha dado mucho que hablar, sobre todo por el oportunismo de HarperCollins, sello editorial propiedad del magnate Rupert Murdoch que lo ha publicado. Y es que muchos se preguntan si, Alice, Lee no hacía nada sin consultar antes con su hermana, hubiera dado el visto bueno a dicha publicación. Lee, enferma y recluida en un centro de atención, no pudo oponerse a la voluntad del sello, que esperó unos tres meses a contar desde el fallecimiento de la hermana a que saliera el anecdotario-borrador de la autora.

A Fitzgerald, el creador de El gran Gatsby, (The Great Gatsby), parece que fueron los tiempos y sus problemas con el alcohol los que lo arrollaron, no la soberbia calidad de sus escritos. Acostumbrado a contar historias de las flappers, alocadas de la edad del jazz, Hollywood comenzó a verlo casi como un fósil. Además, sus problemas con el alcohol le afilaron la causticidad, convirtiéndolo en un apestado. Aunque algunas de las historias que envió en Los tumultuosos treinta fueron aceptadas, Fitzgerald las mandaba directamente a las revistas a pesar de tener agente literario, debido, probablemente a la negativa de este a seguir apoyándolo económicamente, Fitzgerald se oponía a revisarlas, y eso que, desesperadamente, necesitaba el dinero.

Las historias aquí recogidas, se han agrupado bajo el título I'd Die for you, literalmente Moriría por ti, aunque desconozco si la traducción se va a respetar en español. Parece que el título en inglés se fraguó en Asheville, en Carolina del Norte, ciudad en la que Fitzgerald se recuperaba de tuberculosis y de su adicción, mientras Zelda, su esposa, otra gran artista, pintora y escritora, estaba hospitalizada en la unidad de psiquiatría de Highland Hospital. Fitzgerald murió en 1940, ocho años antes de que la sección del hospital en la que se encontraba Zelda, fuera presa de las llamas. Con este caldo de cultivo parece inevitable que el cinismo, la desilusión y la muerte fueran los reyes de estas magníficas historias que, no lo duden, leeré en cuanto salgan.  

viernes, 9 de septiembre de 2016

Kit de inglés 7: Portmanteau o cóctel de palabras.

Hoy traigo un neologismo que, últimamente, se escucha con bastante frecuencia. Me parece que las elecciones tendrán algo que ver. La palabra en cuestión es sheeple, una mezcla de sheep (oveja) y de people (gente), y cuya combinación podría traducirse como ingenuos, manada o el típico aborregados. Para pronunciar esta palabra tenemos que alargar el sonido del grupo sh, como si estuviéramos mandando callar a un niño y fuéramos andaluces. En vez de decir chiquillo diremos algo parecido a shiquillo. Las dos ees que van juntas también se alargan, pronunciándose como una i larga. Sería algo así como sshííípel. Si somos capaces de no pronunciar la e de sshííípel, ya estaremos a nivel del nativo.

Aunque su origen es desconocido, muchos le atribuyen al periodista W.R. Anderson que la usara por primera vez en su columna Round About Radio, publicada en 1945 en Londres, tal vez influenciado por la lectura de Rebelión en la granja de Orwell que salió ese mismo año. Curiosamente, en Estados Unidos, es la derecha la que más se vale del término, especialmente los de ideología libertaria, y que, además, suelen creer en la teoría de la conspiración que tiene como fijación todo lo que les parezca comunista. Lógicamente la connotación de esta palabra es peyorativa y se utiliza para describir a las gentes que voluntariamente apagan su capacidad crítica, para seguir ciegamente lo que otros, ya sean políticos, vendedores, etc., les digan.

Y en el rebaño, ¿habrá black sheeple? A ustedes, ¿qué les parece?

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Los colores, ¿cosas de ricos?

El lunes que acabamos de dejar atrás fue Labor Day (Día del Trabajo). Con él se da oficialmente por concluido el verano. El martes fue la vuelta al colegio, y las playas, medio vacías, ya no son de pago. En Nuevo Jersey la mayoría de las playas requieren un pase en época estival. Se puede acceder a ellas gratuitamente a partir de las 4:30 de la tarde, cuando los turistas ya han gastado el sol.

Leyendo un artículo sobre el origen de esta fiesta, me he enterado de que era una celebración de la ostentación, un festival de apariencias, un anuncio para demostrar quién era el más potentado, un método para distinguir la pertenencia o no a esta hermandad de agraciados. El Día del Trabajo se estableció oficialmente a nivel federal en 1894, aunque el código de vestimenta que vino con él se remonta a fechas cercanas a la Guerra de Secesión.

El pánico y el asco saltó entre las damas emperifolladas al estilo de Lo que el viento se llevó. El dinero viejo, así lo llaman aquí, el dinero rancio, de tradición, con solera, vamos, dinero de terratenientes, estaba bajo amenaza. El dinero nuevo, término utilizado para definir a los nuevos ricos, era su nueva preocupación. A las esposas de los latifundistas no les quedaba más remedio que reforzarse contra la vulgaridad. Molly Brown, la activista y superviviente del Titanic es un gran ejemplo. Por si no han visto la película, esta mujer, de la noche a la mañana, se hizo rica con yacimientos de oro.


Para quitarse la chusma de encima, la élite diseñó una etiqueta, únicamente conocida entre el personal de rancio abolengo, por la que se consideraba que era una abominación que las mujeres fueran de blanco en otoño. Esta normativa no afectaba únicamente a los colores sino que minuciosamente recorría todos los aspectos de la vestimenta. Por ejemplo, una longitud de manga inapropiada, y la pobre era desollada. Hoy en día estas imposiciones se han templado, aunque, a veces, se oyen voces censurado el uso del blanco fuera de temporada.

Y ustedes, ¿creen que el blanco es para el verano o son cosas de los ricos?

martes, 6 de septiembre de 2016

¿Wall Street o las encuestas?

Que se dejen de encuestas. El Parqué neoyorquino ha hablado: Clinton saldrá elegida. No importa que su popularidad siga en caída libre. Y todo porque la Bolsa ha subido más de un 4% desde el 5 de julio. No obstante, las fechas a tener en cuenta comprenden el periodo que va del 31 de julio al 31 de octubre, a las puertas de las elecciones, el 8 de noviembre. Standard & Poor's, la conocida agencia de calificación, se ha tomado la molestia de hacer este estudio.

Su certeza se basa en la teoría de que si el Dow Jones sube, el partido en el poder, en este caso demócrata, derrotará al aspirante. Si se produce la victoria demócrata pero el Congreso queda en manos de los republicanos, según David Woo, consultor en America Merrill Lynch, imposible predecir lo que pasará. Si, por otro lado, el partido en el poder se hace con la Casa Blanca y el Congreso, el dólar se reforzará frente a otras monedas.

No sé si las bases científicas de Standard & Poor's serán correctas, pero, allá por el 2000, las predicciones de las encuestas fallaron. Daban a Bush como perdedor hasta el último día de la carrera hacia la Casa Blanca y salió elegido. Y lo mismo le sucedió a Kerry cuatro años más tarde. Partía como favorito y fue derrotado.

El día 26 de este mes tendrá lugar el primer debate presidencial. Las encuestas también han dicho que hacía treinta años que no se daban candidatos con tan mala reputación, lo que sin duda propiciará una gran volatilidad en el electorado. No pretendo ser frívola, pero me parece a mí, que, la cosmética, al igual que sucedió en el famoso debate entre Nixon y Kennedy, y que, casualmente se celebró un mismo día pero de 1960, dictaminará. Y es que, al que se le vea el rodal de sudor bajo la axila, dada esta volatilidad, ese, ese es el que lleva las de perder.

Y a ustedes qué les parece. ¿Ganarán las encuestas o el Parqué? ¿El maquillaje, tal vez?

lunes, 5 de septiembre de 2016

Las luces de Edison

El pasado 25 de agosto el Servicio de Parques Nacionales cumplió cien años, y, como regalo, estableció unos días de visita gratuita. La imagen que le viene a uno a la cabeza cuando piensa en un parque nacional, al menos era la que me venía a mí, es la del Oso Yogui robando cestas de comida en el imponente Yellowstone, y casi que es cierta, a los osos les da por eso. Las excepciones lógicamente se dan, y, como era de esperar, es en la costa este donde las "maravillas geológicas" no son tan abundantes y predominan otras de carácter histórico e industrial. En Nuevo Jersey, el estado en el que me encuentro, la casa y el laboratorio de Thomas Alva Edison también es parte de la red de parques nacionales.

Where modern America was invented (Donde la América moderna se inventó) es la frase elegida para describir esta "maravilla". El que más o el que menos sabe que hace unos 130 años Edison comercializó la bombilla, y que de él también es el fonógrafo, aunque su experimentadora mano se atrevía con todo. En el cine hizo sus pinitos con su Teatro Kinetográfico o María Negra, como él lo denominaba, el primer estudio de cine que, además, era giratorio. En el terreno de la experimentación a él se debe la puesta en marcha del primer laboratorio moderno dedicado a la investigación cuyo continente y contenido es de la época. En este laboratorio Edison creó durante la Primera Guerra Mundial, obviamente para evitar la dependencia alemana, la primera bola de caucho sintético a partir de caléndulas.  

Edison, que, a pesar de sus limitaciones físicas, padecía de una fuerte sordera desde niño, y educativas, apenas fue al colegio un par de años obligando a sus padres a la instrucción en casa, nunca pudo aplacar el sentido de curiosidad que le suscitaban las cosas. Además también era un trabajador incansable, siendo la holgazanería una cualidad que le repugnaba. Una de sus citas favoritas procede del pintor inglés Sir Joshua Reynolds, en la que se anota la tendencia natural del hombre para evitar el trabajo de pensar. 

Se le reconocen miles de patentes, aunque no todas son suyas, ya que, en ocasiones, se veía obligado a comprarlas si quería implementar alguno de sus inventos. Pero no todo era trabajo. Edison, al igual que su esposa Mina, disfrutaba mucho en la naturaleza, a la que seguramente, veía como el inagotable foco para su creatividad, aunque, eso sí, parece que no desdeñaba la caza y tampoco le temblaba el pulso a la hora de descargar 6600 voltios a un elefante, si con ello lograba demostrar sus descubrimientos. Con sus celebérrimos amigos, Henry Ford, (trabajó para él durante un tiempo como ingeniero), Harvey Firestone y el naturalista John Burroughs también compartía el gusto por la acampada. Tanto es así que, durante diez años, entre 1914 y 1924, este grupito al que le gustaba llamarse los "Vagabundos" se echaron a la carretera a bordo de uno de los famosos modelos T de Ford. De Pensilvania a Tennessee eran capaces de autoabastecerse. Si el motor dejaba de funcionar, ahí estaba Ford para arreglarlo. Si se pinchaba la rueda, saltaba Firestone. Si el camping estaba en tinieblas, Edison traía la luz, mientras que Burroughs compartía sus conocimientos de Botánica.

Pero había truco. Puede que, de vez en cuando, echaran una cabezadita bajo las estrellas, aunque, en caso de que les entrara frío, tenían un séquito, aproximadamente unos 50 vehículos, cargado de personal para atender cualquier necesidad u ocurrencia que les surgiera. Incluso contaban con un coche cocina. Ni que decir tiene que con esta aventura los "Vagabundos" alcanzaron una gran popularidad. El equipo de rodaje de la Ford Motor Company, miembro del convoy, se encargaba de la difusión de sus peripecias.

Uno de los compañeros de viaje a los que se echa de menos es a Nikola Tesla, el padre de la tecnología moderna. Al igual que Ford, también trabajó para Edison. Parece ser que Edison le prometió a Tesla 50000 mil dólares si conseguía arreglar un problema con unos motores, promesa que Edison despachó sin el pago una vez solventado, diciéndole que "no entendía el humor americano". Desgraciadamente, Edison estaba en lo cierto, pues Tesla tuvo que lidiar con este tipo de humor durante toda su vida, burlas que, me parece, siguen estando muy pero que muy vivas, ¿no les parece?

viernes, 2 de septiembre de 2016

Kit de inglés 6: Waterazo

En época presidencial, parece que, a los escándalos, sobre todo los relacionados con el sexo, les da por salir de debajo de las piedras. Sin ir más lejos, hace unos días nos enteramos de la relación extramarital del excongresista Anthony Weiner (desgraciadamente para el excongresista su apellido también tiene una connotación sexual, supongo que pueden hacerse una idea) con el "arma secreta" de Clinton, Huma Abedin. Por eso, para esta semana, me parece indicado presentar un término inevitable del que, seguro, casi todos, hemos oído hablar. Watergate (Guótergeit). Entre paréntesis dejo una pronunciación aproximada.

Esta palabra que despegó a raíz del escándalo que involucraba al presidente Nixon allá por los setenta, en el que se le acusaba de espiar el cuartel general de los demócratas y que le costó la presidencia en 1974, se ha vuelto a poner de moda. Y lo ha hecho anexionando su segunda mitad, gate, a otras palabras. Ahora, el pobre excongresista lleva la mala suerte por duplicado. Por lo que he mencionado más arriba y, porque, al haber protagonizado un escándalo, su caso se haya calificado como el Weinergate.

De la época del presidente Reagan tenemos el Irangate. Recordemos que varios   miembros del poder ejecutivo fueron acusados de vender armas a Irán. O un más reciente Bridgegate, en el que se vio envuelto el gobernador de Nuevo Jersey, Chris Christie. Pero el inglés americano, que no le hace ascos a las injerencias foráneas si es con letras, se atreve con otros vocablos. Pongamos por caso que el escándalo tiene que ver con maletas, entonces pasará a denominarse valijagate o maletinazo, como se llamó por entonces al conocido escándalo de 2007 que implicaba a Venezuela y Argentina.
Así de sencillo. En un momento tenemos montado un escándalo. Y ustedes, ¿conocen algún Waterazo?

jueves, 1 de septiembre de 2016

Peña Nieto, contra la espada y la pared.

Hasta México se ha desplazado Trump para comprobar la calaña de sus vecinos. Y llevaba invitación ¿forzosa? extendida por Peña Nieto.

Aparentemente Trump no ha debido encontrar gran mácula en sus gentes, calificándolas de "maravillosas", aunque eso sí, luego en feudos estadounidenses se retracte y vuelva a las andadas con "los dos millones de ilegales criminales que andan sueltos por las calles". Supongo que, a esos, los debe ver con sombrero de mariachi.

Independientemente de que a Peña Nieto le viniera bien esta visita para desviar la atención de sus compatriotas, por lo visto tampoco da abasto con los escándalos, no tenía más remedio que aceptarla. Y ha sido una ganancia para ambas partes, porque Peña Nieto le ha dado a Trump la posibilidad para que se luciera como estadista en su aventura foránea. Y Trump, ¿se lo pagará con el muro? ¿Qué les parece a ustedes?