martes, 31 de julio de 2018

¿Un respiro para la Ruta 66?

Los puntos de la Madre Carretera, así llamó Steinbeck a la Ruta 66 en sus Uvas de la Ira, llevan años intentando recobrar la visibilidad de tiempos mejores. Museos como el de Clinton en Oklahoma, exposiciones en Alburquerque o festivales de música folk en Tulsa prometen recuperar la nostalgia del espíritu americano.

La Madre Carretera, que nace en Chicago en 1926 y serpentea por Misuri, Kansas, Oklahoma, Tejas, Nuevo México y Arizona para morir en Santa Mónica, California, podría ver la suerte de sus 2448 millas recompensada, si el Senado aprueba el proyecto de ley que daría a la Ruta 66 la condición de ruta histórica nacional.

Y la verdad es que la distinción sería más que merecida, depués del olvido y el derrumbe económico a los que el sistema de autopistas de Eisenhower los condenó. De ser aprobado el proyecto, las arcas federales comenzarían gastándose los cuartos en señales informativas que alertaran al viajero de la presencia de poblaciones de interés turístico. Su presencia en internet también se haría obligatoria en la página web del National Park Service (Servicio de Parques Nacional) así como en todo tipo de folleto y material informativo perteneciente a dicho Servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario