domingo, 12 de julio de 2020

A jugar al Trivial.

He aquí una pregunta de Trivial. Todos sabemos que el presidente de Estados Unidos vive en la Casa Blanca, pero, y el vicepresidente, ¿también tiene residencia asignada? Efectivamente así es. Y se llama Rotonda del Observatorio número 1. Fue el vicepresidente de Carter, Walter Mondale, el primero que hizo de la mansión su domicilio permanente. Su esposa, Joan Mondale, gran amante de las artes, tenía la Rotonda bellamente decorada. Las obras de Hopper, Jasper Johns, Georgia O'Keeffe, David Smith o Ansel Adams no eran desconocidas para los pasillos, paredes y espacios de la casa.

El tándem Carter-Mondale, que se hizo con el poder en 1976 al derrotar al entonces presidente, Gerald Ford, no pudo derrotar en las elecciones siguientes la amable sonrisa de Reagan. Es en 1984, cuando Mondale gana la nominación demócrata presidencial para intentar mellar la sonrisa reaganiana. Su segundo, Geraldine Ferraro, la primera mujer nominada para la vicepresidencia en este país.

Precisamente fue un 12 de julio, pero de 1984, cuando Mondale la nombró para acompañarlo en su carrera hacia la presidencia. Ferraro era una mujer atractiva, sin pelos en la lengua, comportamiento que muchos se apresuraron a calificar de arrogante y desagradable. De descendencia italiana, su padre vino directamente de Italia y sus abuelos maternos también salieron del mismo país.

Mondale pensó que su elección pudiera granjearle el voto femenino. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: tan solo un 22% de las mujeres encuestadas apoyaban su candidatura. El resto aducía que Mondale no había elegido al candidato más cualificado. A Ferraro se le echaba en cara que no tenía experiencia, sobre todo en el ámbito internacional.

Cortesía de USDA ARS.
Foto de Stephen Ausmus.
Pero esta acusación no era la única que la traía de cabeza. La financiación electoral de su campaña, (se habían detectado sumas procedentes de su esposo, John Zaccaro, un hombre dedicado a los negocios inmobiliarios), las declaraciones de la renta (las presentaban por separado) y los problemas que sus padres tuvieron con la ley por una lotería ilegal fueron algunos de los clavos que apuntalaron su derrota. El hecho de que Ferraro fuera católica y apoyara el aborto tampoco es que le sirviera de mucho ante los ojos de la Iglesia. 

El dúo Reagan-Bush no tuvo que entrenarse a fondo para derrotar a la pareja demócrata. Además, los anuncios electorales republicanos, cargados de patriotismo y esperanza, abrieron el corazón del votante estadounidense a su buena nueva. El que llevaba por título, Prouder, Stronger, Better (Más orgulloso, más fuerte, mejor) y que comienza con un "It's morning again in America", algo así como hay un nuevo amanecer en América, fue particularmente dañino para la aventura demócrata. Aquí dejo el video.

Termino con otra pregunta de Trivial. ¿Quién incluye en su lema again y America?

No hay comentarios:

Publicar un comentario