viernes, 16 de septiembre de 2016

Kit de inglés 8: Drinking the Kool-Aid

Debe ser por la elecciones que vuelvo a la carga con una expresión de temperamento borreguil, aunque a la de esta semana le acompañan tintes de fanatismo y locura. Se trata de to drink the Kool-Aid, literalmente beberse el Kool-Aid. La pronunciación, más o menos, sería algo así como tu drink de Kúuuuuleid. 


Aquí dejo un ejemplo recién sacado de Internet:

There's rehab for you and all the other Kool aid-drinking Trump followers. (Hay rehabilitación par ti y para los que se tragan lo que dice Trump). Vamos, que al anónimo receptor aún le quedan posibilidades de salvación. 

Kool-Aid son unos polvos con sabor que se utilizan en la elaboración de refrescos. Quizás se acuerden del famoso Tang, un preparado similar. Inventado por el químico Edwin Perkins, Kool-Aid es reconocida como la bebida oficial de Nebraska, estado en el que dio con el hallazgo, que no en el que nació Perkins, que era de Iowa.

Desgraciadamente este término se acuñó a raíz del suicidio en masa de la secta religiosa fundada por Jim Jones. Peoples Temple Full Gospel Church (La Iglesia del Templo del Pueblo) abandonó California para asentarse en Guyana. De ideología marxista en sus inicios, Jones pronto le incorporó un apocalipsis nuclear que, según sus cálculos, irrumpiría el 15 de julio de 1967.

Por su carácter comunista y por su miedo a la intervención fiscal, Jones decidió trasladar sus operaciones a Suramérica, fundando allí Peoples Temple Agricultural Project (el Proyecto Agrario de la Iglesia del Pueblo), más conocido por Jonestown, (Ciudad Jones), apellido del fundador. En 1978, el congresista demócrata Leo Ryan, fue enviado al Proyecto en una comisión para investigar posibles violaciones de los derechos humanos. Ryan y otros miembros de la delegación que lo acompañaban acabaron siendo asesinados. 

Jones, consciente de las repercusiones, dio a sus acólitos varias posibilidades: quedarse y luchar contra el invasor, huir a Rusia, adentrarse en la selva de la Guyana o suicidarse. Dada la elevada cifra de muertos, más de 900, no cabe duda de que Jones logró convencerlos de que optaran por la última. 

Tras la barbarie, Jones mandó a sus fieles que prepararan un brebaje con cianuro, valiums y sedantes, y que los disolvieran en Flavor Aid, una bebida con sabor a uva parecida a Kool-Aid. Entonces, si en realidad era Flavor Aid la bebida que se encontró en el asentamiento, ¿cómo es que se extendió la otra?

Parece ser que por holgazanería. Kool-Aid, bastante más conocida que Flavor Aid, seguramente venía a la mente antes que su competidor, de ahí que Kool-Aid haya quedado con este estigma o con esta fortuna, según quien lo mire. Por si a alguien le interesa, hay un documental sobre este suceso en Youtube. Jonestown: The Life and Death of Peoples Temple. Eso sí, está en inglés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario