lunes, 15 de abril de 2019

A piñón fijo en la maratón

Los corredores de la maratón estuvieron de suerte este 15 de abril, Día del Patriota. Una hora antes de que se diera el pistoletazo de salida, a eso de las 9, los participantes se libraron del agua, que no de la humedad bostoniana. Los ganadores en la categoría de silla de ruedas fueron Daniel Romanchuck, estadounidense, y Manuela Schar, suiza. En la categoría masculina de élite el keniata Lawrence Cherono se hizo con el primer puesto. La etíope Workhesh Defega se llevó la misma plaza en la competición femenina.

Otros, como es mi caso, aunque estemos de vacaciones escolares y hoy precisamente conmemoremos las hazañas de los patriotas americanos que lucharon en las batallas de Lexington y Concord allá por 1775, también nos sentimos como corredores de maratón, y es que, el miércoles, es el último día para presentar la declaración de la renta y, a estas alturas, seguimos haciendo números. Seguro que el teléfono de la Agencia Tributaria será una llamarada. Y eso que la Administración Trump parece haber dado un respiro a los contribuyentes, especialmente a los matrimonios. Los que de seguro no van a estar de suerte este año con las devoluciones, ya sean casados, solteros, divorciados o viudos, y tendrán que rascarse el bolsillo, son los camioneros de largas distancias. Me refiero a los que trabajan para las empresas y no tienen camión propio, porque a las grandes compañías, como sabemos, a esas, los impuestos apenas las tocan.

[Truck load of beef being delivered to Central Market, Washington, D.C.; black driver]

A los camioneros que venían haciéndose deducciones diarias por dietas, es de comprender ya que se pasan entre 250 y 300 días en la carretera, prácticamente les han quitado los 63 dólares diarios a los que les permitían acogerse. Haste el año pasado, podían descontarse un 80% de esa cantidad. Ahora a muchos no les ha quedado más remedio que empezar a tirar de congelados al tupperware. 

Y esos son muchos millones de tupperwares. Cerca de tres millones. Dos millones setecientos mil, para ser exactos. Esa es la cantidad de camioneros no propietarios, en su mayoría hombres y votantes republicanos, que este año, por primera vez, tendrán que sacar de debajo de las piedras unos cuantos miles de dólares para pagar al Tío Sam.

En veintinueve estados la ocupación que da más trabajo es la de camionero. En las elecciones del 2016, Donald Trump se llevó los votos de veintiséis. Pero este hecho seguramente dará igual, porque a estos camioneros, como a muchos otros que no lo son, con tal de que les prometan que se levantarán muros contra el socialismo, el tema gay, el aborto, los inmigrantes y otros males y no les toquen sus queridas armas ni su libertad, pues a piñón fijo en su maratón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario