miércoles, 20 de febrero de 2019

De cacería con Tom

[Lion hunt]

Y sigo con la música. Hoy, otro olvidado, otro grandísimo, que, a diferencia de Ochs, optó por tomárselo todo a guasa. El Woody Allen de la música. Y, como este, también hijo de la tribu de Israel. El incomparable Tom Lehrer. Este matemático de noventa años que dejó las aulas y los laboratorios más prestigiosos durante un tiempo para arrimarse al piano y adornar con su genial verbosidad cada nota, también estaba enfadado y enrabietado: a la cultura de su época la miraba sorna y los políticos eran un saco sin fondo para su producción musical. Y cómo no, la educación. Sus letras son prácticamente imposibles de retener, una cascada de ideas y palabras escupidas a velocidad vertiginosa que apenas conocen repetición. Títulos como George MurphyWho's Next? (Quién es el siguiente), Pollution (Contaminación) o Whatever Became of Hubert (Qué fue de Hubert [Humphrey])? dan una idea de su implicación política y social. 

A veces me pregunto si Ochs y Lehrer llegaron a conocerse. A Lehrer, que vive en California, me encantaría preguntarle si cree que la sociedad de hoy es merecedora de alguno de sus cantes. Por cierto que Lehrer se apartó del mundo musical a finales de los 60. Demasiados sobresaltos, supongo. Aquí lo dejo con The Hunting Song (La canción de la cacería), un referente para los defensores de los derechos de los animales.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario