martes, 20 de agosto de 2019

En la plaza hay un todo a dólar, un Anticipo rápido y...

Pennsylvania The little red schoolhouse /
Es en las pequeñas plazas comerciales de las zonas más devastadas por la economía, donde podremos encontrar casi con toda seguridad un par de tiendas de todo a cien, el equivalente aquí es el dollar store, o tienda del dólar. También son comunes las tiendas donde te dan un anticipo del cheque semanal a un desbordado interés. Los letreros de estos establecimientos suelen anunciarse con las palabras Fast Cash o Quick Cash (las dos formas se pueden traducir por Anticipo rápido). A veces, una oficina de reclutamiento militar y un establecimiento igualmente dedicado a los anticipos, pero esta vez de fianzas, para aquellos que tengan que vérselas con la ley, acompaña el conjunto. Hace unos días que descubrí dos edificios nuevos: un colegio y un instituto. 

Los dos centros educativos pertenecen a la misma institución. Se trata de una entidad concertada. Los dos edificios son grandes y planos, y miran al aparcamiento. He supuesto que los niños matriculados no irán en autobús y que los recogerán sus padres o tutores. Con más de 1000 alumnos en sus aulas (por lo que he leído), no quiero ni imaginar la congestión automovilística que se puede montar. Pero, desde luego, es innegable que mientras los niños están en clase, los padres pueden hacer la compra a tiro de piedra.

lunes, 19 de agosto de 2019

Todos queremos a Mr. Rogers y Tom Hanks no iba a ser menos

Recuerdo que hace unos años me hice una foto junto a la estatua de bronce que tiene Mister Rogers en la zona que se conoce por North Shore (Playa Norte), aquí, en Pittsburgh. A este hijo de la ciudad, nació en una localidad cercana pero vivió toda su vida aquí, aunque parodiado hasta la saciedad por los grandes, Johnny Carson, Eddy Murphy o Jim Carrey se deleitaron en doblar su bondad y la suavidad de sus gestos, (algunos lo veían afeminado y dudaban de su orientación sexual), se le quiere mucho, no solo en Pensilvania sino en todo el país.

Mr. Rogers, Fred, era su nombre, nació sin preocupaciones económicas, (su padre era dueño de una empresa de ladrillos), aunque las piscológicas lo comían. En el colegio era el gordito de la clase, el inevitable objeto de burlas y del temido acoso escolar. Con inclinaciones religiosas y dispuesto a entregar su vida a la causa fue ordenado ministro presbiteriano, de ahí tal vez la procedencia de la delicadeza y mesura de sus ademanes. Pero fue en la Universidad de Pittsburgh en la que también estudió, donde decidió dar un volantazo a su vida para entregársela por entero a los niños. Seguramente el acoso al que fue sometido influyera en esta decisión. Y alguna huella debió dejarle este trauma, porque Fred, al alcanzar la juventud, decidió plantarse en un número que él consideraba mágico: el 143. Número que, además de ser su peso ideal, nunca sobrespasó las 143 libras, menos de 65 kg. metidos en un cuerpo de 183 centímetros, también interpretaba como el número del amor. I love you (Te quiero), Un 1 para I, ya que solo cuenta con una letra, un 4 para love, con cuatro letras, y 3 para you, ya que tiene tres.

La psicóloga infantil Margaret McFarland, profesora en la Universidad de Pittsburgh y coordinadora de un estudio en el que participaba Rogers, tuvo mucho que ver con el éxito de este. Tan grande era la confianza que Rogers tenía depositada en ella, que, hasta el fallecimiento de esta en 1988, actuó como consultora y revisora del contenido que él sacaba en pantalla para su audiencia infantil de lunes a viernes en su Mr. Rogers' Neighborhood (El vecindario del señor Rogers). Casi novecientos capítulos rodados en WQED, la emisora de Pittsburgh. En un principio El vecindario del señor Rogers solo se retransmitía en la zona pero luego, en 1968, alcanzó difusión nacional gracias a la National Educational Television (Televisión Educativa Nacional).

Mr. Rogers era un Juan Palomo: para su serie infantil cantaba, componía la música y letra de las canciones, era un excelente pianista, elaboraba los diálogos y creaba sus marionetas, Daniel, el Tigre de Rayas, su alter ego en las primeras décadas, es la más conocida y probablemente apreciada. En cada capítulo un tema y se atrevía con todos: el divorcio, la muerte, (motivado por la explosión del Challenger), la tolerancia, la creencia en los superhéroes, (la llegada de Superman en el 78 del siglo pasado y de otros superhéroes a la gran pantalla le produjeron gran malestar. Algunos niños habían fallecido tirándose de grandes alturas tratando de emular a estos héroes), el racismo, (en uno de los episodios se le ve remojando juanetes y compartiendo palangana con un amigo, el policía Clemmons, un hombre de color, homosexual en la vida real, no en los episodios, al que después del remojón le secará los pies) o el asesinato (acababan de matar a Bobby Kennedy).

Y aunque Mr. Rogers creía en los valores republicanos, le tocó defender la causa contra los planes que la administración Nixon, cargada con Vietnam, tenía para la televisión pública. Un 1 de mayo de 1969 fue el día en el que Mr. Rogers, con su franca oratoria, logró meterse en el bolsillo al senador Pastore y asegurar así veinte millones de dólares para el proyecto público.

Mr. Rogers siempre comenzaba sus episodios cantándole al televidente menudo si quería ser su vecino. A continuación abría un armario en el que colgaba su chaqueta de jornada laboral y la reemplazaba por otra de punto con cremallera. Después se sentaba en un banco para quitarse los zapatos y sustituirlos por unas zapatillas deportivas. Con estos actos Mr. Rogers pretendía que el niño, a veces ya maltratado por la vida, sintiera el calor de un hogar, aunque fuera a través del tubo. Mr. Rogers verdaderamente tenía esa capacidad para el ensueño, para hacerle creer a uno que era un ser querido y especial. Pero siempre hay desagradecidos que encuentran su irritante voz en los medios de difusión. "Está destruyendo una generación", dijeron en la Fox, en The New York Observer también se recogieron las mismas quejas, como sucediera en el Boston Herald, The Wall Street Journal y otros muchos. A Mr. Rogers lo acusaban de haber creado una generación monstruo, una generación de jóvenes que había acabado convencida, al mantra de Mr. Rogers, de que en verdad eran especiales y, de que, por tanto, no tenían por qué mover un dedo para ganarse esa etiqueta. En una palabra, la filosofía del trabajo se veía amenazada. Estos acusadores fueron incapaces de reconocer el valor cristiano de su sentencia.

A pesar de las críticas, con su voz cálida y su interés genuino por su vecino, Mr. Rogers fue capaz de mantenerse ininterrumpidamente en las ondas hasta el 2003, año en el que falleció. Fue en el 2008 cuando oficialmente se le sacó de las ondas públicas.

En el 2018 Morgan Neville sacó un excelente documenal Won't you be my neighbor? (¿No quieres ser mi vecino?) sobre Rogers y que acabo de ver. También este mes está de gira en Pittsburgh Maxwell King, el autor de la biografía The Good Neighbor: The Life and Works of Fred Rogers (El buen vecino: la vida y obra de Fred Rogers) que salió el año pasado. Y por si no fuera poco en otoño Tom Hanks nos lo traerá a la gran pantalla.

Si se quiere ver colección de marionetas y attrezzo hay que venirse a Pittsburgh, al museo Heinz. Fotos a colgar en el blog si es posible, en cuanto se produzca la visita, programada para noviembre.

Vamos a ver si Tom Hanks es capaz de revivirnos un poco las bondades y el estilo de los políticos estadounidenses y, ya puestos a pedir, de todo el orbe.

domingo, 18 de agosto de 2019

Un gran corazón

Hoy domingo, 18 de agosto, hubiera sido el cumpleaños de un gran corazón, pero un acidente de aviación se lo impidió. Quería entregar personalmente los víveres para aliviar a los damnificados del terremoto que asoló Managua en 1972. Roberto Clemente era de Puerto Rico pero trabajaba en Pittsburgh y, afortunadamente, también tiene su estatua. Aunque han pasado años desde el accidente, seguro que cualquier aficionado al béisbol es capaz, al menos, de identificar el equipo para el que jugaba, los Pittsburgh Pirates, además de las circunstancias de su trágico final. Para el que no guste de este deporte, raro, puede que lo haya conocido en la escuela durante el Mes de la Herencia Hispana, del 15 de septiembre al 15 de octubre. Y si aún así se resiste, no faltan los documentales y material educativo sobre su persona.

Roberto Clemente, El Grande
Considerado uno de los mejores jardineros (posición más alejada del bateador) de la historia del béisbol, fue el primer jugador latinoamericano al que se le concediera la entrada (a título póstumo) en el Salón de la Fama Nacional de Béisbol, en el estado de Nueva York.

Aquí, una foto de la familia, esposa y tres hijos, del 2013, con motivo de la presentación del libro que presenta la humildad, generosidad y sabiduría de nuestro hombre: "Cuando tenemos la ocasión de impactar de manera positiva en la vida de los demás y no lo hacemos, estamos perdiendo el tiempo en la Tierra".

Feliz cumpleaños, señor Clemente.

sábado, 17 de agosto de 2019

Kit de inglés 157: easy as pie

Esta semana, una de gastronomía: as easy as pie. Literalmente fácil como un pastel y que podría traducirse por nuestro estar chupado o ser pan comido. La pronunciación casera: isi as pái. Y la buena en boca del cantante de música country Billy Wayne"Crash" Craddock (segundos 26-29).

Taking out food for dinner at the day community sing, Pie Town, New Mexico

Esta forma se registra por primera vez en 1887 en The Newport Mercury, un periódico de Rhode Island.

Frase: The test was easy as pie.
El examen fue pan comido.

miércoles, 14 de agosto de 2019

¿Quién lo hizo?

A sus estudiantes de literatura creativa en Princeton, Toni Morrison les daba muchos consejos que iban de lo obvio, pero no por ello menos relevante, "Busca un lugar propicio que suelte tu creatividad" hasta un "Cuando escribas no te quejes". Ellen Raskin no contaba con estos mandamientos, aunque con Morrison compartía su extremada atención al detalle y su capacidad para purgar sus escritos. Como Morrison, además de tener en el mes de agosto la fecha de fallecimiento pero de un 1984, Raskin también cuenta con premios literarios, (en 1979 ganó la Newbery Medal, el premio más prestigioso de Estados Unidos en literatura infantil y juvenil con su obra The Westing Game, El Juego de Westing, que tiene película de 1997 pero es horrorosa). El uso irreverente que hacen las dos de la lengua también las une. Morrison la rechaza para volver a reclamarla bajo su prisma de realismo increíble, mientras que Raskin la retuerce con fines humorísticos.

Raskin, autora de libros infantiles y juveniles, no era una sola Raskin. También existía la Raskin ilustradora, hizo más de 1000 dibujos, algunos ganadores de prestigiosos galardones, para las cubiertas de otros libros. Probablemente el más importante fuera el que hiciera para Dylan Thomas de su A Child's Christmas in Wales en 1959 (Las Navidades de un niño en Gales). La Raskin música y compositora dibujó las imágenes y dio las notas musicales a las Canciones de Inocencia de William Blake, uno de sus artistas favoritos, aunque en su lista también entraba Velázquez. Y la Raskin inversora, que, por lo visto, tenía un instinto muy bien desarrollado para las finanzas. Cuando Raskin no estaba ocupada en crear, se la podía ver animando al equipo de hockey en Nueva York, (aunque nació en Milwaukee, Wisconsin, vivía en Greenwich Village), en el zoo o de viaje (los zoos de Tokyo y de Barcelona no le pasaron de largo. Raskin también menciona a España como una de sus pasiones). 

Mystery of Babylon
La meticulosidad de Raskin era bien conocida. A una imprenta le hizo desechar y volver a imprimir unas cuantas copias porque no respetaban las medidas que ella requería. Los dedos infantiles tenían que contar con suficiente espacio para manipular el libro sin tapar las ilustraciones ni los caracteres. Ninguno podia tener más de doscientas páginas, ciento noventa y dos era el número mágico, el uso del gris limitado y los márgenes debían cumplirse con religiosidad. Todo para asegurarse de que al niño se le estaba garantizando una observación limpia y amplia para encontrar las pistas ocultas que le ayudarían a reconstruir la escena y resolver el misterio. Las obras de Raskin son eso: precisión relojera. Una perfecta obsesión por la investigación que, inevitablemente, nos llevará a demostrar quién lo hizo.

Por si interesa, parece que uno de sus libros, The Tattooed Potato and Other Clues, El disfraz disfrazado y otros casos, fue traducido al español.

martes, 13 de agosto de 2019

En la semana de Woodstock, gracias Polident

Hace unos días celebrábamos los 50 años del Abbey Road de los Beatles y mañana (del 15 al 18) celebraremos otros cincuenta para Woodstock. La idea salió de Joel Rosenman, un niño con pudientes que, junto a su amigo aún más pudiente, (se conocieron jugando al golf), el desaparecido John P. Roberts, heredero del imperio Polident, especialista en dentaduras postizas, buscaba, además de un proyecto con el que entretenerse, sacarse unos dineros.

A Nueva York que se van en 1967 dispuestos a saciar su espíritu emprendedor. En cuanto tienen piso, colocan un anuncio en el Wall Street Journal para sacar ideas para una comedia televisiva: "Dos jóvenes forrados buscan propuestas de negocio lícitas e interesantes". Ese mismo año también invierten capital en la construcción de un estudio: el Media Sound. Aunque casi todas las propuestas que les llegan efectivamente son material de comedia, otras les parecen perfectamente viables.

Que entre el abogado, Miles Lourie. Conocedor de los planes de sus clientes Rosenman y Roberts, les presenta a Michael Lang, también cliente suyo. Lang, que en 1968 ya había traído al Miami Pop Festival a Frank Zappa, Lee Hooker y Jimi Hendrix, también quiere levantar un estudio, pero en Woodstock, Nueva York. La idea es construir el estudio y trabajar en los planes para el concierto al mismo tiempo. Artie Kornfeld, amigo de Lang y el que más sabía de la industria musical, también participa en el proyecto. En la calle 57 de la Gran Manzana montaron la oficina. En su libro Young Men With Unlimited Capital, Jóvenes con dinero a patadas, Rosenman y Roberts nos cuentan su aventura.

Encontraron un huequito (previo pago de 10000 dólares) en Wallkill, también en Nueva York. Pero cuando los nativos se enteraron de que cabía la posibilidad de que más de 50000 greñudos en pelotas se desplazaran a sus tierras para fumar maría mientras se ponían a la luz de los focos les entró un ataque de pavor que despidió a los organizadores y a la plantilla, que ya tenía medio escenario levantado, con aguas destempladas. Max Yasgur, un granjero republicano de Woodstock, les sacó del apuro. Por otros 10000 que luego le sabrían a poco ya que los desmelenados le dejaron el campo hecho un asco y tuvo que reclamar daños y perjuicios, se opuso a la resistencia de sus conciudadanos haciendo valer el arma más poderosa que esgrime este país: el derecho a la libertad. Y con eso logró acallarlos. Los habitantes de Wallkill se quedaron cortos en los cálculos: más de trescientos mil asistentes.

Colocarlos no resultó nada fácil: de hecho, la logística de los imberbes organizadores fue un desastre: Atascos nunca vistos, (los músicos solo podían llegar en helicóptero), ausencia de taquillas para asegurarse el pago de las entradas (unas chicas monas en bata fueron luego pasando un cesto pero solo lograron recaudar una ínfima parte), escasez de cabinas sanitarias para aliviarse, falta de médicos para atender a los vomitadores mariáticos, (el gobierno envió médicos en helicóptero para atenderlos), falta de apósitos o vendas, (a uno hasta lo mordió un mapache). Lo peor sin duda fue la falta de comida y agua al tercer día. Pero de nuevo el buen republicano salió al rescate. Fustigó a aquellos conciudadanos que querían cobrar el agua a los sedientos. Los convenció para que donaran sus huevos, pan, leche... De su granja salieron botellas de agua y abundante comida. Solo la seguridad con Wavy Gravy y su Hog Farm parecía funcionar.

Pero el joven ardor no se extinguió: posiblemente pensaron que el miedo a una cancelación hubiera podido arrebatar los espíritus de aquella nación improvisada. Además, también cabía la posibilidad de que los representantes de los artistas les pidieran indemnizaciones. De hecho, ya tenían problemas con algunos, que no se fiaban de que fueran a cobrar. Me parece que el agente de The Who era uno de ellos. Price, el encargado de los depósitos bancarios, después de una llamada telefónica nocturna de Rosenman, fue abducido en bata y zapatillas desde un helicóptero para sacar del banco el efectivo que el representante les pedía de inmediato. Mejor dejarlo como estaba.

El escenario lo inauguró Richie Havens. Fue el primero que llegara a Woodstock. Y tuvo la ocasión de chupar más focos porque los que lo seguían estaban en medio del atasco. Entre medias Joan Baez, Jefferson Airplane, Janis Joplin, Crosby, Stills & Nash, Joe Cocker, The Band... Y para el final, cuando ya muchos de los veinteañeros se habían marchado porque al día siguiente tenían que trabajar, el que más dinero cobró, Jimi Hendrix con su himno nacional. De su guitarra seca salían ráfagas que, al oído, parecían imitar la violencia de la metralla en un ataque aéreo. Un Vietnam musical...

View of Fort Clifton showing the Water Battery and obstructions in the Appomattox River

Doce años estuvieron pagando deudas del festival. Pero no les importó. Al fin y al cabo eran jóvenes forrados que lo habían pasado fenomenal. Gracias Polident.

lunes, 12 de agosto de 2019

¿Qué les pasa también a los doctores?

b&w film copy neg.
En Estados Unidos es imposible seguirle el rastro a las pesadillas que salen de la industria sanitaria. Hoy volamos de Wichita Falls a Fort Worth, dos localidades de Tejas. El año pasado, el doctor Khan tuvo un accidente de tráfico y fue evacuado en helicóptero para salvarle el brazo que, desgraciadamente, perdió. La compañía le dio tres días de cortesía para sacarle del atontamiento presentándole la factura: 56603 dólares. Su aseguradora, que en un principio le denegó la cobertura, sorpresa, accedió a cubrir unos doce mil y el resto a pagarlo en módicos plazos.

Esta industria de altos vuelos es prácticamante un monopolio que está en manos de empresas que se dedican a la financiación de capital-riesgo. Los helicópteros proliferaron en el 2002, cuando el gobierno, con su Medicare, (el plan federal para los mayores de 65 y algunas personas con discapacidades), se hizo mejor pagador. Ahora los cielos están plagados de ambulancias aéreas. El año pasado más de novecientas, que, cuando reciben una llamada del 911, el servicio de emergencia aquí, caen como buitres sobre el desventurado para llevarse el cacho. Si el accidentado se encuentra consciente y tiene fuerzas para articular un esto ¿lo cubre el seguro? y le da tiempo a responder antes de desangrarse, quizás prefiera optar por el desplazamiento terrestre que también lleva víctimas en estado crítico por un precio más asequible. Si la víctima tiene seguro con póliza anual de unos cien dólares contratada con una empresa de ambulancia aérea, también puede esperar a que lo recoja un helicóptero de esa compañía, nunca de otra. Aunque la víctima, si es que puede, lo tendrá bastante difícil para convencer a los que se han presenciado de que no se lo rifen.

Las ambulancias aéreas, aunque se dediquen a la sanidad, están gestionadas por compañías privadas que se rigen por la industria aerocomercial y que, por tanto, pueden imponer los precios que consideren sobre el consumidor. La Asociación de Servicios Médicos Aéreos (Association of Air Medical Services) echó los cálculos y llegó a la conclusión de que se necesitaban casi tres millones de dólares anuales para mantener una base con trescientos traslados al año. Cada trayecto les sale a a unos diez mil dólares de media, según la Asociación. Y aunque estas cifras sean altas, supongo que a estas compañías no les debe ir nada mal cuando proliferan y se mantienen en el aire.

El doctor ha tenido suerte. Sondeando la red, he dado con facturas que superan el medio millón de dólares.

domingo, 11 de agosto de 2019

Los hombres de Ackerman

Como seguramente el Lolita Express se lleve documental y libro, contaremos otra historia. La de los hombres de Ackerman. Durante muchos años, treinta y ocho, Ackerman McQueen fue la fiel espalda de la NRA (La Asociación Nacional del Rifle, ANR en español). Pero en mayo partieron peras.

A la agencia publicitaria radicada en la Ciudad de Oklahoma y que se encargara de enardecer y moldear la conciencia de los devotos de la libertad a llevar armas (la culpa de los asesinatos en masa la tienen los videojuegos, la locura de los asesinos y la ausencia de armas en los colegios son sus ocurrencias más memorables) su ex le ha plantado una querella que, Ackerman, le ha devuelto con otra. La ANR acusó a su exquerida agencia de no enseñarle las facturas y de conspirar para cargarse la imagen de su máximo ejecutivo, Wayne LaPierre. Por su parte, la Agencia le pide a la Asociación cien millones de dólares por el dinero que ha perdido y por el que le va a hacer perder.

Ya se sabe que en cuanto nos toquetean los bolsillos, nos ponemos muy nerviosos, especialmente cuando no tenemos que darle cuentas al Fisco porque somos una asociación sin ánimo de lucro 501(c)(4) que tiene por objetivo velar por el bien común. Pero si los lazos de sangre están de por medio, entonces la batalla puede adquirir otros tintes.

La Asociación no ha podido resistirse y le ha sido infiel con Brewer Attorneys&Counselors, un despacho de abogados que lleva William A. Brewer III (Tercero), y que da en ser el yerno de Angus McQueen, el que fuera director general de la agencia publicitaria Ackerman McQueen, y que falleciera el pasado 16 de julio. 

Rebobinemos: un año antes, el señor LaPierre le pide a su amada Asociación seis milloncetes de dólares para escapar a posibles ataques de desalmados, perturbados incapaces de sobreponerse a los horrores de Parkland. Los casi dos que ganó en el 2017 aparentemente no le llegaban. Aunque la Asociación le ofreció pisito en torre de apartamentos en Dallas, su esposa Susan, (cofundadora del NRA Women's Leadership Forum, un brazo filántropo femenino de la Asociación que apoya la Segunda Enmienda con fervor), y él ya le habían echado el ojo a una mansión estilo francés en una urbanización privada con su laguito y club de campo (Vaquero se llama el club) para patear al golf. El señor LaPierre finalmente pasó por el aro y accedió a bajar sus tarifas. Con 70000 dólares depositados en una entidad corporativa creada (a petición del señor LaPierre) por un despacho de abogados que trabajaba para Ackerman McQueen, según el Washington Post, el ejecutivo y su esposa se las apañaron para encontrar casa.

Con la noticia del intento de compra en los medios, LaPierre quiso quitarse el muerto de encima acusando a Ackerman McQueen de haberle sugerido dicha compra. Ackerman, como era de esperar, lo niega, aunque, a 21 de mayo de 2018, queda constancia escrita de que uno de los empleados de la agencia le envió a la señora LaPierre una lista por correo electrónico con las reparaciones y obras que quería en la casa y que ella previamente le había comunicado por otro canal al escriba. Lo que menos le gustaba, por lo visto, era el vestidor en el dormitorio de su esposo. Había que agrandarlo.

En julio, con el miedo a verse salpicados, los hombre de Ackerman volvieron al ataque, aduciendo que era la Agencia, y no la Asociación, la que corría con los viciogastos de setenta y seis altos ejecutivos, entre ellos los del señor LaPierre. 542000 dólares en jets privados y ropita de marca con viaje a las Bahamas para los LaPierre tras el horror de Sandy Hook, todos justificados como gastos en concepto de representación. 

George Washington Univ. Girls Rifle Team
Ackerman McQueen en un principio se hizo cargo de ellos, pero luego presentó factura. De ahí el enfado de LaPierre y la ruptura de la pareja. El asunto ya está en manos de la Fiscalía de Nueva York. Y, aunque el señor LaPierre últimamente deba tener la cabeza como un tambor y tanta  preocupación lo deba estar matando, el martes hizo un hueco en su agenda para reunirse con el presidente y, de paso recordarle que, si se decide imponer un psicofísico al posible comprador de armas, va a perder votos. Con esta advertencia LaPierre fulmina una de las creaciones Ackerman: "la locura de los asesinos es el problema, no las armas" pero, se me olvidaba que de los Ackerman, ni la pólvora.

jueves, 8 de agosto de 2019

Kit de inglés 156: stay woke

Hoy, Stay Woke. Su autoría se reconoce a William Melvin Kelley, miembro de la corriente del Renacimiento de Harlem, (el boom literario y cultural de la comunidad afroamericana), que, en 1962, sacara un ensayo en el New York Times titulado “If You’re Woke You Dig It,” (Si estás al tanto, lo pillas). En el 2008 la artista tejana Erykah Badude le da un nuevo impulso a esta expresión incluyéndola en Master Teacher, una canción de corte racial. Pronunciación casera: sssstéi gúouk. Y la buena aquí. (Segundos 50-51).

[Wall St., N.Y., 2 A.M. in broker's office: Clerks sleeping in office due to excessive work caused by heavy stock business]

Georgia Anne Muldrow, también música, nos da la definición de Stay Woke: "Estar en contacto con la lucha que nuestra gente ha librado y la que aún se está se librando aquí". Literalmente se puede traducir por permanecer despierto y que equivaldría a nuestro estar al tanto, andarse con ojo mirar por donde se pisa. 

En el 2014 esta expresión comenzó a utilizarse con el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras cuentan), aunque, como suele suceder, esta forma ya se ha sacado del contexto afroamericano y ya todos vayamos mirando por donde pisamos.

Frase:

To keep a healthy life, I stay woke

Para llevar una vida sana, miro por donde piso.

lunes, 5 de agosto de 2019

Negocio cervecero

Y hablando de negocios cerveceros. Yuenling es unos de los nombres que más se oye en Pittsburgh, y aunque pueda sonarnos a chino, salió de Stuttgart. En 1828 el señor David Gottlieb Jüngling abandonó Alemania para instalarse en Pensilvania. Al año siguiente ya lo tenemos con su fábrica de cerveza funcionando, y aunque se perdiera en un incendio dos años después, volvió a levantar otra. Yuenling (la forma anglizada) subió como la espuma. De hecho, la cerveza Yuenling no es solo la cerveza que más se consume en el estado, sino también una de las que más vende en el país. Con la Samuel Adams de Boston, su gran competidor, (hace muchos años tuve la suerte de visitar sus instalaciones en Jamaica Plain, por aquel entonces vivía allí) se alterna en los puestos de honor. Su producción es tan amplia, que han tenido que buscar fábrica en Tampa, en la Florida. Unos tres millones de barriles anuales.

A la familia Yuenling también hay que darle crédito por inventar la sin. Y es que durante la Ley Seca, a Frank D. Yuenling, para no cerrar, se le ocurrió lanzar al mercado la especial, con tan solo un 0, 5% de alcohol.

A Consignment recently received from Phila., Pa. 749 cases of beer (18,000) bottles were today destroyed in the District of Columbia

La fábrica es un negocio familiar que, en estos momentos, está en manos de Dick Yuenling y que, tras su jubilación, entregará el mando a una de sus cuatro hijas. Por cierto, que el señor Yuenling dio que hablar en el 2016 por su apoyo incondicional a Donald Trump for president.

Y si se prefieren los helados el señor Yuenling también los despacha. En el 2014, después de un hiato de casi cuarenta años, volvió a colocarlos en el mercado. Y no, no tienen helado con sabor a cerveza (el de vainilla no falta), pero quizás a uno no le importe probar el de canela con trazas de churros.


Y no, aún no he probado la Yuenling.

Las carreteras de Pittsburgh están llenas de

Putting a kick in the staid old Schuylkill here go a few barrels of beer -- not 1/2 of 1 percent -- into the Schuylkill River.
Muy lentamente una se va haciendo con el terreno pitsburgués: en busca del tofu asequible, el fin de semana pasado incursionamos en el barrio conocido como Strip District. Encontrar aparcamiento no fue muy difícil porque llegamos antes de las 7 de la tarde, cuando los parroquianos (es zona de restaurantes y bares) todavía no han anclado.

Acabábamos de poner el pie en el asfalto cuando una especie de barril gigante abierto en los costados nos pasó de largo. Tres pasajeros (hombres) sentados en una especie de bicicleta a un lado y tres mujeres en el otro en bicicletas similares. En la parte más redonda, supongo que la popa si se tratara de un barco, iban dos más, creo que hombres. Su pedaleo, activado con un altavoz a todo trapo que descolgaba la canción Macho Man movía el tonel hacia delante. Para hacer el camino más tolerable los pedaleantes iban dando sorbos a una cerveza en jarra. El resultado se puede ver aquí.

Darse el gustazo de pedalear y conocer la ciudad a ritmo de Macho Man o de lo que se quiera, se puede elegir el hilo musical, sale a 35 dólares por dos horas, con parada de veinte minutos recomendada. No sé si para tomar el resuello o para llenar las jarras.

Y para los amigos del tofu. Lo encontramos en Lotus, una tienda de comestibles dedicada a los productos chinos. Cuentan con tofu casero. Pero tiene los mismos precios que en Quincy, con lo que la compra vegana va a resultar más cara en Pittsburgh, ya que los sueldos de la zona de Boston, en general, son más elevados.

Siempre queda la opción de elaborarlo en casa.

domingo, 4 de agosto de 2019

Más americanos blancos

Dayton hace la número veintidós este año en la tabla de la vergüenza y el horror. Hasta la veintiuno, 106 vidas menos. Y subiendo.

sábado, 3 de agosto de 2019

Kit de inglés 155: one-hit wonder

La expresión de la semana: One-hit wonder. Pudiera traducirse por flor de un día o golondrina de un solo verano. Normalmente esta forma se utiliza en el ámbito musical para referirse a cantantes y grupos a los que solo recordamos por una o varias de sus canciones. En España el Aserejé de Las Ketchup sería un ejemplo. En Estados Unidos tenemos al Maniac de Michael Sembello.

Hughes

La pronunciacón para salir del paso: gúan jit gúander. Y la buena aquí (segundos 18-19, 36-37).

Aunque esta forma la registra por primera vez de manera escrita el Winnipeg Free Press en 1977 para referirse al grupo Abba, parece que ya se usaba a principios del siglo XX, y vuelve a salir del mundo del béisbol.

Frase:

Bernie Sanders is probably just another one-hit wonder

Probablemente Bernie Sanders es otra flor de un día

miércoles, 31 de julio de 2019

Visita al centro de Munhall

En Munhall prácticamente no hay nada en el centro. Abundan los dentistas, las peluquerías y los salones de belleza, síntoma de una economía renqueante. Solo un restaurante con típica comida americana  y tres pizzerías para llevar. Una pastelería que elabora cupcakes anuncia su próxima apertura. Dos bancos. Un Citizens y un Commmonwealth e iglesias para todas las almas: católicos, presbiterianos, ortodoxos... Los bares para darle a la cerveza (aquí la cerveza parece una religión) tampoco faltan. Como tampoco falta el recuerdo a los veterenos de guerra. En cada farola, una banderola con la foto de un veterano. Curiosamente ninguno es un veterano de color. Para ver a uno de tez oscura hay que ir a Hampstead.

Esta es la localidad de Crafton, no la de Munhall, pero como se ve, también rinde homenaje a los veteranos.
Y a pesar de sus numerosas ausencias las calles del centro están impecables y dan la impresión de ser bastante seguras (vimos a varias chicas haciendo footing). El pavimento limpio, adoquines sin tacha, ya sabemos que, a veces, uno tiene que andarse con cuidado para no dejarse los dientes. Y las casas, en la zona de Pittsburgh parece predominar el ladrillo, maravillosamente cuidadas. Y un detalle que me recordó mucho a las costumbres de los pueblos de España. En la nocturnidad vecinos sentados en sus sillas plegables, hablando a la puerta de casa. En Quincy abundaban los porches, con lo que era mucho más complicado relacionarse con otros vecinos.

Munhall, auqnue está a unos veinte minutos en coche del centro de Pittsburgh, se puede ir en autobús aunque con transbordos, aún retiene un fuerte sabor rural.

lunes, 29 de julio de 2019

¿Y el gato al agua para?

Members of Congress leaving the U.S. Capitol after the closing of Congress

Con la internet puesta en casa, el técnico se ha pasado casi tres horas intentando colocarla, y el ordenador a medio gas, está llenito de programas que le impiden hacer una simple búsqueda, volvemos a la política. Biden, sacando pecho. A la zaga Sanders y Warren. Harris en cuarto puesto. En quinto lugar Buttigieg que acaba de adelantar a O'Rourke y se ha colocado sexto. Y la indecisión entre los votantes demócratas también a la baja.

Warren y Sanders cara a cara el martes. Biden y Harris al día siguiente. ¿Desquite de Biden tal vez?

viernes, 26 de julio de 2019

kit de inglés 154: Out of left field

Hoy, otra de béisbol: Out of left field. Literalmente fuera del campo izquierdo esta expresión se podría traducir por inesperadamente o venir de la nada.

La pronunciación casera áut of left fild. Y la buena aquí con Percy Sledge.

[Christy Mathewson, New York, NL (baseball)]

El término parece surgir en la década de los 40 para referirse a la acción del jugador que lanza la pelota desde la zona izquierda para sorprender al que corre.

Frase: His comments came out of left field.
Sus comentarios vinieron de la nada.

miércoles, 24 de julio de 2019

Esta vez la internet

Volvemos a escribir desde la biblioteca. Habíamos contratado servicio de internet con Comcast, la compañía proveedora, pero cada vez que se habla con sus teleoperadores nos cambian las condiciones. Resulta que han esperado hasta el último minuto para hacernos saber que tenemos que comprar el módem que ofrecen o no hay internet. La otra alternativa en la zona es Verizon. Me temo que toca hacer más periodismo de investigación.

martes, 23 de julio de 2019

Pittsburgh: entrega 2

Deprisa y corriendo a comprar un ordenador de segunda mano en Craigslist. Ha habido suerte. Hemos pasado la noche en Sarver, territorio en el condado de Butler, a unos tres cuartos de hora de Pittsburgh. En Butler se crió Barbara Feldon, el Agente 99.

Aquí el terreno descansa un poco y la cuesta nos da un ligero respiro. Lugar tranquilo y, cómo no, rodeado de vegetación. De vuelta a Pittsburgh, a eso de las 12, para que nos entreguen llaves de casa en alquiler. Pronto habrá que sacar los enseres que tenemos en un almacén que lleva la compañía U- Hal. Un mes gratuito con la mudanza. Dejar limpio el almacén puede llevar unas cinco horas. Con tanta mudanza a cuestas a uno le da por maldecir lo acumulado en estos años. No es de extrañar que estén proliferando los movimientos que abogan por simplificar. El tiny house (casas diminutas) probablemente sea el que cuente con mayor número de seguidores.

Miscellaneous houses. Small house surrounded by other buildings

lunes, 22 de julio de 2019

Pittsburgh: primeras impresiones

Escribo desde la biblioteca pública de Crafton, un barrio de Pittsburgh, porque el ordenador, tal vez el cable, ha dicho que ya no puede más, lo que resulta bastante incómodo cuando se pretende encontrar alojamiento. Llueve a mares. Hace unos diez minutos que ha sonado la alarma anunciando riesgo de inundaciones. Aquí van algunas impresiones de Pittsburgh:

El que quiera venir a vivir a la zona que prepare los cuartos para gastarlos en frenos. Pittsburgh es una especie de Cuenca española pero con sabor tropical. La vegetación es exuberante y algunos caminos inexpugnables, dignos solo de caminatas a lomos de burro o, como mucho, de caballo. Escaleras empinadas, por lo visto hay un concurso para subir una cuesta (una de las más empinadas del mundo, creo que las otras dos están en Australia y en Gales), en bicicleta. El ciclismo parece contar con cierta aficción en estas tierras. Si añadimos el calor bochornoso los competidores lo van a tener muy difícil para no sudar. En cuanto a los conductores están hechos al terreno y les va la velocidad.

Y puentes, puentes por todos sitios. Unos 446. No es broma. El que sufra de vértigo mejor que no se pase.

Amaina. Más, en otra entrega.

sábado, 20 de julio de 2019

kit de inglés 153: To upset the apple-cart

Y esta semana una de fastidiar el asunto o de desbaratar los planes. En inglés to upset the apple-cart. Literalmente molestar el carro con manzanas.

La pronunciación para salir del paso: tu apsét de ápol cart. Y la buena aquí.

Waiting for the human cargo to start for the Maryland berry fields. Taken on Fells Point, Baltimore, Md. Courtesy of Maryland Child Labor [Comm]ittee.  Location: Baltimore, Maryland.

Esta expresión viene de la mano de Jeremy Belknap, que, en 1788, la utilizó por primera vez en su Historia de Nuevo Hampshire (The History of New Hampshire).  

Frase: 

Yet Again, Donald Trump Has Upset The Anti-Abortion Apple Cart


Y una vez más, Donald Trump ha vuelto a inflamar los ánimos de los antiabortistas

miércoles, 17 de julio de 2019

Un poco de todo

No sé si alguna vez llegaré a las treinta y tres mudanzas de Berlin, pero he echado cálculos y, desde que vi la luz, ya llevo diecisiete. Desde que llegué a América una cada dos años. Y no, no es que le haya cogido el gusto a sudar, (suele ser en verano cuando acometo esta práctica). En las próximas semanas más detalles sobre cómo hacerse una mudanza sin empresa de mudanzas. Vamos. Que uno solo se las apaña, (necesita de otro), para levantar la lavadora y la secadora.

Hoy solo una de demócratas. Segunda ronda al caer. Martes, 30 y 31 de julio en Detroit. La tercera será en septiembre. Bill de Blasio, alcalde de la Ciudad de Nueva York, o  Tim Ryan, han quedado fuera de juego por no haber recaudado el mínimo requerido para mantener el tipo. Veinte candidatos nos quedan. Por cierto, que Warren hace unos días puso un anuncio en la sección de empleo solicitando una persona de habla hispana que le ayudara a traducir sus papeles.

lunes, 15 de julio de 2019

Adicción a Lucia

Reconozco tener una adicción a Lucia Berlin. Hace unos años que leí su Manual para mujeres de la limpieza y, desde entonces, voy tras ella. Esta vez la encuentro con Welcome Home (Bienvenido a casa). Se trata de postales autobiográficas que Lucia Berlin dejara inacabadas pero que uno de sus hijos, Jeff Berlin, ha rescatado para el lector.

La escritora concibió más de veinte capítulos atrapados en treinta y tres hogares en casi tres décadas (1936-65), pero Jeff Berlin, supongo que por cuestiones de espacio y de privacidad, ha hecho una purga considerable. Las instantáneas son retazos de vida aderezados con fotografías y misivas, casi todas destinadas a Helen y Ed Dorn, poeta y mentor de Lucia. A la memoria de ellos, Jeff Berlin ha dedicado el libro.

Los pensamientos de Lucia, vertiginosos, nos clavan sus esquirlas de humor e ingenuidad. Para lograr su diabólico plan, la escritora recurre a todo tipo de triquiñuelas: palabras malsonantes, interjecciones, frases ensalzadas a través de la mayúscula, párrafos tomados por el lirismo:


the datura bloomed in a profusion of white flowers that hung heavy clumsily until night, when the moonlight or starlight gave the petals an opalescent shimmer of silver and the plant's intoxicating scent wafted everywhere in the house (p.61).  

La datura reventaba en una exuberancia de flores blancas que colgaban, pesadas y torpes, hasta el anochecer, cuando la luz de la luna o la de las estrellas impregnaban sus pétalos con un resplandor de plata opalescente y el perfume embriagador de la planta barría la casa por doquier.     


 O la desesperación y que la hacen tan humana: 

She must have seen them racing canoes, heard their laughter echoing above the water. She must have seen us talking with friends in our beautiful garden, lying on the beach. She must have seen Buddy and me kiss, must have seen us happy. How could she send that box? (p. 65).

Debió verlos echando una carrera en sus canoas, oír sus risas, un eco sobre las aguas. Debió vernos mientras hablábamos con amigos en nuestro precioso jardín, tumbados en la playa. Debió vernos, a Buddy y a mí, besándonos, debió ver nuestra felicidad. ¿Cómo pudo ella mandar esa caja? (Berlin se refiere a una caja con drogas que, una tal Peggy, le enviara a Buddy, su último esposo, mientras vivían en Jalisco. Buddy estaba intentando dejarlas y Lucia la culpa de su recaída). 

En los apuntes de Berlin, también vemos la duda y los cambios de opinión propios de la naturaleza humana. A ratos, la oímos despotricar contra Méjico, y otras veces no dice que admira a sus gentes, aunque regresa a Estados Unidos porque no puede dar a luz a un niño en la jungla, en un país tan repulsivo e INTIMIDANTE para ellos (p.150). 

Veintinueve años de pantagruélico apetito por conocer, escribir, tal vez huir. Por vivir, en una palabra. 

viernes, 12 de julio de 2019

Kit de inglés 152: shoot the breeze

Hoy, una de disparos. Shoot the breeze. Literalmente disparar la brisa, la traducción de esta frase podría equivaler a nuestro darle a la lengua o estar de palique. La pronunciación casera: shut de bríz. Y la buena aquí. Según la wiki, esta expresión se registra por primera vez en 1919.

[Man and two women talking to minister inside church]
Frase: 

Watch Alec Baldwin's Donald Trump shoot the breeze with Alec Baldwin's Bill O'Reilly on SNL.

A ver: el Donald Trump de Alec Baldwin dándole a la lengua con el Bill O'Reilly de Alec Baldwin en Saturday Night Live. 

miércoles, 10 de julio de 2019

Y la strange fruit se hizo guitarra

Y otra de fotografía: esta vez gracias a los esfuerzos del fotógrafo y cofundador de la organización sin ánimo de lucro, Music Maker Relief Foundation, (Fundación para asistir a músicos), Timothy Duffy, que nos rescata a artistas sureños practicamente desconocidos del mundo del blues.

Sus fotografías ahora mismo se pueden ver en el Museo de Arte de Nueva Orleans donde estarán hasta finales de mes. Para retratar a los artistas, Duffy acude a los tinotipos o ferrotipos que Hamilton Smith introdujera en Estados Unidos gracias al francés Adolphe-Alexandre Martin, y que recuperan aquellos tonos grisáceos de las fotografías de la Guerra de Secesión.

Si las fotografías se quieren en formato libro las tenemos en Blue Muse: Timothy Duffy's Southern Photographs. El libro también incluye las piezas de los artistas seleccionados para que así los oídos y los ojos disfruten por igual.

[Untitled photo, possibly related to: Blind street musician, West Memphis, Arkansas]

Con su fundación y la ayuda de otros músicos, especialmente de Taj Mahal, Duffy ha podido sacar del anonimato a unos cuatrocientos artistas, casi todos superan los 70. Alabama Slim es uno de ellos. Como lo es Freeman Vines. Vines hace guitarras. Algunas, nos dice, son hijas de árboles de los que, una vez, colgó fruta extrañaAquí lo dejo con una muestra de su arte.

lunes, 8 de julio de 2019

Poético misterio es la verdad

Photographs, second annual exhibition, Sioux City Camera Club
Hace unos días vi el documental sobre la vida del fotógrafo neoyorquino Garry Winogrand: All Things Are Photographable. (Garry Winogrand: todas las cosas son fotografiables). La obra la firma Sasha Waters Freyer. El año pasado participó en el Festival Internacional de Cine de San Francisco y se llevó el premio especial del jurado en el Festival SXSW (SXSW Film Festival), en Austin, Tejas.

Mi curiosidad por este maestro de la fotografía apareció hace unos meses, gracias al Museo de Arte de Fitchburg y a su catálogo de nuevas adquisiciones. A Winogrand se le conoce principalmente por la realidad y el dinamismo de sus instantáneas. Sus capturas, la mayoría en blanco y negro, (el Kodachrome atempera la velocidad del momento), casi que le hacen sentir al vidente espectador del disparo.

A sus protagonistas, una suerte de actores bailarines que actuaran bajo la coreografía de su lente, los atrapa en movimiento, ya sea adelantando un pie para descansar, subir un peldaño o subirse a un coche. Una lente de 35 mm era su favorita, ya que esta le ofrecía una imagen más nítida, capaz de captar mayores espacios. Y no escatimaba en rollos para hacer esas capturas: todas las cosas son fotografiables. En la última etapa de su vida, en Los Ángeles, llegó a disparar 1500 rollos al año, que, a veces, dejaba sin revelar. Winogrand no reparaba en gastos porque vivía en esta magnífica obsesión, aunque el Fisco y su casero no la disculparan y él y sus familias (se casó tres veces, su hijo mayor, músico de jazz, está afincado en Oviedo) siempre tuvieran que vivir en esta agonía.

De Nueva York Winogrand nos trae a los vampiros de la noche. Intelectuales, como su amigo el escritor Norman Mailer, pasándoselo en grande. Winogrand se recrea buscando su aspecto diabólico: de sus risas, la piel tensa y la boca desencajada, saca un aura malévola y espectral. En el zoo, por ejemplo, nos acerca a una familia distinguida que tiene dos hijos: chimpancés. En su  época de Texas, la década de los 70, Winegrand deja la burla para concentrarse en lo social. Y en Los Ángeles lo tenemos retratando la vulgaridad californiana. 

En el documental no solo descubrimos la pasión profesional de Winogrand: también se nos revelan otras facetas humanas de este neoyorquino con habla a lo Al Pacino en Scarface. A veces es intimidante, siempre inteligente, buen conversador, apasionado de los excesos, café y tabaco a granel, exuberante, pantagruélico, enamorado de los animales, pero, sobre todo, es un padre arrepentido. Y un hombre convencido de que La verdad era un poético misterio.

domingo, 7 de julio de 2019

A ver si con el Monumento aprendo

Lincoln Statue, Lincoln Memorial, [Washington, D.C.]
A nuestro presidente no es que le maraville Lincoln. Nixon parece proporcionarle más alegrías. Y como Nixon no tiene monumento en Washington, y Nixon también peregrinara hasta la tierra que los mismísimos Lincoln y Martin Luther King pisaran, el presidente habrá pensado que sería bueno hacer de pararrayos, lo mismo le llegaban unos cuantos destellos. Aunque debería andarse con ojo si es que va tras los resplandores de Nixon, porque el monumento no le sentó muy bien que digamos. Y es que un 9 de mayo de 1970, por darle gusto a su chófer, Manolo Sánchez, que nunca había hecho un Lincoln La Nuit, acabó enzarzándose (verbalmente) con unos estudiantes que paseaban al amor del monumento. En menos que canta un gallo las voces contra la invasión de Camboya retumbaron en el mármol georgiano. La intención del presidente era dialogar y sacarles un poco del miserable estado intelectual en el que vagaban.

En cambio, si Trump iba buscando iluminación para hacer sus discursos más convincentes, lograr claridad y, sobre todo, reforzar su autoridad moral, entonces no cabe duda de que estaba en el lugar adecuado. Porque Lincoln era perfectamente sabedor del secreto: que, para hacer América grande de nuevo, tenía que incluir a todos sin denigrar, rodearse de las mejores mentes, aunque fueran las de demócratas que se oponían a la esclavitud.

jueves, 4 de julio de 2019

Kit de inglés 151: I pledge allegiance

Y como todavía está caliente el 4 de Julio, hoy, The Pledge of Allegiance (El juramento de lealtad a la bandera).

I pledge allegiance to the flag of the United States of America, and to the republic for which it stands, one nation under God, indivisible, with liberty and justice for all. 

Prometo lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América, y a la república que representa, una nación bajo Dios, indivisible,con libertad y justicia para todos.

Japanese-American volunteers. Colonel James J. Doyle, second from right, commanding officer of Kauai, Hawaii Service Command looks on as the oath of induction is administered to the four young AJA [Americans of Japanese ancestry] volunteers of Kauai who went through the solemn pledge of allegiance immediately after Mitsuru Doi took his oath Thursday as the first man in the territory to be inducted. The oath is being administered by Major Charles V. McManus (extreme right), adjutant of the Service Command. The inductees are, from left to right: Goro Sadaoka, eighteen, of Lihue, who has two brothers on Oahu, both volunteers; Lenneth T. Tada, twenty-five, alumnus of the University of Hawaii, salesman for the Kauai Sales Company; Shigeo Suemori, twenty-one, of Lihue, whose brother Tadao was rejected after his physical examination, and Noboru Okamoto, eighteen, Lihue Plantation employee, who was born in Lihue and made a name for himself as pitcher for the Lihue baseball team

El juramento lleva en acción más de cien años aunque ha sufrido unos cuantos cambios. Al coronel George Balch, veterano de la Guerra de Secesión, se debe su creación. Años después, Francis Bellamy, un ministro baptista de ideas socialistas hizo nuevos cambios. La última versión es de 1954. Eisenhower le dio el toque final con el "bajo Dios".

El 4 de Julio sin regurgitar

El 4 de Julio aún no se ha ido. Aquí dejo unos cuantos datos (en inglés) que nos trae la Festividad.

martes, 2 de julio de 2019

Ellos y nosotros (los buenos)

Qué maravilla la opinión que nos dejara el otro día columnista y Premio Pulitzer Bret L. Stephens en The New York Times. Tuve que leerla varias veces para embeberme de su prosa. Con solo dos apariciones estelares, la de ellos (los inmigrantes) y nosotros (los buenos, los americanos que no queremos a los inmigrantes), se colgó una pieza capaz de sacarle los colores (de espanto) al mismísimo Edmund Burke, el papá del conservadurisímo moderno.

Immigrants, Ellis Island

Ellos hablan español. Nosotros no. Ellos no son ciudadanos estadounidenses ni residentes legales. Nosotros sí. Ellos rompieron las reglas para entrar en este país. Nosotros no. 

Blablablá, blablablá.

Resumen: Los que quieren que ellos se queden, que lo sepan, sí, que se enteren de una vez, que, aunque tienen la suerte de ser americanos, son unos indeseables. Cualquiera que quiera eso para su nación, el demócrata de turno, ese, ese es un indeseable. Porque lo digo yo, que soy de los buenos, y punto pelota.

¿Otro Pulitzer?

lunes, 1 de julio de 2019

Amor por lo ruso

Y ya que el otro día no íbamos de viaje con su exmajestad José y su temor a ser deportado a Siberia, me ha dado por pensar en el amor por las ciudades rusas que se profesa en el país: unos treinta Moscúes, treinta y cinco San Petesburgos, un Odesa en Tejas, un Tólstoi en Dakota del Sur, una Chitá, también en Tejas, dos Sebastopoles, ocho Volgas, una Rusia en Nueva York y dos Siberias, curiosamente una, la de California, es una ciudad fantasma. Y la lista no se cierra aquí.

Moscou

Esta rusofilia, ¿a qué se deberá? No hay una explicación común. En algunos casos se elegía un  nombre ruso para llamar la atención de posibles habitantes. Muchas veces estas comunidades casi no tenían vecinos y temían desaparecer. En otras ocasiones, la palabra parte de otra lengua pero que, al resultar impronunciable para los nativos, deriva en algo reconocible para ellos y que, en este caso, se parece a una ciudad rusa. Es lo que sucede con el Moscú de Kentucky. Que partió de una palabra de las tribus nativas (Mashetow) y ya conocemos el desenlace. En otros casos la unión de dos palabras inglesas es la que da en la geografía rusa. Aquí va un ejemplo: moss y cow (musgo y vaca). De ahí Moscow. Moscoso Alvarado, de profesión conquistador, también acabó de ruso. Otro Moscow. Y luego salen los imitadores. El Moscú de Tejas le robó el nombre al Moscú de Tennessee. A veces, el nombre respondía a una impresión sensorial de los habitantes: las sierras sobre la madera a algunos les recordaba el repicar de las campanas de la catedral de Moscú. Y el toque napoleónico con el que abríamos tampoco faltaba: Los Moscúes de Maine y Minnesota conmemoran la derrota del corso.

Este amor, ¿será recíproco?

domingo, 30 de junio de 2019

¿Qué les falta a los demócratas?

Mira que me gustaría el tándem Warren/Harris, pero me parece que la niña que iba en uno de esos autobuses escolares se ha cargado un filón de votantes. Las camisetas con su foto (a casi 30 dólares la pieza) tampoco es que ayuden mucho. Oportunismo, lo llamarían algunos. Seguro que tampoco faltarán los que piensen que la respuesta ya la tenía en el bolsillo, lista para el debate. Y los economistas de rigor: Va a por los dineros, aprovechando que el asunto aún está tierno. 

Defender la participación de Biden en un programa federal de los años 70 que apoyaba el segregacionismo no resulta nada fácil, aunque se mitiga si a uno le da por pensar que, con su decisión, tal vez salvara la vida de muchos niños. Harris también cae en el error de asumir que los padres y tutores de los menores de color elegirían que sus hijos y pupilos compartieran autobuses con estudiantes de otras razas y etnias. En Berkeley, una burbuja liberal de altísimo poder adquisitivo, probablemente Harris nunca tuvo problemas ni en el autobús ni en la escuela. Además, el hecho de que la crítica con la que buscaba degollar a Biden proceda de una niña de familia bien, puede restarle credibilidad. 

How the peace congress receives its first practical suggestion

Biden no es que me haga mucho tilín, pero el huracán Harris con esto tal vez le haya hecho un favor: al votante demócrata medio, finolis, comedido, no le gustan los impulsivos. Casi que busca oradores en el sentido clásico, los voceras y los ordinarios le chirrían. Pensará que, para lo otro, le sobra y le basta con las acrobacias trumpianas.

De momento, me parece que ningún candidato responde a ese temperamento. Tal vez les falte aplomo, esa gravitas romana que Obama y Clinton supuraban. Hasta ahora, ninguno ha demostrado tener el tipo de carácter necesario para enfrentarse a Trump, porque Trump es fuego, ira, y para apagarlo, precisamente se requiere lo contrario, agua, alguien que no se pierda de vista ni un segundo, que sepa mantenerse a raya y no entre a saco. El demócrata que lo logre, tendrá más posibilidades de llevarse el gato al agua.

viernes, 28 de junio de 2019

Kit de inglés 150: play for keeps

Y como estamos de debates políticos, una de juegos: play for keeps. Literalmente jugar para quedarse y que equivaldría a nuestro ir en serio, o ir a ganar. La pronunciación para salir del apuro: pléi for kiiips. Y la buena aquí.

Salisbury, (N.C.) Cotton Mill. A game of marbles. All these boys work in the mill.  Location: Salisbury, North Carolina

La primera vez que se registra de manera escrita el sentido figurativo de esta expresión es en 1842, cuando aparece en el periódico de Misisipí el Hattiesburg American.

Frase: Cory Booker is not playing for keeps. 

Cory Booker no sale a ganar.

jueves, 27 de junio de 2019

Y el ganador del debate demócrata del miércoles fue...

Democratic Digest. Attorney General Tom Clark looking at Bill of Rights I
Nadie. A O’Rourke se lo comieron con patatas fritas. Le faltó nervio y se dispersó contando historietas lacrimógenas. La demócrata Klobuchar ya ha firmado su sentencia con su: "te puedo prometer que gobernaré con integridad. Gobernaré para ti". Booker y Bill de Blasio fueron las sabandijas de la cámara. Preguntarles qué harían con las grandes corporaciones les convirtió en dos perros de presa.


Warren estuvo bastante bien, pero da un tufo a establishement que no puede con él. Encima, se ha puesto de parte de Sanders en el asunto de eliminar la opción privada de la sanidad, con lo que se ha colgado la etiqueta de alerta, socialista. A Sanders le tocará esta noche explicar y hacer entender, si es que puede, su socialismo. Castro tampoco estuvo mal, pero apoya despenalizar la entrada de ilegales en el país. Jay Inslee, por su parte, metió el cuezo hasta dentro cuando dijo que era el candidato que más había hecho por los derechos de las mujeres en la cuestión del aborto. 

La redistribución de la riqueza es un concepto que el americano medio se niega a admitir. Nada es gratis. Cada uno que se saque las castañas del fuego, y, el que no pueda, que se aguante o que se conforme con subsidios irrisorios. Otro miedo que les acecha: que las grandes empresas se instalen en el extranjero porque los impuestos les abruman. Pero como sabemos con Trump y su "modelo americano" y su veintiuno por ciento esto no pasa.



martes, 25 de junio de 2019

La poeta laureada estadounidense de este año es

Bald eagle
Nos despedimos de la profesora y poeta laureada Tracy K. Smith para dar la bienvenida a una nueva poeta embajadora, Joy Harjo. Harjo, además de ser escritora, también es música. Y no empezó pronto. A los cuarenta se dio cuenta de su pasión por el saxofón. Harjo es de Tulsa, Oklahoma. Su nombramiento la convierte en el primer poeta laureado de Oklahoma. Harjo también es la primera persona de la Nación Muscogui Creek que recibe tal honor.

Harjo comenzó a escribir en 1973, y, desde entonces, vive en la carretera, compartiendo poesía. Ha publicado ocho libros de poesía, una memoria y libros para niños. Su primera colección de poemas, The Last Song, (La Última Canción), es de 1975. En ella se nos adentra en el mundo de los pueblos indígenas de Oklahoma y Nuevo México. También ha sido profesora en universidades de California y Tennessee.

Las composiciones de Harjo acuden a los temas de la curación y la transformación, la memoria y la evanescencia, a su responsabilidad por los que no están y los que vendrán. Y aunque Harjo no se desliga de su conciencia política ni de su feminismo dentro del espacio nativo americano estadounidense, la espiritualidad propia de las naciones nativas las derrota.

Aquí, el Poema del Águila, en boca de nuestra poeta. Su voz, la Madre tierra.

A Mobile llegó la Clotilda cargada de

Hace unos días celebrábamos el Juneteenth y hoy nos volvemos al sur, esta vez a las costas de Mobile, en Alabama. Y es que aquí, en diciembre del 2018, descubrieron los restos de la Clotilda, una goleta de 26 metros de eslora cargada con unos ciento diez esclavos arrancados de lo que hoy conocemos como Benín. Para no dejar rastro del desembarco, el esclavizador y hombre de negocios, Timothy Meaher, propietario del barco, ordenó al capitán Foster que lo quemara y que hundiera los restos. Esto sucedió en 1859 o 1860, cuando comerciar con esclavos era totalmente ilegal. En 1807 entró en vigor la Act Prohibiting Importation of Slaves (Acta de Prohibición del Tráfico de Esclavos), curiosamente impulsada por Thomas Jefferson, el virginiano terrateniente con posesiones humanas. La historia cuenta que esta hazaña se debió a una apuesta con unos caballeros de Nueva Inglaterra, aunque otros dicen que salió de otra apuesta con otro propietario de esclavos. Foster y Meaher fueron procesados, pero como no existían pruebas no se les pudo incriminar. Además, con la Guerra de Secesión en ciernes, el gobierno no tenía mucho tiempo para estas menudencias

Negro slaves 1862 Edisto Island, S.C. (plantation of James Hopkinson)

Estos hombres, mujeres y niños solo consiguieron su libertad con la victoria de la Unión. Con el dinero que ganaron trabajando las tierras de Meaher, treinta lo emplearon para comprarle un terruño al Meaher. Estos treinta fundaron una comunidad llamada Africatown, (Ciudad de África) en Mobile. Comunidad que, con el descubrimiento, espera recobrar su entidad histórica que el huracán Katrina se encargó de borrar. Desde el 2005 el gobierno estatal no había destinado ninguna partida económica para revitalizar la zona. De los 3, 5 millones de dólares destinados a limpiar los vertidos de petróleo de la zona, el gobierno se ha comprometido a levantar un museo que albergará una réplica de la goleta, crear otro centro de interpretación y hacer un parque. 

Para los descendientes de los que llegaron en la goleta estas acciones no bastan. Buscan entablar una conversación con los descendientes de Meaher, que aún mantienen su buen nombre y propiedades en la zona. Y, aunque se les ha pedido, de momento dan la callada por respuesta. 

Zora Neale Hurston recreó la tristeza y el dolor de KossolaCudjo Lewis en América, uno de los esclavos a bordo de la Clotilda, en su obra Barracoon: The Story of Last Black Cargo, (Barracón: La Historia del Último Cargamento Negro), best seller el año pasado pero que tardó 90 en encontrar editorial.

Curiosidades: Redoshi, también conocida como Tía Sally Smith, falleció en 1937, y fue la última superviviente de la Clotilda. También coincide en ser la única persona esclava a la que se le ha hecho una entrevista para su publicación en un periódico. Algunos piensan que Sylvester Magee fue el esclavo más longevo. En 1971 decía tener la tierna edad de 130, pero no está probado. Además, de momento, que se sepa, nadie ha pasado la barrera de los 123. Que se lo digan a Calment.
Aquí dejo una grabación que la propia Hurston, entre otras cosas escritora, activista y antropóloga, hizo en 1928 de los esclavos de la Clotilda.

domingo, 23 de junio de 2019

Los reyes de América

28 de agosto de 1815. Treinta y dos días de travesía a bordo del bergantín Comercio, disfrazado bajo el pseudónimo de M. Bouchard, un mercader francés. En su viaje le acompañaban su secretario personal, Louis Maillard, y cofres repletos de tesoros y dinero en efectivo que había logrado sacar de España. El vilipendiado Pepe Botella. José Bonaparte, exrey de España, y conocido en Estados Unidos con el título de Conde de Survilliers. De espíritu delicado, sentía debilidad por los caldos, las mujeres, el arte y las letras. De él se cuenta que recitaba con igual primor versos en italiano que en francés. El inglés solo lo llegó a chapurrear. Tasso, Racine o Corneille pasaban por su boca con voz poderosa. Su gusto por la literatura era tan exacerbado que en Estados Unidos tuvo la biblioteca del momento con mayor catálogo. 8000 volúmenes frente a los 6500 de la Biblioteca del Congreso.

A sugerencia del hermanísimo Napo, se levantó una casa (mansión, ver pintura adjunta) a medio camino entre Nueva York y Filadelfia, para que así estuviera cerca de la civilización y las noticias procedentes de Europa le llegaran sin dilación. En Bordertown, Nueva Jersey, localidad situada a 25 millas al norte de Filadelfia, la levantó el Conde. Como era de esperar, su popularidad subió como la espuma. Después de todo en aquellos días y en aquellas tierras no era muy frecuente encontrarse con miembros de la realeza. Pronto personalidades como John Quincy Adams, el Marqués de Lafayette, Henry Clay, Daniel Webster o Stephen Girard, un banquero francés afincado en Filadelfia que daba en ser el hombre más rico de la época en el país encontraron en su palacete los típicos entretenimientos cortesanos.

View near Bordenton, from the gardens of the Count De Survilliers

Con la compañía masculina cubierta solo le quedaba hacerse con la del sexo opuesto. Y la encontró pronto: Annette Savage, una cuáquera de 18 años a la que no le importó embadurnarse del escándalo de su amor ilícito. José Bonaparte había dejado esposa e hijos en Francia a los que, puntualmente, todo hay que decirlo, les pasaba la pensión. Dos hijas les dio Savage y una, Caroline, le dio descendencia.

En 1820 su palacete fue pasto de las llamas. Pero sus vecinos, vencidos por la cordialidad y los encantos del nuevo, lograron rescatar casi todos sus bienes, entregándoselos de inmediato. Desgraciadamente los libros no corrieron la misma suerte.

Pero no nos creamos que al Conde todo le fue de rositas, pues nada más llegar, a instancias del comodoro Lewis, decidió ir a presentar sus respetos al presidente Madison, no fuera que le deportara a Europa y terminara en Rusia. Pero Madison se hizo el sueco y no quiso ni verlo. Diecisiete años en América hasta que un día decide regresar a Francia. En 1832 se reúne con su familia legal dejando a la otra con Caroline. La otra había fallecido haciendo labores de jardinería. En su honor decir que de esta familia tampoco se desentendió y siempre les pasó manutención.

José Bonaparte también era dado a la caza. Y se dice que tenía obsesión por darse de bruces con el famoso Jersey Devil, Diablo de Jersey, una criatura alada y peluda, con pezuñas y cola. Obviamente el diablo lo volvió a encontrar en Francia porque, según él, nunca volvió a ser tan feliz.

Jérôme, el benjamín de la casa, también sintió la llamada americana. En 1803 en un viaje de placer se enamoró de Elisabeth Patterson, hija de un próspero comerciante de Baltimore. Pero los lazos fraternales eran poderosos. Así que ese mismo año el pequeñín se vuelve con la amada, pensando que el Hermanísimo, una vez que la conociera, cambiaría de opinión. Pues no. Ni la dejó desembarcar. De vuelta a América. Eso sí con una pensión anual de 60000 francos. Para quitarle el sabor amargo, a Jérôme lo casó con una princesa que le puso la corona de Westfalia. Napoleón anuló su matrimonio con la americana en 1805 que ya llevaba en su seno a un napoleoncín, Jérôme Napoleón. Patterson no se volvió a casar. Del matrimonio de Jérôme Napoleón con Susan May Williams, hija también de un comerciante de Baltimore, salieron dos hijos, Jerome Napoleón Bonaparte II, y Carlos José Bonaparte. Fijación con los nombres. Este último, de profesión abogado, y, por lo visto, implacable, cuenta con el honor de ser el fundador del FBI bajo la administración de Theodore Roosevelt. Aquí la crítica que hace Clauda Peiró del libro del historiador y escritor Pierre Branda, La saga de los Bonaparte.

De Jérôme Napoleón no quedan descendientes en Estados Unidos. El último falleció en 1945, mientras sacaba a pasear al perro en Central Park. Un tropezón con la correa y listo. Y el funcionario Carlos José no tuvo hijos. Sin embargo, sí quedan descendientes de la hermana de Napoleón, Carolina Bonaparte. De su matrimonio con Joaquín Murat, oficial de caballería de Bonaparte que sería ejecutado tras Waterloo, nacieron varios hijos que se instalarían en Estados Unidos en 1823. Aquiles, el mayor, era un pendenciero con suerte y de moral dudosa. Se casó con una biznieta de George Washington. Como el virginiano, también tenía esclavos. Del otro hermano, Lucien, quedan descendientes, aunque el mismo Lucien regresó a Francia en 1848.

Y lo que son las cosas, el único hermano que era capaz de plantarle cara a Napoleón, Lucien, es el que peor suerte corrió. Varias veces trató de huir a Estados Unidos con su mujer, Cristina Boyer, una pobretona que, lógicamente, no contaba con la aprobación del Hermanísimo. En su primer intento en 1810 fueron interceptados por los barcos de guerra británicos y llevados a Inglaterra donde permanecieron hasta Waterloo. En 1815 lo vuelven a intentar, pero no pueden salir porque no les dan pasaporte. De los hijos que Lucien tuvo con su segunda esposa, Cristina falleció muy joven, un par de ellos lograron poner los pies en América. El famoso ornitólogo y Segundo Príncipe de Canino y Musignano, Charles Lucien Jules Laurent Bonaparte, casado con su prima, una hija del exrey de España. También los puso Pierre, igualmente conocido aunque no por sus servicios a la humanidad sino por su mala reputación. Se casó tres veces con la misma mujer. En la primera ocasión era sombrerera y a la tercera acabó de princesa. Por cierto que Pierre le pidió dinero prestado para el negocio de su mujer al conservador de su hermano y este le dijo que no. Lo amenazó con el suicidio. Bálsamo. El suicidio lo vetaría de su amadísimo club. Así que no tuvo más remedio que soltar la mosca. Al angelito de Pierre también le gustaba montar gresca. En su casa mató de un disparo a un periodista, Victor Noir, que iba a anunciarle las intenciones de duelo del también periodista, político y escritor de ciencia ficción, Paschal Grousset. Decir que Grousset también vivió unos años exiliado en Estados Unidos. El hijo de Pierre, Roland, también era como el padre: muy lanzado y con buena vista para los negocios. Le echó el ojo a Marie-Félix Blanc, la hija de un excamarero que levantó el imperio de lo que hoy es el Casino de Montecarlo. Su dote no estaba mal: un millón de libras de 1880. Su retoño, Marie Bonaparte, Princesa de Grecia, experta en psicoanálisis, ya era hora de que alguien notara las rearezas de la familia, se convertiría en colaboradora de Freud. Pero ya nos salimos de América.

viernes, 21 de junio de 2019

Kit de inglés 149: out the wazoo

University of California at Los Angeles presents festival of American dance featuring "An American exodus"
Los profes de Braintree acabamos de colgar las notas de fin de curso en Aspen, la plataforma tecnológica que utilizan las escuelas públicas de Massachusetts para seguirle el rastro educativo al estudiante. Ayer íbamos con la lengua fuera y el trabajo nos salía por las orejas, de ahí que haya elegido su equivalente en inglés. Out the Wazoo. Aunque Wazoo es una localidad del estado de Washington, parece que no tiene relación con este lugar. En este caso, es mejor pensar mal y acertar, ya que el wazoo es sinónimo de ano, con lo cual esta expresión podría traducirse por salirle algo a uno hasta por el susodicho. De origen desconocido, esta expresión coloquial es bastante moderna. De manera escrita aparece en 1961 de la mano de una universidad jipi: la Universidad de California.


En pronunciación casera áut de guasú. Y la buena en este video tan gráfico.

Frase:

The federal government is spending money out the wazoo and both parties are equally to blame.

El gobierno federal está gastando dinero a espuertas y los dos partidos se llevan la culpa a partes iguales.

martes, 18 de junio de 2019

¿Quiénes se llevan la peor parte?

Las evaluaciones del alumno aún están calientes cuando nos enteramos de que, en una escala en la que se valora al profesor de 0 a 10, el profesor sale mejor parado que la profesora. Solo cuando el baremo se reduce a 6 puntos, disminuyen las diferencias. Los estudios también muestran que los alumnos masculinos son más exigentes con las mujeres. 

Desde mi experiencia personal son los profes simpáticos y afables los mejor valorados. No importa que sus clases sean simplonas. Los profesores exigentes y profesionales, especialmente las mujeres, son los que se llevan la peor parte. 

lunes, 17 de junio de 2019

El Junidiecinueve de Tejas

Otro saltito en la historia. Esta vez nos vamos con el mayor general, Gordon Granger, a Galveston, Tejas. Allí por lo visto no se habían enterado de que los que habían estado esclavizados ahora eran libres gracias a la Proclamación de Emancipación que el presidente Lincoln tuvo a bien emitir y que entró en vigor un 1 de enero de 1863.

Abraham Lincoln and his Emancipation Proclamation

El mayor general entró en Galveston dos años y medio después de que se emitiera dicha proclamación. Un 19 de junio de 1865, de ahí que a la celebración se la conozca por Juneteenth, una mezcla de junio y diecinueve. Algo así como Junidiecinueve.

El porqué de esta ignorancia y tardanza en aplicar la Proclamación se desconoce, aunque se barajan distintas hipótesis. Quizás los esclavizadores se estuvieran haciendo los suecos, siempre venía bien una manita gratuita, (unos 250000 esclavos en Tejas) con la cosecha de algodón. O tal vez fuera que, las noticias, efectivamente, se movieran a paso de tortuga en Tejas. Fuera lo que fuera, el caso es que, por fin, gracias a la Orden número 3, muchas familias desmembradas lograron reagruparse. Plegarias de agradecimiento, cantos y la inevitable barbacoa no faltaban para su celebración. Con los años se han ido añadiendo otras tradiciones, como los rodeos o el béisbol.

En 1980, gracias a los esfuerzos del diputado por Houston, Al Edwards, Juneteenth alcanzó el rango de fiesta a nivel estatal en Tejas, aunque también lo es en otros 43 estados. Po el contrario, Hawái, Montana y las dos Dakotas no dan su brazo a torcer.  

Ralph Waldo Ellison, el creador de la magnífica El hombre invisible, dejó su Juneteenth inacabado. Por cierto que fue en la casa de verano que tenía en Massachusetts donde perdió, según él, más de 300 páginas de la obra. Las devoró el fuego.

domingo, 16 de junio de 2019

Un 17 de junio de 1775

Abrimos con una de historia. Tal día como hoy, pero de 1775, la batalla de Bunker Hill. Victoria pírrica británica sobre las tropas coloniales y que sirvió para convencer a los americanos de que las fuerzas británicas podían ser derrotadas. Al mando de las fuerzas británicas los tres mejores generales que su Majestad Jorge III pudo encontrar: William Howe, John Burgoyne y Henry Clinton para socorrer al general Thomas Gage, que se las estaba viendo y deseando para contener a los colonos. Del bando opuesto el coronel William Prescott. Y desde lo que hoy se considera Quincy, Braintree en aquellos tiempos, Abigail Adams y futuro presidente Quincy Adams, papá Adams estaba en Filadelfia, en el Congreso Continental, observando la humareda.

El monumento de Bunker Hill

En 1843, con granito de las canteras de Quincy, se levantó un obelisco gracias a los esfuerzos recaudatorios de la señora Sarah Josepha Hale, editora de la revista Godey's Lady's Book, Libro para damas de Godey, la revista más influyente de la época. Aquí Edgar Allan Poe publicó sus primeros cuentos.

Y aquí al actor encarnando a un soldado americano con mosquetón. Tres disparos y solo uno cuajó.

jueves, 13 de junio de 2019

Día de la Bandera o Happy Birthday, dear president

Hoy, 14 de junio., aparcamos el kit de inglés para felicitar al presidente, que es su cumple. Y, casualidad, coincide con el Día de la Bandera (Flag Day). Para celebrarlo, parece que es típico llevar los tres colores puestos, azul, blanco y rojo, y aderezarlos con banderitas de mano. Si se es trumpista seguramente convivirán con las Haz América Grande otra vez.

La festividad no se contempla a nivel federal, aunque el presidente, si se pone en sus trece, puede obligar a que se respete. Con eso de que es su cumpleaños, y, para remate, también el de la Armada, lo mismo coge pataleta. Eso sí, el discurso presidencial no faltará.

El Día de la Bandera conmemora su adopción un 14 de junio de 1777 durante el Segundo Congreso Continental. Fue el presidente Wilson, en 1916, el que instauró la celebración, aunque fue en 1946, con Truman, el que la elevara, mediante un acta del Congreso, a categoría de día nacional. Se piensa que la idea de celebrar el cumpleaños de la bandera salió en 1885 de BJ Cigrand, un profesor de escuela de Wisconsin. Aunque fue Pensilvania, en 1937, el primer estado en elevar el Día de la Bandera a categoría de festividad estatal. Aquí, en Quincy, Massachusetts, se lleva celebrando desde 1952.

American Flag at Post Office [...]

¿Y por qué no es fiesta nacional?

Simplemente porque el calendario ya está lleno y esta pilla entre el Memorial Day (Día de los Caídos) a finales de mayo, y el fin del curso escolar. Y porque se supone que la festividad es un evento de carácter civil, no estatal. Y, lo más importante, porque aquí, el Día la Bandera, seguramente para muchos, no se pierda un día del calendario.

Para su cumple, Trump iba a contar con Kathy Berden, miembro del Comité Femenino del Partido Republicano. Veteranos de guerra, sin duda, y un eagle scout (máximo rango que puede alcanzar un boy scout) para que le enseñara a plegar la bandera. También le iban a endulzar el oído con canciones patrióticas. Incluso habían invitado a un inmigrante legal para que les explicara lo que la bandera representaba para él.

Y para amortizar la comilona, gran selección en prendas de vestir y accesorios listos para la venta: gorras, pegatinas, libros, pancartas para el jardín, y los tees, soportes que se clavan en la tierra para estabilizar la pelotita de golf antes de lanzarla, Made in America con y sin el motivo Trump Haz América Grande otra vez. 

Por cierto, que los que quieran doble celebración ya pueden darse prisa. Será en el Best Western en Birch Run, en Michigan. ¿Y por qué en Saginaw County y no en Detroit, por ejemplo? Por un hecho histórico para los del condado. Desde 1984 no ha habido candidato republicano que se lo llevara. Trump rompió la racha: 45469 votos para él y 44295 para la Clinton.

Happy birthday, Mr. President.

miércoles, 12 de junio de 2019

Más Seguridad Social

Me siguen llegando documentos de la Embajada. Aquí dejo la presentación que la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ofreció a los residentes españoles en Boston.

martes, 11 de junio de 2019

Ciudad moderna, plus por peligrosidad

Esta mañana a eso de las 6 descarriló un vagón de metro de la linea roja (la que pasa por la Universidad de Harvard) en la estación de JFK. Pasadas las 7 de la tarde mías, aún no lo habían retirado. Y ya van dos veces en cuatro días con ruedas cuadradas. Cuatro este año. El descarrilamiento anterior se lo llevó la linea verde. Fallo humano hace tres días y hoy, mecánico. Hasta el alcalde ha tenido que salir a la palestra para dar a los responsables un tirón de orejas.

[Horses with wagons on snow covered street, Washington, D.C.]

Los sin abono como siempre a jorobarse. Y es que han tenido que saltar a otro medio de locomoción alternativo y, como era de esperar, la MBTA no ha reaccionado a tiempo, y el trayecto de escapada ha tocado pagarlo. Los suertudos que pudieron costearse un Lyft hasta 163 dólares les han soplado por el trayecto JFK-Boston. Y seguro que también han llegado tarde porque la salida 15 de la I-93 cortada para dejar entrada a la maquinaria que sacará, aún no sabemos cuándo, los vagones de metro. Afortunadamente solo una persona herida y sesenta evacuadas. Al MBTA, sistema de transporte que solo cuenta con 122 años de vida, parece que le cuesta deshacerse de sus queridas reliquias. Y en julio suben las tarifas. Y todo por catorce años de malas inversiones en una cosa que se llama swaps. Desde el 2016, doscientos treinta y seis millones de dólares se han perdido. Para que nos hagamos idea del desastre económico: pagar el seguro cuesta seis veces más que el valor de lo que se quiere asegurar. En ciudad moderna, plus por peligrosidad.