martes, 14 de febrero de 2017

La ley de Alabama

Todos los estados tienen en su haber alguna que otra ley que, francamente, a veces resulta tan chocante, que parece que fue diseñada para poner a prueba los límites de nuestra credulidad.

Semanalmente y siguiendo el abecedario presentaré algunas normativas en cada estado.

Comenzamos con Alabama, donde, por lo visto, luchar contra un oso es ilegal, del mismo modo que llevar un bigote de pega que incite a la risa durante una celebración religiosa tampoco se admite.


Tampoco se puede imitar a una personalidad del clero. Y no se puede llevar un cucurucho para helados en los bolsillos. Creo que esta ley surgió por temor a que los caballos siguieran al provocador hasta su casa. La normativa decía que si el caballo te seguía no era robar (después de todo el caballo lo hacía voluntariamente).

Tampoco se puede abrir un paraguas en la calle por miedo a espantar a los caballos. Sin duda los caballos están muy bien considerados en Alabama.

También es ilegal conducir con los ojos vendados, como también lo es echar sal en las vías del tren, que puede estar penado con la muerte. Probablemente esta normativa tenga que ver con el miedo a un asalto al tren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario