martes, 27 de noviembre de 2018

Aguas con ligero tinte rosado. Y no es vino


[Child feeding pig with bottle]
Y ya que la temática va de gases nocivos y de estiércol, volvemos con más combustible. Esta vez le ha tocado a los cerdos de Carolina del Norte, el mayor centro productor Los que se dedican a la cría del ganado porcino en este distinguido estado, tienen dificultades para enterrar el abono que estos animales producen, y prefieren apilarlo haciendo montañitas. Los ganaderos hace tiempo que se dieron cuenta de que cada vez que viene una inundación o huracán, las montañitas o bien acaban diluidas en agua o se las lleva el viento. Llevan años esperando los dineros gubernamentales ya pulidos con numerosas contratas para dar una solución.

Huy, se me olvidaba. Smithfield Foods, la empresa de propiedad china radicada en, lo que son las casualidades, Carolina del Norte, líder de producción en el sector porcino a nivel mundial, se comprometió a subvencionar un proyecto para dar salida a nuevas alternativas. El sistema para purificar las aguas, prometido hace unos años, aún está por verse. Más de nueve millones de cabezas en el estado y unos 5 kg diarios de estiércol por animal no es motivo de alerta. Algunos alocados ya han llevado al gigante a los tribunales, pero me da que el asunto se va a quedar en agua de borrajas con ligero tinte rosado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario