miércoles, 30 de noviembre de 2016

Profano y profundo

Si estuviera, hoy cumpliría 76 años.

Puede que muchos lo recuerden por la película No me chilles que no te veo en la que hace de ciego o por Superman III, en la que interpreta a Gus, el genio informático que los hermanos Webster utilizan para enriquecerse, pero Richard Pryor, además de ser buen actor, era mucho más que eso. Era el padre de todos los comediantes de nuestros días.


Entre los comediantes, parece que una infancia traumática, la suya marcada por un padre proxeneta, una madre prostituta y una abuela que lo crió en el prostíbulo que ella regentaba, se hace de primera necesidad para poder reírse de sí mismo y hacer que el público se ría con uno y de uno. Nadie como él trató sus adversidades en el escenario. Memorables son sus narraciones sobre el accidente que le quemó el cuerpo mientras purificaba cocaína con productos químicos inflamables.

A Pryor, como a casi todo artista, le costó encontrar la voz. Comenzó imitando los inocuos amaneramientos de Bill Cosby, pero pronto sintió que ese no era él. El sentimiento de impostor lo tomó subido al escenario en Las Vegas, frente a una audiencia en la que figuraban, entre otros, algunos miembros de la Rat Pack, Dean Martin y compañía. Allí los dejó plantados, en mitad del espectáculo. Pero Pryor ya sabía quién no era.

En el ajuste de su personalidad requirió de lo obsceno, la palabra mal sonante, la ordinariez, pero dicha con tanta naturalidad que parecía exenta de la agresividad y rabia desbordada con la que Lenny Bruce la trataba y que no logró tanto eco en unos Estados Unidos que aún no estaban lo suficientemente preparados para afrontar ese chorreón de libertad de expresión.

Y en cierta manera era lógico porque Pryor, al ser de color, tenía que andarse con pies de plomo si no quería alienar a la población blanca. El justo medio lo encontró en la palabra nigger (negro), un término ofensivo pero que su uso y abuso parecía deleitar tanto a negros como a blancos. Y es que Pryor hizo comprender a su audiencia que este término no atacaba a un individuo sino que reflejaba el carácter de una colectividad.

Por supuesto, el hacer comprender lleva su tiempo. En su caso cinco segundos. Ese era el lapso que Saturday Night Live decidió insertar con el fin de pillar y censurar las obscenidades que Pryor soltara en este late show, en directo.

Los cómicos, siempre tan necesarios, con sus verdades enteras y crudas, capaces de salvaguardarnos de la locura, sobretodo en épocas de autocracia.

Ahora, me pregunto, ¿volverían a aplicarle los cinco segundos?

martes, 29 de noviembre de 2016

London, aventura en Alaska.

Esta semana seguimos con las celebraciones. En este caso se conmemora el centenario de la muerte de Jack London, autor, entre otras obras, de Colmillo blanco o La llamada de la selva.

Aunque nació en San Francisco, y en San Francisco no es que haga mucho frío, a London se le considera el maestro de las narraciones árticas, y es que, en 1897 marchó a Alaska, la Última Frontera, siguiéndole el rastro a la fiebre del oro de Klondike.

La aventura le hizo volver con escorbuto y menos de 5 dólares en el bolsillo, pero la mente la traía cargada de ideas para volcarlas sobre el papel. Según él, "fue en el Klondike donde me encontré a mí mismo. Allí uno logra su verdadera perspectiva. Yo conseguí la mía". De 1902 data una de sus mejores historias sobre la vida en el Yukón, To Build a Fire (Construir una hoguera) y que nos da una idea de esa perspectiva.

En la agresiva indiferencia del hielo, el hombre vive la pureza del silencio blanco, un espacio de su creación, brutal, en el que nadie puede adentrarse. Pero ese espacio, casi animal, está limpio, exuda coraje y, sobre todo, honestidad, esa honestidad tan a lo Hemingway. No es casual que los dos fueran grandes amantes del boxeo. En la opresión de la naturaleza solo la sabiduría nos puede salvar, parece que viene a decirnos London. Pero, a veces, la renuencia a escuchar a los demás, la arrogancia humana, siempre tan de moda, puede llevarnos a lo inevitable. Solo el perro, conocedor de sus límites, logra sobrevivir. 

En esta desinteresada desolación, una oportunidad para la camaradería, no hay sombras del materialismo, apunta London, porque no hay lugar para la hipocresía. London, socialista practicante, millonario, darwinista, humanitario, amante de los animales, a veces con prejuicios raciales, siempre al borde del alcoholismo y del suicidio, no dudó por un instante que la suya era una cruzada en un mundo muerto, a veces ciega con la posibilidad de que Dios existiera. ¿De qué otra manera se explicaría entonces que el Paradise Lost (El Paraíso perdido) de Milton fuera uno de los tres libros que lo acompañaran en su expedición?

lunes, 28 de noviembre de 2016

Testimonio musical

Hace ahora 40 años, precisamente un 25 de noviembre de 1976, también era jueves, Día de Acción de Gracias, que la Banda se despedía en San Francisco. ¿Y qué es la Banda? The Band. Indiscutiblemente, uno de los mejores grupos de rock made in Canadá y los Estados Unidos, y eso, que la lista es abultadísima.

Martin Scorsese estuvo allí, atento a las cinco horas de concierto que Robbie Robertson, Richard Manuel, Garth Hudson, Rick Danko y Levon Helm, el único estadounidense, compartieran con otros grandes de la música: Eric Clapton, Neil Young, Joni Mitchell o Bob Dylan. Con Dylan la Banda se embarcó en su gira mundial. Dos años después del concierto, Scorsese sacó un documental: The Last Waltz (El último vals).

Robbie Robertson acaba de sacar sus memorias, Testimony (Testimonio).

Aquí dejo un testimonio de su brillantez.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Huesos del pavo, ¿atragantados?

Como era de esperar, Wisconsin va a proceder al recuento. Su primer recuento de votos presidenciales desde que se formó como estado. Lo que me ha dejado un poco perpleja es que la petición haya venido de la mano de Jill Stein, la candidata del Partido Verde, aunque, bien pensado, si Clinton quería lavarse las manos en este asunto es lo mejor que le podía pasar, independientemente de que los escoldos de una posible investigación en su contra puedan volver a reavivarse.

Me temo que el enjuague se va a quedar a medias, porque Marc Elias, el abogado de la campaña electoral de Clinton, ha declarado que "como no encontramos pruebas de piratería o intentos externos de alterar el voto electrónico, no pensamos usar esta opción. Pero ya que se ha iniciado el recuento en Wisconsin es nuestra intención participar para asegurar que el proceso transcurre de una manera justa para las partes involucradas".

No dudo de los buenos propósitos de Stein cuando habla de "Crear un sistema en el que todos podamos confiar", y quizás esté en lo cierto de que solo así podrán disiparse las dudas sobre la transparencia del proceso electoral, aunque disipar los nubarrones sea a precio de californio. Pero este ir al rebufo de los demócratas da que pensar.

Y digo yo que, para evitar ese dar que pensar, el presidente entrante, ¿no podría unirse a los esfuerzos del recuento? Al fin y al cabo fue él el que declaró que si perdía las elecciones podría no acatar el resultado.

Ojito con esos huesos.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Kit de inglés 18: Black Friday

Como no podía ser de otro modo, el protagonismo se lo lleva el Black Friday, Viernes negro. Aquí dejo mi versión (Blák Fráidey).

Con el estómago bien relleno de pavo, tarta de calabaza y salsa de arándanos, y casi con el tenedor en la boca, los desaforados compradores se lanzan este día a la desesperada a encontrar los rebajones del año.

El pistoletazo de salida se dio el jueves, pero es el viernes cuando la fiebre abrasa el mercurio. Solo se necesitan unas mantas, unos buenos termos de café y los típicos cigarrillos para pasar las horitas en la cola a esperar a que la tienda en cuestión abra. Bueno, eso y un compañero, claro, en caso de que se tenga que abandonar el puesto. Pero el compañero también tiene otra utilidad además de darnos palique. Y es que, una vez dentro, hay que quitarse del medio al enemigo, a los otros zombis, el videojuego ha comenzado, y todos los puestos están tomados, con lo cual, no queda más remedio que abrirse paso con... el carrito de la compra. Sí y nada del tamaño pequeño, aquí los hay de distintos tamaños, aquí caballo grande o no ande. ¿De qué otro modo sino iba a caber la iBox?

La pareja, un formidable dúo de coordinación, adquiere ventaja si está delgada y ágil. En sus papelones, uno empuja y para el vehículo mientras el otro agarra el precioso objeto del deseo. Los dos otean. Terror. Al final del pasillo. El duelo. La iBox está justo en las baldas centrales, ¿quién la hará suya?

La cargadora más gorda sonríe. Puede ver la delgadez de su contrincante pero a ella no le detiene nada porque lleva uno de esos espráis espantavioladores. La mano, tocando el bolso, le tiembla de emoción.

La rociada se lleva las manos a la cara. El dolor la aplasta, pero pocos han visto a la gorda, tan azombados estaban con lo suyo, y, los que la han visto, se alejan de ella con miedo y picados por la urgencia de no perder un segundo, tan vital.

El Black Friday trae esto. La supuesta compra solidaria, el consumismo como un acto patriótico. Y ahí no queda la cosa. El sábado es día de lealtad a los establecimientos locales y el lunes Cyber Monday (Ciber lunes) y ya enganchamos con la temporada navideña.

Aunque la palabra Black ya se usaba para referirse el ennegrecimiento de ciertos acontecimientos, por ejemplo pánicos bursátiles, fue en la década de los 50 cuando se usó con el sentido comercial con el que lo conocemos ahora.

Aquí dejo la frase: Most stores post their Black Friday offers online (La mayoría de las tiendas cuelgan sus ofertas de viernes negro en línea).  

Decisión prepavo

Estamos a la espera de la decisión de Hillary Clinton. Resulta que el director del Centro Informático para la Seguridad y la Sociedad de la Universidad de Michigan se puso en contacto con ella para comunicarle que existía la posibilidad de que hubiera recibido menos votos en ciertos condados con los que contaban y en los que se usó el voto electrónico.

Los estados afectados son Wisconsin, Michigan y Pensilvania. La fecha tope para pedir un recuento y eliminar la posibilidad de un ciberataque se cierra mañana en el caso de Wisconsin.

Y todo esto después de que Clinton admitiera públicamente la derrota. Supongo que en estos momentos también debe estar valorando que, de equivocarse, Trump le retire su magnanimidad y la coloque entre barrotes.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Los entresijos del pavo: El Día de Acción de Gracias


Thanksgiving (el Día de Acción de Gracias), probablemente la celebración más importante en Estados Unidos, es una fiesta para pasarla en familia, viendo el partido de fútbol americano por televisión, aunque si se tiene la suerte y la desgracia de trabajar en una tienda, lo mismo le toque a uno echar la tarde en el establecimiento, atendiendo el desaforado ansia comercial de las masas.

Esta fiesta tan tradicional comenzó con el desembarco de los primeros peregrinos del Mayflower en las costas de Massachusetts, que, segurísimamente no comieron pavo en fecha tan señalada, porque dicho animal no se dejaba coger con facilidad. En su lugar le pegaron al ciervo que les trajeron los Wampanoag, los nativos de esa zona, alguno patos y peces.

White House turkey, 1920, 11/20/20
Sin embargo fue en el siglo dieciocho cuando el pavo, ya domesticado, campeaba por las cocinas de los americanos compartiendo cazuela con gansos, cerdo, carne, pollos, cordero y el omnipresente ciervo. Después de la Guerra de Secesión el pavo echó el vuelo, despuntando sobre los demás animales. Y es que los avispados industriales del comercio pavero, especialmente los de Pensilvania, Maryland y, cómo no, Nueva Jersey, se encargaron de meter al animal hasta en la sopa, y eso a pesar de sus desorbitados precios.

Si Lincoln se dio cuenta del valor político de esta festividad, sacándola del territorio de Nueva Inglaterra y echándola sobre la piel americana como un lazo unificador, un nudo que reconciliase a la Unión y a los Confederados y que se puso en marcha el 3 de octubre de 1863, Sarah Josepha Hale, una editora de Nueva Inglaterra, ya se percató de su valor comercial años antes, con la publicación en 1827 de su libro Northwood: A Tale of New England (Northwood: Una historia de Nueva Inglaterra).  

Parece que la editora envió una carta a Lincoln el 28 de septiembre pidiéndole la fiesta nacional y en menos de una semana a la señora Hale se le reconoció su fiesta y la de todos, a celebrarse el último jueves del mes de noviembre, pero que Roosevelt pasó al tercer jueves para ayudar a los comercios que ya empezaban a quejarse por aquel entonces de que la cercanía a la Navidad les estaba ahogando las ventas.

Curiosidad: Lincoln también fue el que comenzó la tradición presidencial de indultar un pavo.

martes, 22 de noviembre de 2016

Tim Ryan contra Pelosi

¿Quién es Tim Ryan?

El representante demócrata por Ohio le ha lanzado el guante a Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes. 

Ryan es joven, está en los cuarenta, y tiene algunas cosas a su favor. Lo primero es la diferencia de edad, lo segundo que, digámoslo sin tapujos, es hombre, y nunca podrá recolectar la saña que se ha ganado Pelosi, y, lo más importante, es de Ohio, precisamente de la zona de Youngstown, una zona que conozco de primera mano y puedo atestiguar que es un área en general bastante deprimida económicamente hablando. 

En su contra: la efectividad de Pelosi recaudando fondos.

El 30 de noviembre, día de votación para definir al líder demócrata, se verá.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Impichado

Allan Lichtman, el profesor universitario que pronosticó la victoria de Trump, vuelve a la carga con una nueva predicción, aunque, esta vez, es visceral: Trump será enjuiciado.

domingo, 20 de noviembre de 2016

La cumbre repateadora

Vino el viernes colapsando las carreteras de Nueva Jersey y cerrando el Lincoln Tunnel y supongo que el domingo se marchará de igual modo. El magnate Trump tenía prisa por pasar el fin de semana pateando en compañía, entre otros, de Romney, Reince Priebus, Christie y el general James Mattis en el Trump National Golf Club, en Bedminster, la niña de sus ojos en términos golferos.

Y no me extraña que sea la joya de su corona porque hacerse miembro solo cuesta 300000 dólares. A los bolsillos más exclusivos, como los de Bill Clinton, no les importa descolgarse estas menudencias y pagar lo que haya que pagar con tal de vérselas con diestros que no los desluzcan.

Y hablando de diestros. Dicen las malas lenguas que George Norcross envió a Christie, el convidado de piedra, a la reunión. Y quién es George Norcross. Un demócrata al que tanto los republicanos como los de su propio partido temen. Su miedo es tan atroz, que algunos lo denominan la "Pesadilla de América".

Los republicanos le atribuyen el encarcelamiento de Charles Kushner, el padre del yernísimo. Para algunos, la reunión del pasado fin de semana representa la esperanza de que Kushner se dé cuenta de que no fue Christie el que le puso entre barrotes, sino Norcross. Curiosamemente el hermano de George se llama Donald y también se dedica a la política.

Otros republicanos opinan (también algunos demócratas) que Christie y Norcross son prácticamante miembros de una banda de delincuencia organizada. Su consejo: huir de Christie como de la peste e imputar a Norcross.

Ahora solo falta saber si la tarjeta de visita de Norcross deslumbró a Trump o si, por el contrario, le repateó. 

Los presidentes, ¿traficantes de esperanza?

Mientras el equipo de Trump afila la lista de candidatos al gabinete con magnates de la industria como Forrest Lucas o con mecenas como Steven Mnuchin, sus votantes no solo le piden que haga un poco de limpieza deshaciéndose de los pesos pesados del partido republicano, sino que van más allá. Reclaman un drain the swamp. En otras palabras, que vacíe la ciénaga.

Después de la más que probable elección de Mitt Romney como secretario de estado los verdaderos republicanos temen lo peor.

"Donald, no te unas a los RINOs". Los RINOs (Republican in Name Only, De republicano solo el nombre) es un acrónimo peyorativo para referirse a los miembros del partido conservador a los que no se les ve lo suficientemente republicanos. Este término ya existía en los años veinte, pero fue a partir de los 90 cuando tomó más fuerza.

"No te acerques a ellos. Son peores que ese atajo de mentirosos que son los demócratas. Te votamos a TI para que salvaras a Estados Unidos del nuevo orden mundial no para que TE UNIERAS a él", clama la desesperación de otros.

Es cierto que algunos, menos alarmistas, defienden estas nominaciones argumentando que Trump sabe muy bien lo que se hace porque, de natural, es un ganador, un hombre de negocios que necesita la experiencia de Romney para sacar adelante el país.

Los incrédulo-despectivos también tienen algo que decir al respecto: "Romney puso a parir a Trump. Si le quedara algo de vergüenza no aceptaría. Y esto también va por esos dos zurullos de Christie y Gingrich", argumenta otra voz conservadora. 

De este maremágnum solo un par de cosas están claras: el recelo por la intelectualidad de muchos votantes republicanos, los cuales parecen verse en constante amenaza por el creciente desarrollo de las ciencias y por la liberalidad con la que fluyen las ideas. 

Por eso cuando vieron a George W. Bush en la gran pantalla diciendo que Jesucristo era su filósofo político predilecto la masa republicana se sintió aliviada. Al fin, uno de ellos. Estaban salvados. La esperanza les hinchó el corazón mientras los ojos, tal vez la emoción, se les nublaba. 

Bush no era como ellos. Trump tampoco lo es, pero han conseguido que sus seguidores vivan bajo la idea perpetua de que algún día, quizás sus hijos, también puedan alcanzar ese sueño, de ahí que la esperanza nunca se les rompa.  


La otra es que Christie lo va a tener muy difícil para llevarse una cartera. No porque sea un zurullo según algunos, sino porque después de que castigara al padre del yernísimo con la cárcel, es prácticamente misión imposible. Una lástima, porque la secretaría de comercio, sabiendo tanto de casinos y de transportes, le quedaba que ni pintada.     

jueves, 17 de noviembre de 2016

Kit de inglés 17: Filibuster

El término es de origen holandés y se recoge por primera vez en el Oxford English Dictionary en 1591. Comenzó con el sentido de robatesoros pero hacia 1850 en Estados Unidos adquirió un sentido político. Los filibusters eran estadounidenses que viajaban a Centroamérica y a las Antillas españolas para animar revueltas.

Aquí dejo su pronunciación. Sería algo parecido a fílibaster.

Un filibuster (filibusterismo) es un modo para bloquear la aprobación de una ley o un acto parlamentario. ¿El método? Pasarse horas de pie soltando una perorata que debe ser ininterrumpida, pues, en el momento en que el representante se siente o se pare, pierde la palabra.

El senador Jefferson Smith (James Stewart) en la película Caballero sin espada (Mr. Smith Goes to Washington) nos presenta un ejemplo de este tipo de intervención. 

La primera vez que se utilizó este término  fue el 5 de marzo de 1841 en el Senado, mientras se discutía si se debía despedir a los impresores de documentos que trabajaban allí. El bloqueo duró seis días.

Curiosidad. El tiempo récord de filibusterismo lo sustenta el senador de Carolina del Sur, Strom Thurmond, con 24 horas y 18 minutos. Desde 1975 se requieren tres quintos del Senado para conseguir el por qué no te callas del filibustero.

Aquí dejo el ejemplo. Everyone likes the filibuster when it's their time to use it. (A todos les gusta el filibusterismo cuando les toca usarlo). 

Los republicanos lo denominan la tiranía de la minoría. Me da la impresión de que a los demócratas les queda mucho filibustering por delante.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Fenómenos paranormales en América: parte 2

Mencioné en una entrada anterior que durante una legislatura republicana dominaban los zombis, mientras que en una demócrata lo hacían los vampiros.

Y bien, como no hay espacio suficiente para protegerse de estas criaturas en la Casa Blanca, se han creado los campamentos de supervivencia antizombi, porque, "cuanto mejor preparados estemos hoy, lo tendremos mejor mañana".

Y no son bagatelas lo que te enseñan. Cómo encontrar y levantar de la nada un refugio, manejar arcos y flechas, las armas de fuego que no falten, visión nocturna, autodefensa, abastecimiento de víveres o cómo mantenerse en forma.

Estos antizombis, excelentes previsores, no han tenido más remedio que hacerle también un hueco al bio-break, lo que en español se correspondería con nuestra "llamada de la naturaleza". Las Wag-Bags, unas bolsitas con todo lo necesario para estos casos, asisten a la clientela a la desbandada.

Como la defensa contra los zombis no tiene precio, por unos 200 dólares por sesión se puede experimentar el terror apocalíptico de Zombigedon. Aunque parece que los antizombis salieron de Portland, Oregón, es, cómo no, Nueva Jersey su paraíso. Se desconoce la razón, pero los propietarios del campo más afamado no quieren revelar su posición exacta, quizás por miedo a caer en manos del Jersey Devil, habitante de los Pine Barrens o en las fauces de otros seres aún más terroríficos, que nunca se sabe.

martes, 15 de noviembre de 2016

Fenómenos paranormales en América: parte 1

No sé si los Romnichels que se dedican a la lectura del destino estarán de acuerdo, pero les ha salido competencia.

Sí, parece que en Estados Unidos estamos asistiendo a un revival (renacimiento) del mundo de ultratumba. Por el módico precio de 30 dólares se ofrecen sesiones de espiritismo al estilo victoriano o talleres en los que se imparten clases sobre lo paranormal y se hacen lecturas psíquicas.
También se ofrecen recorridos por lugares habitados con fantasmas a los que, aparentemente, se intentará dar caza. El anuncio no explica si, una vez presos, se les volverá a liberar. Supongo que, en aras del negocio así procederán, aunque tal vez dispongan de una lista infinita de fantasmas o quizás los fantasmas hayan llegado a un acuerdo con el operador turípsíquico.

Las librerías e incluso las bibliotecas públicas también se han subido al carro paranormal. Hace poco me perdí una charla de la fundadora de la Sociedad de cazafantasmas de Nueva Jersey, L'Aura Hladdik Hoffman, publicitando sus libros.

Su área de especialización es la caza de fantasmas en Nueva Jersey y Nueva York. Por lo visto, según ella no solo las mansiones tienen fantasmas. También deambulan, entre otros lugares, por restaurantes, teatros, aviones, trenes y barcos. Vamos, que al final no vamos a poder salir de casa a menos que sepamos a lo que nos enfrentamos. Por cierto, que leyendo la página web de la Sociedad de cazafantasmas de Nueva Jersey, me he enterado de que para evitar que un cadáver se convierta en vampiro o en aparición fantasmagórica existen modos adecuados para su enterramiento.

Pero L'Aura Hladdik Hoffman no está sola. También los profesores universitarios explotan la vena espectral. Y algunos lo hacen con presentaciones en residencias privadas... para la tercera edad.

Para hacer honor a la verdad, el campo elegido por el Dr. Trimble ha sido la vida extraterrestre; los marcianos, ¿los comehombres? y algún que otro fantasma. Por supuesto, al dirigirse a una clientela de Nueva Jersey, es lógico que su entrega explore la rara Nueva Jersey. Supongo que, si estuviera en una residencia para la tercera edad en Wisconsin, presentaría la Wisconsin rara.

A menos de una hora en coche está Grovers Mill, el pueblito que se eligió para que Orson Welles desembarcara sus marcianos. Este revival de la neurosis, ¿nos traerá también a los Padres Fundadores?

lunes, 14 de noviembre de 2016

En Estados Unidos, ¿hay gitanos?

Virginia Pritchard, Sue Spiller, Gertrude Watson
Elvis y Bill Clinton llevan sangre gitana. Aunque parezca extraño, puede haber casi un millón de gitanos que viven en Estados Unidos, pero la mayoría lo desconoce.

Existen distintos grupos.

Los Rom llegaron de Serbia, Rusia, Austria y Hungría a principios de 1880. Su entrada se frenó hacia 1914, al dar comienzo la Primera Guerra Mundial. Los Rom se dedicaban principalmente a arreglar objetos de cobre y a la reparación de maquinaria industrial.

Los Ludar son los llamados "gitanos romaní". Como los Rom, también vinieron en idénticas fechas aunque la mayoría procedía de la zona noroeste de Bosnia.

Su especialidad era ir de sitio en sitio con sus animales, normalmente osos y monos, pasando la bandeja o el gorro. Muchos de ellos se instalaron en Queens en Nueva York y en Chicago, aunque entre 1925 y 1939 se les desalojó de ambos lugares por las precarias condiciones en las que se encontraba su barriada.

Los Romnichels son de origen inglés. Llegaron antes a Estados Unidos, allá por 1850. Estos se dedicaban a los caballos de tiro y al comercio de caballos. Tras la Primera Guerra Mundial y la redundancia del caballo en la agricultura, encontraron trabajo como cesteros y en la fabricación de muebles. También alguno que otro se recicló, principalmente las mujeres, dedicándose a la lectura de la buenaventura.

Los Black Dutch (Holandeses negros). Oriundos de Alemania, su número es bastante reducido.

Finalmente también existe representación de los Hungarian Gypsies (gitanos húngaros). La mayoría se dedicaba a la música, especialmente al violín y al címbalo. Como los Rom y los Ludar se establecieron en Estados Unidos a comienzos de 1880.

En un país donde existen tantas voces, la del pueblo gitano apenas se oye. Afortunadamente en 1997 su situación mejoró un poco. En Nueva Jersey se les permitió el nomadismo, al tiempo que se admitió la representación de su etnia en el Consejo Conmemorativo del Holocausto.

Y sí. Elvis por lo visto era Black Dutch. Bob Dylan fue a verlo y de la visita salió I Went To See The Gypsy (Fui a ver al Gitano). Por lo visto el Gitano no debió servirle de mucha inspiración porque la pieza es, simplemente, infumable. Da gusto ver que, los laureados, también dan patinazos con estos gallos.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Donald Trump ya está aquí...

Joe Newman, también conocido como The Rudy Schwartz Project, lleva ya años en la música. Apenas se le da bombo y platillo, lo que, muchas veces, confirma la calidad del autor. 

Su obra bebe de numerosos artistas, pero, musicalmente hablando, me parece que es a Frank Zappa al que acude más. Políticamente hablando, el grupo punk The Dead Kennedys también hay que tenerlo en cuenta. 

Joe es de Austin, Texas. No pudo soportar una segunda investidura de Bush, por eso hace años que se mudó a Montreal. Desde allí sigue dejándonos piezas tan creativas como esta. Aviso: este material puede resultar ofensivo.



Algunas de sus líneas. 

La traducción es mía. Las letras en inglés aún no están disponibles en internet. 

Tra la loo, cock-a-doodle-doo, (Tra la loo, quiquiriquí),
He’ll depart the Mexicans, the Muslims, and the Jews. (Sacará a los mexicanos, a los musulmanes y a los judíos).
Tra hiddily-dump, stuff your head inside you rump, (Tra hiddily-dum, mete la cabeza en el culo), 
Join the Klan, pick out your sheet, and vote for Donald Trump! (Únete al 
Ku Klux Klan, elige tu sábana, y vota por Donald Trump).

Hop and dance, get involved and prance, (Salta y baila, participa y brinca),
It’s Mussolini’s second chance! (Es la segunda oportunidad de Mussolini)
Twenty million white supremacists can’t be wrong! (Veinte millones de supremacistas blancos no pueden estar equivocados).

viernes, 11 de noviembre de 2016

Se admiten apuestas

Para que vayamos abriendo o cerrando boca, según como se mire, aquí dejo un aperitivo.

Una lista con los posibles elegidos.


Primeras estadísticas elecciones presidenciales 2016

Según el US Elections Project solo un 56,9 de las personas con derecho a voto han votado. El 43,1 restante se abstuvo. Nota: estos datos aún pueden variar.

En esta página dejo las estadísticas de participación de las elecciones de 2012.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Kit de inglés 16: Gerrymandering

"The Gerrymander. A New
Species of Monster"
Boston Gazette, March 26, 1812
Con el sabor de las elecciones encima, aprovecho para presentar el término gerrymandering (manipulación de las circunscripciones electorales). Aquí dejo una pronunciación aproximada (yérimándering).

Gerrymandering consistía en dibujar las fronteras de las circunscripciones electorales de una manera tan confusa que sirviera para dar ventaja a una u otra ideología, normalmente a la que estaba en ejercicio del cargo. Para ello, se diluían unos cuantos votos del partido contrario en las comunidades fieles, convirtiéndolos así en votos inservibles.

A Elbridge Gerry, gobernador del estado de Massachusetts, se le considera la inspiración del término, aunque no su creador.

Se desconoce quién es el autor de gerrymandering, pero todo apunta a que surgió en 1812 en una reunión que mantuvieron Benjamin Russell, editor del periódico Boston Gazette, y el pintor de Rhode Island Gilbert Stuart.

La palabra es un compuesto de Gerry, por un lado, y de salamander (salamandra), por otro, y es que Gilbert C. Stuart le pareció que un distrito tenía la forma de este animal. 

Esta práctica es inconstitucional, pero es difícil probar que un partido está actuando en defensa de sus intereses. Hay que señalar que, cada diez años, en casi todos los estados se revisa el censo, y que es el partido mayoritario el que decide la delimitación. Algunas voces dicen que esta táctica es la que el partido republicano viene usando para ganar las elecciones

Una frase.

Florida legislature has a long history of gerrymandering (La legislatura de Florida tiene una larga historia de manipular las circunscripciones electorales). 

Las jugarretas del Colegio Electoral

Los votos del Colegio Electoral lo han vuelto a hacer. Dar la victoria al perdedor. Y con esta ya van cinco.

Hillary Clinton, hasta el momento, el recuento aún continúa, habría obtenido 60026197 votos frente a los 59766418 de Trump.

Sin embargo, la demócrata solo fue capaz de hacerse con 228 votos del Colegio Electoral de los 270 necesarios para ganar. Trump, por su parte, sobrepasó esa barrera llegando a los 279.

Desde hace años la gente se viene cuestionando si este sistema, antidemocrático en sus raíces ya que desconfía del juicio del votante para elegir a su presidente, pero cuya existencia los Padres Fundadores, en concreto James Madison, defendían por temor a que "la mayoría no respetara suficientemente los derechos de la minoría", debería retirarse.

Y no es que no se hayan presentado propuestas para cambiarlo.

En los últimos 200 años, se presentaron más de 700 en el Congreso para reformar o eliminar el Colegio Electoral. De hecho, las propuestas con enmiendas a la Constitución para cambiar el Colegio Electoral son las más numerosas. Pero como las encuestas realizadas entre los observadores políticos defienden su existencia no se deciden a cambiarlo y mucho menos a retirarlo.

Pero la opinión pública no cuenta. Y eso que en 1967 el 58% pedía su retirada, en 1968 un 81%. En 1981 un 75%. También el Colegio de Abogados pedía su extinción en 1987, con un 69% a favor de que se retirara.

En 2013, según Gallup Daily, un servicio de encuestas de seguimiento, un 63% estaría de acuerdo con su desaparición.

Pero no se ha enviado ninguna enmienda a los estados para que fuera ratificada.
¿Motivo? Solo se necesitan 13 estados para desestimar una enmienda.

Fechas a tener en cuenta:
  • 19 de diciembre. Los delegados se reúnen en sus estados para votar por el presidente y el vicepresidente en papeletas distintas. En seis Actas de escrutinio que se emparejarán con seis Certificados de comprobación en los que van incluidos los nombres y el número de votos que obtuvieron los delegados se registrarán sus votos.  
  • 28 de diciembre. Los votos deben estar a disposición del Presidente del Senado.
  • 6 de enero de 2017. El Congreso se reúne para contar los votos electorales. 
  • 20 de enero al mediodía. Toma de posesión del cargo.
Curiosidad: el mismo Trump colgó en 2012 en su cuenta de Twitter que el Colegio Electoral era "un desastre para la democracia". A ver qué opina ahora. 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Zombis en las Cámaras y en las recámaras

The American juggernaut Everything noble, patriotic, and progressive is crushed beneath the remorseless tread of that mammoth monster of corruption, cruelty, and fraud, the vampire rings of capital /
La victoria de Trump nos ha asegurado una cosecha abundante en películas y series de zombis. Según un estudio del 2008, los zombis son rojos (republicanos) y los vampiros, azules (demócratas).

El populismo zombi se ha comido a la pequeña élite conservadora y, aunque su carne está pútrida, es lo que tienen los zombis, siempre les quedan fuerzas para seguir adelante con su infatigable plan: asegurarse de que todos son como ellos, pues su odio a las minorías no es de este mundo. Curiosamente, este es uno de los pocos aspectos en los que los zombis estarían dispuestos a perder su individualidad, siempre en pos de esa bendecida homogeneidad.

Esta voluntad es su religión y es vital para su existencia. Su líder, un hueco de ideas y orgulloso de que así sea, para eso es el líder, es el muerto viviente más espabilado. En menos que canta un gallo, se ha quitado de encima a la élite que controla su partido, retransmitiendo mensajes por los altavoces de Zombigedón a los que se cuelgan sus seguidores.

La degradación intelectual de los cuasizombis, las clases dirigentes republicanas, ha traído esto. Se recoge lo que se siembra.

La de vampiros, para otro año.

martes, 8 de noviembre de 2016

América no para de reír


Mucho antes que David Foster Wallace y su pantagruélica Broma infinita estuvo Henry Louis Mencken.

Puede que el cínico baltimoriano L. H. Mencken supiera de matemáticas un cero pelotero y que su pasión por lo alemán, se le consideraba un experto en Nietzsche, casi le despeñara por las tripas del fascismo, pero de comedia sabía largo y tendido. En On Being an American (En ser americano) nos dejó esto.
Sostengo que esta elevación de la política al plano de la auténtica comedia es particularmente americana, y que en ningún otro sitio este baile de dudosa reputación, el arte de la batalla ficticia, se ha desarrollado con tanta pureza.  
También en On Being an American llama a América "Edén de payasos" y "ciudadela de la democracia en la que se venera una dinastía de payasos''.

Pero la culpa no es de los políticos, según el crítico, sino de las masas ignorantes que los obligan a subirse al escenario a hacer su numerito de la cabra, convirtiéndolos, de este modo, en un atajo de insufribles demagogos. Y todo porque las masas son unas envidiosas de cuidado.

Pues sí. Según Mencken el vulgo mira con una mezcla ensalivada de odio y recelo a los ricachones que se presentan al asiento político. Al hacerles cumplir con esta exigencia, la perenne condena a estar sobre las tablas, sacia su corazón vengativo. La risa, trofeo para la eternidad, está asegurada con la bisoñez de los actores.

Pero el libertario Mencken excusa la mezquindad y estupidez de la turba. La culpa no es suya, sino que todo viene por el mismo mal: la religión. Su blanco, lo que mejor conoce, el cristianismo, hace de la felicidad, según él, una alucinación en el desierto de la que el ignorante hijo de la democracia no se puede liberar, tan arraigada está, que únicamente le permite concentrarse en cómo le va a quitar al prójimo lo que tiene.

No sé si Tocqueville hubiera estado de acuerdo con la América vista por un americano, pero reírse, no cabe duda de que se hubiera desternillado, como los espectadores de hoy, con esta retransmisión en vivo atenta al gazapo.

Una cita de Shakespeare para terminar, aunque Mark Twain, el otro gran cínico americano, era su escritor favorito. 

"El mundo entero es un teatro, y todos los hombres y mujeres simplemente comediantes". 


Mencken hubiera añadido: y de los malos.

Trivial para las presidenciales 2016

  • En 37 estados y en el Distrito de Columbia se puede votar antes del día de las elecciones. Más de 46 millones de personas han votado por este sistema, aunque la cifra aún sigue abierta. En tres estados, Oregón, Washington y Colorado solo se puede votar por correo.
  • El voto hispánico ha aumentado en la votación temprana
  • También en la votación anticipada se ha registrado un descenso del voto afroamericano, así como del voto joven (18-29 años)
  • Los ojos de los demócratas puestos en Virginia. En 2008 y 2012 votó por Obama pero siempre ha sido suelo republicano.
  • Los de los republicanos en Georgia. Tradicionalmente dominio republicano pero los demócratas han acortado distancias.
  • Y los de todos en Ohio. El que gane aquí probablemente se lleve el premio gordo. En todas las elecciones presidenciales celebradas desde 1944 menos en una, la de 1960, cuando los ohioneses optaron por Nixon en lugar de Kennedy, han sacado al ganador.
  • Dixville Notch, un municipio en el estado de Hampshire, es uno de los primeros lugares en hacer público los resultados de las elecciones. Votan a las 00:01Durante años, el primer votante de la localidad fue Neil Tillotson, inventor de los guantes de látex para procedimientos sanitarios.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Los intríngulis del Colegio Electoral

De la revista Puck, 1907, L.M. Glackens
Hace unos días nos llegó la noticia de que dos delegados demócratas del estado de Washington estaban contemplando la posibilidad de no respaldar a Hillary Clinton, incluso si la candidata se hacía con el voto popular.

Le pregunté a mi esposo si sabía cómo funcionaba el Colegio Electoral y su respuesta fue que nadie lo sabe. Sensacional. No obstante, aquí dejo unos apuntes que espero lancen algo de luz.

El Colegio Electoral básicamente es un sistema de sufragio indirecto ideado por los Padres Fundadores hace más de doscientos años.

El número de delegados de cada estado varía según el número de habitantes. Por ejemplo, Nueva Jersey, el estado en el que me encuentro, cuenta con catorce. California, con sus casi cuarenta millones de almas, tiene cincuenta y cinco, seguido de Texas que con sus veintisiete millones se lleva treinta y ocho. A la cola van estados como Alaska o Delaware, donde apenas llegan al millón de habitantes. Entre medias tenemos a los famosos estados columpio, Ohio, Pensilvania o Florida, con un número importante de delegados, dieciocho, veinte y veintinueve respectivamente.

Para hacerse con la carrera hacia la Casa Blanca se requiere que el ganador consiga 270 votos del Colegio Electoral de los 538 que hay.

¿Cómo funciona?

La lista con los delegados propuestos es un proceso que tiene dos fases: en la etapa previa a las elecciones, cada partido elige en cada estado una lista de posibles electores. En la segunda, el mismo día de las elecciones, los votantes de cada estado decidirán quiénes son los delegados designados. Así California, tradicionalmente feudo demócrata, probablemente conseguirá esos 55 delegados, mientras que Texas, reserva de votantes republicanos, tiene asegurados sus 38.

Y estos delegados, ¿quiénes son?

Pues la verdad es que es muy difícil saberlo. La Constitución no da muchos detalles al respecto. Sabemos que no pueden ser ni senadores ni diputados. Solo ocho estados incluyen en la papeleta los nombres de los delegados. Normalmente son miembros afiliados a un partido, miembros respetables a los que se intenta recompensar por años de servicio y dedicación.

¿Quién gana las elecciones? ¿El candidato con el mayor número de votos?

Sí, siempre y cuando la mayoría de los delegados del Colegio Electoral ratifiquen la voluntad de los votantes con su voto. Es decir, que son los delegados los que tienen la última palabra.

Al Gore lo experimentó en sus propias carnes. En las presidenciales del 2000 obtuvo más votos que George W. Bush, pero el republicano se hizo con 271 votos del Colegio Electoral frente a los 266 del demócrata.

El Colegio Electoral es una manera de contrarrestar la influencia de los estados con más votantes, otorgando a esos famosos estados columpio la capacidad de casarse con un candidato u otro. Por eso casi siempre vemos a los candidatos en mítines en los estados determinantes, porque zonas como California o Texas ya están bien definidas.

Veintinueve estados y también el Distrito de Columbia cuentan con leyes que obligan a los delegados a votar por el candidato presidencial elegido por el voto popular. Por eso, cuando aparecen delegados como Robert Satiacum que expresan que no respetarán la voluntad del voto popular, se les llama faithless electors, electores infieles, y, aunque es raro que cambien el resultado de las elecciones, la verdad es que dejan con muy mal sabor de boca. El ir contracorriente a Satiacum le va a suponer una multa de 1000 dólares.

Por cierto que, para rizar el rizo, los votos para la presidencia y la vicepresidencia son independientes. Así, queda dentro de los límites de lo probable que un candidato presidencial se haga con el Colegio Electoral mientras que, el compañero por la vicepresidencia no convenza, y se quede sin el apoyo del Colegio.

Esperemos que nos ahorren los rizos.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Atlantic City: por el juego entró la peste

El casino de Atlantic City, alrededor de 1900, con parte de la papeleta de votación de 2016
"Desde sandalias a zapatos de tacón de aguja, pasando por el fuagrás y los pasteles de harina fritos, Atlantic City tiene algo para todos los gustos".

Este era un lema que se oía hace años y que diseñó la organización sin ánimo de lucro Atlantic City Alliance para fomentar el turismo y supongo que, de paso, el juego en los casinos en una ciudad moribunda. Atlantic City es un pez fuera del agua que, este año, los políticos del estado de Nueva Jersey están tratando de reanimar. No sé si esta decisión forma parte de un proyecto del gobernador Chris Christie para revitalizar sus relaciones con el magnate Trump, como también sabemos, propietario del Trump Plaza, integrado por casino y hotel, y el Trump Taj Mahal, clausurados el mes pasado.    

Atlantic City es uno de los tres paraísos del juego en Estados Unidos. Las Vegas va en cabeza, seguido del estado de Pensilvania.

Según un informe que data de 1997, lo admito, no es reciente, existe una relación entre el juego y la tasa de suicidios, convirtiendo a Las Vegas y a Atlantic City en las dos ciudades más letales. Pensilvania no entraba en juego en la estadística porque la presencia de casinos se aprobó en el 2004. En el estudio se vio que casi todas las víctimas tenían problemas médicos, financieros o familiares. Algunos habían caído presa del juego patológico.

Atlantic City siempre ha sido una ciudad que ha vivido del turismo, al estar en la costa se la considera un destino vacacional, pero la competitividad con otras zonas playeras y la escasez y la precariedad de los trabajos aceleraron su declive, momento que se aprovechó, a mediados de los 70, para impulsar este tipo de industria.

La intención sería buena, pero por lo que hemos visto, los típicos crear más puestos de trabajo o revitalizar la ciudad han quedado en agua de borrajas.

Y no solo a los grandes potentados se les puede achacar el derrumbe de Atlantic City. Todo el que podía especulaba con la compra de terrenos esperando a que los empresarios se los quitaran de las manos por unos precios de fuagrás ecológico. Y se los han tenido que comer con patatas, lo más económico, porque los Trump de hace unos siete años escaparon de la quema, oliéndose el derrumbe del mercado, con el calor de los verdes bajo la axila.  

Con la pobreza, la ciudad, lógicamente con la excepción del paseo marítimo y sus cegadoras luces, se ha acordonado de gentes que viven en guetos, llenas de desesperación y precariedad, además del miedo a la inevitable delincuencia.

Me parece que corría el año 2008 cuando precisamente Bob Dylan actuaba en uno de estos casinos. Estoy convencida de que al laureado no le darían una tourneé by night de las maravillas de la ciudad ni tampoco creo que se perdiera en la noche para ir a comprar pizza a la tienda de Papá Gino.

En cambio, sí que puedo constatar las hordas en autobús de la tercera edad que venían a jugarse los cuartos y a ver los espectáculos proporcionados por los casinos. Y casi todo era: gratis. Estancia, comidas, espectáculo. Incluso el transporte. Lo único que tenían que traer era dinero para dejarse.

Hace unos años escribí una historia, La ranura, y que está incluida en el Perro Verde, basada en el juego en los casinos y su efecto entre los mayores. Aquí dejo un fragmento.
—Aquí tiene sus bonos, señora. Mi nombre es Rick —dijo recorriendo una plaquita sobre su pechera con el índice derecho—. Los cajeros automáticos los encontrará bajo la escalera —dijo apuntando hacia una magnífica escalera blanca también de estilo colonial por la que inmediatamente Mona se imaginó a Escarlata O'Hara descendiendo perseguida por los gemelos. No necesita PIN. Se me olvidaba  —dijo tendiéndole unos cupones y una bolsita de plástico roja—. Cortesía de la casa. Si necesita más, la farmacia está allí —dijo apuntando al fondo del pasillo—. Que pase un buen día —le deseó el joven uniformado despidiéndole con una suave sonrisa.
            A unos pasos y de espaldas al mostrador, Mona sumergió los ojos en la bolsa: una jeringa, varios pañales y unos cupones descuento para la farmacia.
            “Supongo que para un apuro...”, pensó distraída mientras hundía la bolsita en la sobriedad de su bolso.
            Una aureola de fascinación le cubrió los sentidos. Mona estaba deslumbrada. No sabía por dónde empezar. El espíritu de leyenda de aquel lugar había tocado su vena más romántica. Una sensación de posibilidad le abrió el corazón: ¡a saber qué misterios le aguardaban!             

En las elecciones del martes van incluidas dos declaraciones interpretativas a nivel estatal con su correspondiente enmienda constitucional. La número dos tiene que ver con los impuestos al diésel. La primera nos pregunta si estamos de acuerdo con que se permita la presencia de casinos en otros dos condados, un casino por condado, no se precisan qué condados son estos, pero quedarán como mínimo a setenta y dos millas de Atlantic City. Hoy por hoy los casinos solo se permiten en Atlantic County, el condado donde está Atlantic City.

He leído la declaración interpretativa y se me ha caído el alma a los pies. La enmienda dice que, si se aprueba, Nueva Jersey destinará los ingresos para aliviar los impuestos sobre bienes inmuebles. ¿A quién? A la gente mayor. Los abusuarios de los casinos. Y no solo eso, sino que parte de esos ingresos serán destinados a reanimar al pez moribundo que es Atlantic City.

Parece que por el juego entró la peste y que hay que añadir dos componentes más porque, como es bien sabido, los males compartidos saben a menos. La única cuestión que se plantea es si una vez rescatada Atlantic City, habrá que ir al rescate de las otras dos ciudades y sacar otra enmienda, esta vez con cuatro participantes, para que las saquen del atolladero y luego, una más, para que saquen a las rescatadoras y así, ad nauseam, todo el país convertido en una mesa de bacarrá.

Alcorcón de buena te libraste.

Por cierto, que la misma enmienda también menciona que una pequeña parte de los ingresos estará destinada a los purasangres. ¿Preparándose para salir a todo galope?

jueves, 3 de noviembre de 2016

Kit de inglés 15: Uncle Sam


Con la Election Day encima traigo al protagonista.

Uncle Sam o el Tío Sam no era tío de nadie, sino que la Uncle Sam Wilson era una fábrica empaquetadora de carne porcina instalada en Troy, Nueva York.

Parece ser que, durante la guerra anglo-estadounidense de 1812, la fábrica mandó un cargamento a las tropas americanas de cientos de barriles de comida en los que se estampó el sello U.S., creándose así la confusión entre el donante porcino (U de Uncle y S de Sam) con las siglas en inglés del país (United States).

Probablemente se deba a la guasa de soldados y estibadores al encontrarse con el sello impreso en tan generoso cargamento, que el nombre de la fábrica haya perdurado.

Otra hipótesis apunta al dibujante satírico Thomas Nast como el difusor de la imagen que identifica a los Estados Unidos con el Tío Sam.

Sea lo que fuere, el caso es que en 1961 el Congreso decidió agradecer los servicios del propietario porcino, Samuel Wilson, reconociéndolo como "el progenitor del símbolo nacional del Tío Sam".

Qué verdad es. "Del cerdo se aprovecha todo, hasta los andares".

Mike Pence for President

Se está poniendo caliente la cosa.

Ahora resulta que si Trump sale elegido, marchando otra de impeachment (juicio político). 

Pero el golpe no vendrá de la mano de los demócratas, sino que el Nosferatu va a bordo.


Es un quítate que me pongo yo que dejaría ojipláticas a las masas republicanas porque han votado por el businessman, no por el animal político, en este caso Mike Pence, el candidato republicano a la vicepresidencia.

La Casa Blanca, ¿quedará como desolado castillo?

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Clinton II: the final impeachment

"Como Hillary Clinton llegue a la Casa Blanca también ella tendrá su impeachment, (acusación)", ha advertido el senador republicano por Utah, a cuestas con Utah, Jason Chaffetz. Aunque no se le puede atribuir la idea, pues su creador es el senador por Wisconsin, como McCarthy, qué casualidad, Ron Johnson.

A diferencia de McCarthy, el cual en su día dijo de Truman (advierto que el contenido a continuación puede resultar ofensivo) que "El hijo de puta debería ser impeached (acusado)", Johnson se ha quedado en la petición. Rudy Giuliani, exalcalde de Nueva York y portavoz de Trump, se subió al triciclo el miércoles. Y creo que está a punto de reventar porque las peticiones no dejan de llegar.

El senador Johnson apoya su decisión en una ley federal que describe cómo debe tratarse la información y, por tanto, la seguridad nacional. Los famosos correos electrónicos enviados a través de la cuenta privada de la candidata son los que podrían sacarla, en caso de que llegara, de la Casa Blanca.

Hace unos días el FBI reabrió la investigación para estudiar miles de correos y la ha vuelto a cerrar porque no ha encontrado nada anómalo. Johnson, supongo que enrabietado, ha calificado los hallazgos de la agencia como una "conclusión corrupta".

La duda que me surge es, ¿se la acusará de traición o de perjurio?

To be continued...

martes, 1 de noviembre de 2016

Fifi que estás en los cielos

Antes, cuando se nos moría la tortuga, la tirábamos a la basura o como mucho, si vivíamos cerca de un descampado, le hacíamos al animal su pequeña fosa, despidiéndolo con unos humildes honores. La simpleza de la ceremonia, ¿era indicativa de que nos importaba un bledo nuestra tortuga?

Pero los tiempos han cambiando y no cabe duda de que han sabido adaptarse a las necesidades del mercado, tocando la fibra sensible de casi todos los bolsillos. La de pudientes, la de los quiero y no puedo y la de los que verdaderamente no pueden, pero les da lo mismo y se gastan la paga semanal en algo que les resulte reconfortante.

Reconfortante para el espíritu, que no para el bolsillo, es asegurarse de que los que se quedan en este valle de lágrimas honran al finado en su tránsito a un mundo mejor. Y esta cortesía también los incluye a ellos, a nuestros queridos animales.

Hace unos días que el estado de Nueva York aprobó una ley (solo afecta a los cementerios regulados por el estado) por la cual se permite que el animal sea enterrado con el amo siempre y cuando la mascota sea incinerada, probablemente por motivos de salubridad.

El enterramiento de la mascota no es nuevo en Estados Unidos. Ya en 1896, precisamente en el estado de Nueva York, se inauguró el primer cementerio solo para ellos.

El pago a la fidelidad animal no solo se hace en vida. ¿Quién no se habrá sonreído o tal vez tirado de los pelos al saber que Trouble, un bichón maltés, heredaba la friolera de doce millones de dólares?

Es en la mala hora donde se ven las verdaderas intenciones, y, por lo visto, las de muchos americanos es bendecir a sus mascotas, porque Fifi es una más en casa, con una ruta dorada que, por motivos obvios el animal es incapaz de apreciar, pero que aliviará el peso en el corazón del amo.

El último adiós es de rigor. Para suavizar la despedida, los dueños no reparan en gastos. Fifi merece un funeral por todo lo alto. Galletitas gourmet, indumentaria de encargo, juguetes, correas a la última, camas, almohadones, mantas con una fotografía impresa del animal, velones en forma de hueso, un CD personalizado con sus canciones preferidas y cualquier otro enser que pudiera hacer las delicias del difunto animal. Y para el doliente, un bucle del caniche, el poema de la despedida enmarcado y una impresión en arcilla de las patas.

No sé si ya se hace, conociendo el temperamento emprendedor del americano seguramente que ya se haya puesto en marcha, pero me parece que es en la especialización donde reside la clave del éxito: ¿habrá caído alguien en la cuenta de que Fifi era hija de patriarcas hebreos y que el cerdo ni probarlo? ¿O acaso era irlandesa y se pirraba por la Guinness?
 
No cabe duda de que la aprobación de esta ley va a hacer llamear para la eternidad la sonrisa de muchos, porque, como sabemos, este negocio nunca quiebra, es más, a tenor de lo visto, no importa lo mucho que se excave. Va al alza.